El final del sueño, pero de verdad: 30 años del adiós de Chris Claremont (V)

Y se acabó. El número tres de X-Men es el final de la etapa de Chris Claremont al frente de los mutantes, del constante ascenso hacia la cumbre de la serie. Por el camino hubo gente que dijo que todo había degenerado tras la marcha de Byrne, tras la marcha de Paul Smith, tras la de Romita Jr, tras los crossovers… Pero lo que es indiscutible -y aun así algunos lo discuten, porque de todo tiene que haber- es que el gran bajón llegó, sobre todo, a partir de Jim Lee. Pues que apechugue Jim Lee, porque suya en su mayor parte es la responsabilidad de romper la magia…

Ay…

Y así es como el número tres de la serie arranca con Stan Lee anunciando orgullosamente el último número de Chris Claremont en X-Men, como si su partida hubiera sido algo completamente voluntario y no forzado por las circunstancias. El cómic, titulado “Fallout!” no podía ser más apropiado, porque después de todo este despropósito lo único que vamos a tener es un yermo creativo completamente radioactivo para cualquiera que se acerque a la serie durante los siguientes diez años, Claremont incluído. A partir de este momento y a medida que vayan avanzando los meses y los años, lo de Bob Layton en Factor X nos empezará a parecer una profecía que se va cumpliendo a cada número de Uncanny y X-Men, porque iremos viendo a una velocidad vertiginosa como una serie principalmente basada en la caracterización de los personajes pierde por completo ese rasgo definitorio y se convierte en un simple culebrón matinal indigno de los JR y Angela Channing que tanto habían triunfado en los 90. Y aquí teníamos que haber dejado todos de leer mutantes, pero llegó una nueva generación que ni siquiera sabía lo que era un Chris Claremont y la sustituyó otra que tampoco sabía ni por donde andaba y hasta hoy. Pero en fin, vamos con el tebeo…

Me pregunto qué cuernos está disparándole Tormenta a la Bestia. Y también otras cosas, pero mejor me callo.

Lo habíamos dejado en que Moira, por orden de Magneto, había implantado un control mental en el equipo Azul para que obedecieran al bueno de Magnus, con lo que este cómic arranca con el resto del grupo intentando colarse en el asteroide de Magneto para rescatar a sus compañeros y, seguramente, tratar de desprogramarlos. Normalmente un número de desenlace suele llevar todo rodado, es seguir con todo lo que se contaba en el nudo y, siempre que tengas claro como quieres que sea el final, todo es cuesta abajo.  Cuesta abajo y directos al fondo del mayor de los abismos, sí. Así, vemos como la Patrulla X se cuela en el asteroide, como los gobiernos del mundo siguen amenazando con usar su terrible cañón de plasma y como nos pasamos la mitad del cómic con puro relleno vacío de contenido, con un Claremont al que poco a poco se le empieza a ver con el piloto automático, más preocupado por hacer control de daños y que los personajes no se salgan de su ser que de que la historia que están contando tenga sentido.

Ojo a como ha coloreado Joe Rosas la Tierra en la viñeta de la izquierda.

Lo primero que nos encontramos es el absurdo de que La Patrulla X se infiltra en un planeador transparente -ahora voy con ello- que va impulsando Tormenta con sus vientos, por lo que ella va manejándolo por fuera mientras todos los demás viajan a bordo. ¿He dicho todos los demás? Pues no, porque junto a ella va volando Arcángel hablando sobre lo guay que son las alas que le implantó Apocalipsis, porque con sus antiguas alas jamás habría conseguido llegar a la estratosfera y patatín y patatán. Vamos, que como al tío le apetece probar hasta dónde pueden llegar sus alas se pone a revolotear alrededor de Tormenta, que para no variar, es la que está haciendo todo el trabajo. Que estoy convencido de que Jim Lee dibujó al bueno de Warren por fuera porque era el único aparte de Tormenta que podía volar y le pareció “normal”, pero buena jugada por parte de Claremont al dejarnos claro que Warren Worthington III, sea azul o no, sigue siendo un pijo insoportable.

Que por cierto, ¿os he dicho ya que este traje de Jean es feísimo y chapucero? Porque vamos, es un recoloreado del traje de la escuela y no tiene nada que ver con Jean.

Y sí, el “estúpido planeador” -no son mis palabras, son las del Hombre de Hielo- es transparente, porque según comenta Coloso “eso lo hace invisible tanto a sensores electrónicos como ópticos”. Que sí, que yo entiendo que cinco fulanos volando son mucho más difíciles de ver que un planeador entero, pero para eso no necesitaban un planeador de cincuenta metros de envergadura, ¡digo yo! Y pues eso, que mientras Forja se larga un monólogo sobre lo lógico que estén los humanos acojonados ante tanto tipo con poderes que puede borrarlos de la faz de la Tierra -ahí está la diferencia entre Claremont y sus lamentables sucesores, que empatiza con todos- Jean pega el último empujón y acopla la nave con el asteroide de Magneto, desembarcando el grupo justamente en el lugar donde tienen prisionero a Charles Xavier. Porque la telepatía es útil y sirve para algo, oiga.

