Phillip Morris, te quiero

«Phillip Morris, te quiero» es una película de…

¿Adicción al tabaco?
No.
¿De amor?
No.
¿De locazas pasadas de vueltas?
No.
¿De salir del armario?
Tampoco.
¿Es una historia real?
No exactamente…

Sí, es Jim Carrey. Ya sabes, la edad…


Phillip Morris es Mentiroso Compulsivo II. O no. No lo sé, ésta pelicula recupera el papel de farsante que tan bien le viene a Jim Carrey para dar rienda suelta a su histrionismo, para que pueda sacarlo a pasear alegremente. Entendámonos, el protagonista es Steven Russell, un personaje real que es famoso por ser el Houdini de los 90, capaz de escaparse de cualquier cárcel de la forma más disparatada posible y sin herir a absolutamente nadie.
La película empieza la historia de Russell partiendo del sueño americano: tenía una piadosa esposa temerosa de dios que le había dado una hija perfecta en un pueblo perfecto, hasta que un día tiene un accidente de tráfico y decide poner fin a la farsa: Él en realidad es gay, quiere vivir como un homosexual y que cojones, si solo se vive una vez no tiene por qué estar viviendo una mentira. Deja a su familia, se va a vivir a Florida y se pone a vivir en pecado con otro perverso desviado.

Vale, hay que admitir que planos como este son un puntazo…

Supuestamente ahí radica la polémica de la película, la razón por la que no se ha estrenado en EEUU y todo eso, cuando en realidad, despues de haber visto ya Brokeback Mountain, yo diría que la triquiñuela de decir que «nos censuran porque el prota es gay» ya no cuela. Es cierto que hay al menos una sodomización en la película, pero joder, ¿realmente me tengo que tragar que la película no se vaya a estrenar en un país que ha tenido en sus televisores cosas como Queer as Folk? ¿Me puedo creer que no se haya estrenado aún en EEUU sólo por una enculadita que no es explícita en absoluto?

McGregor imitando a Audrey Hepburn. Enorme.

Tal vez haya algo más, porque el film tiene una crítica evidente al orden establecido de EEUU, a la hipocresía que hay en ciertas partes de ese país. Pero no es algo muy excesivo, es bastante «blanco», no es suficiente para provocar suficiente revuelo. Personalmente creo que la productora sabe que la cinta es complicada en EEUU, y sabe que la polémica le podrá dar suficiente publicidad para que merezca la pena estrenarla.

Aun así, insisto, que no os engañe la publicidad, esto es otra comedia de Jim Carrey, y aunque la interpretación de Ewan McGregor de cándido e inocente mantenido gay es impagable (es el Phillip Morris del título) no deja de ser lo de siempre, Carrey poniendo muecas y algunos chistes absurdos. Para una tarde tonta esta bien, pero no esperéis nada más complicado que el supuesto revuelo que se ha provocado alrededor de la película.

¿Será el revuelo culpa de Empalmadín, el pene amistoso?


Y Ewan McGregor está desaprovechado en esta película, el tonto inocente podría haber dado muchísimo más de sí; es como si su personaje de «Moulin Rouge» por fin se demostrara como el bujarrón sumiso que era.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
VictoriaCriss
VictoriaCriss
25/08/2010 10:44

En realidad no se ha estrenado porque no han encontrado distribuidora. Que la cosa no es tan fácil como decir «boh, pero si Brokeback Mountain ya salió, pero si en tal o en tal estado…» porque en EEUU y en todo el mundo eso es un milagro. Y sí, Queer as Folk ha salido… por impulso de una sola cadena que se costeaba la distribución. He ahí la cuestión. Aunque el tema de la película y su premisa básica sean los culpables de que las distribuidoras no se acerquen a la peli, ten en cuenta que eso pasa con películas… Leer más »