Chris Claremont vs X-men (II): X-men 98 (1ª parte)

X-men era una serie condenada a la cancelación. Había tenido sus momentos de gloria, pero siempre se había caracterizado por ser un punto negro en la trayectoria de Lee y Kirby, el hermano feo, el único grupo creado por los dos genios que había fracasado. En Marvel debían de sentir cierto pudor por cancelar la serie, asi que desde su número 66 había constado sólo de reediciones, sin publicarse historias nuevas. Así, el número 93 del volumen 1 de X-men reeditaba el número 45, que terminaba así:

Xmen98 Xmen45

Como en 1975 era bastante complicado conseguir el número 53 de Avengers, Marvel decidió hacer esto:

Xmen98 Xmen93

Creo que no hace falta decir que en el Giant Size X-men nº1 no aparecen los Vengadores ni por asomo, y que los lectores que lo creyeran así se sintieron bastante estafados. El cómic no solo no contenía el final de la historia, si no que contaba que una isla viviente había derrotado a la Patrulla X y que un monton de frikis venidos de todas partes del mundo conseguían rescatarlos. Aquellos frikis ni siquiera trabajaban bien en equipo, ¡y para colmo el protagonismo del cómic caía sobre ellos! ¡Y la serie regular se la quedaban para ellos solos! Es natural que lectores como un jovencito Kurt Busiek se quejaran airadamente de ello en las cartas, avisando a Marvel de su pésima decisión empresarial y de lo mucho que iban a fracasar con personajes como Lobezno. Aun así, esos mismos lectores que los criticaban y auguraban el fín de los tiempos siguieron comprando la serie por mucho tiempo:

Xmen98 Busiek¡Y que no se diga que no le dió una oportunidad a la serie!

Pero en 1975  todo era una chifladura de Len Wein y Dave Cockrum, que podían llevar a cabo sus perversos planes de violar la infancia de Kurt Busiek gracias a que Len era el editor jefe de Marvel en aquellos tiempos. Tiempos en los que, como más de uno ya sabrá, Marvel vivía sumergida en cierto caos editorial por el que Marv Wolfman y Len Wein campaban a sus anchas; se había instaurado la figura del «guionista/editor» que permitía a autores como Wein sacar sus cómics a la venta sin ningún tipo de supervisión. Por su parte, Dave Cockrum era un tipo que había rediseñado por completo a toda la Legión de Superhéroes de DC Comics, y que en aquel momento estaba destacando como uno de los mejores dibujantes de la industria; X-men iba a ser relanzada por todo lo alto, y el editor jefe en persona iba a llevarlo acabo… O no.

Len Wein en sus años mozosSi Wein hubiera seguido en X-men, Lobezno habría sido un adolescente en plena edad del pavo.

Porque Len Wein se dio cuenta de que en su apretada agenda no tenía hueco ni para hacer una serie bimestral, asi que vió que era mejor cederle los trastos a su asistente y pasar a otra cosa, al fín y al cabo X-Men era un experimento de tantos. El asistente se llama -por supuesto- Chris Claremont, y tras un par de números con argumento de Wein en los que se narra la muerte de Ave de Trueno y otro con «cierta ayuda» de Bill Mantlo, en el número 97 se hace con el control de la serie. Es un cómic de transición, que si bien ya viene a plantear la historia del cristal M’Kraan y con ello la primera gran saga de Claremont (que con la periodicidad bimestral se alargará más de dos años) considero que ni Chris ni Dave arrancan realmente hasta el número siguiente y la primera gran historia de Claremont en la serie, X-men 98:

Uncanny X-men 98Rondador no mide veinte metros y trepa por el edificio, ¡malpensados!

La primera página del cómic nos deja claro que es un cómic de Claremont y Cockrum; un dibujante que lo da todo por dibujar una splash page tirando de fotorreferencias y colocando multitud de gente y cameos a cascoporro acompañado de un guionista que lo llena absolutamente todo de cuadros de texto.

X-men 98 portadilla

Pero fijaos bien en el primer cuadro de texto, no tiene desperdicio:

X-men 98 intro text

El hombre empieza con lo bonita que es la navidad y todo eso, para acabar hablando de los políticos y la basura, ¿había huelga de basuras en Nueva York y Claremont tenía la casa llena de bolsas hediondas o qué? Más allá de esta anécdota, vemos como Chris nos describe la escena aunque ya la estemos viendo, y de ahí vendrían sus principales broncas con John Byrne y todas las críticas que recibiría tras los 90 y la llegada de los guionistas «cinematográficos». Acto seguido ya tenemos una serie de diálogos entre los miembros del grupo que van caracterizándolos poco a poco, Jean se mete con Scott por lo estirado que es, Ororo se queja de que la nieve de Nueva York no es tan blanca como la de África, Kurt y Peter se van de caza mayor (Rondador Nocturno, el terror de las nenas), Moira y Banshee se van de turismo romántico y Lobezno…

X-men 98 wolverine lonerLobezno… Es Lobezno. Que por cierto, esta es la primera vez que se le ve la jeta.

