30 años del adiós de Chris Claremont (I): Los X-Men de Chris Claremont

A ver, yo no quería. Pero treinta años son treinta años, son el doble de tiempo del que estuvo Chris Claremont en Uncanny X-Men, y en aquellos tiempos aquello nos parecía a todos una eternidad, como si los diez años de Stan Lee, Roy Thomas o Arnold Drake hubieran estado solo para calentarle el asiento a Claremont. Hasta al Editor Jefe Tom DeFalco y al editor de los mutantes en aquel momento, Bob Harras, la partida de Claremont les pilló con el paso cambiado, porque antes de Claremont la serie era, literalmente, un fracaso.

Y esta portada sigue siendo un mojón. Pero mojón, mojón, mojón.

Que sí, que Neal Adams suele contar que su etapa fue un exitazo que solo cerró por lo mucho que se retrasaban las cifras de ventas en aquellos años, por no hablar de que el Giant Size X-Men a cargo de Len Wein y Dave Cockrum no vendió nada mal para ser el especial de una serie que en aquel momento era un engañabobos que reeditaba material antiguo con portadas nuevas, pero Claremont era el que la había sacado del hoyo y la había convertido en el auténtico superventas de Marvel, y viendo como el año anterior el número uno del Spider-Man de McFarlane había vendido la friolera de 2.5 millones de ejemplares, nadie podía imaginarse hasta dónde podía llegar a vender un nuevo número uno de una serie que de por sí ya rascaba los 700.000 ejemplares vendidos cada mes. Por supuesto, todo esto eran cifras hinchadas por la especulación -aunque estas cifras ya las hacían durante la era Shooter, cuando la burbuja no estaba tan hinchada- con lo que para cuando Claremont echó el cierre, lo hizo asegurándose su último cheque de royalties, los tres primeros números de la nueva X-Men, con ese número uno de cinco portadas alternativas con su respectivo poster exclusivo cada una de ellas, en un vergonzoso despliegue de todo lo que se nos iba a venir encima en los 90 y en el siglo XXI. X-Men nº1 vendería la escalofriante cifra de ocho millones doscientos mil ejemplares, aunque tengo la certeza de que la mayor parte de esos cómics no llegaron a ser leídos…

¡Pero por lo menos a estos ejemplares les dieron un buen uso!

Pero, ¿qué es X-Men 1? ¿Es realmente el último cómic de Chris Claremont, el broche de oro a toda su etapa o él ya solo está ahí para poner la firma? Desde luego, a los lectores -sobre todo a los que solo teníamos acceso a lo que publicaba Forum- se nos vendieron estos cómics como lo primero, porque Claremont se iba, pero lo importante era Jim Lee, Jim Lee, Jim Lee y Jim Lee; porque el gran Jim Lee (Jim Lee) iba a seguir, y ahora no solo iba a dibujar los cómics si no que iba a contribuir de lleno en sus guiones. Para entendernos, un tipo que ya había demostrado ser incapaz de hacer tanta rallita de número a número y había obligado a la serie a caer en el más vergonzante baile de dibujantes que había tenido desde los tiempos de Roy Thomas, ahora sería tambien el responsable de los guiones de la serie, más trabajo todavía con el que poder retrasarse. Y por supuesto, que nadie se acordase de Claremont porque, ¿has visto que chulo el nuevo uniforme de Cíclope, que le han puesto correas por todas partes? ¿Y el nuevo branding que llevan los personajes, con la x roja esa por todos lados?

Sigo diciendo que eran una horterada de uniformes, con la x esa por todos lados, ¡Y ME CAGO EN VUESTRA NOSTALGIA!

