De pegarse con Claremont a pegarse con Shooter: John Byrne (II)

Cuenta John Byrne que Chris Claremont es el único guionista que le ha hecho llorar leyendo una página dibujada por él mismo. «Chris Claremont es el maldito mejor Chris Claremont que puedes encontrarte, sin duda alguna», dice, y teniendo en cuenta que esto lo dijo en el año 2003 después de más de veinte años de puyas entre ambos, está claro que Chris Claremont marcó a John Byrne.

Y aun así nunca se entendieron; mientras que para Byrne Fénix Oscura era el demonio, para Claremont era simplemente Jean con los poderes descontrolados.

Porque si durante su trabajo en Iron Fist Byrne se había sentido como un «art-bot» que se limitaba a dibujar lo que Claremont le pedía, en X-Men la cosa ya cambiaba, porque Byrne estaba mucho más implicado en los personajes. Que el nuevo editor, Roger Stern, fuera uno de sus amigos y le diera manga ancha para «inspirarse» también debió ayudar, provocando que con el tiempo la serie se convirtiera en un auténtico campo de batalla entre Claremont y Byrne, con el primero escribiendo un guión, el segundo modificándolo como le daba la gana y la voz cantante llevándola Claremont, que escribía largas parrafadas dejando claro por donde debía ir la historia y los personajes. Y mientras tanto, mes tras mes, Uncanny X-Men brillaba como nunca había brillado en toda su historia, con la serie pasando de estar a 30000 ejemplares de la cancelación a vender más de medio millón de ejemplares al mes; Daban igual las guerras entre Claremont y Byrne, lo cierto es que el resultado final era un cómic estupendo, una de las mejores obras de la historia de Marvel y un auténtico punto y aparte en la historia del género. Y maldita sea, hasta Claremont y Byrne tuvieron que reconocerlo, el producto de sus peleas era oro puro.

Y sí, esto lo escribió Stern, pero como que podría haberlo firmado el mismo Claremont.

Y por supuesto, lo que se sabe de los entresijos de esas broncas es un tanto contradictorio; si Byrne dice que la historia de Días del Futuro Pasado es idea suya «porque a Claremont no le gustaban los Centinelas», Claremont dice que no, que es suya pero que Byrne se salió igualmente. Si Byrne dice que el no tiene ego y que el que lo tiene es Claremont, Chris se limita a ponerse a un lado y dejar que John diga lo que le de la gana. Fuera lo que fuera lo que pasase entre los dos, lo cierto es que John Byrne no duraría mucho en la serie tras la marcha de su amigo Roger Stern del puesto de editor y el tandem Claremont/Byrne no se reeditaría hasta veinte años más tarde -que por cierto, si les toca juntarse cada veinte años, ¡ya vuelve a ser hora!- pero el Byrne que deja Uncanny X-Men en aquel momento ya no es el que la empezó cinco años antes; para entonces ya se ha asentado como dibujante habitual de Los Vengadores, había completado una gran etapa en Capitán América junto al propio Stern y había hecho sus pinitos en Fantastic Four junto a guionistas como Marv Wolfman o Bill Mantlo, por lo que lo extraño no fue que acabara dibujando Los 4 Fantásticos, lo extraño fue que acabara en ella también como guionista y convirtiera la serie en uno de los superventas de Marvel. Pero no nos adelantemos, porque primero toca hablar de Jim Shooter.

