Kane en la era de los bulos y fake news: Command & Conquer Remastered

Diez años llevamos sin un Command & Conquer numerado, y trece sin un juego como es debido porque sí, a mi Red Alert 3 me encantó; ¿cómo no puede gustarme un juego de osos asesinos y mechasamurais gigantes pegándose contra Gina Carano?

Obligatoria referencia al maestro Frank Klepacki, que puso la música de videojuegos en lo más alto en una época en la que a lo más que se había llegado era meter MORTAAAL KOMBAAAAAT en las discotecas.

Porque sí, yo siempre fui más de Red Alert que del propio Command & Conquer, con lo que cuando oí que se iban a remasterizar en un recopilatorio los dos primeros juegos me hizo ilusión sobre todo por volver a ver esa segunda guerra mundial alternativa, ese Einstein matando a Hitler y ese entrañable Stalin borracho que se enfadaba porque la guerra que el mismo había empezado le molestaba durante sus orgías. Y sin embargo, cuando me he puesto a jugar al C&C original, me he sorprendido al darme cuenta de que la historia de este había envejecido hasta mejor. Me explico.

Dos juegos que marcaron una época, pusieron de moda un género y definieron el juego en PC de la era de los cibercafés. Tela.

No nos engañemos, los C&C son un producto de su época y la historia de estos juegos no es más que una excusa para la siguiente misión, se la nota improvisada y atropellada, pero la música de un Frank Klepacki descomunal y ese Kane interpretado por un Joe Kucan en estado de gracia acaban por quedársete grabados en la memoria. Por eso lo que más recordaba del juego era la música, la jugabilidad (que no deja de ser un RTS pre Starcraft, con lo que está un poco mayor) y las barbaridades de Kane, pero no las desventuras del GDI, la Iniciativa de Defensa Global creada por la ONU para hacer frente al grupo terrorista/secta liderado por Kane, la Hermandad de Nod. El GDI eran «los buenos», su papel en la historia era salvar el mundo y ya, con lo que la gracia estaba en jugar y vero los videos de la secta fascista de Kane. Pero claro, estamos en el año de la locura, en 2020, y jugar a esto ahora… Asusta.

Kane, 25 años después.

Asusta, porque los temas que trataba el juego aquel con todo su «camp» y cutrerío de pantalla verde antes de que George Lucas se volviera loco con el chromakey están la mar de actualidad, y mira que los teóricos expertos en geopolítica de principios de los 90 no se equivocaron ni nada con sus mamarrachadas como lo del «fin de la historia» y demás. Porque Command & Conquer nos habla de un conflicto en dos frentes: la ecología y la propaganda mediática, y sí, es cierto que en aquella época esos temas ya estaban en el candelero, pero en 2020 aún más, todo son bulos y hablar del cambio climático y las enfermedades que trae consigo, estableciendo pavorosos paralelismos con la Hermandad de Nod de Kane mintiendo con todo el descaro en sus boletines de noticias, enmierdando la reputación del GDI -miente, miente que algo quedará- y mientras tanto el tiberio inundándolo todo y provocando todo tipo de enfermedades en la población. Sí, Command & Conquer da miedo.

Stalin debería haber aparecido en todos los Red Alert, con mucho es el mejor personaje de la subsaga.

Y sin embargo, creo a pies juntillas que es el videojuego que nos hace falta en estos tiempos. Porque, a diferencia de Red Alert o la basura fascistoide de Generals, la saga del tiberio de C&C nos da una forma rápida de entender muchos de los conflictos actuales, aunque sea a golpe de parodia. Kane, con todo su carisma de líder iluminado, tiene un mensaje totalmente vacío que gracias a la interpretación de Joe Kucan es totalmente magnético, que te atrapa sin saber como lo consigue, porque quieras que no el credo de Nod de «Hermandad, Unidad y Paz» está totalmente vacio y es completamente falso, porque en Nod se matan unos a otros, las puñaladas traperas están a la orden del día y simplemente son una banda de matones con un megalómano sonado al frente. Por su parte, el GDI no tiene las manos precisamente limpias, pero por lo menos trata de guardar las apariencias y en ocasiones -en C&C3- dejan claro al jugador que no todo vale en la guerra, y te escupen en el ojo si crees que el fin justifica los medios.

Klepacki ha vuelto a grabar buena parte de los temas del juego original, para nuestro disfrute. Eso sí, sigo pensando que la Hell March de Red Alert 3 es la mejor.

Por lo demás, y a pesar de que la limpieza de las películas originales no es todo lo buena que nos hubiera gustado -que aun así es milagrosa, ojo- Command & Conquer Remastered da todo lo que promete, una nostálgica remasterización a 4K del juego que por veinte euros pone a nuestra disposición todo el contenido que tuvo en su día -tanto expansiones como misiones extra en los ports para consola- y modos online, además de pequeños apaños de interfaz por si quieres tener una forma de control más moderna que las de unos tiempos en los que la gente todavía tenía ratones sin rueditas y un solo botón -que la culpa la tiene Apple, te lo digo yo-.