Que sí, que se me ha ido la olla. Que se suponía que esto iban a ser tres posts y que en cada uno de ellos iba a repasar cada uno de los tres últimos números de Claremont en la serie, pero perdonadme si en vez de eso hago trampa y os hablo del verdadero último número de Chris Claremont en X-Men, en Uncanny X-Men. Un cómic escrito en un momento en el que Claremont, tras luchar a brazo partido contra las exigencias de Jim Lee y Bob Harras, se encuentra en el percal de que ahora tiene que cederle el control de los argumentos de Uncanny a Whilce Portaccio, un dibujante no muy talentoso que ha alcanzado ese lugar por hacer tantas rayitas o más que Jim Lee y, sobre todo, por ser compañero de estudio y amigo personal del susodicho. Si es que estas cosas hacen que le cojas un cariño a Jim Lee tremendo, joder.

¿¿¿Cómo que “and the best is yet to come!”??? Como diría el gato de Saga: “LYING!”

Como hace bien poco ya hemos hablado de las circunstancias en las que se realizó el aborto que supone Uncanny 279, vamos a ahorrarnos los detalles y pasar al meollo de la cuestión en sí, al propio cómic. La historia empieza firmada por Claremont y Nicieza -Claremont la primera mitad del cómic, Nicieza haciendo de remendón en la segunda- pero destaca la nota que agradece especialmente a Jim Lee la ayuda con el argumento. Ya digo que la zarpa del dibujante era alargada, porque este cómic ni siquiera lo dibuja él, y en los últimos números de la serie -esos de la Patrulla en el espacio con los Skrulls y demás- se había llegado a acreditar a Jim Lee como coargumentista; la buena recepción de esas historias “cortas” había animado a Harras a darle más cancha a Lee en detrimento de Claremont y… Bof, vamos con el tebeo:

Special thanks to Jim Lee for plot assist, me cago en mi vida…

La historia empieza contada desde el punto de vista de Charles Xavier, que acaba de regresar a las ruinas de su queridísima escuela -que la reventaron cuando Inferno, mira si había llovido ya- y allí se encuentra a Stevie Hunter -personaje del que no se acordarán los sucesores de Claremont, y mejor que sea así- y a Coloso poseido por el Rey Sombra. Que viene con ansias homicidas, la boca abierta y esas cosas. Algo a destacar del monólogo interno de Xavier a lo largo de este número es la amargura del Profesor, la forma en la que se siente haber fallado. Se ve desde la primera página, cuando habla sobre cómo su arrogancia le hizo ver más en Coloso a un mutante, a un guerrero, que a la verdadera alma de Peter Rasputin, el artista.

Stevie no sabe quién es el Rey Sombra y Charley no sabe que puñetas ha pasado así, en general. Pues ha pasado Jim Lee y Bob Harras, éso es lo que ha pasado.

A lo largo de la persecución, Claremont no se corta en utilizar a Stevie Hunter como el instrumento para familiarizar al lector con el personaje del Rey Sombra y lo que supone -“en muchos aspectos, la razón principal por la que crée la escuela y a la Patrulla X”- mientras sigue exhibiendo la principal baza que hizo triunfar la serie a lo largo de aquellos quince años, su capacidad para crear un diálogo que creaba y mostrarba a los personajes como seres humanos, como algo vivo y con personalidad; hasta ese momento las interacciones de Xavier y Stevie Hunter habían sido breves y directas, pero en este caso los dos se encuentran metidos en medio de una escena de acción y tratan de sobrevivir como pueden.

El utilizar a un personaje como “el racional” y el otro como “el pasional” siempre fue un recurso que funciona de perlas, a pesar de que no sea el mejor trabajo de Claremont.

La batalla final entre el Rey Sombra y Xavier se llevará a cabo en la Sala de Peligro, en una recreación de aquel primer combate entre los dos en un bar de El Cairo. Curiosamente Ahmal Farouk no deja de ser una de las primeras creaciones de Claremont en Uncanny -aunque para entonces ya se había sacado de la chistera a personajes como Black Tom Cassidy, los Saqueadores Estelares o a Lilandra y los Shi’ar- y es hasta trágico que su última historia sea el enfrentamiento que llevaba cebando desde aquellos tiempos, aquel enfrentamiento final entre Xavier y el Rey Sombra que supuestamente debería haberse dado en Uncanny X-Men 300, casi doscientos números después de la primera mención del personaje.

