Las pelotas de Todd McFarlane: Historia de la burbuja especulativa de los 90 (II)

Decíamos ayer que la primera guía de compra de cromos de béisbol había surgido a finales de los 70, pero aunque locura por especular con cromos llegaría a su plenitud antes que la de los cómics, la verdad es que estos últimos ya habían tenido su propia guía de compras muchísimo antes.

El origen del mal.

Y es que el tratar los tebeos como si fueran sellos ya era algo viejo para 1984, porque ya en el lejano 1965 la librería Argosy había publicado su propia guía de precios para orientar a sus clientes sobre a cuanto compraban o vendían cada cómic viejo, pero aquello era para uso local y los precios permanecieron más o menos estables, sin ningún tipo de sustos. Para 1970 se publicaba el primer ejemplar de la Overstreet Comic Book Price Guide, la cual ya tenía vocación a nivel de todo el país y que con los años se convertiría en el referente de a cuanto, cómo y en que condiciones se tenía que vender un cómic. Poco a poco conceptos como «mint condition» empezaron a asociarse a los cómics, y los degenerados que sellaban sus tebeos en bolsas de plástico empezaron a surgir; todavía no existía auténtica especulación, pero el concepto de que cada cómic tenía su valor por ser un «collectable» y no por la historia que contaba ya estaba ahí. Las librerías de cómics, que ya de por sí empezaban a renunciar «extraoficialmente» a devolver ejemplares de ciertas series por su posible revalorización a posteriori, empezaron a contactar directamente con las editoriales para que les vendieran sus ejemplares sin pasar por los canales de distribución tradicionales; el primer librero en hacer esto fue Phil Seuling, que creó su propio canal de distribución alternativo a imagen y semejanza del que había movido el cómic underground en los 60/70 y consiguió que multitud de librerías renunciaran a la seguridad de las devoluciones en favor de los descuentos, la puntualidad de las entregas -de ahi el miércoles como el «comic book day»- y la precisión absoluta a la hora de hacer pedidos de cada serie que ofrecía el mercado directo.
La Overstreet Price Guide tenía de todo menos cómics underground, porque a Bob Overstreet no debían de gustarle. O yo que sé.

Para los 80 ya empezaron a publicarse los primeros comic books sólo para el mercado directo, y las ya mencionadas novelas gráficas eran un producto ideal para el mismo. Las ediciones cada vez más caras y los proyectos de perfil mediático como Watchmen o Dark Knight Returns empezaron a llamar la atención de los medios de comunicación de masas, que compaginaban las noticias sobre estos cómics con locas subastas de cromos de béisbol que subían de forma desorbitada; si en 1985 se pagaron 25000 dólares por un cromo de 1909, para 1991 se llegó a pagar 451000. Evidentemente y si la gente estaba tan loca por comprar cromos de béisbol, los tiburones de la especulación de andar por casa que tanto se fliparon en los 80 al ver películas como Wall Street decidieron buscar un mercado que no estuviera ya tan explotado como el de los cromos de béisbol, y empezaron a comprar tebeos, los mismos tebeos que habían visto en el New York Times como los ya mencionados Watchmen o Dark Knight Returns. Los había más enteradillos que se molestaron en informarse un poco más, y empezaron a comprar los crossovers de aquellos años, otros empezaron a buscar la primera aparición de fulano o mengano, y así es como acabamos con el número uno de Action Comics valorándose en más de un millón de dólares. Y Marvel y DC tomaron nota del fenómeno, vaya que sí…
Salir en la portada de Time tiene su recompensa, muchos empezaron a especular con este cómic.

