Treinta años después de Lee y Kirby… La hecatombe de los 90

Perdonad que hoy no esté vuestra dosis semanal de escarnio sobre el primer número de Wizard, pero… Es que me he dado cuenta de que esa revista salió hace treinta años. Treinta añitos de nada oiga, y eso en el fondo lo asumía y lo sabía y bueno, no pasa nada, es mejor eso que morirse, pero… Es que en uno de los artículos se comentaba que la fundación de la Patrulla X había sido hace treinta años y… Mierda. Hace tanto tiempo (más) desde la creación de Marvel hasta los 90 como desde entonces hasta ahora, ¿y qué carajo nos ha quedado en todo este tiempo?

Sí, ésto de Heroes Reborn pasó hace 28 años. Nada menos.

Seamos sinceros, ¿habríamos leído cómics de no ya de superhéroes en general si no exclusivamente de Marvel de haber empezado a leerlos con los 90? Ya, ya sé que algunos llegasteis más tarde y pillasteis el vicio igualmente, pero los que tenemos unos cuantos añazos empezamos en una edad dorada de «descubrimiento» que no tiene nada que ver con lo que nos sirvieron después. Hablamos de Claremont creando personajes como una ametralladora al grito de «¿y si fuera una mujer?» como una pregunta que le parecía sorprendente a Shooter, sí, pero a la vez también es la recreación del Universo DC postcrisis, Frank Miller, Alan Moore, Walter Simonson, Alan Davis, Mazzucchelli, John Byrne… La edad de oro del cómic de superhéroes, con permiso de los años treinta y cuarenta. Son los tiempos en los que el género se perfecciona y madura hasta tal punto que todo lo posterior acaba siendo una regurgitación de esto; si Alan Moore se queja tanto de que «le copiaron», también debería reconocer que se le copia, en buena parte, porque también estuvo en el lugar y momento apropiado. Los guionistas de los 60 y 70 no podían escribir lo que Moore puso en su Swamp Thing, Miller no podría haber existido a principios de los 70 como si lo hizo en la siguiente década. La eclosión de estos genios hizo posible todo lo posterior, igual que Chris Claremont no habría sido posible sin Stan Lee. Un Alan Moore surgido en los 90 no habría tenido ninguna opción en plena decadencia de 2000 AD -recordemos, era la época en la que Grant Morrison le dejaba vía libre a Mark Millar para arruinar la revista- o en mitad de la burbuja especulativa. En definitiva, que cada uno es hijo de su época y triunfa por hacer lo adecuado en el momento exacto.

Eso sí, portadas de Adam Hughes porque Jim Lee tonto no era, no.

Por eso tengo la sensación de que tal vez «todo estaba inventado» y por eso no deberíamos ser tan duros con sus sucesores de los últimos treinta años. Moore siguió haciendo grandes cómics durante los 90 -algunos como Voodoo no eran tan buenos, vale- mientras que otros entraron en decadencia y Miller sigue siendo controvertido hasta hoy en día, a pesar de que sus innecesarias secuelas de Dark Knight siguen siendo la mar de interesantes. Lo cierto es que no hubo una revolución tan grande en el género como la de aquellos años, y la progresiva «corporatización» de las dos grandes dejó toda innovación en manos de proyectos puntuales de editoriales independientes que nunca llegaron a tener ese lustre. Hemos dicho por aquí alguna vez que la edad de oro de cualquier lector siempre está a los 12 años -palabras de Howard Chaykin, sí- pero en mi caso yo la pondría bastante antes. Los 90 fueron la década del desmoronamiento, de la desilusión de darnos cuenta de que las cosas no iban a salir bien, de que la decadencia que algunos habían notado a finales de los 80 se había convertido en una pavorosa realidad. El falso renacimiento de finales de los 90, que aun así nos dieron algunas series más que interesantes como el Deadpool de Joe Kelly y los a ratos inspirados Vengadores de Busiek, nos ofrecieron algunos episodios curiosos de la historia de los mutantes con Alan Davis poniéndose al frente de ambas patrullas hasta el regreso en falso de Chris Claremont, que no acabó de cuajar porque las circunstancias ya no eran las mismas.

Eso sí, sus 4F llegaron a ser muy muy interesantes. Pero nada era como con Walter Simonson, como lo que nos perdimos por la incompetencia de DeFalco para mantener las cosas en su sitio.