Con solo pulsar la barra espaciadora pasamos del pixelaco original a la versión «limpia» en 4K, además de meternos un cómodo zoom para poder ver más y más mapeado. De lujo.

Aun así, tengo que decir que más allá de la nostalgia este juego puede tener cierto valor para los nuevos jugadores, porque las primeras misiones de cada campaña son tan condenadamente simples -ojo, solo al principio, en misiones posteriores la curva de dificultad hace hasta loopings- que más de uno se va a sentir como si esto fuera un juego moderno; mientras Blizzard y los C&C posteriores liquidaban lo básico del género con la primera misión -crea un edificio de generar tropas, crea tropas, ataca al vecino- en C&C remastered primero tienes una misión de llevar tropas, luego otra de hacer edificios y finalmente otra de atacar bases enemigas. Pasaba lo mismo en Warcraft I, y hasta cierto punto es entrañable ver como a mediados de los 90 el jugador de PC, ése que había estado manejando estadísticas complicadísimas en otros juegos como buen grognard, de repente necesitaba ser llevado de la manita hasta el punto de que aquello parece un juego de movil de esos gratuitos que tanto les gustan a los nenes de hoy en día. Y no, no hay nada de ironía en el comentario.

Pues sí, es LA banda sonora.

Porque tal vez el problema de los ETR y otros géneros de los 90 que yacen moribundos en nuestros tiempos venga de ahí, de habernos pensado que los juegos cuanto más inaccesibles mejor. Tal vez haga falta que tengamos tres o cuatro misiones de llevar de la manita y luego subir la dificultad, pensar un poco más en los novatos y enseñarles lo básico aunque luego ellos sean tan idiotas de pasar de la campaña y meterse directamente al online en el que son aplastados bien merecidamente. Vete a saber, al final si algo ha hecho este C&C Remastered es recordarme los tiempos en los que los ETR eran simples, directos y no eran en absoluto pretenciosos porque nunca se tomaban demasiado en serio (no como Age of the Empires). Echo de menos esos tiempos, así que este remastered -a diferencia del de Warcraft III Reforged, sí- ha complido bien su objetivo.

 

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

29 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
elemeefe
elemeefe
09/06/2020 08:12

Es que éste es EL REMASTER. Se nota que lo han hecho antiguos desarrolladores de Westwood Studios,porque es una auténtica orgía nostálgica. Desde las intros con las instalaciones fake, el jukebox con todas las versiones de la Hell March, hasta la forma en que te introducen en el juengo enseñandote los gráficos pixelados originales y, de pronto, zas! «pulsa espacio y flipa». Yo estoy disfrutando como un marranico en un charco. ¡Qué falta hacía una remasterización así! Ojalá se venda bien y sigan remasterizando la serie, porque Generals tendrá todo el tufo que quieras, pero es una pasada y falta… Leer más »

M'Rabo Mhulargo
Admin
09/06/2020 12:21

Y luego me criticas a mi por nostagico…

Payton Wynn
Payton Wynn
09/06/2020 16:29
Responde a  elemeefe

Sobre posibles remasterizaciones de X-Wing/TIE Fighter, se supone que hoy iban a revelar un proyecto secreto de EA para Star Wars llamado «Project Maverick», pero lo han retrasado para la semana que viene. En un mundo ideal ese «Maverick» sería una referencia a «Top Gun» y el juego se revelaría como un space sim de Star Wars, pero mi mente racional me dice que ni en broma va a suceder eso.

Payton Wynn
Payton Wynn
13/06/2020 08:54

Pues oye, el Proyecto Maverick al final ha resultado ser algo llamado «Star Wars Squadrons». Supongo que será un multijugador en tercera persona con, en el mejor de los casos, la complejidad de un «Rogue Squadron»… ¡pero es que incluso eso sería un avance en estos tiempos oscuros de los space sims!
 
https://vandal.elespanol.com/noticia/1350735275/star-wars-squadrons-aparece-filtrado-en-la-microsoft-store/

M'Rabo Mhulargo
Admin
09/06/2020 09:00

«se matan unos a otros, las puñaladas traperas están a la orden del día y simplemente son una banda de matones con un megalómano sonado al frente.»
 
Si que da miedo que esto se pueda aplicar al juego o a demasiados elementos del presente.

Zatannasay
Zatannasay
09/06/2020 17:39

A lo que estamos, es a lo que hacen todos los robadores del sentido critico y del raciocinio. Es la perversión del idioma. Ese neologismo llamado «Fake news» no es más que el viejísimo «todo lo que vaya en mi contra es falso» Trump no es otra cosa que el mentiroso patologico. Si funciona es, no porque la gente se crea sus mentiras. Son total, manifiesta y absurdamente falsas desde su propio enunciado. El problema es que su publico, su votante, no quiere vivir en la realidad, así que se crea su realidad y le conviene Trump para eso. Están… Leer más »

Last edited 24 días han pasado desde que se escribió esto by Zatannasay
Zatannasay
Zatannasay
09/06/2020 23:27

Veo la apuesta y la subo.
La más insidiosa es afirmar el fin de la Historia. Afirmar el fin de la Historia es también decir cuando se acaba a tu conveniencia. Es afirmar el modelo perfecto que no sufrirá modificación. Comunismo, capitalismo, todos han querido matar la Historia y la muy condenada no se muere.