Porque era un comprador que iba a comprar el mismo ejemplar dos, tres, cinco o veinte veces. Que buscaba la edición rara, el producto extraño que tenía más probabilidades de revalorizarse, y tomando ejemplo otra vez de los cromitos, para los 90 empezaron a publicarse portadas alternativas, portadas metalizadas, portadas raras. Autores que se acababan de caer del guindo como Rob Liefeld, Todd McFarlane o Jim Lee, sólo por ser novatos que llamaban mínimamente la atención por ser distintos, empezaron a ser comprados por los especuladores a paladas, haciendo que Marvel los publicitara como no había publicitado a nadie. Si Chris Claremont o John Byrne ya habían notado los beneficiosos efectos bancarios de los inicios de la especulación a mediados de los 80 con su X-Men o Man of Steel, el pastizal que se embolsaron los nuevos autores y editores al acabar la década fue tremendo, provocando la fundación de Image -de eso ya hemos hablado otros días- y una compulsión tremenda por parte de los editores a crear un evento cada dos meses, publicar un nuevo número cada tres y, en general, jurar y perjurar que lo que publicas cada mes es un evento irrepetible al nivel de la primera aparición de Superman. Y ninguno de ellos lo era.
Y sí, pase lo que pase acabamos volviendo a este cómic.

Porque como decía Bellocq en la primera película de Indiana Jones, «yo puedo comprar una baratija, enterrarla y dentro de mil años valdrá una fortuna», y aun así el verdadero valor de todos estos cómics está por ver. La regulación que hacía Overstreet o sus competidoras como Wizard -revista creada al abrigo de la especulación y que la fomentó de forma salvaje- es cualqueir cosa menos científica, con lo que nunca sabemos exactamente si los precios que dan son los que realmente deberían tener esos tebeos o lo que ellos quieren que valga. En cualquier caso y para no extendernos demasiado, las burbujas acaban estallando y la de los cromos y los tebeos explotó a lo bestia.
Pero no os creáis que Todd McFarlane no es agradecido a la especulación que lo encumbró, porque tiene una gran colección de cromos de béisbol y de pelotas de home run por las que ha llegado a pagar millones de dólares.

Se dice que la burbuja de los cromos de béisbol estalló en 1994 con la cancelación aquel año de la liga de béisbol, pero lo cierto es que para entonces había muchísima más producción de cromos que demanda. Los cromos raros y viejos como el de 1909 siguieron revalorizándose y llegando a valer más de un millón de dólares, pero todos esos cromos nuevos que compraba la gente entre 1985 y 1994 no valen una mierda, porque se hizo tanta tirada y tantos coleccionistas trataron de coleccionarlos en tan perfecto estado que ninguno de ellos es lo suficientemente raro como para que compensen la inversión de ninguno de los avispados especuladores. Y exactamente lo mismo pasó con los tebeos, con la muerte y resurrección de Superman entre 1993 y 1994, las guerras infinitas de Starlin en Marvel o el final de la primera hornada de Image y los miles de universos de superhéroes que se montaron entre Malibú, Dark Horse o Valiant, millones de eventos irrepetibles que se repetían constantemente, cómics que no tenían en muchos casos valor para los lectores y que nadie compraría por nostalgia porque habían salido el año pasado. El enfrentarse a la burbuja pensando que los tebeos eran cromos de béisbol había sido un error tremendo para Marvel y DC -más para Marvel, no nos vayamos a engañar- porque tras el estallido de la burbuja se encontraron con muchos menos lectores, y es que precisamente todos aquellos eventos y mamarrachadas los habían espantado. Y sin embargo, no aprendieron.
 
Variant covers in a nutshell, oiga.

La Cruzada del Infinito. La Guerra de los Dioses. Final Night. Maximum Security. Our Worlds at War. Contagion. Cómics que salieron a la venta como un gran evento, con portadas alternativas, con portadas metalizadas, con tonterías varias, prometiendo ser la leche y pasando a la historia sin pena ni gloria, porque los editores necesitan rendir cuentas cada año y el crossover les da un pequeño empujoncito de ventas. Lectores que se dicen lectores pero siguen sellando sus cómics en bolsas, mandándolos a un señor de Overstreet a que les ponga una calificación y encerrándolos en cajas, dejando claro que siguen siendo unos especuladores. Decimos que la burbuja estalló, que aquello ya pasó, pero sigue habiendo especuladores haciendo cola para que les firmen los tebeos señores mayores de los que no saben absolutamente nada, los editores siguen buscando ese dinero fácil y con la tontería ya han pasado más de cincuenta años de la primera guía de precios. Ahora decidme si exagero cuando digo que aquella burbuja ha sido peor que el Comics Code, porque los efectos todavía los notamos y los notaremos por muchos años. Tal vez, con esto de lo digital, por fin podremos hacer que los cómics dejen de ser algo inherentemente «coleccionable» y pasen a ser algo «legible»…
Un saludo a todos los libreros que pasaron de comprar el millón de series nuevas que sacaba Liefeld cada mes y contribuyeron a frenar la burbuja haciendo que los 90 fueran una década más soportable.