Y es que a los mutantes, a Claremont, les pasó un poco de lo mismo que le pasó a George Lucas cuando estrenó las precuelas de Star Wars por los mismos años, él ya no era el mismo ni tampoco el público, ya no era un «Star Wars es para los niños», es que aquellas historias ya no tenían la misma frescura y tenían que adaptarse a la nueva realidad. Ni Leinil Francis Yu ni Adam Kubert eran John Byrne o Dave Cockrum ni Salvador Larroca era Alan Davis, sus editores no tenían la mirada de Louise Simonson para rechazar ideas y Claremont solo conseguía despuntar si el equipo estaba a la altura. Y no, lo siento, no lo estaba. No lo estuvo en unos cuantos años, lo estuvo en parte en los 4 Fantásticos -Claremont consiguió mantenerse en ella durante casi treinta números, siempre necesitó cierto rodaje- y a ratos lo hemos conseguido ver en su tercer regreso a Uncanny o en algún especial puntual. La Patrulla X nunca volvió a ser la que era, y el que nosotros sigamos todos esos años después rezando para que la era post krakoa «por fin sea buena» no hace más que agrandar la leyenda de los 15 años de Claremont igual que cada vez que alguien escribe Daredevil está pensando en Miller y prácticamente en nadie más.

Bueno, vale, igual en ella. Pero vamos, que en su época todos estaban pensando en Miller y hasta pasaron de su etapa.

Treinta años desde Lee y Kirby hasta Jim Lee y treinta años desde entonces hasta ahora. Veinte años desde Ultimates, Civil War, Bill Jemas, U Decide y toda aquella patochada, y si nos despistamos quince desde el final de la era de Joe Quesada, que fue la que redefinió la editorial para ser comprada finalmente por Disney y convertida en una máquina de hacer películas. Siempre hubo cómics que supieron sacarme alguna sonrisa -algunos eran de Bendis o hasta de Mark Millar, sí- pero es impepinable que los treinta primeros años, los de descubrimiento, son muy superiores a los treinta posteriores. Siendo conscientes de que los treinta siguientes me van a dejar muy cascado -que vete a saber, lo mismo para entonces sigo escribiendo por aquí- no hago más que preguntarme si en ese distante 2054 todavía tendremos cómics o solo tendremos la versión digital.

Eso si el cambio climático no ha acabado ya con todos nosotros, por supuesto.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

10 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Payton Wynn
Payton Wynn
13 días han pasado desde que se escribió esto

A raíz de la imagen que ilustra este artículo en la página principal, las portadas que Mignola dibujó para la colección de «Classic X-Men» son una pequeña joya que ha pasado injustamente desapercibida.

Last edited 13 días han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
AMO VEDRAPONTE
AMO VEDRAPONTE
13 días han pasado desde que se escribió esto

El cambio climatico da miedo pero ciertas personas que se llaman a si mismas «politicos» con nombres de partidos ridiculos lo dan mucho mas (aunque es mas culpa de sus acolitos).

¿En 2054 habra comics?. Yo ya no estare aqui, pero apostaria a que el comic en grapa si desaparecera y no tengo muchas esperanzas en el comic digital mientras existan paginas oficiosas donde se puedan encontrar gratis.

Internet tambien tiene la culpa de que ahora los comics nos parezcan tan malos porque antes de leerlos ya sabemos todo lo que va a ocurrir en ese ejemplar es imposible que nos sorprendan.

Los comics de los 90 tampoco eran tan malos pero habia un exceso de publicaciones y encontrar los «buenos» era dificil mientras que antes en España se publicaba lo que los editores creian que podia venderse a partir de los 90 se opto por publicarlo casi todo.

Y cuando uno empieza una aficion todo le parece ineresante porque practicamente lo desconoces todo cuando ya llevas años es dificil que algo te sorprenda.

En otro orden de cosas he visto la alineacion de la nueva coleccion Avengers Assemble y me parece muy interesante. Lastima que como suele suceder desde hace unos 20 años despues no sabran hacerlos interactuar entre ellos, pero hay que ser como Pandora y no perder la esperanza.
Por lo menos hay Vengadores, que regrese La Liga De La Justicia ya.

Payton Wynn
Payton Wynn
13 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  AMO VEDRAPONTE

«¿En 2054 habra comics?. Yo ya no estare aqui, pero apostaria a que el comic en grapa si desaparecera y no tengo muchas esperanzas en el comic digital mientras existan paginas oficiosas donde se puedan encontrar gratis.»

¿Y no puede ser que el cómic norteamericano acabé adoptando el formato de publicación del manga, con historias que, aunque puedan acabar durando varias décadas (ahí tenemos «One Piece», por ejemplo) acaben teniendo un final que haga innecesario proseguirlas indefinidamente (o al menos ofrezca la opción de dejar descansar la serie durante varios años antes de proseguirla de alguna manera)? Pienso en, por ejemplo, «Full Metal Alchemist» como ejemplo de una serie completamente cerrada y que no hay ninguna necesidad de continuar pero que puede seguir republicándose una y otra vez y seguirá atrayendo a los lectores. ¿No puede producirse un cambio de paradigma en el que se replantee que el Universo Marvel, DC o el de la editorial que sea deba seguir publicándose para siempre al ritmo de un comic por mes?

