¿Qué es lo mejor de la vida? Disfrutar del Conan de Jim Zub y Rob de la Torre

Tras su extraña y pintoresca segunda vida en Marvel que comenzó siendo de lo mas tradicional y que para cuando terminó solo falto contar que se había convertido en un Guardián de la Galaxia o que se había mudado a Krakoa tras descubrir que era mutante, los derechos de Conan el Bárbaro han vuelto a cambiar de manos y ha comenzado una nueva etapa en Titan Comics a cargo de Jim Zub y Rob de la Torre que promete ser bastante mas clásica. Y tanto es así que en el apartado visual uno casi tiene la sensación de estar leyéndose un cómic de Conan de hace décadas gracias a un De la Torre que ha canalizado de tal forma aquellos cómics que casi da miedo. Así que vamos a comprobar que nos ofrece este reinicio del bárbaro mas famoso de todos los tiempos.

Que esta no fuese la portada principal del comic es un crimen

El joven Conan hace mucho que hizo algo que pocos de sus compatriotas se habían atrevido a hacer, abandonar Cimmeria buscando descubrir que había mas allá de sus fronteras. Un largo y tortuoso camino a lo largo del cual este se ha convertido en mercenario, ladrón y por encima de todo un guerrero prodigioso que se ha enfrentado a todo tipo de amenazas tanto humanas como inhumanas. Pero ahora Conan ha emprendido el regreso a su hogar buscando algo de calma y soledad, pero el destino o los dioses parecen tener otros planes para el…

Que Conan llegue a un pueblo y en ese momento se lie la cosa es todo un clásico

Jim Zub no es precisamente un guionista de esos cuyo nombre me impulse a leer una nueva serie, siempre ha sido mas alguien que esta ahí de fondo y que ni ha escrito nada que me haya ofendido pero tampoco nada especialmente memorable, por lo que al leer este cómic no tenia ninguna expectativa en un sentido o en otro. Y lo que me he encontrado en este primer numero es que Zub no se ha complicado demasiado y ha ido a lo seguro, presentándonos a un Conan que tras abandonar la compañía de mercenarios para la que trabajaba solo busca un lugar donde dormir, comida caliente, algo de beber y quizás una hermosa mujer que le haga compañía, hasta que sucede lo de siempre y Conan tiene que volver empuñar su espada.

Ver a alguien con las pintas de Conan y querer incordiarle es tener tendencias suicidas

Tras el delirio que fue su anterior etapa en Marvel estoy seguro de que los fans mas tradicionales de Conan estarán mas que encantados con este regreso a lo básico que supone esta nueva etapa y que aunque de momento no ha comenzado mal tocara esperar para ver como sigue desarrollándose y si Zub consigue hacer algo memorable. Y en condiciones normales yo probablemente no le habría prestado mucha mas atención a este cómic, ya que aunque he leído unas cuantas historias del personaje con las que he disfrutado mucho, este genero de espada y brujería no suele ser lo mío y suele hacer falta mucho mas que esto para atrapar mi atención. Pero este cómic si tiene ese algo extra en la forma de Rob de la Torre.

Si es que da gusto verlo

Supongo que a estas alturas no hace falta señalarlo porque ha quedado patentemente obvio en las imágenes que han acompañado los párrafos anteriores, pero si, Rob de la Torre ha conseguido darnos un Conan de lo mas clásico a base de parecer estar poseído por el espíritu de John Buscema. En todas mis décadas leyendo cómics son muchísimos los dibujantes que he conocido que estilísticamente le debían mucho a alguno de sus predecesores, la lista de gente inspirada en clásicos de los de antes como Alex Toth o Wally Wood o modernos como Carlos Pacheco o Stuart Immonen es casi interminable, Bill Sienkiewicz comenzó su carrera siendo un clon de Neal Adams y Bryan Hitch trato de hacer lo mismo con Alan Davis, y citar lo influyente que fue Carlos Ezquerra para los autores británicos daría casi para un libro. Pero tengo que reconocer que casos como el que hoy nos ocupa no recuerdo ninguno ahora mismo.

