Ted da un divertido salto a la televisión

Ted, el osito de peluche parlante y malhablado a quien su propio creador, Seth MacFarlane, le presta la voz, y que ha coprotagonizado hasta la fecha dos películas, no era precisamente uno en el que pensase que necesitaba una precuela expandiendo su pasado. Pero esta época en la que los grandes estudios prefieren apostar por lo familiar, Ted ha conseguido acabar su propia serie de televisión, una que aunque con algún pequeño problemilla menor que otro me ha sorprendido muy gratamente, me lo ha hecho pasar muy bien y ha conseguido que una pequeña parte de mi se alegre de esa falta de riesgo de los estudios.

No es que hiciese falta saber mas sobre ellos, pero aun así ha sido divertido

La breve carrera como estrella mediática de Ted, el oso de peluche que cobró vida gracias a un deseo de su dueño el pequeño John, ha quedado atrás y este vuelve a vivir con su familia, donde pasa sus días tumbado en el sofá viendo la tele y siendo una mala influencia para el ahora adolescente John. Pero su días de ser un vago también han llegado a su fin, y ahora Ted tendrá que hacer frente a un desafío inesperado, asistir al instituto…

Ted era mas feliz pegado a la tele

Hay que reconocerlo, la premisa de esta serie es tan ridícula o mas que la de las películas de las que es precuela, serie que tenia todas las papeletas para ser un mero sacacuartos con el que exprimir una historia que aunque divertida no parecía dar para mucho mas. Y aunque es cierto que lo que nos cuenta aquí MacFarlane no aporta demasiado a lo que ya nos había contado y que su protagonista ya no sorprende como cuando se estreno su primera película, se las ha arreglado para crear una comedia muy divertida con un sabor añejo y que me ha sorprendido bastante. Una serie en la que aunque no repite Mark Wahlberg, por estar ambientada en los años noventa y ser su personaje un adolescente por aquel entonces, interpretado aquí por el joven actor Max Burkholder, si que cuenta con un buen puñado de caras que resultaran familiares a los fans del otro gran proyecto de MacFarlane, The Orville.

Aunque a ratos resulta complicado creer que ambas versiones de John sean realmente la misma persona

Porque aunque esa gran serie serie se encuentra en el dique espacial (MacFarlane ha dicho hace solo un par de semanas que la serie no esta cancelada, aunque sin entrar en mas detalles) muchos miembros de su reparto se han dejado caer por aquí. Obviamente tenemos a Ted a quien le vuelve a poner voz MacFarlane y que interpretaba en The Orville al Capitán Owen Mercer, el joven co-protagonista de la serie, ademas de ser una voz recurrente en Padre de Familia y American Dad, interpretó a un alien allí, su padre en la ficción, Scott Grimes era el piloto de la nave, la directora de su instituto era la doctora e incluso su prima Blaire, Giorgia Whigham, fue también una extraterrestre en aquella añorada serie. Una circunstancia que a ratos me hacia pensar que igual esta serie era una simulación de la holocubierta de la nave.

Ojala no tardemos mucho en disfrutar de una nueva temporada de esta serie

Y rodeado de un reparto tan familiar, MacFarlane ha construido en torno a Ted una comedia que es muy reminiscente de la época en la que se ambienta. Porque esta ambientación en la década de los noventa no le ha servido solo para llenar la serie de chistes sobre los cambios sociales, culturales y tecnológicos que llegaran en el futuro, nuestro pasado (unos con mas gracia que otro) sino que ha recuperado también en parte con esta serie la esencia de las sitcoms de aquellos años, algo que me ha provocado, con sorpresa, el darme cuenta de que añoraba mas de lo que creía aquel tipo de series.

A ratos es fácil olvidar que estamos ante una serie actual

Por eso me lleve otra sorpresa, no tan agradable, cuando me encontré con el formato escogido para esta serie. Y es que aunque Ted pedía a gritos contar con el formato de una sitcom clásica, episodios de veinte minutos y una temporada larga, nos hemos encontrado con una temporada de tan solo siete episodios de cuarenta y tantos minutos de duración. Un formato que ha provocado que algunas de las historias contadas se hayan alargado mas de lo necesario y no lleguen a funcionar igual de bien de haber tenido que ir al grano al contar con la mitad de tiempo.

