Charles Soule es un tipo que se ha comido muchos marrones. Se ha tragado los Red Lanterns, la tontería esa de Superman liado con Wonder Woman -y lo que es peor, hacer una serie con ello- y hasta ha tragado como un bendito con la plaga moderna de los cómics Marvel, los Inhumanos. Y no ha dicho ni mu, el calladito y trabajando. Su premio acabó siendo una miniserie de Lando Calrissian, una regular de Poe Dameron… Y finalmente el pago por los servicios prestados, su propia serie de X-Men dibujada por Jim Cheung:

¡Buah, que pasote que parece X-Force!

Parece que por fin ha triunfado, ¿no? El problema viene cuando ya hay dos series de X-Men anunciadas con anterioridad y de perfil más alto -Blue & Gold- y hoy, casi a última hora, se anuncia que la Ashtonishing de Soule tendrá… “Equipo artístico rotatorio”. Lo que viene a significar que cada número estará dibujado por un autor distinto, algo que no solo va a quedar de culo para los paperbacks si no que para colmo de males alienará tela a los que compren la serie mes a mes, que nunca sabrán que esperarse. El editor de Ashtonishing o el jerifalte que haya tenido esta genial idea manifiesta una completa ignorancia sobre cómo se hace un cómic y la importancia de la sinergia creativa entre los autores. Vamos, que a Soule se la han vuelto a liar y encima el pobre habrá firmado un contrato según el cual ni siquiera puede criticar esta decisión.

Anuncios