The Mandalorian y la herencia de Rogue One

Vamos a ir con la sinceridad por delante: a mi Baby Yoda o como se llame nunca me pareció guapo, ni cuqui ni leches. Es un lagartijo feo que hace ruiditos, Yoda me parece bastante más entrañable y eso que es una patata arrugada. Asi que no se puede decir que The Mandalorian haya conseguido hacer que me estremezca con la sensación de Disney+, igual que tampoco consiguió esta temporada que yo me volviera loco… (Y aquí mejor pongo el cartel de SPOILERS, que buena falta que hace)

A partir de aquí no me ando con zarandajas, todo son spoilers.

…cuando aparecieron Bo Katan o Ahsoka Tano en la serie, a pesar de que me ví toda Clone Wars y me encantó Rebels. Pero el capítulo final de The Mandalorian ya ha sido otra cosa, porque culmina un in crescendo constante desde el primer capítulo de la serie. Cuando en uno de los capítulos anteriores, La Tragedia, el bebé había llamado a «los jedi», todos asumimos que alguno aparecería, y sabíamos que el único disponible -que se sepa- era Luke Skywalker. Pero claro, Mark Hamill está mayor y todos los rumores apuntaban a Sebastian Stan como posible sustituto. Según avanzaba el episodio y veíamos como los personajes iban colocándose en la escena final, vemos aparecer un X-Wing. No tiene pinta de que sea Ahsoka, tampoco es la Ghost de Rebels -que podría serlo perfectamente- ni son los rebeldes -porque siempre serán los rebeldes- porque es solo un X-Wing, un simple X-Wing. Perfectamente podría ser ÉL X-Wing, claro. Cuando vemos que se baja de la nave un tipo vestido completamente de negro, encapuchado y en los monitores en blanco y negro empieza a despiezar dark troopers con un sable láser, podríamos hasta barajar por un momento la posibilidad de que sea Ahsoka. La música de Ludwig Göransson cambia radicalmente y empieza a adquirir un tono casi onírico, como si la serie hubiera estado anclada a unas reglas y la última de ellas hubiera saltado por completo.

La nave que destruyó la Estrella de la Muerte, arrodillaos.

Poco a poco empezamos a ver detalles del misterioso encapuchado; el sable es verde -¡VERDE!- lleva un cinturón con hebilla metálica, el sable es el sable de Luke Skywalker, ¡ES LUKE SKYWALKER! Y sabemos lo que estamos viendo mientras el guante de la mano robot del jedi va destrozando todos los androides que van poniéndose en su camino. Es una versión larga de la entrada de Luke en el palacio de Jabba, pero es tan jodidamente satisfactoria; estamos hablando de un personaje al que llevábamos casi cuarenta años sin ver, un Luke en plenitud de facultades, destrozándolo todo. Y sí, probablemente sea otro actor, pero maldita sea, es Luke. Hay que entender que lo que realmente está en el centro de La Guerra de las Galaxias es ése personaje, el avatar del propio George Lucas, de la aventura que escribió pensando en lo que le habría gustado ver en el cine cuando era niño. Da igual que nos hablen de viejas, altas o nuevas repúblicas, cuanto más nos separamos cronológicamente del Imperio y la Rebelión menos se parece lo que vemos a la Star Wars que todos conocemos, la que realmente triunfó, la que funcionaba. Un Luke joven es el protagonista de Star Wars por autonomasia, es el centro de todo. Y de repente lo tenemos ahi, trinchando soldados imperiales.

No, no es QuiGon Jinn.
Ni tampoco el mataniños este.

