Bioshock en el desierto: Spec Ops The Line

Estando las cosas como están y el Call of Duty haciendo que su último malo sea un trasunto de Julian Assange, a uno pocas ganas le quedan de pegarse tiros en un mundo virtual. Menos todavía le quedan si hablamos de un FPS consolero (o más bien Third Person Shooter) al estilo de los Gears of War, con coverturas y tal. Pero Spec Ops The Line es una de esas raras excepciones que te encuentras a veces.

Los desarrolladores de este juego son alemanes, que se vengan de todos aquellos Call of Duty en los que reventabas a sus bisabuelos…

Con ese título, con ese aspecto, yo no daba dos duros por él. Lo primero que leí sobre el era que se ambientaba en el futuro cercano y que en él se harían «cosas alucinantes con la arena». Oh vamos, yo de crío si que hacía cosas alucinantes con la arena, te lo digo yo. El que las noticias vinieran de redactores consoleros que se creen que el techo gráfico hoy en día es el Uncharted 3, tampoco me inspiraba mucha confianza. Pero lo que me interesó, y me vais a perdonar si os parece que sueno como un terrorista islámico, es que por lo visto no te dedicas a liquidar a norcoreanos o a los susodichos terroristas islamistas, no. Matas a yanquis. Yanquis matando a yanquis, tu personaje degenerando cada vez más y la sensación de que tu única salida es convertirte en un monstruo.

Uno se da cuenta de que el juego esta hecho con mala leche cuando ve asomar el Costa Concordia en mitad del desierto, ¡pedazo tormenta de arena!

Porque el juego es un trasunto del Corazón de las Tinieblas/Apocalypse Now, y nuestros protagonistas llegan en su mundo maravilloso en blanco y negro de «Makarov es el malo, matar» para encontrarse que la gente que supuestamente tienen que salvar intenta matarles. Que los soldados de EEUU que se supone que intentan establecer un corredor humanitario y blablabla también intentan matarles. Que todo ha salido mal, y a lo largo de la historia saldrá peor. Y es que lo que diferencia realmente Spec Ops de los demás juegos es que intenta hacerte sentir mal por algo tan habitual como es en los videojuegos hoy en día como es vaciar tu cargador sobre los macacos que te van saliendo en la pantalla. En determinadas situaciones tu personaje acaba realizando acciones de una crueldad enorme, y los NPCs no van a dudar en recordártelo el resto de la partida. La cosa no es tan fácil como matar a todo lo que se pase por delante, el hacer precisamente eso te lleva a convertirte en el verdadero villano de la historia.

 Dubai es un gran escenario para un videojuego, algo así como la Rapture del capitalismo moderno.

Pero tampoco nos engañemos, el juego esta totalmente dirigido y que aunque te haga creer que tienes alguna capacidad de decisión, nunca acabas de tenerla (el mal constante de los juegos hoy en día, a pesar de que el juego tiene varios finales a lo Mass Effect y tal) pero la «experiencia cinematográfica» merece la pena. Asi que si este verano quieres darte un paseo por una Rapture «realista» en la que te sepultarte entre toneladas de arena, Spec Ops es una buena opción para una tarde.

Esto no es como en el Equipo A, aquí no hay tiroteos en los que no muere nadie, aquí hay fósforo blanco y carne derretida.

 

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
AnonimusUser
AnonimusUser
24/07/2012 09:40

Señor juego. Es el tapado de este año. Y no es solamente hecho por alemanes, que hay un español en el diseño de niveles, Enrique Colinet, el de los doblajes de Baxa TV. 😉