Una serie de Marvel/Netflix que me ha enganchado de principio a fin, respetuosa con el cómic que adapta, con una gran historia que no decae y y un final de lo mas satisfactorio… Definitivamente Daredevil ha vuelto. Es triste que cosas así solo puedan decirse realmente de una de las cinco series que las dos compañías han creado juntas, pero con el increíble espectáculo del que he disfrutado este fin de semana, nadie me oirá quejarme demasiado. Así que sin mas preámbulos vamos a ver que nos ha ofrecido esta tercera ¿Y quizás ultima? temporada del Daredevil televisivo. Y cuidado con esos SPOILERS sobre toda la temporada que incluso un ciego vería.

Y aunque al principio no me gustaba el regreso del traje negro, que poco me ha importado al final

Tras su encarcelamiento, Wilson Fisk no ha estado ocioso y se ha dedicado lentamente a reconstruir su imperio mafioso, sobornando, matando o corrompiendo a todos quienes se interpongan en su camino o le resulten útiles en su objetivo. Un objetivo que ni las autoridades o la prensa parecen poder, o querer, impedir y que necesitara del regreso de un autentico Hombre sin miedo para evitar que Fisk evada su condena y se convierta una vez mas en el Kingpin del crimen…

Incluso ahí sigue siendo uno de los villanos mas peligrosos del MCU

Cuando me dispuse a ver esta tercera temporada de Daredevil sabia que podía atreverme a esperar lo mejor pese a que la serie hubiese cambiado pro tercera vez de showrunner. Pero tras haberme tragado sus trece episodios casi del tirón, puedo decir que no solo no me equivocaba, sino que mis expectativas se habían quedado cortas. Y eso que tras una segunda temporada que tuvo algún pequeño altibajo que otro y una temporada de Defensores (que no es completamente imprescindible del todo antes de ver la 3º de DD pero ayuda a entender mejor el primer episodio) que debería haber dado muchísimo mas de si, uno podía haberse temido lo peor de este regreso, o renacimiento, de Daredevil, pero todo lo contrario, la serie ha vuelto mas en forma que nunca.

Cuando consiguen que te de igual que se pase toda la temporada con ese traje te das cuenta de que han conseguido algo grande

Y todo eso ha sido en buena medida gracias a un equipo creativo que ha sabido entender a los personajes y lo que los hace funcionar y a un enorme respeto a los cómics de los que han surgido. Algo que parece aparentemente sencillo pero que malas experiencias pasadas y muy recientes nos han demostrado una y otra vez que no todo el mundo es capaz de entender conceptos tan sencillos (ese Luke Cage mafioso, Maria Tifoidea descafeinada…sigh) Un respeto que ha llevado a los creadores de la serie a, tal y como apuntaba el epilogo de Defensores a adaptar (hasta cierto punto) la que sin duda es la historia mas memorable del personaje, Born Again.

Si es que aunque lo negasen, el final de defensores ya dejaba claro por donde iban a ir los tiros

Una adaptación que pese a que antes del estreno no dejaban de repetir que no era tal, y es cierto que no ha sido literal, toma prestados tantísimos elementos de esta que es difícil no considerarla como tal. La estructura básica esta ahí, la caída en desgracia de Daredevil/Matt Murdock, su reconexion con su pasado, un Kingpin casi omnipotente decidido a destruirle utilizando para sus fines a un peligrosisimo maníaco homicida, y unos amigos dispuestos a todo para ayudarle a vencer. Lo básico esta todo ahí, lo que difieren son los pequeños detalles, como que el papel de Karen Page tenga mas que ver con el que en el cómic ocupaba Ben Urich (que grandísimo error fue matarle en la 1º temporada) que con el de ella misma, cambiar al desaprovechadisimo (en Jessica Jones) Nuke por un Proto-Bullseye o que el destruir a DD sea una meta mas del plan de Kingpin y no el fin en si mismo.

