La llegada de un nuevo equipo creativo a cualquier serie de cómics suele ser, salvo excepciones muy contadas, un momento de cierta intranquilidad, ya que incluso los autores mas experimentados pueden estar pasando por una mala racha o su estilo no encajar con el titulo en cuestión. Por eso y a pesar de que he disfrutado y disfruto mucho con su Pantera Negra, la llegada de Ta-Nehisi Coates al Capitán América me provocaba una ligera inquietud. Pero es una inquietud que desapareció al instante tras haber leído el primer numero de una etapa que promete ser bastante interesante.

La portada ya es toda una declaración de intenciones

Meses después los Estados Unidos aun esta tratando de recomponerse tras la toma del poder por parte de Hydra. Un país lleno de heridas abiertas en el que la organización terrorista trata de recuperar el poder, aun campan a sus anchas los defensores de aquel régimen fascista y en el que la lucha para derrocarles ha provocado peculiares alianzas poco de fiar. Un escenario tremendamente frágil en el que el Capitán América aun trata de recuperar la confianza de un país
que ha sufrido el régimen dictatorial de un hombre que en casi todos los aspectos era el mismo, pero que pese a todo sigue luchando por lo que ha luchado siempre. Y todo ello mientras una antigua y nueva amenaza se cierne en el horizonte para tratar de ocupar el vacío de poder.

Allí donde se le necesite siempre estará el Capitán América

Como decía mas arriba, este primer numero ha bastado para disipar cualquier duda que tuviese sobre esta nueva etapa. Y es que con el clima político actual en los Estados Unidos y un personaje como el Capitán América, tenia miedo de que esta serie se convirtiese en un panfleto anti-trump y poco mas. Pero pese a que Coates no es alguien que se muerda la lengua a la hora de manifestar en publico sus ideas, en su trabajo en Pantera Negra ha demostrado ser un escritor muy inteligente y aquí no ha hecho mas que confirmar esa impresión. Por ello lo que nos encontramos aquí es un Capitán América tremendamente clásico que en ningún momento traiciona el espíritu del personaje y que con ello Coates se basta y se sobra para contrarrestar ese tufillo fascistoide que sale de la Casa Blanca sin tener que convertir al Capitán en una caricatura.

Un país roto tanto en la ficción como en la realidad

Y clásico es la mejor palabra que se me ocurre para describir lo que ha sido el comienzo de esta etapa. Coates no trata de reinventar al personaje o hacer con el algo que nadie haya hecho jamas. En lugar de eso, y al igual que hizo en Pantera Negra, se limita a coger todo lo mas representativo del personaje, lo que lo hace funcionar, y juega con ello para darnos una versión atemporal que viene a confirmar esa vieja frase de que si algo no esta roto para que arreglarlo… Todo eso lo podemos apreciar en esos pequeños momentos en los que el personaje recalca que no mata, que trata de resolver las cosas hablando antes que peleando, o en un bonito homenaje al Born Again de Miller y Mazzucchelli se nos recuerda que el no es leal a nada mas que al sueño (americano).

Da gusto encontrarse con autores que respetan el pasado

Porque ahí reside otro de los elementos que mas me gusta del trabajo de Coates, que no es uno de esos escritores que reniega del pasado, que llega a una serie como si todo entre el origen del personaje y su etapa jamas hubiese existido. Tanto aquí como en Pantera Negra Coates ha demostrado que es uno de esos autores (que hoy en día casi parecen bichos raros) de los que se documenta a fondo antes de comenzar un nuevo trabajo. Así es como aquí nos encontramos no solo como su historia lidia con las secuelas de lo sucedido en la etapa de Nick Spencer, sino incluso también con lo sucedido en las etapas de de Remender y Brubaker. Lo que añadido a esa vieja amenaza en el Universo Marvel, que sin embargo es completamente nueva para el Capitán América, nos hace recuperar esa sensación que ahora resulta un tanto extraña de que esto de verdad es un universo compartido con una larga historia detrás.

Ya solo le falta rescatar a Ian

Casi por ultimo, y aunque estuve a punto de no tocar este tema, no puedo resistirme a añadir lo mucho que me alegra de que hayan puesto a un escritor negro a escribir la serie del Capitán América, porque parece que por fin se les ha quitado de la cabeza (esperemos que esto no sea un caso aislado) esa estupidez que llevaban poniendo en practica en los últimos años de que cualquier autor que no fuese un hombre blanco, heterosexual y cristiano, estaba condenado a trabajar solo con personajes que coincidieran con su color de piel, genero, religión, orientación sexual, etc. Por ello espero que con esto cunda el ejemplo y recuerden en las altas esferas y en esas burbujitas de Internet donde la gente vive para estar indignada, que un buen autor puede hacer maravillas con cualquier tipo de personaje.

No es blanco ni rubio ni falta que le hace para escribir un Capitán América cojonudo

Y aunque cualquiera que lea esto podría llevarse la impresión. de que Coates ha hecho el cómic el solo, no podemos olvidarnos del trabajo de Leinil Francis Yu. Tengo que confesar que el anuncio de que el seria el dibujante de esta etapa no me lleno de ilusión precisamente, ya que aunque no es un dibujante cuyo estilo me disguste si que esperaba a alguien mas “clásico” a nivel estético para esta etapa. Pero pese a mis reticencias iniciales, y aunque no es un dibujante que deslumbre, su trabajo no desmerece la serie y no se le puede negar que su trabajo funciona a la hora de contar la historia, que es lo que realmente importa gustos personales aparte.

No es mi dibujante favorito pero es mas que cumplidor

No hace falta decir que he quedado mas que satisfecho con el comienzo de esta nueva etapa y que estoy tremendamente ilusionado con lo que vendrá en el futuro, sobre todo ahora que Ta-Nehisi Coates parece haberle pillado por fin el ritmo a la hora de narrar en cómic y sus historias han perdido aquella lentitud que en ocasiones lastro un poco buena parte del comienzo de su etapa en Pantera Negra. Ahora solo queda esperar a que toda esta etapa mantenga el buen nivel de este primer numero o que incluso lo supere y que estemos ante el comienzo de otra de esas etapas memorables del personaje.

Anuncios