Hubo un tiempo en el que Jim Shooter y John Byrne hacían tebeos juntos, eso hoy en día sería más impensable que el que Claremont y Byrne volvieran a juntarse…

Para entonces Byrne ya había tenido sus primeros roces con Jim Shooter, el editor jefe de Marvel en aquellos tiempos. A principios de los 80 Jim Shooter se había quitado de encima a toda la vieja guardia de los 70 -Roy Thomas, Marv Wolfman y Len Wein, básicamente- y su intervención más sonada había sido la que obligó a Claremont y Byrne a matar a Jean Grey al final de la Saga de Fénix Oscura. Byrne describe a Shooter como un tipo micromanejador, arbitrario y dictatorial que tampoco tenía mucha idea de lo que hacía, con casos lamentables como la ocasión en la que, durante su etapa en Capitán América junto a Roger Stern, a Shooter se le ocurrió que a partir de entonces la serie debía constar de números autoconclusivos. Stern, que tenía ya pensada una historia de tres números, decidió no pasar por el aro, y el editor Jim Salicrup le pidió a Byrne que guionizara entonces la serie, cosa a la que el dibujante se negó por lealtad a su amigo, abandonando también la serie. Preguntado por el particular años más tarde, Shooter dijo que «debía haber sido un malentendido» y que no recordaba nada parecido, mientras que el propio Stern apunta hacia el editor Jim Salicrup que, presionado por la nueva política de Shooter de retrasos cero, quiso forzar un fillin en la serie cuando Byrne se acababa de casar y Stern estaba enfermo, cosa a la que Stern y Byrne se negaron porque creían que podían sacar el trabajo adelante igualmente, pero Salicrup no quiso pillarse los dedos y puso el fill-in. Esto, que en principio no debería ser ningún problema, molestó tremendamente a Stern, porque no solo el equipo creativo perdía así una bonificación por publicar varios números seguidos, si no porque como antiguo editor él sabía que cada vez que publicas un número de relleno el número de lectores baja. Y por no querer discutir más pues oye, dejó la serie y Byrne también. Pero volvamos a los 4 Fantásticos…

Yo diría que la época en la que John Byrne se quita todos sus referentes de encima y se convierte en la versión más pura de si mismo es precisamente la de sus 4 Fantásticos.

Como decíamos, John Byrne ya había dibujado algunos números de la serie, y Jim Salicrup -otra vez- le sugirió hacerse con los guiones con Bill Sienkiewicz dibujándola. Byrne aceptó, pero cuando ya tenía preparados unos cuantos guiones Sienki decidió cambiar de aires -a Caballero Luna nada menos- y Byrne se encontró sin dibujante. Ante la perspectiva de tener que elegir dibujante, Byrne optó por la sensata decisión de pasar a ser autor completo, y así es como el número 232 de Fantastic Four nos vino escrito, dibujado y entintado por John Byrne. Había empezado su etapa más larga en una serie y probablemente el mejor de sus trabajos como autor completo.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

28 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Roger
Roger
4 años han pasado desde que se escribió esto

El propio Byrne reconoció en Hulka que siempre odió a Fénix Oscura (aunque, paradójicamente, le encante Jean Grey…), y que no le gustaba nada dibujarla. Aunque siempre que lo hace, lo borda.
Yo pienso que Shooter tuvo más razón que un santo matando a Jean Grey, o Fénix. O la doble con peluca para escenas peligrosas. O quiensea que la palmara. Las acciones deben tener consecuencias, y entonces no era como ahora, en que un personaje puede hacer la mayor barbaridad y la semana siguiente está en otra colección como si tal cosa.
Sois muy equidistantes sobre las peleas Byrne/Claremont. Los grandes matrimonios artísticos siempre son difíciles. Claremont sin duda era más diplomático, pero también tiene tela. En cuanto a Byrne, su bocaza y su ego eran famosos.
Recordando esa época, algo que me gusta del Byrne clásico es que es capaz de dibujar con el estilo más claro, luminoso y «clásico» del multiverso, pero al mismo tiempo puede retratar la sordidez más degradada, barroca y grotesca.
Roger Stern tuvo un papel muy importante en la Marvel de los 80, y al parecer no solo como guionista sino como editor. Se merce un especial Brainstomping algun día!
Sobre los 4 F… Yo siempre diré que nadie a dibujado tan bien a la Cosa como John Byrne. Ni Kirby, ni Larroca, ni gaitas. El Rey lo creó, de acuerdo, pero el Barbudo de Calgary lo llevó a su forma definitiva. Su cosa es barroca y de formas inhumanas (no es solo un hombre cubierto de piedra, sus proporciones son exagerdas), pero al mismo tiempo es de lo más gruñón y humano. Es un monstruo, y a la vez un hombre.
Lástima que todos los intentos de Byrne de hacer madurar a Johnny Storm fracasaran… pero eso no fue culpa suya.

