Martha Washington: Give Me Liberty – Frank Miller, Dave Gibbons y un vistazo a un futuro demasiado familiar

Durante este confinamiento que hemos dejado atrás (y al que parece que nos dirigimos de nuevo) no solo hubo tiempo para buscar material de ficción sobre epidemias, sino también para releer clásicos de esos que han mejorado con el paso del tiempo. Porque eso es lo que me he encontrado al volver a leerme el Give Me Liberty de Frank Miller y Dave Gibbons, un cómic que he disfrutado mas que la ultima vez que lo leí y que tristemente ahora es incluso mas relevante de lo que fue cuando se publico por primera vez hace treinta años. Así que vamos a regresar a lo que por aquel entonces era el cercano futuro de la primera década del siglo 21 para reencontrarnos con Martha Washington y su lucha por ser libre en un mundo en el que lo tiene todo en contra.

El simbolismo no fue nada sutil

Mientras Estados Unidos se hace pedazos poco a poco, Martha Washington nace en Cabrini–Green, un proyecto de viviendas publicas de Chicago para aquellos sin recursos (y no blancos) que era una prisión en todo menos en nombre, y el Presidente Rexall obtiene la primera de sus múltiples victorias electorales. Bajo el mandato de Rexall el país ha seguido degradándose y fragmentándose mientras Martha ha hecho todo lo posible para escapar del futuro al que estaba abocada sin remedio, incluyendo el alistarse en PAX para luchar por un país que la ha tratado como basura en la jungla del amazonas. Y aun teniéndolo todo en contra esta heroína de humildes orígenes esta destinada a tener en sus manos el destino y el futuro de ese país que tan poco ha hecho por ella.

Martha no va a dejarse pisotear por nada ni nadie

Ya cuando leí este cómic hace mas de veinticinco años me impacto profundamente por lo diferente que era a lo que estaba acostumbrado a leer por aquel entonces. Y años mas tarde y muchas nuevas lecturas y ampliación de gustos después, al releérmelo hace unas semanas después de tanto tiempo me he encontrado no solo con que es tan bueno como lo recordaba, si no que he descubierto muchos detalles que en su día no percibí y que también es, como decía al comienzo tristemente mas relevante aun de lo que fue en su día. Aunque hay detalles en los que Miller y Gibbons se quedaron algo cortos como a la hora de retratar lo que era un presidente horrible…

Da miedo cuando la realidad supera a la ficción

Acompañando a Martha desde que nace hasta prácticamente su mayoría de edad, la vemos crecer en un mundo horrible que va a peor cada día, en el que los ricos son cada vez mas ricos, los pobres mas pobres y el gobierno se esconde detrás de un falso patriotismo para reclutar mas carne de cañón con la que alimentar su sanguinaria maquinaria bélica. Pero aun teniéndolo todo en su contra desde el primer día, Martha conseguirá salir adelante a base de tenacidad y coraje, negándose a aceptar ese destino que parece venirle impuesto desde que nació.

Es envidiable su tenacidad

Aunque quizás lo que mejor defina a Martha es esa cualidad de “heroína a su pesar”, ya que en mas de una ocasión la encontramos en situaciones en las que lo mas “inteligente” seria agachar la cabeza o mirar hacia otro lado. Pero en lugar de eso Martha siempre acaba sintiéndose impulsada a hacer lo correcto simplemente porque es lo correcto, aunque eso la ponga a menudo contra las cuerdas o incluso al borde de la muerte, pero no sabe ser de otra forma.

Y si, Martha también disfruta aporreando nazis

Un cómic en el que Miller y Gibbons salpican la acción con fragmentos de informativos, propaganda del gobierno, publicidad e incluso fragmentos de revistas y periódicos, que nos permiten conocer con mas detalle este peculiar futuro distopico no tan diferente a nuestro presente. Una formula que ya Miller había utilizado en su Dark Knight Returns y que Paul Verhoeven había popularizado unos años antes en su Robocop y que llevaría a extremos de genialidad una década mas tarde en Starship Troopers. Y aunque Miller y Verhoeven no llegaron a trabajar juntos (Aunque Miller trabajo en Robocop pero en la secuela de Robocop que dirigió Irvin Kershner) no es difícil imaginar que existiese cierta inspiración mutua.

