Prometedor comienzo para el Absolute Power de Mark Waid y Dan Mora

Pese a que suelo fiarme poco de los eventos, también es cierto que tengo que leer al menos el primer número de cada uno para comprobar si es algo que despierta en mí un mínimo de interés o si es algo de lo que prefiero pasar. Aunque a veces hay algún evento que, debido a quienes están implicados en ellos, ya gozan de un poco más de confianza, que es lo que me ha sucedido con el Absolute Power de DC Comics del que se están encargando Mark Waid y Dan Mora. Dos autores de quienes llevo ya un tiempo disfrutando muchísimo de su trabajo conjunto en Batman/Superman: World’s Finest y su visión tan clásica e icónica de los héroes de DC. Y tras haber leído el primer número de este Absolute Power, es posible que estemos ante uno de esos eventos que, como poco, serán entretenidos. Por ello, vamos a ver qué nos ofrece esta historia advirtiendo como casi siempre de los SPOILERS.

Los héroes contra el muro

Como suele suceder a estas alturas, casi todas las historias dentro del género superheroico tienen unos precedentes fácilmente rastreables, y esta no es una excepción. A grandes rasgos, Absolute Power tiene un poco de la Civil War de Marvel, con el gobierno buscando acabar con la “amenaza” de los superhéroes, estos pasando a la clandestinidad y con alguno que otro pasándose al otro bando y convirtiéndose en cazador de sus compañeros. Pero lo que hace interesante esta historia es el otro aspecto de la misma, el que esos superhéroes tienen que hacer frente al ataque del gobierno desprovistos de sus poderes, algo que, salvando las distancias, recuerda un poco a JLA: Act of God aunque sin las connotaciones religiosas de aquella miniserie. Precedentes a los que hay que añadir que este evento aúna diferentes hilos argumentales que se han desarrollado en tiempos recientes en las series de los Titanes, Green Lantern, Batman, Superman y el propio World’s Finest de Waid y Mora.

Mezclando todo esto puede salir algo divertido o infumable, pero de momento parece lo primero

Pero en estos casos importa más cómo lo cuentas que lo que cuentas, por lo que aunque Absolute Power parta de unos cimientos algo explotados, la historia que nos presentan aquí Waid y Mora tiene potencial para ser interesante, aparte de que siempre he sentido una debilidad personal por esas historias en las que los héroes se encuentran en desventaja enfrentados a todo. Y de momento en ese aspecto el cómic está cumpliendo, con todos los héroes de DC impotentes ante el ataque en todos los frentes que ha desatado contra ellos Amanda Waller, primero poniendo a la opinión pública contra ellos mediante noticias manipuladas y a continuación despojándoles a todos tanto de sus poderes como del acceso a sus habilidades místicas o anulando sus tecnologías, teniendo que huir la casi indefensa comunidad superheroica del ataque del ejército de Amazos que ha lanzado Waller en su busca.

Dan Mora es lo mejor de momento

Y curiosamente ahí, en el papel de Amanda Waller, reside uno de mis pequeños problemas con esta historia, aunque es más algo contra DC en general que contra el trabajo de Waid y Mora. Esta era un personaje que me encantaba en el Escuadrón Suicida de John Ostrander y Luke McDonnell, aquella funcionaria del gobierno que había conseguido ascender pese a tenerlo todo en contra (mujer, madre y negra) y que tenía que navegar entre los aspectos más sucios de su gobierno para realizar su trabajo. Un personaje que solía tener momentos de cierta humanidad aunque a veces esta quedaba eclipsada por su ocasional falta de escrúpulos.

Echo mucho de menos a esta Waller

En contraste a eso, en tiempos recientes Waller ha sido tratada prácticamente como una supervillana, una megalómana y a ratos casi omnipotente, que parece estar en todas partes, saberlo todo y que lo mismo hace tratos con los líderes corruptos de organizaciones políticas extraterrestres que con invasores alienígenas, peligrosas inteligencias artificiales o da órdenes al presidente de los Estados Unidos. A lo que hay que añadir lo de secuestrar y amenazar con asesinar a la familia de una superheroína para que esta trabaje para ella, que ya lo de poner bombas en los supervillanos del Escuadrón Suicida era moralmente reprobable, pero esto ya va demasiado lejos. Una evolución que, al menos para mí, hace de ella un personaje menos interesante y que espero que tras este evento rebajen un poco su estatus para que vuelva a ser un personaje más manejable, aunque con Waid de por medio no sé si atreverme a esperar eso ya que a él le gusta demasiado eso de los villanos malvadísimos, así que tocará esperar con cautela.