Zatannasay
Zatannasay
4 años han pasado desde que se escribió esto

Byrne es enorme con todos sus fallos, o precisamente gracias a ellos. Lo cierto es que sin estar armado de ese ego legendario seguramente no se habría animado a encarar todo lo que hizo.

Podemos lamentar su lucha con Claremont, pero eso tambien fue gasolina creativa.

Stern creo que debe ser el gran guionista no rutilante de la historia de la Marvel. Se las arregló para estar detras de mil obras maestras de la época.

elemeefe
elemeefe
4 años han pasado desde que se escribió esto

Allí donde tocaba Stern había oro. Posiblemente el guionista de cómics de superhéroes más olvidado e infravalorado del mundo. Lo que hizo en Dr. Extraño es una pasada, y estoy al 100% contigo, pero ¿qué me dices de sus Vengadores? A lo mejor soy raro o me falta mucho por leer de los últimos años, pero yo casi casi que diría lo mismo: su etapa de los Vengadores es de las mejores, por no decir la mejor (o, al menos, mi favorita).

TheDodo
TheDodo
4 años han pasado desde que se escribió esto

A mí me encantó la Guerra del Olimpo, que es también su último do de pecho antes de su propia decadencia

Zatannasay
Zatannasay
4 años han pasado desde que se escribió esto
Responde a  elemeefe

Los Vengadores de Stern son un prodigio. Junto a algunos vengadores de renombre incorpora a personajes a los que nadie escogeria como su primera opción para crear un equipo (Caballero Negro, Namor, Capitana Marvel, Hercules, Starfox) para hacer unos Vengadores que se mueven perfectamente en todos los ámbitos, (mitología, espacio, conflicto de personalidades en la mansión, etc) son heroes y son pedestres.

Se marca una de las mejores etapas de la historia del grupo y lo hace sin ningún alarde; no tienes sensación de estar leyendo algo memorable, pero años después recuerdas su etapa vividamente mientras has olvidado etapas que se vendieron como inolvidables.

Lo mismo que su Spiderman, otra etapa que leida en su momento parecía números de relleno, pero no.
Esos números no eran escombros para rellenar zanjas; eran bloques de granito para crear los cimientos de la Marvel.

M'Rabo Mhulargo
Admin
4 años han pasado desde que se escribió esto

No lamenta el propio Byrne no haber hecho una etapa de Extraño?

M'Rabo Mhulargo
Admin
4 años han pasado desde que se escribió esto

Yo recuerdo que en su día me releí un montón de veces aquellos dos números de los 4F en los que Extraño les ayudaba a pegarse con Mefisto y me sabían a poco.

M'Rabo Mhulargo
Admin
4 años han pasado desde que se escribió esto

Mandándolos a todos a K’un L’un con un gesto cuando se suponía que era imposible… snifs

Stravinkay Modelarus
4 años han pasado desde que se escribió esto

¡No puedes escapar de Shooter! (No te culpo: es una figura increíblemente fascinante).
Antes de arrancar a hablar de Byrne.
Sobre Jean; es que «la culpa es de los poderes» de Claremont no es una buena idea; sirve como parche/excusa para Magneto y ya. Mucho más con los X-Men que se fundan sobre la base de un uso responsable de sus poderes (como casi todos los héroes, especialmente los de Stan Lee).
La vieja guardia setentera se ganó su salida con lo de escritores/editores (y te has olvidado de mencionar a Gerber aunque a lo mejor ya se había marchado como Conway a esas alturas, no recuerdo). Se habían dado carta libre a lo Bendis y ninguno estaba exactamente dando buena fama al título.