No todo va a ser homenajear a Star Trek

Pero independientemente de esos pequeños problemillas y de que la serie no destaca precisamente por su originalidad, tanto quienes disfrutamos del paso de Ted por el cine como quienes busquen sencillamente una comedia divertida, con mucho corazón y en la que de vez en cuando se tocan temas importantes de forma muy certera, además de ser también vulgar y grosera en otros momentos, encontraran en Ted una buena forma de pasar el rato , y a veces eso es todo lo que hace falta.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
5 meses han pasado desde que se escribió esto

Mira, los post anteriores hablando de los significados de la película “dentro del laberinto” y hoy tenemos un protagonista que podría ser un trasunto de Sarah al que Jareht convenció para vivir en su reino de fantasía.

Esto sobre el papel, ya que en verdad es un adulto (en las pelis) integrado socialmente con pareja y trabajo que simplemente decide pasar tiempo libre con su mejor amigo que resulta ser un peluche. Si ese tiempo libre que pasa fumando con su oso se dedicará a ir al gimnasio y hablar de como eso le aporta “crecimiento personal” (más o menos como es el actor que le da vida, Mark Wahlberg un tipo que se levanta a las cinco de la madrugada a practicar fitness) hoy por hoy se le consideraría un adulto maduro. Y es que ¿Qué es madurar?

Sobre esta serie no la he visto ni creo que la vea, ya que aún que pueda tener sus momentos buenos ese “más de lo mismo” me tira hacia atrás pero quería remarcar como tantas producciones de series/películas tirán a situarse en los ochenta y noventa. ¿Nostalgia o que las ficciones entre personajes no se llevan bien en el mundo de los móviles y las redes sociales?

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
5 meses han pasado desde que se escribió esto

El personaje de Waglberg venía a ser un Peter Pan que creía haber crecido (hay muchos más de los que creeríais) y que estaba socialmente integrado pero seguía arrastrando los problemas e inseguridades de un Peter Pan.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
5 meses han pasado desde que se escribió esto

O que vivimos ya en el culto a los ochenta y la nostalgia por los noventa (no hay más que ver muchos de los movimientos y minieventos de Marvel y DC …y vale, no todo lo de los noventa era malo, ni muchísimo menos, por mucho que abundase el mal gusto y la espectacularidad vacia de contenido, así como los trucos y reclamos comerciales cutres, pero aunque no todo era malo, tienden ahora a hacer bises de lo peor, con clones, Reinas Duendes, simbiontes, Reborn’s, muertes y resurrecciones, alfas y omegas, portadas múltiples,… Al menos intentan evitar los culos en pompa en las portadas …por ahora …bueno, salvo Dynamite, para los que las tetazas apuntando como obuses siguen siguen siendo una marca de sello 😈)

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
5 meses han pasado desde que se escribió esto

La serie es un poco como Alf pero con tacos (y con el «muñecote» saliendo de casa mucho más …ventajas de que no tenga encima a la Patrulla Anti😈).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
5 meses han pasado desde que se escribió esto

Una serie de anime de la que no se suele hablar (lógico, el manga y el anime de temática gastronómica, salvo que tiren al humor o incluyan escenas «sexys» siguen siendo para minorías …y eso se acentúa fuera de Japón) y que me gustaría recomendar: Isekai Izakaya. Lo bueno es que incluso si no os va demasiado el tema son capítulos muy cortos (lo malo es que como con Campfire Cooking in Another World luego os entrará hambre …y que a diferencia de la serie de Mukouda y sus familiares en Isekai Izakaya no hay mucha más trama que la culinaria).

Erminzah
Erminzah
5 meses han pasado desde que se escribió esto

Habiendo acabado «For all mankind» y teniendo que esperar cada semana True detective temp 4 ( que está resultando extupenda con Jodie Foster), creo que me animaré a ver Ted. La primera película me encantó, pero la segunda era flojísima.
Las sitcoms de los 90 me encantan, así que me subo al carro.