Por aquí solemos soltar a menudo la coña recurrente de que en la década de los 90 el mundo del cómic de superhéroes era un erial. Y aunque eso no es del todo falso, hay que reconocer que en esa década también hubo grandes cómics dentro del genero superheroico. Y una de ellas fue esta que reunió a dos grandes en sus respectivos campos para contarnos la que durante mucho tiempo fue la ultima gran historia de un personaje al que esperaba una década horrible. Así que vamos a recordar como el dibujante John Byrne y el novelista Larry Niven nos desvelaron parte de la historia secreta de los Green Lantern Corps y nos presentaron al mas famoso de los Guardianes.

Eso si, al final no es una historia de los Corps y todos esos personajes (excepto Hal) no salen, pero y lo bonita que quedo la portada…

Hace billones de años los seres que acabaron siendo conocidos como los Guardianes de Oa se autoimpusieron la tarea de proteger el universo para expiar el crimen cometido por uno de los suyos. Pero cuando uno de esos guardianes, Ganthet, visita la Tierra y recluta a Hal Jordan para que le ayude en una misión muy especial, se descubre que la versión oficial de esa historia no era exactamente lo que parecía y que los Guardianes ocultaban un secreto aun mayor. Pero ahora ese secreto esta a punto de ser desvelado poniendo en peligro toda la existencia, una amenaza ante la que solo se interpone un insólito trío de héroes que tendrán que luchar contra reloj para salvar todo lo que existe…

¡Pues claro que ahora esta todo mejor!

Green Lantern en los 90 no estaba pasando por su mejor momento creativo. La influencia de la década se dejaba notar y todo parecía mas “duro” y violento, había guardianes malvados, morían secundarios importantes y daba la impresión de que la idea mas destacable que se es había ocurrido en aquellos tiempos era la de hacer “envejecer” a Hal Jordan. Una larga etapa en la que el guionista Gerard Jones hizo lo que pudo (en otros cómics demostró que podía ser un guionista bastante apañado) pero que no fue capaz de evitar que las ventas de la serie siguiesen languideciendo y todo desemboco en la llegada de Ron Marz a los guiones y aquel Crepúsculo Esmeralda de infausto recuerdo. Unos largos años en los que hubo poco (casi nada) destacable dentro de la franquicia y en la que el Historia de Ganthet brillo con luz propia tanto por sus propios méritos como por lo lamentable de todo lo que la rodeaba (y lo que estaba por llegar, sigh).

No se yo si Gerad Jones y Pat Broderick eran el mejor equipo creativo para relanzar a los Green Lanterns…

Pero es que no era para menos, esta novela gráfica reunía a dos talentos tan grandes como el del novelista Larry Niven, quien ya estaba mas que curtido en esto de la ciencia ficción (su Mundo Anillo es una lectura obligada para los amantes del genero de la ciencia ficción) y un John Byrne que aunque es cierto que siempre le sentó mejor contar con un buen entintador (se echan mucho de menos sus colaboraciones con Terry Austin) que entintarse a si mismo, aquí aun estaba en un gran momento de forma artística. Por desgracia todo este talento no evito que este cómic, aunque no es en absoluto malo, tuviese un resultado final algo deshilvanado que evita que se convierta en un gran cómic.

Si, no había una foto mejor de Byrne a buen tamaño

El mayor problema que tiene Historia de Ganthet es que mas que una sola historia se trata de dos diferentes pobremente enlazadas cuyo único hilo conductor es que los Guardianes nunca han sido sinceros del todo sobre sus orígenes. Y mientras que esto hubiese funcionado muy bien como dos historias independientes, el querer enlazarlas y hacerlo de esa forma tan tenue perjudica al resultado final y dejan a la primera mitad de la novela gráfica reducida a una anécdota curiosa que prácticamente solo sirve para establecer que los Guardianes mienten y para presentar a un personaje que no acaba teniendo mayor relevancia en el conjunto del cómic (y ya puestos tampoco la tuvo dentro de la franquicia de GL).

Hal no era el único que se sentía un poco perdido a ratos

Sin embargo si somos capaces de obviar eso y tomárnoslo como lo que realmente es, dos historias diferentes, nos encontramos con una primera parte en la que nos cuentan una curiosa fabula que expande los orígenes. de los Guardianes tras su migración de Maltus y una segunda parte mucho mas redonda y satisfactoria. Es en esta segunda mitad donde mas se nota el buen hacer de Larry Niven, contándonos una historia mucho mas compleja sobre el origen del Multiverso, la culpabilidad de los Guardianes y como en muchas ocasiones las mejores intenciones parecen estar cargadas por el diablo, ademas de ahondar en la creciente desconfianza de Hal Jordan hacia sus jefes y sus métodos y secretos.

Yo ya he perdido la cuenta de cuantas variantes y retconeos  he visto del experimento de Krona 

Aunque al final sin duda el elemento mas importante de todo el cómic es la introducción del titular del mismo, el Guardián Ganthet. Un personaje que ganó una gran popularidad entre los lectores y profesionales y que no solo fue capaz de sobrevivir a algunos de los peores momentos de la historia de la franquicia, sino que acabó convirtiéndose en una pieza fundamental dentro de la historia de los Green Lanterns, y eso a pesar de lo poco que debe quedar en continuidad de esta historia tras tanto retconeo en la historia de los Guardianes.

La habilidad de Ganthet para sobrevivir es admirable

John Byrne por su parte seguía siendo por aquel entonces uno de los grandes (pese a no contar con un buen entintador) y su habilidad para recrear paisajes imposibles y mundos extraños seguía intacta. Un talento e imaginación que le sirvió para recrearse y sacarle mucho jugo a los constructos de energía de Green Lanterns y Guardianes y crear unas escenas de acción que por momentos llegaban a ser espectaculares. Todo ello consiguiendo que pese a las buenas intenciones de Niven, al final sea el trabajo de Byrne lo mas recordado y destacable.

Lo grande que hubiese sido una serie regular de Green Lantern con guion y dibujo de Byrne en los 80/90…snifs

Pero pese a esos pequeños problemas que tiene el cómic, Historia de Ganthet sigue siendo un gran cómic con momentos bastante interesantes y con un equipo creativo de autentico lujo. Tristemente esta interesantisima colaboración no solo no tuvo continuidad, sino que Niven no volvió a guionizar ningún otro cómic y Byrne no volvió a trabajar con el personaje de Green Lantern mas allá de tocarlo puntualmente en sus miniseries de Generaciones. Así que este cómic nos queda como algo excepcional que probablemente no se repita nunca pero al que vale la pena echarle un ojo.

Anuncios