Como ya he dicho, el Byrne setentero estaba ansioso por probarse profesionalmente y se nota (y me encanta); pero ya para los ’80 tanto él como Claremont y Stern eran profesionales (y como la copa de un pino) con una experiencia de trabajo inigualable; editados por Wein, Wolfman, Goodwin y los primeros años de EiC de Shooter y haciendo el clásico camino de las épocas; asiste a un editor o haz un fanzine, haz un fill-in aquí y allá, haz una serie de un personaje poco conocido; toma los X-Men (o DD, o Los Vengadores o los 4F), todos tuyos!
Esto es pura suposición pero Los Vengadores de Byrne la mayoría escritos por Shooter, un protegido de Mort Weisiniger y estudioso de cómics y en especial la Marvel de los ’60 (de ello dependía su trabajo ¡en su adolescencia!) y probablemente vigilados con lupa por el mismo Jim Shooter, debieron ser una verdadera escuela. El talento puro y ambición de Byrne encontrándose con el temple de Shooter.
Pero claro que junto con Los Vengadores están sus colaboraciones con Stern y Claremont, que son más el clásico hacer de jóvenes talentosos abriéndose camino. Su Iron Fist es más talento crudo que otra cosa; sus X-Men son la refinación de este talento (tanto de Byrne como de Claremont) con la situación de Jean catalizando y/o cristalizando esos años de evolución y como ya he dicho también rompiendo con la edad de plata y bronce; Claremont consigue personajes tan vivos y completos que no entiendo el que hoy en día se pueda ver distinto y Byrne alcanza el pináculo de lo que como artista va a conseguir en los mutantes (porque son de Claremont!Claremont!Claremont!). Días del Futuro Pasado es la obra que es hoy en día por esto mismo.
Mientras tanto en Capitán América; Stern y Byrne demuestran que ese talento y profesionalismo sobre la narrativa se puede traducir a cualquier proyecto y «recuperan» a un Steve Rogers que deambulaba sin rumbo tras Englehart y Kirby.
El Byrne de los 4F depura lo aprendido con Claremont, lo aprendido con Shooter y lo que se trae de Kirby y Neal Admas y demás influencias. Además de su fanatismo por Star Trek. Es un Byrne que tiene todas las herramientas para contar una historia tan bien como Kirby y el talento inigualable para juntar sus otras influencias en un estilo propio y moderno. Un Byrne que sabe lo importante de tener un personaje definido y claro pero que a su vez sabe no ser estático permitiéndose ser sacudido y crecer a través de sus experiencias. Además una cabeza inundada del sci-fi que superó su status pulp y un nuevo objetivo y ambición: demostrar que es mejor que Claremont (y se necesita ser muy bueno para sqiuiera intentarlo).
Y para mejor en una de las épocas de mayor nivel y competencia creativa; una industria efervescente que daba lugar a cosas como el DD de Miller, los X-Men de Claremont, los Teen Titans en DC o el IronMan de Michelinie/Layton y O’Neill, etc. etc.

Stravinkay Modelarus
4 años han pasado desde que se escribió esto

Creo que en los ’80 estuvo en animación, Gerber.
Yo es justamente por ese vitriol y por lo que dice George Perez de trabajar con Shooter que pienso que Byrne aprendió de trabajar con él. Obvio que si lees sus 4F sacó mucho más de Claremont y de Stern, porque Shooter no deja de ser bastante anticuado al narrar pero el tener al coloso micromanejador y dictatorial encima le enseñó a él y muchos otros si no tanto las reglas en sí a saber romperlas con mucha cabeza (mucha más que la que se tiene hoy en día) y a evitar todo y cualquier error porque ya estaba predispuesto a señalarlo (era su trabajo, xD).
Y la verdad es que con darle el OK a X-Factor casi estoy convencido de que tampoco tenía mucha idea de lo que hacía (espera un momento… XDXDXD).
Y si será increíble Byrne, que «de Claremont todavía dice cosas bonitas» cuando lo difícil es decir cosas feas, XD.