Y los gobiernos del mundo hablan de que tienen un chupicañón y lo van a disparar, pero no se les vuelve a ver en todo el número, ni siquiera cuando se les dispara solo y… Bah, ya lo veréis.

Mientras tanto, Fabián Cortéz sigue siendo el único acólito con algo parecido a una personalidad y se dedica pues a eso, a hacer maldades y poco menos decir que hay que matar a Xavier o por lo menos lavarle el cerebro también a él, pero Magneto hace una de esas poses de “tengo muchos poderes y un puño” y dice que no va a lavárselo porque quiere verlo “¡ROTO!” porque vete tu a saber de dónde saca la idea de que la culpa de todo la tiene Xavier, pese a que Moira le ha dicho ya que la única que manipuló su ADN es ella, que el pobre Charles no tuvo nada que ver. Y ahí es donde Claremont intenta construir un poco las motivaciones de Magneto para convertirse en un energúmeno de la noche a la mañana, porque el hombre se siente traicionado y cree que Moira y Xavier le han tomado el pelo. Por eso y porque, recordémoslo, a Jim Lee le apetecía dibujar a Magneto pegándose con la Patrulla y había que cumplirle el gusto al nene.

Si amiguitos, en tiempos de Claremont los mutantes todavía se consideraban parte de la humanidad.

Y eso, que cada vez muestran más descaradamente lo requetemalísimo que es Cortez y como se está cargando a Magneto, porque en el fondo -y no sé si esto es retconeo posterior o era la idea original de Lee y Portaccio- el tipo era uno de los Arribistas, unos Merodeadores de baratillo que se sacó el duo calavera de la manga y que por lo visto estaban metidos en una especie de juego de “a ver quién mata a más mutantes”. Vamos, que si los Merodeadores no acabaron de funcionar como idea, los Arribistas demostraron que se podía hacer mucho peor todavía.

Que sí, que Cortéz es requetemalísimo.

Y bueno, que mientras los acólitos y los equismenes con el cerebro lavado hacen buenas migas -y Jim Lee empieza a sacarse de la manga la relación entre Pícara y Gambito, sigh- la Patrulla X libera a Xavier y hacen el chiste de la pizza, un chiste que deja claro que, aunque el humor nunca fuera el punto más fuerte de Claremont, el de Lee no lo es en absoluto, y eso el tiempo ya lo demostrará en los 4F de Heroes Reborn, Divine Right (si es que alguien se acuerda de Divine Right y las fotocopias de Sandra Bullock) o las chorraditas de la JLA de New52. Que todavía duelen los chistes de la JLA de New52, pena capital escribir la misma serie que Giffen y DeMatteis y hacer eso.

Llega Byrne a tener que dibujar el chiste de la pizza y la que le monta a Claremont es fina.

Después del maravilloso chiste de la pizza -y no nos olvidemos del comentario de Tormenta, ¡a ver quién se cree que Lee no le metió mano a los diálogos!- Coloso es tan cabrón de quitarle la silla de ruedas a un descapacitado y llevárselo en hombros, por joder. Que podían haber dicho que tenía la turboholosilla sin ruedas también discapacitada por Magneto, pero na de na, se lo lleva en brazos y lo vamos a ver el resto del número zarandeado de un lado a otro cuando no arrastrándose por el suelo. Que supongo que por eso lo quería Lee otra vez en la silla de ruedas, que si es por Claremont el hombre habría seguido pegándose carreras por ahí con su cinta del pelo para calvos y recibiendo palizas de fachas antimutantes. Pero que me estoy yendo por las ramas, lo importante es que según se infiltran megasilenciosamente en el asteroide de Magneto, lo primero que hacen es encontrarse con Cíclope, que por mucho enlace telepático que tenga no se justifica que sorprendan a dos de los telépatas más poderosos del planeta de esa forma, y más teniendo en cuenta el morreo que le casca Cíclope.

“¿Es mi beso tan divertido como el de Lobezno?” ¡COLEGA, SUPERALO YA! ¡LA CHICA LLEVABA AÑOS SIN VER A LOBEZNO, NO PUEDES PENSAR TODO EL RATO EN ESO! ¡QUE MURIÓ GRITANDO TU NOMBRE, ATONTAO!