M'Rabo Mhulargo
Admin
09/06/2020 20:35
Responde a  Zatannasay

Pues precisamente Martha Washington me la relei hace una semana y va a caer reseña, que con los años ha mejorado.

Zatannasay
Zatannasay
09/06/2020 22:17
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Martha Washington en la primera lectura parecia una ida de pinza de Miller. En el plan de: «me apetece contar una distopia futura genérica» similar a otras como Ficcionario de Altuna (De hecho yo me pregunto si no habra inspiración, porque se parece mucho). Pero es que coñe.. va ganando con los años porque cada vez me veo más en ese mundo. Es un retrato de la desintegración de la democracia muy acertado. Tiene sal gruesa y astracanada que, yo creo, la gente no entendio y junto a otras obras provocó que señalaran a Miller como fascista; pero Martha es… Leer más »

Save
Save
09/06/2020 22:40
Responde a  Zatannasay

Lo de Altuna es probable, más sabiendo que a Miller le gustaba leer comics de todos lados (cualidad que deberían tener todos los autores pero parece no tenerla casi ninguno) y que ya tiene otros dos trabajos que recuerdan a historietas de autores argentinos.

M'Rabo Mhulargo
Admin
09/06/2020 23:38
Responde a  Save

De la afición de Miller por el comic de fuera de sus fronteras me sigue haciendo gracia que la primera vez que lei el nombre de Corto Maltes fue en Dark Knight y no en los comics de Pratt xd

Zatannasay
Zatannasay
10/06/2020 11:31
Responde a  Save

Yo me acuerdo de cuando Miller estuvo en Madrid. Que antes de ponerse para las firmas, se sentó junto con Azzarello en la sección de venta de originales a ojear las carpetas. ¡Como le brillaban los ojos al pasar las páginas de dibujantes españoles! Páginas típicas de escenas del oeste de los años 50 o así. Se le notaba el entusiasmo y la admiración; sonreía y le daba con el codo a Azzarello para señalarle cosas. ¿Como no vas a querer a alguien así? Por curiosidad. ¿Cuales son las historietas de argentinos que comentas? Yo tengo la teoría de donde… Leer más »

M'Rabo Mhulargo
Admin
10/06/2020 12:37
Responde a  Zatannasay

Mort Cinder fijo que se lo ha leído xd

Save
Save
10/06/2020 12:56
Responde a  Zatannasay

Mort Cinder para 300 y Alack Sinner para Sin City. Eduardo Risso dice que le preguntó a Miller si conocía a Breccia y le contestó que lo consideraba uno de sus mentores. Y a José Muñoz lo conoce seguro aunque sea por lo de Giffen.

Zatannasay
Zatannasay
10/06/2020 18:36
Responde a  Save

Mort Cinder ya lo suponía. Alack Sinner puede ser. Gracias por contestar.

Save
Save
10/06/2020 18:45
Responde a  Zatannasay

Todo son suposiciones mías, claro, que aquí la mayoría sabéis bastante más que yo. No sé si cuando hablas de las soluciones gráficas de 300 ibas por otro lado, porque mi conexión iba más por la temática y gráficamente lo recuerdo muy distinto de Mort Cinder.

Zatannasay
Zatannasay
10/06/2020 20:14
Responde a  Save

¿Conoces a Martín Saurí? Pues tiene una adaptación de la Odisea que ha sido reeditada varias veces y una Vida de Alejandro Magno que seguramente nunca ha sido reeditada. Pues ambas obras tienen viñetas y poses de personajes sospechosamente parecidos a cosas de 300. Claro. Vete a saber. Igual soy yo viendo cosas que no son. Igual veo un casco griego y me flipo. Igual son ambos autores recurriendo a la estética de las antiguas ánforas griegas. Igual Miller se empapó de todo cómic ambientado en la mitología y en la historia griega que pudo. Hablamos de alguien que trajo… Leer más »

M'Rabo Mhulargo
Admin
09/06/2020 23:37
Responde a  Zatannasay

Es como lo que sucede con Dredd o Starship Troopers, hay personas que si no son llevadas de la manita explicándoles todo lo que sucede no se enteran de lo que están viendo/leyendo. Que ya lo próximo sera decir que Claremont en la Patrulla X hacia apologia de la discriminación.

Roger
Roger
10/06/2020 07:15

No tengo ni idea de lo que habláis, porque no tengo mucha cultura de videojuegos noventera. Pero se nota que disfrutáis como enanos con ello. ¡Pues que envidia!