30
Deja una respuesta:

avatar
6 Hilos
24 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
12 Autores de comentarios
Miguel AngelFlippy McflipeDiógenes Pantarújezzatannasaykatarholhol Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Save
Invitado
Save

A Todd deberían estudiarlo todos los dibujantes y guionistas del medio. No como artista sino como empresario.

Annihilus el Aniquilador
Invitado

“yo puedo comprar una baratija, enterrarla y dentro de mil años valdrá una fortuna” Depende si muchos tienen esa idea o se localizan bastantes, objetos posteriores serán más pagados. El valor lo pone la demanda. Ejemplo un vestido usado por Marilyn Monroe puede valer más que monedas romanas. Una servilleta de papel firmada por Arton Senna puede valer más que un nillo de oro antiguo. Una moneda de plata alemana puede valer menos que un figura de STAR WARS rara. Los sellos con errores valen más que otros más antiguos… Y luego las cosas más valiosas son las que no… Leer más »

Ziggy (@Ziggy_the_Rhino)
Invitado

No se porque pero sospecho que a Annihilus no va a ir a ver Star Wars IX.

Save
Invitado
Save

Hombre, no va a arriesgarse a verla y que le guste.

Annihilus el Aniquilador
Invitado

¡LO QUE NO ME ARRIESGO ES A PILLAR EL EQUIVALENTE A L TIFUS , LA GONORREA Y EL EBOLA JUNTOS!

Flippy Mcflipe
Invitado
Flippy Mcflipe

Hombre, no va a arriesgarse a verla y quedarse con cara de poquer al darse cuenta de que le han hecho verse un tercer truño ( o un segundo truño, en caso de que no fuese a ver el Ep. VIII) Que yo fui a ver el Ep. VIII pagado y prácticamente forzado (lo que prueba que hoy en día ver la saga se ha convertido en una convención social más que en una afición) y…bueno, le tengo algo de cariño pormeta razones -o sease, porque se cargó al Ep. VII- pero vamos, que por sí misma es un truñote… Leer más »

Álex
Invitado
Álex

Pues yo estaba pensando en que su insistencia en nombrarlo una y otra vez sin venir a cuento es sospechosa y que a lo mejor eso se arregla en una habitación de hotel durante una noche…

Annihilus el Aniquilador
Invitado

DAME UN AÑO PARA TORTURARLO HACIÉNDOLE VER SUS PROPIAS ABOMINACIONES ¡ UN AÑO! ¡ JO JO JO!

katarholhol
Invitado
katarholhol

Alguna vez alguien debería contar la historia editorial detrás del Lobo emo. De entre todas las aberraciones del N52, EmoLobo es la que puso a más gente de acuerdo en que era cáncer máximo. ¿Quién tuvo la idea de semejante engendro?¿Quién la autorizó?¿Cómo impactó en DC la noticia del odio inmediato que generó el personaje?¿Porqué aun así siguieron adelante con el consiguiente batacazo?¿Porqué la guionista hizo aquella ridícula apuesta? Ahí hay material para una peli de intriga, muerte y renacimiento.

Stravinkay Modelarus
Invitado

Yo pensaría que la idea era hacerlo una sátira de esta época como Lobo lo fue del exceso noventero. Claro que eso nunca parece estar demasiado claro en primer lugar y claro que yo no sé nada de DC comparado con cualquiera que comente aquí en Brainstomping, así que tomesé esa teoría como la de alguien muy malinformado (vamos, como un comentario en internet).