Pero sobre los actos de violencia sexual sobre Jean Grey y demás delitos estéticos contra el diseño de personajes -¡que esta serie la llevó Dave Cokrum, quién la ha visto y quién la soporta ahora!- ya hablaremos la semana que viene, en la que llegaremos al colofón final y lo mismo hasta me pongo un poco sentimental. O no, yo que sé, yo me entiendo.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

27 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Palatino
Palatino
23/11/2021 10:26

El Fin de la Edad de Oro.

Palatino
Palatino
23/11/2021 13:02

Economía política contra educación sentimental: Mal negocio a largo plazo.

Alejandro
Alejandro
23/11/2021 13:59

Mira, voy a decirlo.
Yo soy de los que prefieren a un Magneto malo maloso.
Porque vamos, si lo pones para dirigir la escuela de Xavier como hizo Claremont, que es lo que tienes? A un Xavier que anda?
Para eso ya tenemos al original. Que ahora ya anda, con eso las diferencias son aún menores.

Lo que no quiere decir que ese engendro que hizo Jimli no me parezca un aborto, por supuesto…

Vizh
Vizh
23/11/2021 14:05
Responde a  Alejandro

Hombre, al menos era mejor que lo que tenemos ahora, que Magneto ha terminado integrándose con el grupo de Xavier porque todos se han vuelto más cabrones que él.

Roger
Roger
24/11/2021 10:51
Responde a  Vizh

Eso si es triste. Me recuerda esa frase de Eduardo Mendoza, en boca del criminal Onofre Bouvila: “yo creía que siendo malo conseguiría lo que quería, pero era un iluso. El mundo es peor que yo”.

Meisen
Meisen
24/11/2021 10:22

Pero Xavier no era un santo antes de que lo cogiera Claremont. En la etapa “clásica pre-Len Wein y Dave Cockrum” tenía un toque bastante antipático y hasta manipulador (esa resurrección en los 70 porque “tenía que fingir mi muerte para proteger a la Tierra de una conveniente amenaza alienígena…” pero no me parece que fuera el único caso). Aparte, ese momento en los primeros números en los que en secreto le hacía tilín Jean… (hasta en un “What the…” especial mutantes de los 90 lo parodió Marvel). Cierto que algo de esa antipatía todavía quedaba en momentos de la… Leer más »

Payton Wynn
Payton Wynn
24/11/2021 21:17

Las caracterizaciones de bastantes personajes durante los años sesenta y principios de los setenta creo yo que habría que cogerlas bastante con pinzas, que la manera en que trataban a Sue Richards en “Los Cuatro Fantásticos” da bastante repelús hoy en día.

Last edited 3 días han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
Roger
Roger
24/11/2021 10:55

No creo que Xavier fuera tan santo nunca. Incluso en el principio ya iba lavando cerebros (lo hizo en X-men núm.2 en 1964, nada menos), enamorándose de adolescentes y demás. Vamos, que yo creo que los X-Men originales iban con máscara no para proteger identidades, sino para evitar que sus padres le demandaran por ponerlos en peligro… Para mi Xavier siempre ha sido un profeta impuro, un hombre imperfecto,pero eso no le quita valor como persona ni como líder. Que vale que la gente solo quiere recordar lo bueno, como con Abraham Lincoln (que llegó a decir que a los… Leer más »

Roger
Roger
24/11/2021 14:51

¡El pobre Charles fue el tío Ben de Magneto!

Save
Save
23/11/2021 21:38
Responde a  Alejandro

Tienes una historia de redención, que esas siempre funcionan.

Luego como personaje es que no hay color. Magneto es mil veces más interesante.

Zatannasay
Zatannasay
23/11/2021 19:31

El cómic se nota que está hecho en plan fanfiction porno de los personajes.
Lo digo porque todos los personajes son la versión unifrase y unipose que se espera de ellos el que no los conoce.

¿Ejemplo? Jean Grey. que es el objeto de deseo de todos. La mujer/premio deseable. Solo se quedaron con ella que Lobezno la deseaba, y por lo tanto ahora es su unirasgo. A ser acosada a discreción.

Save
Save
23/11/2021 21:39

Y tanrto que el traje de Jean es horrendo. Que esa mujer era el Fénix, seguramente el diseño de traje femenino más bonito que hay, joder.

Save
Save
23/11/2021 22:31

No es solo los trajes. Los diseños fisicos de Rondador, Coloso y Tormenta son excelentes. El rostro de Logan, lo mismo. Son personajes que se reconocen a leguas.

Save
Save
23/11/2021 22:41

La lista de compañeros de Claremont entre Uncanny y series relacionadas es demencial. Es lo mejor de lo mejor de lo mejor.

Palatino
Palatino
24/11/2021 19:25

Dibujado por Herb Trimpe, por cierto.