El Rey Sombra tardó casi quince años en poder vengarse, pero al final consiguió su objetivo.

Repito que el argumento del cómic es de Jim Lee/Portaccio y no Claremont, que él solo puede hacer los diálogos y así es como nos acabamos encontrando que Claremont empieza poco a poco a personalizarse en Xavier y a retratar al Rey Sombra, un demonio que va cambiando de cuerpo, como una criatura que pensaba haber derrotado, que creía haber superado pero que finalmente reaparecía en la forma de su propio pupilo, alguien a quien había formado y enseñado y que ahora, con todos los brillitos y rayitas del mundo, llegaba para rematarle. Xavier -Claremont- sabe que el verdadero enemigo no es Peter, es el Rey Sombra, por lo que trata de llegar a su alumno, negociar con él, liberarlo del control del malvado y así conseguir plantarle cara unidos al maligno. Sí, puede que todavía tuviera esperanzas mientras escribía esto de que le dejaran seguir escribiendo Uncanny mientras le cedía a Lee los argumentos de X-Men, tal vez podía pensar que la nueva serie era “otro Factor X” y en paz, seguir con sus propias tramas. Pero en este cómic, en este momento, le estaban obligando a terminar con tramas que llevaba planeando más de diez años. Y es en ese momento cuando Piotr Nikolaievitch Rasputin y todos sus brillitos y rayitas se niega a liberarse del control del Rey Sombra y salta a estrangular a Stevie Hunter, provocando que Xavier tenga que atacarlo con todo y… Y ése es el final de la etapa de Chris Claremont en Uncanny X-Men.

Brillitosman killed the comic book star…

No es de extrañar que Claremont, llegados a este punto, fuera incapaz de escribir la siguiente página. Tras su visita al Lugar Peligroso, Coloso había llegado a alcanzar la felicidad bajo la identidad del artista Peter Nicholas, sin tener el más mínimo recuerdo de haber sido mutante, granjero o haber nacido en la Unión Soviética. Peter era feliz pintando sus cuadros y montando sus exposiciones en Nueva York, y de repente una fuerza externa y maligna le obligaba a ser quien no quería ser, a volver una vida que ya había dejado atrás, a repetir lo ya andado. El argumentillo de Jim Lee era cruel hasta la extenuación, y probablemente Claremont ni siquiera le echaba tanto la culpa al dibujante o a su editor como a la maquinaria comercial de Marvel, ésa que le obligaba a contar la misma historia cada mes porque era lo que los lectores pedían, pero no la que necesitaban.

We can’t rewind, we’ve gone too far…

Para entonces, los tres primeros números de X-Men ya estaban escritos y entregados, porque puede que Claremont tuviera fama de ser lento, pero Lee lo era aún más y por eso sus X-Men acabarían saliendo cuatro meses más tarde de su último número de Uncanny. Aquellos tres primeros números de X-Men habían sido escritos con la esperanza de poder arreglar ciertas cosas a posteriori, con el compromiso de “sí, te cargas todo mi trabajo con Magneto, pero por lo menos no lo vamos a tener asomando por aquí en uno o dos años porque el que lo ha matado eres tú”. Claremont se iba a quedar con el equipo de Tormenta, Jean Grey, Coloso, el Hombre de Hielo y Arcángel, el Equipo Oro, pero seguiría dialogando el Equipo Azul y llevándolo en lo posible por el buen camino. Pero entre el tres y el cuatro de X-Men Portaccio no cedió con su mamarrachada arribista y sus planes de reventarlo todo y Claremont no tuvo más remedio que decir basta.

