Sandman Mystery Theatre – El lado sórdido de la Golden Age

Estamos acostumbrados a que el mundo de los superhéroes de la Golden Age era un lugar limpio, brillante y en el que todo era blanco y negro, los buenos eran muy buenos y los malos eran muy malos y perdían al final de la historia. Obviamente con el paso de las décadas han sido muchos los autores que nos han querido dar una versión más realista de aquellos primeros años de la edad de oro de los superhéroes. Hoy vamos a hablar de una de esas versiones, vamos a ver la versión del Sandman de la Golden Age que nos dio Matt Wagner en su Sandman Mystery Theatre.

Si, no todo en los años 90 fue nefasto en el mundo del comic

Matt Wagner es conocido principalmente por ser el creador de Grendel y Mage, pero sin desmerecer estas dos obras, yo personalmente me quedo con su particular versión de Sandman.  Porque lo que tenemos aquí es un Sandman que vive en un mundo bastante más real del que nos mostro en su día Gardner Fox pero sin olvidar que también es un mundo en el que están empezando a nacer los superhéroes. Así que vemos en esta serie como coexisten los superhéroes y su avanzada tecnología con las miserias de finales de los años treinta y otras que por desgracia siguen de actualidad,  el racismo, el crimen organizado, etc.

Y aunque no lo parezca, esta serie es muy fiel a sus orígenes

Si, Wesley Dodds lleva una máscara y acabara siendo miembro fundador de la JSA, pero los criminales a los que se enfrenta son tan reales como la vida misma. En este sentido Matt Wagner no se corto lo mas mínimo. Aquí los villanos no son elegantes gánsters que atracan bancos y joyerías y viven en un mundo impoluto, los criminales aquí lo son de verdad. Hay asesinos, violadores, traficantes de drogas, secuestradores que mutilan a sus víctimas… El crimen es crimen y Wesley Dodds tiene que luchar contra el con todas sus fuerzas.

Aquí el crimen no es bonito ni estético

El otro gran acierto es el papel que ocupa en la serie Dian Belmont. Aunque aquí Wagner se ha limitado a seguir por el camino que ya marco Gardner Fox en los años 40. Fox creo a una compañera para Sandman que no era ni una damisela en apuros a la que había que rescatar ni la novia eterna que suspiraba por su héroe enmascarado mientras le despreciaba en su identidad civil al desconocer que eran el mismo. Aquella Dian Belmont era la socia del héroe, conocía su identidad secreta y le ayudaba en sus casos, pero no necesitaba llevar un traje ni llamarse “Sandwoman” para ser su compañera. Desde luego un mejor modelo a seguir que cof, cof, wonder woman… Este es el modelo que siguió fielmente Wagner, mostrándonos aquí a la misma Dian fuerte, independiente y que quiere luchar contra las injusticias del mundo. Y que encontrara EN Wesley Dodds el compañero perfecto para compartir su vida.

Dian Belmont, una heroína por meritos propios

Pero que esta serie mostrase una visión más sórdida de la Golden Age y que se publicase bajo el sello Vértigo no le impidió a Wagner arreglárselas para que su Sandman tuviese sus pies firmemente anclados en todo el Universo DC. Dejando a un lado cambios menores como el tipo de mascara antigás que llevaba Sandman y que Wesley Dodds paso de ser el prototipo de playboy millonario a lo Bruce Wayne a ser un tipo más normal  con unos kilos de más, no puede decirse que hubiese nada en estas historias que contradijera lo que ya conocíamos del personaje. Pero además de eso Wagner no quiso que olvidásemos que su Sandman seguía viviendo en el mundo que dentro de poco albergaría a la JSA y así fue como pudimos presenciar los primeros encuentros de Sandman con Hourman y con los Futuros Starman y Blackhawk.

Sera Vértigo y todo eso, pero siguen siendo la futura JSA

Pero también le vimos encontrarse cara a cara con el mismísimo Morfeo, Sueño de los Eternos, el otro Sandman. Wagner quiso dejar claro desde el principio que para el todo el Universo DC era uno y el mismo, sin hacer como otros autores que metían a sus personajes en pequeños universos de bolsillo en el que no existía nadie más que ellos. Con eso Matt Wagner demostró que eso de lo que se quejan algunos autores de que la continuidad es un lastre, solo lo es cuando no sabes utilizarla ni conoces a los personajes.

Sandman y Sandman, creo que no hace falta añadir nada más

La pena es que como no, encontrar un comic así en DC hoy en día esta difícil. Los héroes de la Edad de Oro han sido tan modificados que están casi irreconocibles y del pobre Wesley aun no hay ni rastro. Y mucho me temo que si llega a aparecer tendrá poco o nada que ver con las versiones de Gardner Fox o Matt Wagner. Así que no nos quedara más remedio que disfrutar releyendo series como esta mientras esperamos a que lleguen tiempos mejores.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
AnonimusUser
AnonimusUser
03/08/2012 17:21

Le voy a tirar el animo al piso don M’Rabo Mhulargo, Robinson ya anuncio a que Weasley Dodds va salir en (Ultimate) earth 2. y que va estar en el «World Army»… a la mierda con el budista zen de Wagner D:

trackback

[…] ya dije cuando hable de su Sadman: Mystery Theatre, Matt Wagner parece dar lo mejor de sí mismo cuando trabaja con personajes ajenos y al igual que […]