Last edited 13 días han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
AMO VEDRAPONTE
AMO VEDRAPONTE
13 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Payton Wynn

Si. Y posiblemente ese sea el destino del comic en USA, pero ( esto es una opinion muy personal mia) ya no seria un comic de superheroes.
Lo que funciona en el manga, de sagas al estilo One Piece que se eternizan con una misma trama, en el mundo de los superheroes casi nunca ocurre ya que practicamente no envejecen. Tia May debe de ser centenaria ya.
Algunos superheroes han vivido mas navidades que años tienen.
Pero eso depende de los nuevos lectores y lo habitos de lectura que tengan.
Tal vez sea bueno que la grapa desaparezca ya que al precio que esta en USA es un articulo de lujo.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
13 días han pasado desde que se escribió esto

“¿habríamos leído cómics de no ya de superhéroes en general si no exclusivamente de Marvel de haber empezado a leerlos con los 90?

Pues seguro que sí. Total, en los 80 leíamos del presente y hacia atrás con lo que pilláramos, ya fuera de los 70 o los 60. Lo importante es que había comics en los kioscos de prensa y no había internet (o en los 90 estaba en pelotas aún)  . Ya luego metidos en el ajo podías ir a tiendas especializadas, segunda mano, etc

Vamos que el paradigma de los 90 era aún similar a los 80 en lo que a ocio y entretenimiento se refiere.

AMO VEDRAPONTE
AMO VEDRAPONTE
13 días han pasado desde que se escribió esto

O incluso de decadas anteriores porque podias encontrar comics del Capitan Trueno, Roberto Alcazar….y ade mas Bruguera «reeditaba» por llamarlo de alguna manera los comics de Ibañez, Escobar y compañia una y otra vez.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
13 días han pasado desde que se escribió esto

Para mi hay dos figuras que ejemplifican muy claramente el futuro de los cómics de superhéroes que los ’90 y sus secuelas nos robaron: Carlos Pacheco y Christopher Priest. El arte de Pacheco creo que habla por si mismo y su impacto no fue para nada menor en el mundo del cómic pero no alcanzo a venir acompañando por las editoriales ofreciendo historias de la calidad e importancia que se merecía (a quién se le ocurre endosarle a Jeph Loeb en esos 4F?!). Mientras que Priest (a.k.a Jim Owsley) me parece uno de los autores más interesantes de su generación y uno capaz de innovar en lo que cuenta y como lo cuenta de formas que ni Grant Morrison. Pero nunca recibió el reconocimiento que gente como Millar o Bendis recibieron siendo mucho peores escritores de cómics con diferencia, llegando el autor a auto-exiliarse al verse limitado por los editores solo ofreciéndole trabajar en personajes de color (y eso sin mencionar que también sufrió de no verse acompañado por artistas capaces en cosas como su Deadpool o su Capitán América y Halcón donde le endosaron a Bart Sears para lanzar la serie).
Pero también hay que mencionar cosas muy buenas que vinieron de la hecatombe (que no hay mal que por bien no venga y esas cosas) como la revolución que significó Gail Simone (otra autora con etapa de Deadpool muy rescatable) y su cruzada contra horrores como los neverazos. O cosas como el Hitman de Garth Ennis y otros hijos de la invasión inglesa que no dejan de marcar la inmensa influencia de Karen Berger sobre el mundo del cómic.
Y Ann Nocenti tiene más cómics que Daredevil; hace relativamente poco hizo uno de Capitana Marvel que tenía todo tipo de cosas interesantes para comentar.

AMO VEDRAPONTE
AMO VEDRAPONTE
13 días han pasado desde que se escribió esto

Es que por mucho que se diga del esfuerzo y de trabajo tambien hay que tener un poco de suerte para que te acompañe un buen dibujante o un buen guionista y si eres autor completo un buen editor.
Hay quien tiene suerte y quien no y eso es independiente de lo bueno que uno sea.
Cuanto mejor no serian las etapas de steve Englehart si hubiera sido acompañado por dibujantes mas populares (que un dibujante sea bueno o malo depende del gusto de cada uno)

Max
Max
6 días han pasado desde que se escribió esto

Si es verdad que los 80s fueron un pico insuperable pero yo empece a leer en los 90s y para los que eramos niños en esa decada fue una gran epoca, no se que estas diciendo 🤷‍♂️

Los 2000s fueron la ultima gran decada del comic norteamericano. Y tener solo comics en version digital es la menor de las preocupaciones, me pregunto si acaso habrá seres humanos haciendo ficcion y dibujando.