Muñecas hinchables jugando a Pinocho

Air Doll.
Puf… ¿Por dónde empiezo? Empezaremos por lo básico y a golpe de spoiler, que cojones:

Air Doll es una película basada en un manga de un tal Yoshiie Göda, o eso dice la wikipedia. Es la historia de un señor antisocial que, hundido en una depresión porque le ha dejado la novia, se compra una muñeca hinchable y se dedica a amarla y respetarla hasta que la muerte o el aburrimiento los separe. Esto, que a priori a ojos occidentales es tristísimo, parece que es algo aceptado en Japón (¡y yo que me lo creo! ¡Anda ya!).
El caso es que la muñeca hinchable un día cobra vida (y lo hace porque sí, tampoco importa mucho) y se va de paseo, a descubrir el mundo. Supuestamente, a medida que avanza la película, debemos emocionarnos por como la susodicha moza va descubriendo el mundo y viendo que, en realidad, todos en el fondo somos buenos o alguna mierda así. Ah no, que me he confundido. Que eso es Amelie, una peli que dentro de su locura tenia algún sentido.

Air Doll es la versión frívola de Amelie. En todo su desarrollo no vemos mas que personajes arquetípicos mal construidos, giros argumentales que se justifican «porque sí» y una de las peores parejas románticas de la historia: La muñeca hinchable sale a descubrir el mundo mientras su dueño se va a trabajar, y en sus paseos acaba trabajando en un videoclub. Por las noches se deja follar por su dueño, pero por el dia se enamora poco a poco del dependiente del videoclub, un chaval con pinta de autista que acaba descubriendo que ella es una muñeca hinchable. Lejos de asustarse, decide follársela como se folla a las muñecas hinchables; Le agarra el pitorro del aire del ombligo y la hincha con sus propios pulmones. Sinceramente, a mi me cuesta hinchar un globo de un céntimo, nunca he sido capaz de hinchar una barca hinchable, ¡y el nota este hincha una muñeca hinchable entera, hasta el punto de que la tipa se llena del todo! Pues sí. Y ahora viene lo mejor, el desenlace final de la historia: El tío se queda dormido despues del polvo y ella aprovecha para… ¡Tratar de deshincharlo para poder llenarlo con su propio aire! Y claro, como no le encuentra la forma de vaciarlo por el ombligo, le clava un cuchillo al pobre hombre. Y el chaval se despierta gritando «¡AAAH! ¡AAAAAAH!» y ella le dice que no se preocupe, que ella lo va a hinchar. Y procede a soplarle por la boca mientras los dos se ponen perdíos de sangre. Lo siguiente es un plano de los dos amaneciendo, el muerto y ella con cara de gilipollas (de muñeca hinchable, vaya) con la voz en off de ella diciendo «no fui capaz de volver a hincharlo y se murió».
Se supone que esta escena es el clímax de la película, se supone que esto es tela de dramático y triste. Pero mientras ella lo tira a la basura (porque es lo que se hace con las muñecas hinchables rotas, vaya) lo único que podía hacer era descojonarme. Y echarme las manos a la cabeza, que cuernos, sobre todo cuando el dueño de la muñeca hinchable la sustituía por otra muñeca, y esta también cobraba vida. El tio amargao ese debía de tener un semen mágico que daba vida al látex, lo mismo a sus condones les salían patitas y corrían también a descubrir mundo. Me gustaría hacer una segunda parte, el Condón Asesino, un condón con dientes que fuera por ahí arrancando pollas al servicio del Vaticano. Ah, no, que eso ya esta inventado…


Si nos ponemos serios tenemos que decir que el argumento de la película no da para mucho, y a la película le sobra más de media hora. Que los planos de la actriz principal poniendo cara de muñeca hinchable (en realidad lo que hace es plagiar la interpretación de Jude Law en Inteligencia Artificial, pero eso ya es una opinión más personal) se repiten más que el ajo, y que al final la historia se habría resuelto mejor en 80 minutos que en los 120 que dura. Sobre todo porque el argumento ya dice claramente que el tema principal de la película es lo vacía que es la existencia en la vida moderna, y cómo un un ser a priori vacío es capaz de vivir más que cualquiera de los que estamos llenos de sangre y vísceras que sirven para «sentir», con lo que todo ese montón de escenas de la muñeca mirando niños, jugando con perros, probándose ropa etcétera no deberían tener tanto peso en el montaje final como tienen.

Deja una respuesta:

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
Notifícame de
trackback

[…] que se hacen pasar por ñomas en el Warcraft, debido a que están traumatizados por tirarse muñecas hinchables. Sin embargo, algunos europeos calvos que van en el nombre del nombre del rey, intentarán […]

trackback

[…] a quien la creó, para no hallar ninguna respuesta satisfactoria. Hay quien le ha recordado a Amelie, no estoy de acuerdo: no toda película cuya protagonista sea una mujer con corazón y cierta […]

trackback

[…] En el fondo es tan entrañable como los personajes de Air Doll…  […]