El mes pasado se publico el primer numero de un cómic que no me gustaría que pasase desapercibido, Sword of Ages, un cómic con el que el artista chileno Gabriel Rodríguez se estrena como autor completo en solitario y en el que nos encontramos una épica historia que nos ofrece una reinterpretación de los mitos arturicos en clave de ciencia ficción y que con su primer numero ya me ha ganado como lector a base de una historia tremendamente familiar y un apartado gráfico sencillamente espectacular. Así que espero que este articulo sirva como aviso para todos aquellos para quienes este cómic haya pasado de largo, porque si su primer numero es una señal de lo que esta por venir, estamos ante una serie, y un autor, a los que valdrá mucho la pena seguir.

No empuña Excalibur de momento pero demosle tiempo

Hace varios años la joven Avalon llegó a su nuevo hogar desde mas allá de las estrellas y fue separada en misteriosas circunstancias de su familia. Pero un sabio anciano la dejo en buenas manos, la de una manada de tigres de dientes de sable de los bosques de las montañas, cuya líder Ektha, a quien Avalón llama madre, la crio como si fuese de su carne y de su sangre. Pero los años han seguido su curso, la niña venida de las estrellas ha dejado de ser una niña y ahora debe cumplir su destino, para lo cual debe abandonar su hogar y acompañar al anciano que la rescato, un sabio llamado Merlín, en un viaje que la llevara hacia un misterioso santuario y durante el cual conocerá a un pintoresco grupo de guerreros que parecen compartir su misión…

Avalon no es alguien a quien convenga menospreciar

De nuevo me toca reconocer mi ignorancia ya que del trabajo de Gabriel Rodríguez no conocía nada (nunca me he puesto a leer Locke & Key, la serie que co-creo junto con Joe Hill) y su nombre solo me sonaba vagamente. Por suerte para mi este cómic reunía un buen puñado de elementos que me encantan en la ficción combinados en uno solo, fantasía, ciencia ficción, y mitos arturicos. Y como algo tan atractivo era difícil dejarlo pasar, he tenido la suerte de descubrir con ello no solo un gran cómic sino ademas un gran artista.

Un día de estos tengo que ponerme con las lecturas pendientes…

Por suerte a mi ignorancia le tengo que sumar ese ansia de querer leer todo aquello que parezca interesante y que en esta ocasión me ha permitido descubrir un cómic de lo mas atrayente. Y eso que la historia que aquí nos cuenta Rodríguez, y el reparto de personajes que nos presenta es, en principio al menos, unos que hemos visto incontables veces y reinterpretados de casi el mismo numero de formas. Ni tan siquiera la idea de combinar estos mitos con el genero de la ciencia ficción es algo novedoso, sin ir mas lejos ahí tenemos el gran Camelot 3000 de Mike W Barr y Brian Bolland.

Si, los Pendragon no tienen un castillo, tienen una nave espacial

Pero la grandeza de estas leyendas es lo bien que se prestan a ser reinterpretadas, retorcidas y manipuladas sin perder ese algo especial que las ha hecho perdurar durante tantísimo tiempo en una forma u otra, y por lo visto en este primer numero Rodríguez no ha fallado en su intento. Y si a ese nivel el cómic funciona muy bien, visualmente es toda una maravilla. Y es que Rodríguez no es solo un gran dibujante detallista y expresivo y con una gran habilidad para narrar la acción, sino que aquí demuestra que tiene un gran talento a la hora de diseñar personajes y mundos fantásticos, algo que no es tan fácil como parece y con lo que muchos grandes dibujantes suelen tener mas problemas de los debidos.

Si es que es una gozada ver cosas como esta

Aunque en este cómic ademas me he encontrado algo que no se si es intencionado, pero desde el primer momento me ha transmitido la sensación de tener detrás una fuerte influencia de un grande del cómic como Gil Kane. Protagonista con origen que se sale de lo común, un mundo en decadencia en el que la ciencia ha dejado lugar a la magia e impera la ley del mas fuerte, guerreros armados con espadas, un tiránico enemigo al que derrotar, grandes felinos.. Es cierto que son elementos muy comunes dentro del genero fantástico y que podría estar describiendo Sword of Ages, Talos, Blackmark o incontables otros. Pero tanto si existe esa influencia como si no, el resultado final es un gran cómic con un potencial tremendo.

Avalon no desentonaría nada en ninguno de los mundos creados por Kane

Así que con esto animo a todos aquellos que aun no le hayan dado una oportunidad a este cómic, o que ni se hayan enterado de su existencia, que le den una oportunidad, que para cualquier amante de estos géneros supone una gran lectura visualmente impresionante y que nos permite echar un nuevo vistazo a unos mitos que no parecen perder su atractivo por muchos siglos que pasen. Y ademas para muchos, como ha sido mi caso, puede suponer también el descubrimiento de un autor muy grande cuya carrera habrá que seguir muy de cerca (y a ver si me leo de una vez el Locke & Key)

Anuncios