Y si nadie se lo ha leído aun (de todo hay en este mundo) ya esta tardando

Un gran trabajo detrás de las cámaras que se ve complementado pro uno no menos grande pro delante, haciendo que al ver la serie uno se plantee que o aquí están invirtiendo mas dinero que en las otras series de Marvel/Netflix, o como me dijo Diógenes el otro día, que se lo estén gastando con mejor gusto. Porque a diferencia de lo que hemos podido ver en algunas de las otras series, aquí no da la impresión de que estemos ante una serie barata, encontrándonos con que toda la parte técnica esta mucho mas cuidada de lo que tristemente es habitual pese a que al igual que las otras estamos ante otra serie ambientada en el mundo real de Nueva York, pero se ve que con algo de talento se puede conseguir que se sea mas o menos “real”. Un buen trabajo que se extiende a algo que es bastante importante en el genero superheroico, las coreografías de las peleas, un apartado que de nuevo aquí ha sido de quitarse el sombrero no solo por el buen trabajo de los actores, sino por lo bien que viene en ocasiones el tener un héroe enmascarado para cambiar al actor por un especialista y que no se note el cambio (algo que en Iron Fist nunca aprendieron, sigh)

Momentos así dejan claro que hay gente con gusto y talento haciendo la serie

Aunque toda la fidelidad que se quiera tener a la esencia de los personajes, a historias concretas del cómic o a un gran apartado técnico no hubiesen servido de nada sin un gran reparto que diese vida a estas historias, y aquí, como ya sabíamos desde la primera temporada, teníamos uno de los mejores castings del MCU que de nuevo no han defraudado. Para empezar Charlie Cox ES Daredevil (pese al color de su pelo), a estas alturas ya no hay la mas mínima duda sobre eso. Ahora mismo soy incapaz de imaginar a otro actor poniéndose en la piel del Hombre sin Miedo, y ha sido todo un placer verle en pantalla encarnar a Matt Murdock en su momento mas bajo, frágil y vulnerable, cuestionando todo en lo que cree y planteándose el traicionarse incluso a si mismo con tal de acabar de una vez por todas con Kingpin. Todo un despliegue de talento (no hay mas que ver su enfrentamiento final con Kingpin) que si no fuese por la alergia que tienen los grandes premios a este tipo de series, harían merecedor a Cox de numerosas nominaciones.

Lo dicho, Charlie Cox ES Daredevil

Pero si Charlie Cox ha estado impresionante, el trabajo de Vincent D’Onofrio me ha dejado sin palabras. Por las temporadas anteriores sabíamos de lo que era capaz, de como ha clavado su interpretación de Kingpin hasta tal extremo que parece que haya surgido de las paginas del propio cómic, y de nuevo no ha defraudado. Con su impresionante presencia y magnetismo, que nos hace olvidar que no es tan inhumanamente masivo como en el cómic, D’Onofrio consigue que nos olvidemos de que estamos viendo a un actor interpretando un papel y nos creamos que de verdad estamos ante Kingpin. Un trabajo impresionante que permite al actor lucirse como nunca no solo en esos momentos de tensa calma o furia animal espectacular, sino que hace gala de una interpretación minuciosamente cuidada que brilla incluso en los mas pequeños y sutiles detalles como esos pequeños temblores y tics en el ojo cuando Fisk esta haciendo todo lo posible para contener su inmensa rabia. Un trabajo tan impresionante que me hace desear que se planteen hacer una miniserie sobre Fisk en prisión solo para poder seguir admirando el trabajo de este enorme actor.

Y no me creo que sea casualidad que acabe vestido casi igual que su hijo en el cómic Richard/La Rosa

Y por hoy vamos a dejarlo aquí, que esto ya ha quedado lo suficientemente largo y esta tercera temporada de Daredevil ha dado para mucho y aun queda hablar de parte del reparto, de una o dos cosillas menores que no me han gustado del todo (pero muy menores) y las conclusiones finales.

Anuncios