Y sí, esta vez sí que podemos decir que la Patrulla X nunca volvió a ser la que era.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

62 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Palatino
Palatino
26/10/2021 12:48

Recuerdo aquellos números como mi infancia y adolescencia yéndose definitivamente a paseo.

Palatino
Palatino
26/10/2021 13:31

Completamente de acuerdo. Aunque mencionar a Claremont y a Lobdell en la misma frase sigue dándome escalofríos.

M'Rabo Mhulargo
Admin
26/10/2021 14:21

Yo dejo esto por aquí…comment image

M'Rabo Mhulargo
Admin
26/10/2021 14:37

Los pide un monton de gente! peor no se atreven a hacerlo en publico por miedo a tu intolerancia!

M'Rabo Mhulargo
Admin
26/10/2021 17:58

Porque no vivimos en aquellos tiempos de extraordinaria placidez que tanto añoras!

M'Rabo Mhulargo
Admin
26/10/2021 19:07

Nos falta poco, pero aun no.

JB VS
JB VS
26/10/2021 21:19
Responde a  M'Rabo Mhulargo

JAJAJAJAJAJAJA¡¡¡¡¡

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
26/10/2021 15:52

Yo creo que Claremont al ver que en X-Men número 4 debutaba Omega Rojo se dijo que por ese aro si que no pasaba, ni para dialogarlo. Menudo villano más defenestrado.
 
Por cierto que se le atribuye la creación a Jim Lee y a Byrne, que no sé yo si pintaría algo realmente en su creación pero a lo que voy es que parece que, como en Starbrand, Byrne ya solo elegía los trabajos si podía joder la marrana a alguien.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
26/10/2021 19:50

Asi lo acredita la wikipedia. Pero con lo peseteros que salierón estos dibujantes me extraña que accedan a compartir creqaciones. Bueno tambien que Omega Rojo no es que saliera como Veneno, por poner un ejemplo. Ahi no hay royalties que rascar ni presentes ni futuros.

¿Byrne en ese momento se autopercibia como una estrella aún con brillo como para medirse (y venderse hacia sus jefes/editores) con los Image Boys… o fue aqui cuando se cayo del guindo… o ya sabia lo que habia? Es algo que no sé.

Roger
Roger
27/10/2021 08:13

Vaya manía más tonta le tenéis todos a John Byrne.
Pues Hidden Years debió ser lo más entretenido que sacaban de mutantes esa época. A mí me gustaba.

Alejandro
Alejandro
27/10/2021 10:05

Bueno, me acuerdo de leer no sé donde (en una columna de Peter David?) que Byrne dijo que le habían invitado a ser uno de los fundadores de Image y él dijo que no quiso, o algo así…

Ziggy
26/10/2021 17:35

Es que claro, trabajar sin joder la marrana a alguien no tiene gracia. Mira tu como lo hacen M’Rabo y Diogenes. Solo les falta su propio Jim Shooter.

M'Rabo Mhulargo
Admin
26/10/2021 19:07

Pero si yo soy una pobre victima sometida a tus humillaciones constantes!

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
26/10/2021 19:40
Responde a  Ziggy

XDDD

Zatannasay
Zatannasay
26/10/2021 18:37

El mayor mal de nuestro tiempo. El “fanservice” darle al público lo que quiere. O lo que creé que quiere. Yo cuando me meto a consumir un producto cultural me pongo en plan: “sorprendeme, a ver que me ofreces, a ver si me atrapas el interés” Luego puede ser que me guste, que no sea para mi, lo que sea. Pero pedir al creador: “Dame justo esto, que yo ya tengo en mi cabeza” es matar la relación creador/consumidor, el creador sobra ahí. En el fondo es un sintoma de nuestro tiempo; en el que el público solo quiere que… Leer más »

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
26/10/2021 19:42
Responde a  Zatannasay

Amén a eso. Pero esa frase a veces… ¿es del creador realmente, o del dueño del trabajo del creador poniendose (o eso creé) en la piel del creador?