Si es que esto podría ser un anuncio de la Infantería Móvil sin problemas

Aunque quizás lo mas curioso que me he encontrado con esta relectura es el darme cuenta de que, ya sea por influencia de Dave Gibbons, por los amplios gustos en cómic de Frank Miller, o probablemente un poco por ambas cosas, Give me Liberty parece estar fuertemente influenciado por revistas británicas de cómic como 2000 A.D. o Crisis. El punto de inspiración mas obvio parece el Third World War (1988) de Pat Mills y Carlos Ezquerra, cuya protagonista Eve podría ser una hermana perdida de Martha, ambas jóvenes negras que se alistan en lo que existe como ejercito en sus respectivos futuros distopicos (Free Aid en el caso de Eve, PAX en el caso de Martha) para luchar en las selvas de Sudamérica por un país en el que no creen.

La influencia aquí no parece muy disimulada

Pero los parecidos entre ambos cómics no van mucho mas allá, ya que mientras que Mills y Ezquerra siguieron por unos parámetros mas o menos realistas, Miller y Gibbons se volcaron en los elementos mas satíricos y de ciencia ficción de su historia, haciendo que Martha se encontrase con mutantes telepatas, clones, robots, mascotas corporativas gigantes convertidas en armas o incluso satélites con “rayo de la muerte” mientras se enfrentaba a la corrupción y a los delirantes grupos secesionistas que amenazaban con destruir su país. Una senda esta ultima que hace que el cómic en muchos momentos llegue a recordar en numerosos momentos a otro clásico del cómic británico como el Juez Dredd.

Las mascotas corporativas tienen mucho peligro

Y si este cómic de Miller y Gibbons se mantiene tan fresco y apasionante como el día de su publicación, el trabajo de Gibbons brilla con luz propia. Pese a que para muchos parece que Dave Gibbons es solo el dibujante de Watchmen y punto, hablamos de uno de los mejores profesionales del medio, con mas de cuarenta años de experiencia a sus espaldas y que en esta miniserie realizo uno de los mejores trabajos de toda su trayectoria profesional. Su característica atención al detalle esta presente en cada pagina, sumergiéndonos en la historia y permitiéndonos comprender un poco mejor este mundo gracias a pequeños detalles que casi pasan desapercibidos.

Con mostrarnos como viven Martha y su familia ya nos hacemos una idea de que no nadan en la abundancia

Ademas de eso Gibbons hace gala de su inmenso talento a la hora de retratar las escenas de acción, sin tener nada que envidiar a las escenas mejor coreografiadas del cine, su enorme habilidad a la hora de crear entornos y maquinarias casi imposibles o su capacidad de dotar de “vida” a sus personajes gracias a su dominio de la expresividad y el lenguaje corporal. Regalándonos ademas con algunos momentos de una belleza aterradora.

Dan ganas de hacerse un poster con esto

Pero la historia de Martha Washington no terminó aquí ni muchísimo menos. El personaje resulto ser bastante popular y durante los siguientes diecisiete años Miller y Gibbons volvieron a ella de forma intermitente en diferentes especiales y miniseries haciendo una crónica de su vida hasta el momento de su muerte, mostrándonos como hasta el final nunca dejó de luchar por esa libertad que tanto ansió toda su vida y siguió inspirando a otros a seguir sus pasos. Un personaje apasionante con un mundo que cada vez se parece mas al nuestro y que ahora seria el momento perfecto para formar parte de esa oleada de adaptaciones del cómic al cine o la televisión para que las nuevas generaciones puedan descubrir a este gran personaje y que sus creadores son mucho mas que Sin City y Watchmen.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

20 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Zatannasay
Zatannasay
15/07/2020 18:13

