Desafinando el domingo por la noche: Galavant

No, no os creáis que a mi me gustan los musicales. Cuando de un musical sale una buena película, me apunto al carro y digo que es maravillosa, pero si dejara de haber musicales yo no sería la criatura más preocupada del mundo. Y normalmente cualquier intento de hacer una serie de televisión musical ha acabado horrorizandome (Glee), pero entonces llega Galavant y algo se rompe en mi interior…

¡Si no te ha gustado es que no tienes sangre en las venas! O que no entiendes el inglés, que eso ya es más comprensible…

¿Vosotros habéis visto la de Enredados (Tangled)? Sí, aquella adaptación de Rapunzel que hizo Disney hará unos años, y que yo en Brainstomping comenté que su moraleja final venía a ser que uno no debía de fiarse de sus padres, que podían ser en realidad skrulls o algo peor. Bueno, pues los creadores de esa película -el protoFrozen, te lo digo yo- son los productores ejecutivos de este Galavant, una serie que empieza con el villano raptando a la novia del héroe y este corriendo a rescatarla al más puro estilo Double Dragon. Lo que pasa es que Galavant no deja de ser una comedia, y las cosas cambian tremendamente cuando uno menos se lo espera…

GalavantEl malo tratando de casarse con la chica, ¡con lo fácil que le habría resultado aplicar el derecho de pernada!

Empezando por nuestro héroe, Galavant, el típico desfacedor de entuertos con un destello de luz en su dentadura perfecta y que lucha contra el malvado rey que le ha secuestrado a su amada, siguiendo por su escudero Sid, la princesa Isabella Maria Lucia Elizabetta de Valencia o los villanos de la serie como el Rey Richard o su esbirro Gareth, todos los personajes son exagerados y estrambóticos, parodias con las que no tienes más remedio que reirte. Es un disparate constante que imita a los Caballeros de la Mesa Cuadrada de Monty Python o hasta al mismísimo Blackadder, algo distinto a lo que solemos ver en televisión. Si a esto le unimos los cameos de gente tan diferente como Ricky Gervais, Rutger Hauer o John Stamos -¡el tío Jesse de Padres Forzosos!- tenemos una serie más que divertida y que merece la pena no ser ignorada sólo por ser «un musical».

Galavant churchTambién saldrá Weird Al Yankovic, pero al que echo yo de menos es a Brian Blessed…

Lo triste de todo esto es que esta producción sólo sea un relleno de mitad de temporada para Once Upon a Time, una serie que ni veo ni me interesa, por lo que no acabo de saber si este experimento tendrá alguna continuidad. Para mi Galavant ha acabado siendo el Sleepy Hollow de esta temporada, una serie de la que no me esperaba nada y que que acabó siendo de lo mejor de aquel año. Pero claro, estamos hablando de una miniserie de ocho episodios de veinte minutos, que presenta cada historia de forma rápida y llendo al grano, algo que no es nada normal en la tele de hoy en día. Hasta la misma Sleepy Hollow esta empezando a aburrir en su segunda temporada, con eso de que le hayan duplicado el número de episodios por temporada y haya empezado a meter relleno… Pero en fín, que podía ser peor, podía ser como el coñazo de los primeros episodios de Agent Carter…

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

8 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Osoreland
20/01/2015 21:50

Pues la estoy descargando a ver que tal. No soy muy de musicales pero habrá que ver que tal está!
Por cierto, vieron que Hickman tras copiar Crisis de Identidad hará ahora lo mismo con COIE? Oh god…

AnonimusUser
AnonimusUser
21/01/2015 02:43
Responde a  Osoreland

Mas que cosa de Hickman es mandato de los amos y señores de Disney.

M'Rabo Mhulargo
Admin
12/01/2016 12:51

Pse, no ha estado mal del todo…

M'Rabo Mhulargo
Admin
12/01/2016 16:13

Pues tu mas!!

trackback

[…] casi esperado, pero no por ello menos triste, fue el final de Galavant, una serie que tiene el curioso honor de ser el único musical que me ha gustado en toda mi vida. […]