Si Batman (1989) hizo todo lo que pudo por olvidarse de Adam West y Batman Returns (1992) empezó a acordarse peligrosamente de ella, Batman Forever (1995) es la derrota del Caballero Oscuro en favor de los fans de aquella serie de TV.

Batman Forever 60s Adam West Burt Ward¡NANANANANANA BAT-MAAAAAAAAAAAAAN!

Lo primero que vemos (aparte de lo que oimos, que se han cargado el temazo de Danny Elfman) es que la película es una “Tim Burton production”, cuando en realidad Tim solo firmó algún contrato y aprobó que se pusiera de director a Joel Schumacher, el principal responsable de éste desaguisado. Todo esto de seguir queriendo mantener su nombre en los créditos es raro, para Warner Burton no lo había hecho bien en Returns y había perdido un cuarto de los beneficios respecto a la primera entrega, por lo que se decidió prescindir de él. Supongo que Burton debía de tener alguna cláusula en su contrato que hacía prohibitivo el despedirlo directamente, pero igual es simplemente que Warner estaba aterrada ante la idea de que su pérdida espantara a los espectadores viejos y no atrayera a los nuevos.

Batman Forever Statue of LibertySegún las películas, hay una estatua de la libertad en Metropolis y otra en Gotham. Pues vale.

La película usa una pequeña intro para tratar de legitimar al nuevo Batman, Val Kilmer, presentándonos antes a Alfred y al nuevo Batmovil (que es horrible, parece lleno de neones). El traje de Val Kilmer esta muy inspirado en el de Michael Keaton, pero deja de ser una armadura para ser un mono de cuero con pezones. Porque sí compañeros, si en la primera película se separaban tanto de la imagen del personaje en el cómic para darnos algo menos hortera y verosímil, en esta le encasquetan esta cosa porque sí. Lo peor de todo es que Kilmer podía haber sido un buen Batman, siendo físicamente una mezcla entre el Bruce Wayne del cómic y el de Michael Keaton, pero el personaje que le ponen en sus manos poco o nada tiene que ver con Batman (se pasa la mayor parte de la película queriendo zumbarse a Nicole Kidman y llega hasta dejar esto de ser un superhéroe para casarse con ella y tener churumbeles).

Batman Forever Adam WestDamas y caballeros, Adam West.

Y hablando de Nicole Kidman, Chase Meridian es… Otra que esta salida de mala manera. Llega con su rollo de psicóloga tratando de analizar la psique de Batman (lo que en un principio te hace pensar que estas ante una versión con faldas de Hugo Strange) para que en seguida descubramos que lo único que quiere es pasárselo por la entrepierna (con lo que pierde todo lo que hacía interesante a Hugo Strange). Y a partir de ahí nada más, el personaje trata de ser todo lo sexy que puede y es la chica de la peli y hasta los malos acaban raptándola; los guionistas no se toman en serio el personaje en ningún momento (su propio nombre significa literalmente “Persecución Meridiana”, lo que los abueletes llamarían simple y llanamente una buscona).

Batman Forever BUSCONAEn el juego de la seducción, Chase Meridian es como un Terminator tratando de mediar en la franja de Gaza.

Llegados a este punto tengo que hablar de Dos Caras, un personaje del que lo más interesante es el origen y que en esta película se toca de pasada en un flashback y poco más. Además, a Schumacher el nombre debía de parecerle muy soso porque decidió rebautizarlo como “Harvey Two Face”, haciendo que Tommy Lee Jones usara su considerable talento para la interpretación en una imitación de Jack Nicholson; seguramente hasta barajaron en algún momento el recuperar al Joker (estuvieron a punto de rescatarlo para un flashback), porque este Dos Caras no deja de ser una imitación lamentable del Joker que se pasa el día paseando su monedita y sin entrar en profundidades psicológicas más allá de que el personaje cree que el azar es la única justicia posible en el mundo. Y por eso odia a Batman y quiere robar bancos y tal, pero supongo que tuvo una infancia dura o algo parecido.