¡Hombre! Estaba esperando el momento de ver un artículo sobre este grandísimo cómic. Hacía tiempo desde que se habia comentado Pues sí. Se salieron los dos. Yo lo leí en su momento y lo disfruté, pero se me hacía muy denso y en el fondo me parecía muy paródico. La sensación era la de que era un envoltorio muy florido para un contenido muy bruto y poco trabajado. Como que Miller quiso hacer una cosa muy burda y Gibbons se esmeró en dibujarlo. Pues no. Ahora cada vez que lo ojeo me parece mejor. Los mil detalles que se descubren… Leer más »

Diógenes Pantarújez
Admin
15/07/2020 18:43
Responde a  Zatannasay

Es un perro verde, porque es Miller haciendo un cómic de 2000AD, y el hecho de que lo dibuje Gibbons deja claro que no tiene el callo de los británicos escribiendo en ese género. Pero joder, Miller es mucho Miller y más en aquellos tiempos, así que lo que sale es su tebeo más flojo de una época en la que estaba sacando los año uno de Batman y Daredevil, Robocop VS Terminator y Sin City, tela.

Diógenes Pantarújez
Admin
15/07/2020 20:43
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Coñe, es que es Miller! Juega en su propia liga, es como si me preguntas cuál es el tebeo más flojo de Alan Moore en los 80!

Diógenes Pantarújez
Admin
15/07/2020 23:23
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Estaría entre «La Broma Asesina» y «¿Qué le sucedió al Hombre del Mañana?», aunque seguro que me estoy olvidando de alguna cosilla suelta que hizo.

Diógenes Pantarújez
Admin
16/07/2020 08:47
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Hrmm, eso da para post…

Zatannasay
Zatannasay
16/07/2020 21:12

Saliendo del género superheroico se te hace raro leer Martha Washington.
Pero es una maravilla que terdarán unos años aun en empezar a apreciar. Se nota, que fuera del género superheroico Miller tiraba más por cosas tipo Hard Boiled o Bad Boy.

Diógenes Pantarújez
Admin
17/07/2020 08:43
Responde a  Zatannasay

O por pajas muy locas como Ronin, que eso en cualquier otra situación no se lo publicaba nadie de lo raro que es!

Zatannasay
Zatannasay
16/07/2020 16:11
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Lo que pasa es que cuando eres niño no ves ciertas cosas en la sociedad. Y cuando creces ya las percibes.

Antes piensas que el cómic es una exageración luego piensas que se queda corto.

Ziggy
15/07/2020 19:56

Es curioso que años despues acusaran a Miller de fascista, considerando la historia aqui descrita y como terriblemente se ha tornado tan proxima.

Payton Wynn
Payton Wynn
16/07/2020 13:49
Responde a  M'Rabo Mhulargo

En el caso de Verhoeven, parece que la gente es incapaz de percibir lo que es una parodia, porque a quien le entren ganas de alistarse en la Infantería Móvil después de ver la película, que se lo haga mirar. Aunque igual hay gente que después de ver «Robocop» considera que los de la OCP son unas bellísimas personas, o que el héroe de «Desafío Total» es Coohagen.

Last edited 3 meses han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
Diógenes Pantarújez
Admin
16/07/2020 18:22
Responde a  Payton Wynn

Cuando tenga tiempo, mucho tiempo, me encantaría hacer una serie de posts sobre Verhoeven, porque cada película suya es levantar el capó y ver DE TODO.
Fíjate que para mi su película más sosa es Instinto Básico…

Zatannasay
Zatannasay
16/07/2020 22:25
Responde a  Ziggy

La gente no entiende a Miller. O no quiere entenderlo. «Ruleta» en Daredevil es antifascista.
Lance Blastoff es un chiste brutísimo, una parodia con cero sutilidad contra ciertos comportamientos y ciertos heroes. Mucha gente no entiende el humor de sal gruesa de Miller.

Neinaaa
Neinaaa
23/07/2020 18:45

Gracias por la recomendación, muy interesante.

Ahora sobre Miller, ¿me están diciendo que All Star Batman & Robin es una especie de parodia?

Diógenes Pantarújez
Admin
23/07/2020 19:35
Responde a  Neinaaa

Yo desde luego no creo que Miller se lo tomara en serio, solo hay que ver esos diálogos!