Ya casi parece mas Lex Luthor

Y el otro aspecto que me preocupa de esta historia es ese que le debe demasiado a la Civil War de Marvel. Igual que allí, aquí también encontramos a algún superhéroe que otro que se ha pasado a trabajar para el gobierno y ayudar a capturar a sus compañeros porque estos suponen un peligro para la sociedad. Algo que en Marvel manchó durante demasiado tiempo a unos cuantos personajes y me preocupa que suceda lo mismo ahora, especialmente teniendo en cuenta el personaje en cuestión. Porque la idea de que Oliver Queen acepte trabajar para Waller, quien a todos los efectos está actuando como esos fascistas contra los que tanto tiempo él mismo ha estado en contra, a mí al menos me provoca rechazo, pese a que no sería la primera vez que este acaba haciendo el trabajo sucio del gobierno como hacía de vez en cuando en la etapa de Mike Grell y Ed Hannigan. Y como Waid es un guionista algo irregular, capaz de lo mejor y lo peor, no sé qué esperar de esta situación, así que confío en que estemos ante el Waid bueno, el que tanto me ha hecho disfrutar junto con Dan Mora en World’s Finest, y que Ollie aquí simplemente se haya apuntado al bando de Waller para traicionarla y desmantelar sus planes desde dentro.

¡Este tiene que ser un agente doble!

Pero de lo que estoy absolutamente seguro es de que no me va a defraudar en lo más mínimo es del trabajo de Dan Mora. Desde que le descubrí en Klaus junto con Grant Morrison, he seguido de cerca su carrera y ha sido todo un placer ver los pasos agigantados a los que ha ido mejorando, tanto dentro del género fantástico como en el ya mencionado Klaus o en Once & Future, o dentro del género superheroico en series como World’s Finest o Shazam. Algo que ha hecho de este uno de mis dibujantes favoritos del momento y uno al que me encantaría ver al frente de todos mis personajes favoritos, por lo que al menos es un consuelo poder contar con su inmenso talento en series como estas donde tiene la oportunidad de dibujar a todo el mundo. Y su trabajo aquí, embellecido por el coloreado de Alejandro Sánchez, resulta tan espectacular como siempre. Mora domina como quiere las escenas de acción y la naturalidad de unos personajes que se sienten vivos, además de ofrecernos composiciones de página y elección de planos bastante interesantes, por lo que en el peor de los casos Absolute Power será un festín para la vista.

Lo dicho, Mora es muy grande

Aunque espero que el cómic acabe siendo bueno, o como poco entretenido, en todos los frentes, que de vez en cuando nos tiene que tocar algún evento que merezca la pena. Y si nos atenemos a los antecedentes recientes de Waid y Mora, yo al menos me atrevo a esperar un mínimo de calidad, especialmente tras este primer número con bastantes elementos que, si bien no son especialmente originales, al menos sí parecen ser prometedores. Por ello, de momento estoy decidido al menos a leer el segundo número y ver cómo evoluciona la cosa, aunque solo sea para disfrutar del arte de Dan Mora mientras espero que un día le dejen poner sus manos sobre la Legión de Superhéroes.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

24 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Matches_Malone
Matches_Malone
10 días han pasado desde que se escribió esto

Lo de Oliver conspirando contra los supers tiene cierta logica atendiendo al pasado del personaje. Ya en la propia Justice League Unlimited (no es la primera vez que Waller organiza un ataque coordinado contra la comunidad superheroica a gran escala) era de los pocos que, junto a Batman, tenia que explicar a sus sorprendidos compañeros por que desde un punto de vista de alguien simplemente humano y civil se podia entender perfectamente por que la ciudadania estaba mas asustada de los heroes y lo que podian llegar a suponer que apreciaba sus beneficios.
Siempre ha sido, dentro de la comunidad superheroica de DC uno de los heroes mas criticos con el sistema metahumano y sus consecuencias si se saliera de madre, en ese sentido se parece bastante al Tony Stark de CW.

