Señoras que se echan al monte: Instinto Animal

En mi pueblo las mujeres eran decentes y tremendamente aburridas. Se pasaban el día trabajando o en la cocina, con lo que venían a ser algo parecido a las guardianas de la civilización. Estaba muy mal visto eso de que una mujer se fuera sola al bosque, o que varias se fueran al bosque. A saber que harán ahí, pensaban algunos, y así es como la inquisición y estas historias empezaron a liarla en Zugarramurdi y sitios así, porque las mujeres se montaban fiestas en el bosque y se lo pasaban de puta madre. Y es que estos aquelarres acabaron sobreviviendo a la mismísima inquisición y llegaron hasta el siglo XXI, con lo que ahora mismo a eso creo que le llaman botellones. O algo así.

portada¡Niña límpiate la cara que vamos a cenar!

No me hagáis caso, el leer Instinto Animal me ha dado bastante que pensar sobre estas cosas. Y es que la idea de mujeres con pies de pato o que se transforman en distintos bichos no deja de venir del mismo sitio, de gente diferente que decide no hacer lo mismo que el resto del grupo, que rechazan el seguir los horarios del sol y aprovechan la noche para irse al bosque de juerga. Aquello la gente “decente” no lo entendía, con lo que empezó a especular si no harían alguna maldad terrible como transformarse en la criatura a la que más se temía en los pueblos: el lobo. Instinto Animal es un recopilatorio de relatos sobre mujeres que se transforman en lobas y en criaturas diversas, con historias que van pasando por distintas ambientaciones y géneros como el drama, la comedia, el misterio o hasta los superhéroes.

Werewolf by night 24Aunque a ratos el pobre Jack Russell ya fue un hombre lobo superhéroe.

Sí, he dicho superhéroes, porque en “Entretelas de Justicia” Leticia S. Murga cuenta una historia que empieza con referencias directas a Batman o Spiderman y que por momentos se parece más al Diario de Guerra del Punisher de Mike Baron, con la diferencia de que aquí hay gente que se transforma en bichos. También hay lugar para la sátira con “Animalandia” de Manu Riquelme, con un protagonista que recuerda poderosamente a un Jordi González o a un Jorge Javier Vázquez más preocupado por el dinero que por lo ético de su programa, que en esta ocasión es un reality show con animales. Otra historia que me ha llamado la atención es “Cloro” de Paz Alonso, todo un “Alguien voló sobre el nido del cuco” pero con un asilo de mujeres que se transforman en animales, vampiras y demás fauna fantástica.

CAT PEOPLE LA MUJER PANTERAYo sigo diciendo que la mejor película de terror de la historia es “Brácula: Condemor II”.

También hay homenajes a clásicos como “La Mujer Pantera” en relatos como “Cat People” de Diana Gutiérrez, en el que se viene a dar una variación sobre la historia original del film (que por cierto, más vale que veáis antes de leer el relato, que os conozco). O “La Metamorfosis de Gregoria Sánchez”, en la Álex Hernández-Puertas recoge el planteamiento de Kafka y se monta una comedia con un desenlace un tanto más optimista que el del pobre Gregor Samsa -siempre pensé que Kafka necesitaba salir más, menudo amargado estaba hecho-.

0e0f1-the_metamorphosis_by_jezabel7También hay que ser desgraciado para que habiendo tantos bichos te toque transformarte en cucaracha. Este Kafka…

Muchos relatos buscan el meterte dentro del animal, mediante una sinestesia que creo que donde mejor  se da es en “Canciones de cuna para lobas tristes”, una historia de Víctor Selles sobre dos lobas que se transforman en mujer con el lado oscuro de Hollywood como trasfondo; y es que el autor contrasta el punto de vista de un personaje humano rechazado por los oropeles con el desarraigo de dos lobas expulsadas de su propia manada y que tampoco encontrarán nunca su felicidad. En “La Promesa” tenemos otra historia en la que Rocío Vega tampoco quiere darles paz a las criaturas de la noche y nos viene a contar el encuentro de la protagonista con una niña-mujer salvaje que le revelará unos cuantos datos interesantes sobre su pasado.

loba-mujerDisclaimer: Sí, soy amigo de Rocío Vega y acepto jamones.

El resultado final de esta antología de la Editorial Café con Leche es el de una exploración del mito de la mujer bestia que en ocasiones sorprende (en algunos relatos hay transformaciones francamente sorprendentes) pero que en ocasiones no lo hace porque el misterio está precisamente en que un personaje se transforma en bicho, y viniendo el relato en un libro lleno de licántropas y demás fauna se pierde la sorpresa por completo. En cualquier caso estamos ante una antología con unos cuantos relatos realmente disfrutables y que en algunos casos tienen planteamientos muy interesantes que hasta merecería la pena recuperar en un relato más largo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Señoras que se echan al monte: Instinto Animal

  1. Mandingo Pantarujez dijo:

    Nepotismo! corrupcion! Has vendido la integridad del blog por algo tan vacuo como la amistad! y no has repartido el soborno!!

    • Diógenes Pantarujez dijo:

      Que va, si al final ni un jamón me han dado… Pero haber hecho la reseña tu, pedazo de vago!

      • Mandingo Pantarujez dijo:

        Y leerme algo sin dibujos?

      • Diógenes Pantarujez dijo:

        Pero si tu siempre dices que tienes mucha imaginación! Y aquí hay lobas que hacen cosas entre ellas en medio del monte!

      • Mandingo Pantarujez dijo:

        Comen blanquitos negreros de corta estatura?

  2. Lynch dijo:

    “También hay que ser desgraciado para que habiendo tantos bichos te toque transformarte en cucaracha. Este Kafka…”

    Excepto que Kafka nunca dice que sea una cucaracha y por la descripcion que da era un escarabajo.

    • Diógenes Pantarujez dijo:

      Yo por lo que recuerdo venía a decir algo así como que era un ser inmundo con patitas y caparazón, y una mariquita desde luego no me parecía. Y joder, el bicho de la inmundicia por excelencia es la cucaracha, el escarabajo hasta les gustaba a los egipcios.

      De todas formas lo he mirado (porque mi memoria es basura y me hace estas cosas) y me he encontrado que La limpiadora usa el termino “escarabajo pelotero”, pero el propio Kafka se niega clasificar de una forma concreta al bicho. Así que supongo que ni cucaracha ni escarabajo ni na, es un bicho horrible que nos tenemos que imaginar como la cosa más asquerosa del mundo. Vamos, como si decimos que se transforma en un xenomorfo barrigón incapaz de salir a cazar a Ripley…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s