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
26/10/2021 19:43

Dicho en claro, ¿no es frase de directivo vestido con piel de creador?

Zatannasay
Zatannasay
27/10/2021 22:04

Igualmente tampoco sé que contestarte. Para mi esa frase es objetiva. El creador puede hacer lo que le de la gana. Es su obra. A ti como consumidor te queda gastarte el dinero en ella o no. Es tu voto. El directivo puede pensar que la mejor forma de vender el producto es darle al publico lo que quiere. Pero eso es una trampa. A ver que es lo que entiende el directivo que quiere el público. El equivalente a X-Men en el mundo de la música es David Bowie. Bowie podia haberse pasado la vida cantando Starman vestido de… Leer más »

Zatannasay
Zatannasay
27/10/2021 20:54

No sé que decirte. Si yo soy fan de la serie de X-men y consigo trabajar en ella con Claremont; lo que intentaría sería pegarme todo lo que pudiese a él para que se me pegase algo; pero sobre todo respetarlo muchísimo.

Estos no eran tanto fans de X-Men, como de apropiarse de las cifras de ventas de X-Men. O eran fans muy tóxicos que sabe Dios que habían entendido de la serie.

Luego aparte, las injerencias editoriales, la maquinaria de mercadotecnia y muchas mas cosas que pasaron por encima de un cómic bien hecho.

Zatannasay
Zatannasay
26/10/2021 18:44

Y por cierto.
ocho millones doscientos mil ejemplares. ¿? Yo me había quedado en los 7 millones y pico.

Y tremendo como fue anunciar a Jim Lee a bombo y platillo, para caer todas las series en un dibujo espantoso.

Palatino
Palatino
26/10/2021 18:57

Jim Lee demostró con el tiempo ser más un hombre de negocios que un dibujante…

Paskui
Paskui
26/10/2021 20:51

“ aunque para entonces ya se había sacado de la chistera a personajes como Black Tonm Cassidy, los Saqueadores Estelares o a Lilandra y los Shi’ar”…
¿En serio alguien se cree que fueron creaciones de Claremont… o de Cockrum?

Alejandro
Alejandro
27/10/2021 10:14

Un par de cosas. Uno, me encanta en esa “portada” que tenemos doce personajes apareciendo… y sólo cinco pies (y unos dedos de los pies de la Bestia). (Y en la de “the best is yet to come”, ni uno. Jim Lee hasta dibuja unas piedras de hielo sólo para no tener que dibujar los pies de Bobby… Aunque ese dibujo no me disgusta del todo, me parece simpático, creo que es por Meggan. XD ) Pero lo de los X por todos los lados es un poco injusto, no? Los X-Men de Lee/Kirby también tenían todos ellos los “équis”… Leer más »

Alejandro
Alejandro
27/10/2021 10:31

Estoy hablando de créditos en la fase Claremont/Byrne.
Por ejemplo, buscando aquí de cualquier manera, encuentro que en Uncanny 125, los créditos son “co-plot” para Byrne y “script” para Claremont. Lo que es un poco raro, porque los créditos de “co-plot” deberían ser para los dos, no?

Alejandro
Alejandro
27/10/2021 10:45

Estoy de acuerdo contigo, aunque es raro que eso no se refleje en los créditos (porque entonces Claremont debería tener “plot, script”, no sólo “script”).

Pero hombre, como siempre la verdad siempre estaba en algún lugar por el medio. Byrne era (y es y siempre ha sido) un grano en el culo, pero en algunas cosas Claremont tampoco es que lo hiciera bien del todo… Aquellas cosas que Byrne dice de “momentos aaargh”, hay algunos que creo que él sí tiene razón.

