Pues sí, otro post invitado de Stravinkay Modelarus, porque el hombre no tenía bastante con el anterior post sobre los tráilers y ahora se ve en la necesidad de llevarnos la contraria. Pero como somos gente muy tolerante y mucho tolerante lo posteamos para poder llevarle la contraria en los comentarios. O eso o que es verano y el calor pues… Euh… ¡Vamos con el post!

Dinero no, ¡jamones!

Esto es imperdonable, Marvel me ha hecho gustar su última película (hasta que salga la siguiente). Critiqué su trailer por mostrar una película que no adaptaba a MI Spider-Man y respondí comentarios a diestra y siniestra defendiendo a capa y espada mi opinión para que venga la maldita Marvel Studios y haga que me guste la película. Si, tiene sus fallos; los diseños de trajes dejan bastante que desear, copia que no veas a Raimi y adapta cualquier cosa menos al Spider-Man de Lee y Ditko. Pero es una buena película (con un muy buen villano).
Dicho eso, ahora voy a repartir golpes. Lo que he escuchado de este Spider-Man es esencialmente: 1) que tiene la “esencia” del Spider-Man de los cómics (si, Diógenes, de ti hablo); y 2) que es “un adolescente más”.

Supongo que entre los poderes de Spider-Man está el ser inmune al acné.

Con lo primero puedo estar de acuerdo en ciertos niveles. A lo que nos referimos como “esencia” es a la capacidad de nuestro héroe de levantarse ante los palos de la vida tanto siendo Peter Parker como siendo Spider-Man. Siendo Spider-Man, pues diría que el escenario de un héroe ante la adversidad no es nada nuevo, pero como Peter Parker es donde la historia se pone interesante.

Yo esto ya lo he visto.

Menos aquí, porque si pensamos solo un poco todos esos palos no son tantos si tienes al puto Ganke Leeds al lado (como sobra, por Dios, es Jar-Jar, es Jar-Jar! Odiadlo!) y a una Tía May de hierro a la que perder al tío Ben no parece haberle afectado para nada, y mucho menos si tienes a todo un grupo de estudio en el que solo Flash te hace la “vida imposible” y tu eres un chico con la cara y físico de Tom Hollande (si yo hubiese sido así a los 15, si tan solo…), y a Jon Favreau haciendo de niñero harto de ti y a Tony Stark estando más al tanto que Happy Hogan.

Are you my father? O Nunca se tiene suficiente de Robert Downey Jr. en una película, así que metamoslo en todas.

¿¿¿¿Pero que palos te da la vida ahí???? Pues claro que eres un adolescente que quiere comerse al mundo; no tienes nada mas mundano de lo que preocuparte como la salud de tu tía o conseguir amigos y/o dinero, si ni siquiera nombras al tío Ben, cabrón!! ¿¿¿¿Dónde está el drama de SER Peter Parker???? La respuesta de la Marvel Studios es “Que es Spider-Man”, y si, eso también jugaba en los cómics, pero no lo era todo. Como me he cansado de repetir (en realidad me encanta decirlo una y otra vez): así como Batman es huérfano y Superman viene de Krypton; Spider-Man comienza en el cero absoluto, sin amigos en los que apoyarse y criado por sus tíos demasiado ancianos para ser verdaderos padres (que además no lo son!). Y de ahí el crecimiento es exponencial y mucho mas disfrutable (al menos muchísimo más que Ganke Leeds, Ganke = Jar Jar, Odiadlo!!!). Así que la esencia está, pero extremadamente diluida y ni siquiera sé por qué, en la película se hace un buen trabajo de mostrar esa esencia a pesar de estos cambios. Se pusieron palos en la rueda ellos mismos.

Oh Flash, ¡qué malo eres!

Y he aquí el segundo punto, estos cambios son más dirigidos a mostrar a Peter como un “adolescente normal”. Y así vemos como adora a Los Vengadores como ya lo hizo en Civil War (ya me molesto allí) y lo sigue haciendo en esta película. Claro, tienes la fuerza y agilidad proporcional  de una araña (aunque no su sentido arácnido) y andas grabando como youtuber idiota que vas a conocer a los Vengadores. Aquí me jode porque obviamente el Spider-Man de Lee y Ditko quiso unirse a los 4F por pasta y de haber venido los Vengadores (sin la pasta de Tony Stark) a ofrecerle ser miembro los habría mandado a buscar a un héroe mas de su nivel de pacotilla como la Antorcha Humana, que el se basta solito. Peter puede ser un perdedor, pero Spider-Man no es menos que nadie y, al menos de puertas para fuera, no idolatra a otro héroe que no sea él (porque además, si el no se idolatrara a si mismo quien lo haría? JJJ???). Es que al final no eres especial, Peter, eres solo un chico más sin preocupaciones (sisi, ya sé, se pierde la fiesta y el campeonato ese, pero tiene la excusa perfecta de que es un interno para Stark, si es que ni siquiera se tiene que pensar una excusa para sus desapariciones e indisponibilidad!!).
Que al final, es como he dicho, una buena película (con mucho más humor que todas las anteriores) que presenta a las nuevas generaciones un Peter Parker tan descafeinado que bien le vendría ser Miles Morales.

¡El puto Ganke es Jar Jar!

Anuncios