Es interesante en estas conversaciones el que los personajes se llamen por su nombre de pila y no por su nombre de superhéroe, exceptuando a Lobezno que es un sieso. El caso es que Jean y Scott se van a pegar una buena cena romántica, coquetean como perros en celo y todo es maravilloso hasta que un par de robots gigantes cazadores de mutantes (centinelas, los llaman) revientan el techo del restaurante y se armó el belén:

X-men 98 jean supersaiyanShe’s over 9000!

Cockrum no será un genio de la anatomía o de la perspectiva, pero hay que reconocerle que se atrevía con todo. Pocos podían hacer posible el dinamismo que tienen estas páginas, en las que los centinelas se salen literalmente de la viñeta. El entintado de Sam Grainger hace que nos acordemos a ratos de la etapa de Neal Adams en la serie (no en vano fue uno de los responsables de la última saga de centinelas en la serie), pero mientras tanto Claremont se las ha arreglado para meterte más y más texto contándote que los centinelas estan diseñados especificamente para anular los poderes de la Patrulla X, que la última vez que se enfrentaron a ellos fue en 1969 (¡hace 44 años!)  y que Jean ahora es muchísimo más poderosa. Ojo al dato, porque el desenlace de esta saga acabará con Jean transformándose en la supersaiyan de las telépatas, Fénix.

X-men 98 jean KOConfirmado: Cíclope es un inútil.

En estas dos viñetas se ve otro de los rasgos definitorios del estilo Claremont; Cockrum ha dibujado una Jean casi desvalida que se lamenta por el porrazo que ha recibido Scott y luego cae dormida por el gas, pero Chris no puede permitir que Jean parezca una doncella en peligro y la hace amenazar al centinela antes de ser noqueada; en Chris Claremont los personajes femeninos son igual de fuertes que los masculinos, algo que en esta serie (y en la mayor parte de los cómics de superhéroes de por aquel entonces) era muy raro de ver.

X-men 98 storm is better than cyclopsEsta buena y habla en tercera persona, ¡la novia ideal para el Doctor Muerte!

Con el jaleo que estan armando, Banshee, Lobezno, Tormenta y media Nueva York se dan cuenta de que unos robots gigantes han decidido amargarnos la nochebuena a todos, con lo que la Patrulla X sale al rescate. Claremont aprovecha para poner a Banshee en plan caballeroso/antiguo régimen y ordenar a Tormenta que se vaya a buscar a Rondador y Coloso, a lo que ella se niega en redondo porque es una Claremont Girl. De hecho lo siguiente que hace es darle la razón a ella, ya que mientras Banshee se ha ido con Lobezno a ser capturado fuera de plano, Tormenta se encuentra con un Cíclope cayéndose al vacio y consigue salvarle el pellejo, con lo que tenemos claro que Tormenta va a ser un personaje importante en la serie y Banshee… Euh…

X-men 98 Storm is overpoweredCíclope, muerto de envidia porque el lleva toda la vida en la escuela y todavía no ha aprendido a controlar sus rayos sin las gafas…

En esto que estan de charleta Cíclope y Tormenta cuando les ataca un centinela. Hasta ahora Cíclope no ha servido para nada, asi que uno esperaría que ahora por fín hiciera algo… Pues no, porque Tormenta zarandea con sus poderes al centinela como si fuera un muñeco de trapo y lo máximo que consigue hacer Scott es decir un «porque Papá Pitufo dice…»

Mañana seguiremos hablando del número 98 de X-men, que creo que por hoy ya habéis (hemos) tenido bastante.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Vaskita
02/04/2013 11:04

Genial!!! Si, Ciclops es un inútil…

AnonimusUser
AnonimusUser
02/04/2013 17:31
Responde a  Vaskita

¡Ciclops DEBE morir! u.u

trackback

[…] revolucionaria en el género de superhéroes -de la que por cierto, ya hice un par de posts aquí y aquí– en la que Claremont y Cockrum demuestran un mimo insólito en aquellos tiempos a la […]