Batman Forever Two FaceEspero que Tommy Lee Jones se comprara una casa enorme, porque esto no compensa…

Antes de hablar de Edward Nygma -que siempre tuvo un nombre horrendo que con las crisis debieron de cambiar- creo que sería bueno hablar sobre hasta que punto esta película está basada en la serie de Adam West y no en el cómic. Porque esto es una dura realidad a la que los lectores de comics no acabamos de acostumbrarnos, pero normalmente los guionistas de Hollywood tratan de adaptar no sólo el cómic original, si no las series de TV y productos derivados del personaje, memes incluidos. Esto suele dar lugar a adaptaciones horrendas como X-Men III o el Batman de Schumacher, siendo este último un capítulo del Batman de Adam West; el que conozca la serie puede identificar claramente los giros de esta con esa primera escena de Batman encerrado en una caja fuerte llena de ácido (sólo falta que una voz en off diga eso de “conseguirá Batman salir de la terrible trampa de Dos Caras? ¡Descúbrelo la semana que viene a la misma Bat-hora en el mismo Bat-canal!”). Y el final de la película es más de lo mismo, con Robin haciendo de rehén y todas esas tonterías que tanto les gustaban a algunos en la tele de los 60. Pero íbamos a hablar del Acertijo…

Batman Forever Edward NygmaJim Carrey, no digo más.

Pues a ratos parece que es el centro de la película, por encima de Dos Caras, pero como el guión es un tanto desastroso tampoco llega a ser el centro de nada porque en realidad no sabe ni para donde le queda el norte. Un Jim Carrey en plena cresta de la ola (acababa de hacer La Máscara, Ace Ventura y Dos Tontos muy Tontos) interpreta un Riddler que es un ingeniero que manipula mentes a traves de la TV; volvemos a inventarnos los personajes de arriba a abajo, y eso que la serie de los 60 solía respetar más o menos al personaje original -y así de “camp” quedaba-. Esta versión tiene una admiración enfermiza por Bruce Wayne que lo lleva a hacer un Misery cuando su ídolo le dice que eso de manipular cerebros lo ve un tanto cuestionable… Y luego se pone a mandarle adivinanzas sin ningún sentido que, a diferencia de las que deja el original de los cómics (y el de Adam West), no tienen ningún significado concreto hasta el final de la película. Lo lógico en el personaje es que cometa algún delito y deje una adivinanza como pista de su siguiente movimiento, pero el personaje de Jim Carrey simplemente manda adivinanzas como quien te manda por correo piezas de un puzzle; para el final de la película Bruce Wayne descubre que todos los puzzles juntos dan como resultado el nombre de Edward Nygma, porque el mejor detective del mundo no se ha fijado en que su ex-empleado se ha sacado de la manga una burrada de millones para montar su propia empresa y ahora va de la mano de una de las novias de Dos Caras.

Batman Forever The RiddlerEh, que se parece en algo. Un poco.

Y sobre Robin mejor no hablar, no podían sacar un “boy wonder” y nos traen a Chris O’Donell con los veinte años ya muy cumplidos, robando el Batmovil para vacilar de coche y… He dicho que mejor no hablar, ¿no? Sólo diré que el personaje llega a decir: “Holy rusted metal, Batman!”. Y no sólo es insoportable cuando imita a Burt Ward, que la escena totalmente gratuita de Robin haciéndose la colada ya es para hacer sangrar los ojos del Niño Jesús:

Batman Forever Robin wash fuNo sé que fuman estos, pero no quiero probarlo en la vida…

Por lo demás… Gotham esta llena de fosforitos, Gordon se parece horriblemente al jefe O’Hara y Schumacher a ratos parece que esta haciendo el Fantasma de la Ópera (la cual no dirigiría hasta casi diez años después). Hay una escena de Batman entrando en la terraza del piso de Chase Meridian que parece sacada directamente de ahí, y los personajes a ratos parece que estan haciendo pantomima al más puro estilo cine mudo. El posicionamiento de los actores y su gestualidad esta muy muy forzado, hasta paródico (y mejor no hablar de Jim Carrey, que esta totalmente desbocado), remitiendo más a un culebrón ochentero a la altura de grandes éxitos de Youtube como “¡maldita lisiada!“.

Batman Forever Batman smilingEl Batman de Schumacher en una sola imagen.

Todo esto unido a extravagancias como planos de grúa totalmente exagerados e innecesariamente editados a cámara rápida que llegan hasta a molestar a la vista del espectador, haciendo que te preguntes que puñetas le pasó al director de “Jóvenes ocultos” y “Un día de furia” para acabar perpetrando semejante atentado contra el cine. Batman Forever es un auténtico esperpento de principio a fín, una película horrenda que siguió teniendo éxito en taquilla a costa del crédito que se había conseguido con las dos entregas anteriores, pero la suerte no duraría ya la franquicia se hundiría definitivamente con la llegada de Batman & Robin dos años más tarde.

Batman Forever Arkham AsylumPero ojo que este Arkham Asylum mola, es clavadito al de la serie de animación.

Anuncios