Ismamelón Sobrino
Ismamelón Sobrino
4 años han pasado desde que se escribió esto

Nunca me ha importado la intrahistoria de la colaboración entre Byrne y Claremont. Aunque no deje de ser importante. Pero cada vez que se menciona a la Patrulla X escucho la tonadilla de Cinema Paradiso acompañada de un tropel de viñetas de esa época y casi todo se cura. Respecto a su etapa en Capitán América creo que me convierto en algo parecido a ese perro japonés que esperaba a su dueño a la salida de la estación de tren, cambiando esta por una papelería.
He recortado varias veces la silueta de su Cosa de algunos tebeos de los 4 Fantásticos. De la lucha contra Terrax, sobre todo, esa viñeta en la que aparece repanchingado en el asiento de un taxi. Y nunca acabaré de entender qué puede llevar a otros muchos dibujantes a dibujar un torso o unas espaldas humanas cuando les toca hacerse cargo de la Cosa.

Roger
Roger
4 años han pasado desde que se escribió esto

Ese es precisamente mi punto. La Cosa no puede ser un grandote cachas con la peor ictericia del mundo. Tiene que ser algo inhumano.
Recuerdo perfectamente esa viñeta del taxi… De hecho un problema que tenía en esa época es que no cabía en muchos coches!

elemeefe
elemeefe
4 años han pasado desde que se escribió esto

Bueno, nunca nunca nunca olvides la versión de Simonson! (que vamos, es una evolución de la de Byrne, como no podría ser de otra forma)

Roger
Roger
4 años han pasado desde que se escribió esto

Pues por lo que he visto la versión de Simonson es de lo más kirbyana… A mi me gusta más la de Byrne, la verdad. A menos que os refiráis a la Cosa puntiaguda que apareció en la peculiar etapa Englehart.

TheDodo
TheDodo
4 años han pasado desde que se escribió esto

Creo que no hay mejor ilustración de la decrepitud y la derroición de dos autores que fueron Dioses en sus días de gloria como el arco de JLA (donde rebooteaban a la Doom Patrol) de Claremont y Byrne. Lo alot que estos dos juntos llegaron (X-Men) y lo abismalmente bajo que cayeron (JLA). Los dos han envejecido fatal.

lucas
lucas
4 años han pasado desde que se escribió esto

para mí, lector treintañero cuyo primeros comics son el byrne de Superman, legends, acengers west coas, etc byrne es el puto amo. esta en esa lista de autores que dejan versiones canonicas: garcia lopez; George Pérez; Alan Davis o alguno más. y encima es un muy buen guionista. así que no soy objetivo al momento de compararlo con claremont. al patriarca mutante lo descubir tarde y ahí si descubrí un tipo que planteaba los argumentos como temporadas largas de TV algo que es muy moderno para su epoca pero que hoyestaria fuera de lugar (curiosamente). creo que al final la separación era necesaria recuerdo la viñeta post muerte de Jean en la aventura de roncador y logan en Canadá donde claremont ponía en la caja de texto que kurt estaba apenado y triste y que se yo mientras que byrne lo dibujaba riendo. por último diré que aún peleados tenian una excelente sinergia las patadas que se pegaban mutuamente (byrne diciendo que el doom que se alió con arcade era un doombot o Chris saliendo a explicar el estatus de la lilandra que se les aparecía sobre la cama a los Richards por ej) saludos a ver más post así!!!

Tom Frenz
Tom Frenz
4 años han pasado desde que se escribió esto

Wolfman y Pérez son 1 ejemplo de todo lo contrario: Wolfman siempre daba la impresión de que echaba de menos a Pérez en NT.
Por cierto, Wolfman estuvo en NT casi tanto como Claremont en los mutantes y su decadencia comenzó cuando los dejó (no recuerdo nada suyo relevante en los últimos 25 años)