No es un clon perfecto pero poco le falta

Recuerdo que cuando vi el primer avance de esta nueva serie creí que estas paginas pertenecían a alguna vieja historia de Buscema que habían incluido en el primer numero a modo de flashback para continuar algún elemento de ella o algo así, pero no, se trataba del trabajo de este veterano dibujante madrileño que ha sufrido una evolución espectacular que provoca que cueste creer que sea el mismo que hace década y pico trabajo junto con Brian Reed en la serie de Ms. Marvel cuando Carol Danvers aun portaba ese titulo, y si uno repasa sus anteriores trabajos se encuentra con un autor camaleónico que casi en cada nuevo trabajo parecía ser un dibujante diferente.

Nadie diría que hablamos del mismo dibujante

Una evolución que hace un par de años ya se veía en dirección iba, tanto en aquel Tarzán que realizó para el mercado francés como especialmente en el especial King-Size Conan que publicó Marvel y donde aparecía una historia suya escrita nada mas y nada menos que por Chris Claremont, la dirección de convertirse en uno de los mejores discípulos de John Buscema, al menos por el momento. Historia esta ultima que no me cabe ninguna duda de que fue uno de los principales motivos por el que de la Torre se ganó el convertirse en el nuevo dibujante de Conan, ya que si vas a hacer un “back to basics” con el personaje nada mejor que hacerlo a lo grande.

En Titan debieron ver esto y volverse locos

Un trabajo por el que probablemente muchos podrían acusar a de la Torre de ser un dibujante sin personalidad propia, pero aunque yo admito que en este caso ese mimetismo con Buscema es exageradísimo , repasando sus anteriores trabajos a mi me da la impresión de que de la Torre simplemente adapta su estilo a lo que mejor encaja con cada proyecto. Aunque también es cierto que si uno repasa sus trabajos mas recientes y sus redes sociales se le nota muy a gusto con este estilo actual, algo de lo que no le puedo culpar ya que si vas a copiar a alguien mejor copiar a los grandes y pocos han habido tan grandes como John Buscema.

Este si es mi Conan

Y ese sentirse a gusto del dibujante es algo que se aprecia en cada pagina de este primer numero con un sabor tan clásico, con ese Conan que parece haber surgido del pasado y que tanto en los momentos en los que le encontramos meditabundo tratando de disfrutar de un buen plato de comida en alguna taberna o derramando la sangre de incontables enemigos con su espada, aquí parece mas vivo de lo que lo ha estado en mucho tiempo. De la Torre se luce no solo a un nivel puramente estético, sino a la hora de escoger planos para retratar la acción, recurriendo a aquel viejo recurso de prescindir por completo de los fondos cuando estos no son necesarios y especialmente de de mostrar con toda su brutal crudeza que Conan es un enemigo a temer.

De la Torre sabe muy bien lo que esta haciendo

Es por ello que al menos por el momento voy a seguir esta serie muy de cerca, porque Rob de la Torre esta consiguiendo devolver a Conan a la que para mi es su mejor época y porque resulta fascinante disfrutar de este trabajo visual que desprende admiración y respeto hacia John Buscema por los cuatro costados. Un trabajo con el que de la Torre se ha ganado que piense seguir su carrera muy de cerca y que tenga muchas ganas de ver donde aterrizara después, porque me muero de curiosidad por ver si seguirá con este estilo actual adaptándolo a sus próximos encargos o si una vez mas volverá a dar un giro radical “convirtiéndose” de nuevo en un dibujante diferente. Y debo añadir que me encantaría ver como quedaría su estilo actual aplicado a unos personajes como los Vengadores, porque eso podría ser muy grande.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

9 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Vaya, De la Torre parece haberse encontrado a su Buscema interior.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Esa portada igual le pareció un poco violenta al editor para ser la principal (aunque con un Conan que siga los cánones Howardianos eso es lo suyo, coño).