Y Luke se mete en un ascensor, y las luces son las mismas que las del de la Estrella de la Muerte, y ese Luke destrozando troopers por el pasillo casi parece la escena de Vader en Rogue One, como si estuvieran reconciliando lo viejo y lo nuevo. Y te da igual que los Dark Troopers parezcan hechos de papel, y que el Imperio no haya aprovechado el beskar para reforzarlos un poquito; al fin y al cabo tampoco hay tantos jedis en la galaxia. Tampoco importa que la misión de los protagonistas parezca hecha en balde si Luke iba a aparecer de todas formas y salvar el día; en realidad ya nos han dejado claro que Gideon había bloqueado la fuerza en el bebé mediante unas esposas, con lo que es lógico que Luke tardara en localizarlo y solo cuando el Mando se las quita el jedi sea capaz de encontrarlo. Da igual, Luke sigue avanzando y llega el momento de la verdad, la puerta se abre, el Luke de 2020 se quita la capucha y… Nos han hecho un Rogue One.

Suscríbete a Disney+.

Sí, es Luke Skywalker con efectos digitales, otra vez la cara de Luke joven pegada igual que la vimos pegada en Leia o en la resurrección de Peter Cushing con el Tarkin de Rogue One. Este Luke es mejor, pero sigue siendo antinatural, sigue pareciendo raro… Pero es Luke. Luke con su cara, no otro actor, es Luke Skywalker. Roba completamente el resto de la escena, la despedida del mandaloriano de su hijo, hasta la escena postcréditos de Boba Fett; Luke Skywalker sigue vivo, existe, y vamos a poder seguir viéndolo. Cuarenta años de negarnos nuevas aventuras de Luke Skywalker se rompen con esta escena, coronada por la guinda de ver a R2D2 de vuelta. Éso es La Guerra de las Galaxias, Star Wars, como queráis llamarlo, éso es lo que queríamos en 1999, en 2015 y en 2020. Luke digital, con sus glitches digitales, con su hieratismo, con su innaturalidad, pero a estas alturas me conformo con lo que sea, es Luke. Parece una aparición de la Virgen, sí, y la escena es hasta ridículamente exagerada en lo solemne, pero la catársis que nos proporciona lo justifica todo.

¡No, Luke, no te vayas! ¡Llévame contigo, BUAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Esto es, básicamente, la teoría de la «inversión emocional» de la que hablábamos hace poco llevada hasta el extremo; esta escena en 1984 apenas habría llamado la atención, si se hubiera hecho en una novela o en un cómic nadie la miraría dos veces. Pero se ha hecho en imagen real tras más de treinta y cinco años, se ha llevado a cabo después de hacerle desistir a los espectadores de la posibilidad de poder verlo; las secuelas prometieron un regreso a esto que no lo fue, y la realidad imponía el peso de los años en un Mark Hamill que desde luego no podría hacer esto. Sí, existía el milagro digital, pero la mayor parte del público había desistido, queda muy raro, queda muy feo, queda mal, y precisamente por eso la escena funciona tan bien; la inversión emocional es tan grande que la suspensión de la credibilidad está por las nubes, el que a los espectadores le des un Luke primero peleando, luego con la cara descubierta y finalmente hablando va derribando todas las renuncias que habían hecho en un principio.

2020 is saved. O por lo menos ésto ha sido un buen intento.

Y así nos hemos quedado de impactados, recordando todas esas polémicas sobre «la resurrección digital», lo ético de resucitar a Tarkin en la Vengaza de los Sith o en Rogue One, sobre si debería haberse hecho otra resurrección digital de Carrie Fisher en El Ascenso de Skywalker… Y, ¿sabéis qué? Ya me da igual que Disney sea una máquina corporativa sin sentimientos, me da igual que se hayan comprado casi todo lo que me gustaba de crío y que seamos rehenes emocionales de sus ejecutivos. Me da igual que tarde o temprano crean que Marvel, Star Wars o Alien es un juguete roto y que es mejor dejarlo guardado en un cajón durante décadas, hoy he visto a Luke Skywalker y la sensación ha sido impagable. Éso es lo que me ha parecido más bonito, más cuqui y más maravilloso de todo The Mandalorian, y éso es con lo que me quedo. Que me resuciten digitalmente a Luke, a Han, a Leia, a Lando y a quien haga falta, yo encantado de volver a verlos.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

37 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
M'Rabo Mhulargo
Admin
21/12/2020 10:45

FANSERVICE!

