Ahora que los 4 Fantásticos van a volver de la mano de Dan Slott, alguno igual tiene la impresión de que el Marvel Two In One de Chip Zdarsky y dibujantes varios ha pasado a un segundo plano. Porque claro, ya sabemos que van a volver, así que una serie que básicamente va de buscarlos se vuelve un tanto predecible. Y no podríamos estar más equivocados…

¡Esto si que es una portada, copón!

Porque al final MTIO va de lo que va, de los lectores reencontrándose con los personajes tras años de silencio absoluto. Que sí, que Ben Grimm estaba en Bendislandia y Johnny estaba con los Inhumanos/Vengadores, pero su caracterización era superficial y se sentían menos ellos mismos que cualquier mutante en la etapa de Lobdell. Al final los 4 Fantásticos iba más sobre las relaciones entre personajes que sobre los personajes en sí, y el trío Ben-Johnny-Victor da muchísimo más jugo que todos estos personajes por separado. Que luego ya el que nos parezcan más o menos absurdas ciertas tramas sobre los poderes de los personajes ya entra en un segundo plano, porque el motor de la historia sigue siendo ese Ben tratando de salvar a su amigo de si mismo, aunque sea a base de estar minitiéndole a la cara. Son los 4 Fantásticos como deberían ser retratados, como gente que ha pasado por mucho entre ellos y dispuestos a hacer los unos por los otros, aunque les lleve a cometer errores; lo más triste de todo esto es que nos hemos pasado décadas viendo guionistas que ni siquiera llegaban a entender esto último, y volvían al referente Lee/Kirby sin darse cuenta de ello.

Y ojo, que Chip ya va dejando en segundo plano subtramas que acojonan…

Zdarsky ha vuelto a esa mezcla de “tecnomagia” y conflictos personales devolviéndole a la serie ese carácter aventurero que tanto se echa en falta en muchos cómics de hoy en día, con personajes tirándose al vacio sin saber dónde acabarán mientras en un segundo plano el Doctor Muerte va haciendo sus cositas a pesar de que Bendis supuestamente lo esté monopolizando en sus series. Tanto da, enemigos clásicos del grupo como el Pensador Loco también están disponibles, y esto permite que veamos lo que opina Muerte de esa chusma que tan por debajo están de su nivel. Y ya que estamos, vamos a comentar algo que es un pelín spoiler…

Bah, ¿por que no?

La cuestión es que tras cinco números de Marvel Two In One, Ben y Johnny se han reencontrado con Reed y Sue. Que no son sus Reed y Sue, si no versiones de un universo paralelo, pero eso también ha permitido recuperar la dinámica entre los cuatro sin aguarle la fiesta a Slott. Se nota mucho la influencia de la etapa de Walter Simonson en Zdarsky, porque en su etapa de hace ya casi treinta añazos el primero también les dió un buen paseo al cuarteto por universos al borde de la destrucción y un Galactus desbocado devorándo absolutamente todo el universo. Y es que Zdarsky está escribiendo ya su propia serie de los 4 Fantásticos, y cuando el cuarteto sale a enfrentarse a lo imposible y todos los héroes que los daban por muertos descubren de su existencia, están reflejando a los pobres fans que se han pasado años sin su anheladísima serie. Este reencuentro, además, ha animado a los lectores a especular sobre la posibilidad de que la serie de los 4F de Slott no sea un reencuentro del grupo tal cual, si no la unión de Ben y Johnny junto a la Sue el Reed paralelos. No sería la primera vez ni la última que Marvel nos da gato por liebre, y soy consciente de que muchos ya están preparando el nulificador supremo para cagarse en las muelas de Brevoort, Slott y demás gentecilla del Bullpen.

Todos somos Kamala Khan.

Sin embargo, no podemos olvidar que como todo revival, lo que se hace es tirar de los tópicos de los personajes, y al igual que los 4F de Heroes Reborn tapaban sus carencias plagiando al original, Zdarsky está haciendo exactamente lo mismo. Con más cabeza, con mucha más calidad, pero está por ver si la cosa progresará de la forma adecuada o no. Estando como estamos practicamente al final del primer paperback -cuando escribo esto acaba de salir el número cinco de la serie- podemos decir que de momento merece mucho la pena, que nos quita el mono mejor que otras luminarias que han pasado por la serie en los últimos treinta años y que si la cosa sigue así ojalá tengamos a Zdarsky en la serie por muchos años. Reed, Sue, Ben y Johnny (y nosotros) nos lo merecemos.

Anuncios