Alpha Protocol

Pueeeees… La verdad es que los chicos de Obsidian me caen bien. Son gente que ha creado cosas como Planescape: Torment, Icewind Dale, KOTOR II, los Fallout originales y colaboraron en cosas como Baldur’s Gate. Todos estos trabajos destacan por intentar contar una historia por encima de cualquier otra cosa, y eso se nota cuando juegas y ves lo complicado que llega a ser el árbol de decisiones. Mundos abiertos, historias complejas, blablablabla…

Esto no es así en Alpha Protocol; este juego es el hijo bastardo de Mass Effect 2 con Splinter Cell, y si bien Mass Effect 2 ya me pareció inferior a la primera parte por tener un mundo demasiado «instanciado», en el que cada planeta era muy pequeño y tenía pocas cosas que hacer, Alpha Protocol es mucho peor en eso. Pero mejor empiezo por el principio…

Esto es un juego de espionaje, que se desarrolla más o menos en la actualidad. El protagonista, Michael Thorton (no se le puede cambiar ni el nombre, ni el sexo ni nada, sólo puedes cambiarle el color de ojos y los complementos) es un superespía novato que pertenece a la ultrasecretísima agencia de espionaje yanqui «Alpha Protocol», gentuza de esa que va por el mundo matando y robando lo que le da la gana sin ningún reparo con la excusa de defender la paz mundial y blablabla. El caso es que el juego nos cuenta como traicionan al protagonista y el tío se lía la manta a la cabeza y decide descubrir quién cómo y por qué le han traicionado, y de paso salvar al mundo de la tercera guerra mundial o algo peor. Todo esto estaría muy bien si no fuera porque nada más empezar, ya nos damos cuenta de que el juego esta «porteado» de Xbox, y la única forma de manejarlo decentemente es con un mando de la susodicha consola. Así que olvídate de poder apuntar a gusto con tu ratón, porque en este juego al ratón le dan vahídos y se vuelve loco a las primeras de cambio, y teniendo en cuenta que el combate en este juego es muy arcade y muy poco rolero, pues ya sabes a que nos atenemos; hay habilidades que están completamente over (especializate en pistolas y saca lo del tiempo bala, los jefes morirán instantaneamente) y otras que no valen para absolutamente nada (el cuerpo a cuerpo funciona bien hasta la parte final del juego, que usarlo ya es un suicidio). El sistema de cobertura es nefasto, y si intentas arrastrarte de un sitio a otro, la mayor parte de las veces te encontrarás abandonado entre dos puestos de cobertura siendo acribillado a placer por cincuenta mercenarios sedientos de tu sangre. Vamos, que el combate poco tiene de RPG y poco tiene de bueno, aunque se deja jugar si te lo tomas como un Call of Duty de baratillo y lo que te interesa es la historia.


Porque lo interesante aquí, en un RPG, es la historia. Y sí, esta bien. Es una historia de espionaje corrientita, de agencias ultrasecretas que se conocen entre ellas y nadie las conoce, que se deja contar y tiene algún personaje interesante. Pero lo jugoso de verdad es el árbol de decisiones, la capacidad que tiene el juego de cambiar según lo que hagas. Y ahí esta la novedad de Alpha Protocol, su sistema de conversación es una vuelta de tuerca a lo que ya apuntaba Mass Effect: Las opciones de respuesta de tu personaje suelen ser tres, «Suave», «Agresivo» y «Profesional» (lo que algunos han llamado «Bond» «Bauer» y «Bourne», respectivamente). Tendremos unos cinco segundos para elegir una de las opciones, y según la actitud de nuestro interlocutor, conseguiremos cosas distintas. Por ejemplo, si estamos hablando con un funcionario, igual nos conviene ser directos y no irnos por las ramas, así que nos convendrá usar la opción «Profesional», que suele ser la más impersonal y directa. Sin embargo, a veces algunos cabrones nos quieren hacer perder el tiempo o nos subestiman, así que nos toca hacer un Jack Bauer. Otros personajes sólo quieren un poco de cariño, y si charlas un rato con ellos a lo Bond acaban dándote la información que quieras gratis y sin chivarse al enemigo de que andas buscándolo. Y ese es el gran hallazgo del juego, las conversaciones son más o menos rápidas y entretenidas, y puedes elegir ponerte del lado de cualquiera de las facciones del juego y descubrir que hay realmente detrás de ellas. O no enterarte en absoluto de quienes son y por qué te ayudan sólo por no hacer muchas preguntas.