M'Rabo Mhulargo
Admin
21/12/2020 14:16

Fanservice, en este contexto, es malmeter y cizañear xdd

Save
Save
21/12/2020 11:05

It is treason, then

Save
Save
21/12/2020 14:51

You were the Chosen One! It was said that you would destroy the fanservice, not join them!

Save
Save
21/12/2020 15:33

The fanservice side of the force is a pathway to many abilities, some considered to be unnatural.

Save
Save
21/12/2020 16:26

¿La trilogía de las precuelas o la de Raimi de Spider-man, cuál tiene mejores memes?

Save
Save
21/12/2020 19:38
M'Rabo Mhulargo
Admin
21/12/2020 17:54

Y lo que hubiese molado si sale Kyle Katarn de la nada y se queda casi todo el mundo a cuadros porque no saben quien es? xd

Vizh
Vizh
21/12/2020 12:28

Pues seguramente será porque yo no tengo la misma inversión emocional en Luke, pero a mí esas caras inertes interactuando con gente de verdad me siguen cantando la traviata, y me sacan de la experiencia inmersiva necesaria para que algo me emocione como espectador. Aparte de que es el ejemplo máximo de darle al público únicamente más de lo mismo, que es que ya no se admite ni el paso del tiempo por los actores.

M'Rabo Mhulargo
Admin
21/12/2020 14:26
Responde a  Vizh

A mi aunque me jode estar de acuerdo con Diógenes y preferiría seguir malmetiendo, prefiero ver a un personaje que es probablemente el mas representativo de la saga, al menos para los que crecimos en los 80, haciendo su segundo «Retorno del Jedi» , regresar a lo grande aunque sea para un cameo (de momento) que cualquier personaje nuevo que me quieran presentar, aunque sea con una cara que no acaba de quedar real. Y quizás es porque con el genero superheroico estoy acostumbrado a tener siempre mas o menos a los mismos personajes, pero yo no veo ningún problema… Leer más »

Stravinkay Modelarus
21/12/2020 14:07

«no estamos viendo la serie por los ojos de Mando, sino por los ojos de un espectador de un serie de Star Wars»

Stravinkay Modelarus
21/12/2020 15:30

Supongo, aunque para mi es una de las razones de que el capítulo de Rick Famuyiwa haciendo homenaje a Sorcerer (o la película francesa en la que se basa Sorcerer, que no me acuerdo el nombre) sea el mejor de la temporada.

Stravinkay Modelarus
21/12/2020 16:01

Nos estamos portando, yo diría, que has comenzado el post diciendo que Baby Yoda es un lagartijo feo que hace ruiditos.
Yo especialmente estoy demostrando una elegancia tremenda, xD

Stravinkay Modelarus
21/12/2020 16:25

Ohhh, como el personaje de Bill Burr en Chapter 15: The Believer!

Stravinkay Modelarus
21/12/2020 16:48

Se nota por la respuesta que era súperplaneadísima la referencia!
Raro que no fuera una al capítulo en cuestión, pero tampoco te voy a culpar por preferir hacer metarreferencia al mejor episodio de la temporada. xD

M'Rabo Mhulargo
Admin
21/12/2020 17:55

Espero que te emociones igual cuando estrenen Wandavision!

cavc94
cavc94
21/12/2020 19:08

Lograste emocionarme con tu entrada. Aunque a mí ni me va ni me viene Star Wars.

Save
Save
21/12/2020 19:36

Vale, ya hablando en serio. Estoy de acuerdo en que Luke está bien metido en el guión y me gustó verle desenvolviéndose en su cénit, pero me toca las narices que tengan un universo entero para explorar y vuelvan una y otra vez sobre lo mismo.

No quiero nostalgia, quiero que me sigan enseñando los rincones escondidos de un mundo que tiene un potencial tremendo, no la misma superficie una y otra vez.

Last edited 9 meses han pasado desde que se escribió esto by Save
Save
Save
21/12/2020 22:12

Tengo curiosidad por ver que hace Robert Rodríguez.