Manolin
Manolin
27/10/2021 23:43

¿ Escena del tocón ? Desarrolla , plis …

Payton Wynn
Payton Wynn
28/10/2021 10:50

Pues mira, la viñeta que has colgado me viene de perlas para comentar la “cronología interna” que Claremont va apuntando siempre. En el primer recuadro de texto, se comenta que “el verano casi ha terminado” (“summer is almost over”), por lo que tiene que ocurrir a finales de septiembre. En el siguiente número (el primero de la historia de “Días del Futuro Pasado”), se dice explícitamente que es el 31 de octubre de 1980, y luego vendrá el número navideño de Kitty Pryde contra un n’garai que se les ha colado en la mansión.

Manolin
Manolin
28/10/2021 12:44

Jopé, con “tocón” pense que te referias a tener las manos largas, ¡¡¡a meter mano , vaya!!!!😂 y estaba desconcertado. Pero sí, recuerdo esa imagen y lo que destaca de ella es esa expresión de esfuerzo por parte de Coloso , que es fuerte pero no es Hulk. Bueno , de hecho ¿ se especifica en algún lado que sus poderes incluyan super-fuerza? Porque si su poder es solo transmutarse en metal no debería tener mas fuerza que la de un mozarron ruso fuertote . Que sus golpes dolerian y romperian que el de un mozo normal al estar hecho… Leer más »

Manolin
Manolin
28/10/2021 12:47
Responde a  Manolin

“Dolerian y romperian MAS que el de un mozo normal” ….quería decir .

Pepito Pérez
Pepito Pérez
27/10/2021 13:01

Excelente artículo, como siempre. Y un post de Claremont, así que no puedo pedir nada más – excepto que quizás, ya que se menciona a este autor, se podría hablar de sus trabajos mutantes, porque no sé si lo han hecho; y si lo hicieron, pido disculpas. Pero creo que en general no se menciona esas etapas (por algo será, claro) pero creo que hay cosas muy buenas a pesar de estar en un contexto editorial bastante particular…aunque no necesariamente peor al de principios de los noventa, como se menciona en el post.

Manolin
Manolin
27/10/2021 23:44

¡¡¡ y de Marada !!!!

Manolin
Manolin
28/10/2021 12:45

Tenemos chica nueva en la oficina, se llama Marada y es divina…..😝

Pepito Pérez
Pepito Pérez
28/10/2021 12:45

Disculpas, porque me he explicado mal.
Me refería a hablar de los trabajos de X-Men de Claremont posteriores a su salida de la franquicia, o sea después del X-Men #3. O sea, finales de los noventa, y creo que más o menos se mantuvo estable en algún título mutante hasta el 2005 (entre X-Treme y Uncanny). Es solo una sugerencia, teniendo en cuenta lo mucho que se está hablando sobre Claremont en estos días.

Palatino
Palatino
28/10/2021 17:46

Claremont es un clásico. Y como tal, inagotable.

Kaos
Kaos
30/10/2021 02:24

Solo una cosa he decir , como mola esos diseños que hermosa se ven esas X Rojas y que adoramente noventero es *_*

Kaos
Kaos
30/10/2021 14:20

Hereje !la serie de los 90 fue lo mejor que le ha pasado a multimedia Xmen ¡ xD

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
01/11/2021 16:22

Comentando muy tarde; aún no sé como contextualizar esto. Porque para mi los X-Men de Claremont se acabaron en Inferno. Así que esto me parece algo así como el adiós de Claremont solamente de los créditos. Pero a eso se le suma que no viví los ’90 y esto es claramente parte de su auge. Así que tampoco tengo mucho “derecho” a hablar del adiós de Claremont. Por un lado creo que estaría mejor servido solo señalando que la década no inventó como hacer cómics dinámicos simplemente sobreexplotaron las cosas que ya se usaban y Andy Kubert sirve tan bien… Leer más »

TXOGT
TXOGT
15/11/2021 04:56

por desgracia solo tve algunos numeros aislados en México de los brood y los shiar sin llegar a la saga de la isla Muir y de borron tuvimos X-men flip book editado por Nicieza que era muy barato y la locura porque presntaban dos historias…pero si se estrañaba todo lo presentado anterior mente