Hay una expresión que dice “más negro que los cojones de un grillo”. Lo cierto es que los grillos en realidad no tienen los cojones tan negros, y algunos grillos ni siquiera son tan negros. Para que os hagáis una idea, si por algo deberíamos destacar los cojones del grillo, es porque son los cojones más gordos proporcionalmente de cualquier animal. Para muestra, un botón de National Geographic.

cojones-del-grilloPues no, no son negros.

Como veis, los cojones del grillo no son precisamente negros, pero lo que está bien claro es que tiene unos huevazos enormes. Es algo parecido a M’Rabo, que tampoco es negro pero que sí que es un huevazos consumado que hasta frente al mismísimo Walter Simonson sigue diciendo que la Tostadora Valiente inspiró al pobre Bill Rayo Beta. Todo esto por no hablar de que hasta anteayer no terminó de verse Hacksaw Ridge, con lo que este año el muy desgraciado votó para los Óscar a través de mi opinión, provocando el lógico empate en el que hemos acabado. Vamos, que lo mejor que puedo hacer para el año que viene es no decirle nada y que se las apañe solito, él y sus huevazos.
Que por cierto, no he dicho nada de los testículos de la Tostadora Valiente porque LAS TOSTADORAS NO TIENEN COJONES.

Anuncios