Payton Wynn
Payton Wynn
9 meses han pasado desde que se escribió esto

El dibujo me parece una maravilla; iba leyendo el cómic y tuve que detenerme a mirar los títulos de crédito para asegurarme de que esto no era una reedición de alguna historia de «La Espada Salvaje de Conan» publicada en los ochenta.

Miki
Miki
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Crom, cuenta a los muertos.

Roger
Roger
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Ya se que aquí no sois muy fans de Roy THomas, pero él y Buscema tienen el mérito de haberle dado vida al cimmerio, con sus grandes melancolías y sus grandes alegrías, en el mundo del cómic.
Conan es un personaje que parece sencillo, pero que tiene sus matices, y dar bien con el tono tiene su qué. Parece que este dibujante le ha pillado muy bien el punto.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

Y no es tan fácil hacer bien a Conan (desde que Thomas hizo la espantada camino de DC fue más difícil encontrar buenas historias que otra cosa, aunque se disimulase con buenos artistas como John Buscema, Ernie Chan, Esteban Maroto, Rafael Kayanan,… La cosa mejoró con Dark Horse, aunque no todo fue bueno tampoco …y volvió a empeorar con el retorno a Marvel).

Roger
Roger
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Tim Truman y Kurt Busiek acertaron bastante con el personaje, pero otros autores parecen creer que cualquier cosa de fantasía medieval ya encaja eon Conan, y no es así.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

Truman y Busiek sí, otros no. Lo de Joe Lansdale (novelista amiguete de Truman) mezclaba humor y casquería y tenía su gracia …y no molestaba al ser unai miniserie ocasional y dibujar Truma) y lo de Philip Craig Russell no estaba a su altura habitual, pero tenía calidad y era fiel al Conan original de Weird Tales (incluido el look que se gastaba el joven Conan en las ilustraciones de los interiores de la revista pulp, aunque irónicamente rompió los esquemas de más de un lector clásico de Conan de los que suelen aceptar poco de lo que no sean John Buscema y entintadores varios, principalmente Ernie Chan …y de nuevo hablamos solo de una miniserie puntual, con lo que incluso para estos renuentes no resultaba excesivamente molesto, aunque, lo dicho, irónicamente conozco a mucho fan del Conan marvelita clásico al que no le gustó, siendo en cambio una de las adaptaciones más fieles de Conan).

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
9 meses han pasado desde que se escribió esto

A mi la espada y brujería me llama tan poco la atención que apenas recientemente he leído algo de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith (soy un hereje ignorante y otras cosas peores, lo sé). Pero eso no quiere decir que no me encante Big John Buscema: el éxito con el que se amoldó al estilo Marvel y lo adaptó a un carácter personal hasta apropiarse de el mismo al punto de ser el autor de «How to Draw Comics the Marvel Way» es una demostración de su gran habilidad (y diría humildad o modestia también) para evolucionar y crecer como artista (no solo imitar «modas») además de su enorme generosidad para con la narrativa que, junto a un notable y gran aprecio por los fundamentos del dibujo (perspectiva, anatomía, proporciones, etc. etc.), llegaban en puntos hasta parecer limitar su expresión artística, con su producción llegando a dar la impresión de ser más una exhibición de su maestría de la ilustración y la narración que de su entusiasmo (excepto quizás en Conan). Rob de la Torre siguiendo sus pasos tan de cerca no solo en línea y figuras sino también en composición de página y fluidez de la acción no puede evitar dar lugar a un compendio de herramientas y métodos propios del cómic que son inimitables en otros medios y los cuales se aprecian tremendamente.

P.D.: Porque me la han recordado con lo olvidable que es; que desperdicio de artista(s) y personaje que era esa serie de Ms. Marvel que (con Claremont ahí!!) escribía Brian Reed (aunque quizás peor era lo de los cómics de Daniel Way dibujados por el añoradísimo Steve Dillon). Claro que siendo una serie en primera instancia editada por Andy Schmidt, el discípulo de Brevoort encargado de ese evento soporífero que era Annhiliation, tampoco llevaba mucha sorpresa.