Save
Save
22/12/2020 12:31

Imagino que se habrá comprometido por una sola temporada.

Shy Guy
Shy Guy
21/12/2020 22:00
Responde a  Save

Coincido. Yo soy un fan de Star Wars, acérrimo. Pero de su universo, las pelis fuera de la V, no sé si las volvería a ver. Pero el universo de Star Wars es mucho más grande que las películas. Por eso esta serie me llamaba (todo bien con los guiños) pero creo que hay tanto para explorar y para inventar todavía.
Me encantaría una serie del Republic Commando, por ejemplo.

Stravinkay Modelarus
22/12/2020 00:22
Responde a  Save

Ok, no.

Spoiler
Ahora yo voy a hablar en serio. Me alegro de que se emocionara Diógenes (para de leer aquí Diógenes) y en serio no quiero ponerme a contrariar (me he limitado a decir que capítulo me gustó más) pero de ninguna manera puedo estar de acuerdo en que Luke está bien metido en el guion. Así como Ashoka y Boba Fett no lo están tampoco. La serie hizo 3 backdoor pilots en cuestión de 4 episodios que funcionan según la relación del espectador con otro contenido de Star Wars.
Porque no, no está bien que me hagas dos temporadas mostrándome la relación entre Mando y el lagartijo feo para después decirme que “solo se lo quería endosar a un Jedi”, algo que se nos dice, seguro, pero se nos demuestra muchísimo menos. No le da el niño a Ashoka (vaya capítulo que resulta totalmente inconsecuente… Porque es un backdoor pilot), se deja la vida (y la armadura de beskar, si hasta tiene más consecuencia Boba en el «all is lost episode» que Ashoka) protegiéndolo y va contra el mismísimo imperio con tal de rescatarlo (otra vez, porque ya lo hizo en la primera temporada). Pero cuidado, que han metido un muñeco de cera al final del capítulo y se lleva el niño porque, da igual, aceptamos que nos digan que la serie va a ser sobre Mandalore y la espadita negra esa aún cuando hemos visto que Mando no para de romper credos y reglas por Grogu. Vaya desperdicio de dos temporadas si lo que vamos a resaltar es la aparición de un personaje que no sé si ni el nombre nos dicen.
La serie lo que ha hecho es integrarse al universo de Star Wars a través de «precuelizar», por eso nos parece que vuelve una y otra vez sobre lo mismo; «oh, ha aparecido Ashoka ¡síguela en su propia serie!», «oh, ha aparecido Boba Fett ¡Síguelo en su propia serie!», «oh, ha aparecido un muñeco de Mark Hammill ¡a que los emociona como cuando Anakin se convierte en Darth Vader y grita ‘nooooo’!» (si no te suena como precuelizar; piensa en Darth Maul y demás personajes que tuvieron que desarrollar en series animadas para poder vender los juguetes). El potencial de la serie no está solo en los rincones inexplorados, sino que en estar bien contada y lo siento mucho pero los Jedis atentan contra historias bien contadas especialmente de la forma que se los introduce en esta temporada.
Lo importante de la trilogía original no es que Luke se vuelve un Jedi, son las aventuras que tiene con Han y Leia y Chewie y Lando y el impacto emocional que conllevan todas sus figuras paternas y su rebelión contra estas. No puedo creer que sea yo, la persona menos interesada en Star Wars el que tenga que decirlo. NO IMPORTAN LAS ESPADITAS. NO IMPORTA LA FUERZA. IMPORTA LA HISTORIA. Y no me puedes decir que esta es lo conclusión lógica de la historia con cara seria, cuando siquiera es un buen cliffhanger (no es malo, pero no es bueno tampoco, porque es como si el cliffhanger del Imperio Contraataca fuera Luke marchándose a Dagobah a buscar a Yoda).
En serio, son las peores señales que ha dado la serie y son lo que más han destacado.

Buf. Disculpa, que en realidad lo que quería decir es que me divertí mucho con tus intercambios con Diógenes más arriba.