Que está todo el mundo dándole vueltas a que puede adivinar sobre el trailer del Episodio VIII, y yo es que después de ver Rogue One la única conclusión que he sacado es la de que debo reafirmarme en mi opinión de que los Jedi, la Fuerza y todo eso hay que quemarlo todo.

Anda que no mola el tiserposter ni ná…

La cuestión es que mucha gente identifica a “la fuerza” como el centro de todo en La Guerra de las Galaxias, cuando para mí y muchos otros las historias que más hemos disfrutado son aquellas en las que tiene un papel más secundario; al fin y al cabo el que molaba era Han Solo, no Obi Wan Kenobi. Cuando en el trailer se habla de que hay que terminar con los Jedi, muchos han pensado que a lo que se refieren es al hecho de que hay que buscar un “gris” entre el lado luminoso y el oscuro, y a eso se refiere a Luke -un tipo al que, quieras que no, las tonterías de la fuerza le han jodido la vida entera, ¡que el sólo quería ser piloto!-. El hecho de que para cuando empieza el Episodio VII Kathleen Kennedy y su alegre muchachada haya decidido que sigan sin haber jedis, me hacen pensar que se han dado cuenta de que esto funciona mucho mejor cuando los jedis son algo muy raro de ver, porque cuando son el estándar se banalizan y pierden gracia. Rogue One, como decía, es el ejemplo más claro de que cuando la fuerza no hace acto de presencia en casi toda la película excepto en momentos claves, impacta muchísimo más y más fuerte.

Rey, la última Jedi. O casi.

Sería una idea excelente acabar con los jedi, con la fuerza, con todo eso. Contar sólo historias en las que la fuerza pasa a ser esa oscura religión de la que hablaba Han Solo, que sea algo olvidado de lo que mucha gente dude de su existencia. La dicotomía tan rígida entre el lado oscuro y el luminoso es uno de los mayores errores de las precuelas, en la trilogía original era una excusa para hablar del bien contra el mal, pero en las precuelas se introdujeron una serie de reglas absurdas en la orden jedi y entre los sith para justificar ciertos requiebros narrativos de la trama que acabaron por limitar por completo las posibilidades de los que quisieran continuar la historia. Así que mi conclusión es clara, muerte a los Jedi. Y muerte a los Sith, que lo único que tienen de bueno es el Imperio. Hala, a comer torrijas con salud.

Anuncios