Lo malo viene cuando te das cuenta de que el juego te engaña. Que el esquema básico del juego es misión->ir a base-> misión. Que las armas y el equipo lo compras por internet, que las comunicaciones/mails y demás las haces sólo si te dan la opción de responder un mail. No puedes llamar por teléfono a alguien, no puedes mandarle un mail si ellos no quieren. Así, según las decisiones que tomes, hay personajes que asomarán en un momento concreto y luego desaparecerán por completo del juego, para que luego te des cuenta mirando en wikipedia que si te hubieras asociado con mengano podrías haber sabido de que cojones iba el notas ese. No puedes darte una vuelta por los bares de Moscú, no puedes interrogar a gente de la calle. Si vas a un bar de Moscú a hablar con un viejo borracho, es porque eliges la misión que te dan de hablar con el viejo borracho. Vamos, que es un RPG minimalista, para gente que quiere ir a lo directo. Y es la verdadera pena de este juego, que esta diseñado para ser un Mass Effect Arcade o algo parecido, y si se lo hubieran currado más, las cosas habrían sido bien distintas.

Obsidian lleva años arrastrando un problema gordo, y es que sigue currándose las cosas que se curraba hace 10 años, cuando los motores gráficos de los RPG eran 2D y crear un mundo infinito lleno de NPCs costaba mucho menos tiempo y dinero. Hoy en día cada NPC es un modelo nuevo con sus texturas y expresiones, y por eso darle la profundidad al juego que podía tener un Planescape Torment o un Fallout es muy difícil. Necesitas un presupuesto indecente, o limitar mucho las capacidades de movimiento de tu personaje como en Mass Effect. Y Obsidian, lamentablemente, no tiene el presupuesto de Bioware, con lo que le cuesta más sacar un juego y el mamoneo que tiene que soportar por parte de las distribuidoras es demasiado grande. Dicen que Alpha Protocol ha tenido un desarrollo desastroso, hay hasta gargantas profundas hablando de lo malísimo que fue el juego durante todo su desarrollo y lo desgraciada mala gente que era el jefe del proyecto. No lo sé. El juego en sí no es malo, he visto catástrofes mucho mayores, y si a ME2 la califican de Obra Maestrísima, Alpha Protocol, aun con sus fallos, se merece un notable.

Nota para jugadores de Megadrive: el juego lo distribuye Sega y sí, se oye el «SEEEEEEEEEGAAAAAAAAAAAA» en la pantalla de títulos. Que bonita es la nostalgia.

Aunque, ya que estamos, ¿qué cojones les pasa a Bioware, Bethesda y Obsidian, cuando CDProjekt sale de la nada y hace «The Witcher», el mejor RPG de largo que haya salido en los últimos 5 años? ¡Más vale que Fallout New Vegas sea bueno, que estoy frito ya de RPGs arcade que parecen un recopilatorio de quests del World of Warcraft!

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Musrha
Musrha
09/06/2010 17:17

*se encoge de hombros* Pues a mi me gusta… Tiene sus defectos, muchos, pero me parece que merecen la pena para ser un juego de Obsidian, que como bien dices no tiene el presupuesto de Bioware.

Ah, y se apellida ‘Thorton’, no ‘Thorne’.

alecartago1994osoreland
alecartago1994osoreland
24/06/2015 07:29

Acabo de jugarlo y tras no poder matar a Brayko tras un intento de dos horas… Lo des instale y lo mandé al infierno. El sistema de combate es horrible y no se lo perdono, un bug en Roma me jodió la partida y otro en Moscú me hizo tener que empezar la misión nuevamente. Lo que mas me jode es tener que enfrentarme a los jefes de una única manera, contra Brayko por ejemplo fácilmente podría llegarle por atrás con la perk de agente de las sombras y cargarmelo sigilosamente, pero no, te obligan a tener un encuentro ridículamente… Leer más »