Mi relación con el anime en los últimos años ha sido un tanto triste, ya que pese a ser un fan de toda la vida de la animación japonesa, en tiempos recientes me está costando muchísimo encontrar series que me llamen la atención tanto como las de antaño, llegando casi a tener la sensación de que últimamente todo lo que venía de aquel país (al menos de lo que se puede “conseguir” por aquí) eran o dramones/comedias de instituto o aventuras de “magical girls” (lo sé, tengo que buscar recomendaciones en otros sitios). Pero hace unos meses eso cambio cuando empecé a oír hablar de una nueva serie que parecía que al menos ofrecía algo ligeramente diferente, una parodia de algunos de los más famosos géneros y tópicos del anime que con algo de mala leche y mucho humor parecía ser la clase de anime que estaba buscando, una serie llamada One-Punch Man.

one-punch-man-posterQuien iba a decir que un protagonista con esas pintas pudiera dar tanto de si

En un mundo poblado por héroes y villanos, donde los ataques de monstruos de los más diversos orígenes son el pan de cada día de sus habitantes, vive el héroe más importante del que nadie jamás ha oído hablar, Saitama. Este, antaño un simple desempleado desilusionado con su vida, descubrió por casualidad que le gustaba lo de ser un héroe y ayudar a los demás, por lo que entreno duramente para llegar a ser el más poderoso de los héroes, un entrenamiento que tras mucha dedicación dio sus frutos convirtiendo a Saitama en lo que había soñado convertirse. Pero ese entrenamiento tuvo consecuencias, Saitama perdió todo el pelo a consecuencia de este y aun peor, le convirtió en alguien tan increíblemente poderoso que ahora cualquiera de sus combates termina tras un único puñetazo. Esto no ha tardado en frustrar a un Saitama que ya no se divierte con su nuevo trabajo y ha caído en la apatía y el aburrimiento mientras espera encontrar algún día a un enemigo que de la talla y le haga recuperar la ilusión por combatir. Y en ese camino por recuperar la ilusión se encontrara con inesperados aliados e incluso alumnos y una galería de villanos tan ridícula como impotente ante sus poderosos puñetazos.

one-pung-man-Marugori_getting_punched_by_SaitamaY lo que para muchos seria deseable para Saitama es una maldición

Aunque a lo ridículo que puede sonar el argumento a primera vista, One-Punch Man es una de las series más divertidas que me he encontrado en mucho tiempo. Y es que este anime, que surgió como webcomic “indie” de la mano del autor conocido solamente como One y cuyo éxito propicio recibir un remake profesional a cargo del dibujante Yusuke Murata en la revista digital del Weekly Shonen Jump ha sido una de las sorpresas del pasado año al dar el salto al anime. Una parodia que ataca tanto al Shōnen como a los superhéroes estadounidenses no deja casi títere con cabeza. La típica obsesión de los protagonistas de este tipo de historias por ser los mejores en su terreno queda aquí completamente ridiculizada por ejemplo con el entrenamiento héroe. Un tópico del genero en el que hemos visto autenticas barbaridades como cargar con toneladas de peso, entrenar en cámaras de gravedad aumentada… y que aquí se convierte en un entrenamiento de lo más básico que recomendarían como iniciación en cualquier gimnasio pero que convierte a Saitama en el ser más poderoso del planeta.

One-Punch-Man-03-14Y luego otros necesitaban cámaras que simulaban miles de gravedades…

El género superheroico tampoco se libra de recibir su buena dosis de parodia. Así nos encontramos como ese ridículo uniforme de Saitama nos remite enseguida a los superhéroes estadounidenses, al igual que lo de vivir con su sidekick adolescente. O esa Asociación de Héroes que con sus pruebas de acceso y sus entrenamientos parecen estar a medio camino entre S.H.I.E.L.D. y la Avengers Initiative. Sin olvidar las ciudades en las que se desarrolla la acción en lugar de contar con sonoros nombres como Gotham o Metrópolis, estas reciben nombres tan insulsos como Ciudad 1, Ciudad 2, etc. A lo que habría que añadir como no hay que fijarse demasiado en el resto de héroes que pueblan ese mundo para reconocer al instante homenajes nada disimulados a personajes y convenciones tanto del manga/anime como del comic estadounidense.

one-punch-man-anime-saitama-heroes-associationSi es que tienen hasta la mesa que tanto le gustaba al Capitán América en el Infinity de Hickman

Pero este anime es mucho más que un desfile constante de guiños y parodias a los tópicos de los héroes del comic de Japón y Estados Unidos. Al humor que derrocha la serie se le une una acción frenética y bastante espectacular, con unos combates que para sí quisieran muchos otros animes mucho más famosos. Todo acompañado por una potente banda sonora y unos personajes a los que no cuesta nada cogerles cariño (o muy mal rollo en algunos casos concretos) y que hacen que la serie se termine en un suspiro.


Si es que este tema le levanta el animo a cualquiera

One-Punch Man no será el mejor anime de todos los tiempos, aun le faltan unas cuantas temporadas para ver si es capaz de llegar a serlo, pero de momento si que ha resultado ser uno de los que más me ha hecho disfrutar en los últimos años, que ya es decir mucho. Así que si alguien quiere pasar un buen rato (y no es como Diógenes, que como está muerto por dentro y cada día más descompuesto no ha disfrutado con la serie) debería darle una oportunidad a esta, que los doce episodios y tres especiales emitidos hasta la fecha se ven de un tirón.

Anuncios