Annihilus el Aniquilador
Invitado

Yo creo que fue cosa del Soros y el NWO medinte sobornos porque si no es que simplemente eran bobos, bobos, bobos….
¡Si hasta este imponía más!comment image

katarholhol
Invitado
katarholhol

Que Soros es el responsable de todos los males de la humanidad está claro, incluído el Lobo emo. Soros es el Emperador Palpatine en la vida real. Y Rose y Finn son sus hijos.

zatannasay
Invitado
zatannasay

Yo voy a decir que sospecho y mucho, que el Lobo original fue creado para ser homosexual. Y no lo digo solo por la ropa glam rock que llevaba; si no por una historia de Giffen, su creador, en donde mataba de una forma totalmente oscura y mafiosa a su antiguo amigo, para evitar que nadie supiese de un «secreto íntimo que había pasado entre ellos»
Convertirse en un megamachomotero no sería otra cosa que un esconder su orientación sexual.
El tema es que Lobo se convirtió en un personaje humorístico y todo esto quedó enterrado.
A preguntarle a Giffen.

katarholhol
Invitado
katarholhol

Pero espera 1 segundo. Giffen tuvo algo que ver con el Lobo52? Porque quizás el de Omega Men sí tenía esa historia secundaria pero entre aquel Lobo y el Emo hay milies de años de distancia.

zatannasay
Invitado
zatannasay

No tiene que ver con el Lobo del New 52.
Pero lo saco a colación, porque ya que se habla de los cambios de identidad que ha sufrido Lobo; me llama la atención, que pase desapercibido que puede ser el personaje de cómic más metido en el armario de todos los tiempos. Un esconder su verdadera identidad en toda regla.

Flippy Mcflipe
Invitado
Flippy Mcflipe

«Aquí estamos de acuerdo, si esos comics son como lo que perpetra JJ Abramsbuargsss NADIE CON UN MÍNIMO DE GUSTO LOS VA ATESORAR»
Pues aquí le planteo este escenario: imagínese que en un futuro lejano, casi todas las copias del Ep. VII se han extraviado, quedando solo unas poquísimas copias de semejante oda a la originalidad ¿Querría eso decir que dichas copias tendrían un alto valor en el mercado del coleccionismo por ser auténticas reliquias siniestras rollo piezas de parafernalia nazi? Pone la piel de gallina, sin duda.

Annihilus el Aniquilador
Invitado

Por cierto empresa típica DC o Marvel tratando a sus dibujantes antes de ROB!:

Save
Invitado
Save

Por cierto, está el final de Adventure Time ya colgado con subs. A verlo chavales.

Fernando Guillén de Blas
Invitado
Fernando Guillén de Blas

Ais, yo aun no puedo verlo y estoy sudando por que no me metan spoilers.

Lord_Pengallan
Invitado

Es difícil questo pare porque el coleccionismo es una costumbre muy estadounidense, porque la nostalgia tira cada vez más porque las infancias son más felices que las madureces y sobre todo porque es la jubilación de muchos estadounidenses. Esa es la sensación que tengo. Muchos guardan cosas o pillan cosas ahora para poder revenderlas cuando sean mayores como si fuesen licencias españolas de taxis. Ya me entendéis. Yo creo que por eso lo digital no tira. Una copia digital es como no tener nada y más si cualquiera puede acceder a ella. El papel no morirá por el coleccionismo. Aunque… Leer más »

Miguel Angel
Invitado
Miguel Angel

> y los degenerados que sellaban sus tebeos en bolsas de plástico empezaron a surgir
¡¡¡Pero si es que las editoriales van provocando!!! Del checklist de Panini para Nov-2018:
THOR: RELATOS DE ASGARD
Libro en tapa dura acolchada en símil piel con interior envejecido.
Precio por determinar.
¿Cómo no van a crearse degenerados con productos así? X-D