Hace dos meses y pico que falleció Norm Breyfogle y sigue siendo doloroso recordar que ya no esta entre nosotros, pero como dije en su momento lo mejor, y lo único, que podemos hacer es recordar su trabajo para mantener viva su memoria. Y por eso hoy quiero hablar de un cómic que no solo es una gran historia en la que Breyfogle tuvo la oportunidad de profundizar en uno de los villanos mas interesantes de Batman como Ra’s al Ghul o de poder trabajar con toda una leyenda del cómic como Denny O’Neil, sino que artísticamente “El Nacimiento del Demonio” es probablemente uno de los trabajos mas espectaculares de toda su carrera. Así que vamos a olvidar la tristeza por un rato y a recordar que fue lo que hizo de Norm Breyfogle uno de los artistas mas grandes que nos ha dado el mundo del cómic.

Como diría Indiana Jones, esto debería estar en un museo

Hace casi mil años, en una ciudad del norte de África a la que la historia ha olvidado, existió un joven y compasivo medico obsesionado con derrotar al enemigo definitivo, la propia muerte. Una búsqueda que le llevó a ser traicionado, a perder lo que mas quería y a encontrar lo que tanto había buscado pese al alto precio que tuvo que pagar por ello. Una búsqueda, y un hallazgo que le pusieron en el camino de convertirse en, según el punto de vista, uno de los villanos mas grandes de la historia o en el salvador de la Tierra. Un hombre cuyo nombre ya nadie recuerda pero al que todos conocen por el nombre que adoptó tras iniciar su misión de salvar el mundo, la Cabeza del Demonio, Ra’s al Ghul…

Como suele pasar con los mejores villanos, Ra’s también tiene un pasado trágico y noble

Con este cómic que sirvió ademas como espectacular broche de oro para la trilogía de novelas gráficas sobre el personaje que Denny O’Neil había comenzado con el Hijo del Demonio y la novia del demonio , (Solo que no fue asi, las dos primeras eran de Mike W. Barr y yo la cague mucho por no levantarme a mirar las anteriores, mea culpa)  nos hicieron ver a un villano tan clásico como Ra’s al Ghul bajo una luz diferente, porque no nos engañemos, pese al titulo de la obra, esto no es un cómic sobre Batman, este no es mas que un secundario en una de las mejores historias que ha protagonizado el clasico villano, una que nos permite conocer al hombre que existió antes de su complejo mesiánico, su megalomania y los siglos de odio acumulado. Y lo que nos revelaron fue que el hombre que se convertiría en la Cabeza del Demonio fue un hombre decente, el medico de un Sultán que se desvivía por sus pacientes, que adoraba a su esposa y que buscaba la forma de prevenir la muerte pero no de forma egoísta para preservar su propia vida, sino para evitar que nadie volviese a sufrirla.

Resulta casi irreconocible el villano al que hemos visto tantas veces amenazar la vida en la Tierra

Una imagen que contrasta enormemente con el villano que habíamos conocido hasta entonces, quien aunque siempre afirmaba que su causa era justa sus métodos no lo eran tanto. Pero a lo largo de la historia vemos como esa búsqueda humanitaria de derrotar a la muerte le lleva a ir perdiéndolo todo poco a poco, siendo lo ultimo en perder su compasión y su fe en la humanidad e iniciando el camino que le convirtió en el villano que todos conocemos. Y ahí es donde reside el mayor acierto de O’Neil (que no olvidemos que fue junto con Neal Adams el co-creador del personaje) el hacer que Ra’s deje de ser para el lector un villano monolítico, otro de esos con una causa noble y métodos diabólicos, para que podamos ver por primera vez que le llevó a ese camino.

Y poco a poco se va convirtiendo en el Ra’s que todos conocemos

Pero si el cómic es grande en la historia que nos cuenta, visualmente es espectacular. Para cuando se publicó esta novela gráfica Norm Breyfogle ya llevaba media década siendo uno de los principales (y mejores) dibujantes de Batman, habiendo dibujado numerosas historias memorables e incluso había ayudado a dar el pistoletazo de salida de los Elseworlds precisamente con Batman. Por ello no es de extrañar que contasen con el para lo que iba a ser el origen definitivo de un personaje tan importante, y el resultado final estoy seguro de que supero incluso las mejores expectativas tanto de los implicados como de los lectores.

Los talentos de Breyfogle no parecían tener fin

Decir que Norm Breyfogle era un gran dibujante es quedarse muy corto. A su gran habilidad narrando, manejando la expresividad y lenguaje corporal de sus personajes y a ese sentido de la estética tan personal que le hizo perfecto para un personaje como Batman, hay que añadir que era también un prodigio pintando, algo que demostró con creces en esta novela gráfica. El prescindir del dibujo tradicional para narrarnos el origen de Ra’s al Ghul y optar por un trazo, y sobre todo coloreado, mas artesanal dotó al cómic de una estética muy especial que consiguió transmitir esa sensación de cuento perdido de las mil y una noches que pedía a gritos la historia de O’Neil.

La de grandes posters que pueden sacarse de este comic

Así es como un cómic que de por si contaba con un argumento de lo mas atrayente, se convierte en manos de Breyfogle en uno de esos cómics que hay que leer aunque sea solo para poder admirar su trabajo. Y es que resulta imposible el leer el Nacimiento del Demonio sin pararse a recrearnos en cada pequeño detalle, en apreciar el trazo de Breyfogle o su dominio de las diferentes técnicas combinadas utilizadas aquí de una forma tan precisa que casi dan ganas de colgar de la pared algunas de sus paginas para poder admirarlas.

Y por paginas como esta nunca dejare de echarle de menos

Y por eso, casi tres décadas después de su publicación, el Nacimiento del Demonio sigue siendo, ademas de un interesante punto de vista diferente sobre uno de los villanos mas importantes de Batman, uno de los capítulos visualmente mas atractivos de toda la larga mitología del personaje. Pero no por nada Norm Breyfogle es considerado por muchos uno de los artistas definitivos del personaje, y este cómic es la mejor prueba de ello. Así que aunque ya nunca vayamos a poder disfrutar de nuevas obras suyas, lo que si podemos y debemos hacer es mantener vivo su recuerdo, descubrirle su obra a quienes no han tenido aun la suerte de conocerla y hacer que nadie se olvide de que Norm Breyfogle fue uno de los mas grandes.

Anuncios