Vuelve como sello de Penguin Random House, pero parece que hay voluntad de que vuelva con todas las consecuencias. De entrada prometen 45 títulos bajo el sello entre autores nuevos y veteranos, que probablemente en un principio serán en su mayoría reediciones de material clásico al que bien le vendrá una edición decente.

Que alguno me dirá que sólo los viejos se acuerdan de esto, ¡pero yo he seguido viendo reediciones de ediciones B hasta hoy en día!

También van a convocar un concurso de cómic para el año que viene, buscando encontrar nuevos talentos y dejando clara una intención de devolverle a Bruguera algo del prestigio perdido. Vamos, que es de esperar que recuperen todo lo que puedan de la Bruguera clásica menos lo de racanear en los sueldos a los autores, que no está el horno para bollos. De momento con la declaración de intenciones vamos más que servidos y contentos, porque el hueco que dejó Bruguera tras su implosión en los 80 nunca ha terminado de llenarse.

 

 

Anuncios