Que autores de cómic se homenajeen entre ellos en su trabajo no es ninguna novedad, mas bien todo lo contrario. Lo que ya no resulta tan habitual es que un autor convierta a otro en protagonista de un cómic y mas en el caso de un autor vivito, coleando y muy en activo. Y es que eso es este Doctor Star, un cómic en el que Jeff Lemire homenajea sin disimulo alguno a James Robinson y a su obra mas famosa, Starman, en un entrañable relato que ademas homenajea, como el resto de su Black Hammer del que este cómic es un spin-off, a los héroes de la Edad de Oro de los cómics. Así que sumémonos a este merecidisimo homenaje y veamos que es lo que nos ofrecen Lemire y Fiumara en este peculiar cómic.

¿Para que disimular cuando puedes hacer tu homenaje descaradisimo?

El Doctor Jimmy Robinson siempre tuvo su mirada perdida en las estrellas, obsesionado con poder utilizar su poder para el bien de la humanidad, y aunque el no quería que su investigación se convirtiese en un arma, cuando a comienzos de la década de los 40 su gobierno le ofreció patrocinar su trabajo a cambio de darles algo con lo que poder utilizar en esa Guerra Mundial en la que estaban a punto de entrar de cabeza. Pero el demostrar que sus teorías eran ciertas y ser capaz de dominar la energía de las estrellas no era suficiente para el Doctor Robinson, el necesitaba mas, y como muchos otros en su época utilizo sus nuevas habilidades para ser algo mas grande, para convertirse en el Doctor Star… Una carrera que le proporciono todo aquello con lo que soñaba…pero que a la larga acabo quitándoselo casi todo.

Hay cosas que nunca pasan de moda

Como decía mas arriba este cómic resulta bastante peculiar al tener un protagonista que es la fusión de un famoso autor de cómics y el personaje con el que mas le relacionamos casi todos, una elección de protagonista de la que la única conclusión que se puede sacar es que Jeff Lemire debe adorar tanto a James Robinson como a su Starman (¿y quien no?). Pero es ademas un homenaje curioso porque Lemire no se limita, como con el resto de personajes del universo de Black Hammer, a crear a un personaje en el que es fácil reconocer rasgos de héroes clásicos, que en este caso resulta más que evidente que el Doctor Star no es otro que Ted Knight el Starman original, sino que su Doctor Star tiene ademas muchísimos paralelismos con algunos de los momentos mas oscuros de la vida personal del propio James Robinson. Y es que homenaje y homenajeado comparten muchos mas puntos en común que su nombre, como ese arrepentimiento por haber alejado de su vida a quienes mas quería y que Robinson ha manifestado en publico con vergüenza mas de una vez.

Y aunque no lo parezca son paginas de dos cómics diferentes

Pero este Doctor Star ademas de un entrañable homenaje se suma a su serie madre Black Hammer en ofrecernos un retrato crepuscular de los héroes de antaño, unos que sienten que ya no hay sitio para ellos en el mundo y que sienten que por el camino han perdido mucho mas de lo que han ganado. Pero a diferencia de otras historias de este tipo, el mas que evidente cariño de Lemire hacia el genero superheroico evita que este enfoque se convierta en otro retrato cínico y amargado de los superhéroes y aunque toca el tema con dureza, también lo hace con ternura, lo que consigue que su lectura resulte mucho mas agradable de lo habitual en estos casos.

Jeff Lemire esta haciendo a los 4 Fantásticos en DC, a Superman en Marvel y ahora a la JSA en Dark Horse, menudo crack

Y acompañando a Lemire tenemos en esta ocasión a Max Fiumara, a quien muchos conocerán por su trabajo en el universo de Mike Mignola en series como B.P.R.D./AIDP y Abe Sapien y aunque su estilo quizás no sea tan “clásico” como pudiese pedir una historia como esta, si que se complementa a la perfección con el de Dean Ormston, el dibujante regular de Black Hammer, dándole a ambas series una coherencia visual bastante mas lograda de la que solemos ver en las grandes editoriales. Pero falta de “clasicismo” (por llamarlo de alguna manera) a un lado, el trabajo de Fiumara es mas que notable aunque sea con un estilo algo “feista”, al dotar a sus personajes de una expresividad que una historia de este tipo requiere. Un trabajo que ademas es reforzado por el gran trabajo al color de Dave Stewart, quien alterna esos flashbacks del pasado con vibrantes colores con un presente triste, gris y apagado.

El pasado siempre parece haber sido mejor

El comienzo de este cómic ha sido mas que prometedor, y con Jeff Lemire al frente estoy convencido de que nos espera una gran historia. Una historia por la que ademas siento una enorme curiosidad por saber hacia donde derivara este peculiar homenaje a uno de los mejores cómics. que ha dado el genero de los superhéroes jamas y a un autor que ha pasado por momentos muy duros en lo personal y en lo profesional pero que como si fuese uno de sus superhéroes ha sido capaz de resurgir de sus cenizas. Pero sea cual sea el resultado no me cabe duda de que Doctor Star sera otro ejemplo mas de que Jeff Lemire es un autor cuya carrera hay que seguir muy de cerca porque rara vez decepciona.

Anuncios