Last edited 10 días han pasado desde que se escribió esto by Matches_Malone
Roger
Roger
9 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Matches_Malone

Sí, pero que Queen se alíe con una agencia secreta del Gobierno y esté de acuerdo con manipular la ciudadanía y putear a sus amigos es ya salirse mucho de personaje. Más lógica tendría que se destapara un escándalo de la JLA (como esos «planes de contingencia» de Batman) y Green Arrow fuera el causante de la filtración.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
8 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

Qué alguien como Queen se alinee con el estado (y no digamos ya las «cloacas» del estado) no tiene sentido.

Roger
Roger
6 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Creo que lo más lógico sería pintar por ejemoplo la Liga cada vez más aliada con gurús de alta tecnología estilo Elon Musk y Queen prefiriendo al Gobierno a los oligarcas.

Alejandro
Alejandro
9 días han pasado desde que se escribió esto

Me da muchísima risa eso que dice Queen de «empowering the powerless», cuando él está trabajando para Amanda Waller y el gobierno estadunidense. Es que vamos, es tan ridículo y sen sentido que cualquier cosa que no sea ser un agente doble sería para tirar la serie a la basura.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
9 días han pasado desde que se escribió esto

Parece que estamos ante la clásica experiencia Waid; una trama repleta de momentos espectaculares y giros de guión mientras los personajes quedan más bien en segundo plano si hay suerte porque cuando toman más prominencia las ramificaciones suelen ser lamentables y las implicaciones aún peor. Es el gran problema de Waid; para todo lo bien que maneja todas las ideas alrededor de los superpoderes y darles historias divertidas a las identidades enmascaradas; el lado humano flaquea muchísimo y es más que nada sostenido por atajos, fórmulas y tirar de situaciones limite y ejemplos extremos. Cuando no falla del todo. Muy similar a Mark Millar.
El aspecto humano es también donde alguien como Peter David se diferencia mucho de esta camada de autores que son algo así como la “generación Héroes Return” (Busiek, Waid, PAD).
Dan Mora genial, por supuesto. No será el mejor diseñador a mis ojos pero yo prefiero diseños demasiado clásicos también. No estoy con la onda, xD.

Abner
Abner
9 días han pasado desde que se escribió esto

Oliver nunca trabajaría para waller ..
Ese no es Queen..

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
8 días han pasado desde que se escribió esto

Felicidades a John Byrne, que hoy cumplió 74 añitos.🎉🎂🎉

Antonio Jota Comu
8 días han pasado desde que se escribió esto

Hace años que no leo ningún tebeo reciente con Waller, pero, por lo que contáis, y por la impresión que me ha dado a veces en otros medios, yo diría que lo que falla en su caracterización es que intentan convertirla en algo parecido al Nick Furia Ultimate

Álvaro
Álvaro
7 días han pasado desde que se escribió esto

Estoy leyendo Suicide Squad Dream Team (el prólogo) y yo, que no leo tanto DC como Marvel, no tenía ni idea de que Waller fuese una mente maestra todopoderosa, creía que simplemente era una agente del gobierno con pocos escrúpulos. Últimamente hay una tendencia a escribir a todos los personajes cuya característica principal es la inteligencia como seres perfectos que lo tienen todo planificado y lo saben todo. Creo que es la sombra de Breaking Bad, todo el mundo quiere escribir un nuevo Walter White.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
7 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Álvaro

Y Walter White vio como se le derribaba todo delante de las narices porque no era tan listo como se creía (ni siquiera tan inescrupuloso como se creía, aunque era bastante inescrupuloso).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
7 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Prometeo (un personaje que luego se usó fatal/.

Roger
Roger
6 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  M'Rabo Mhulargo

No me gustaba mucho que pintaran a Batman tan perfecto, porque a veces ello dejaba a los demás como idiotas.
El otro día me hicieron ver Emily en París hasta la segunda temporada, y se ve como la chica (que en la primera siempre era de ideas geniales a botepronto) tiene una de sus ocurrencias repentinas y casi hunde un negocio por no informarse antes. Sus compañeros salvan la cosa (porque no son inútiles; conocen mejor el negocio) y ella se enfada… Creo que esa es una forma más adecuada de mostrar una dinámica de grupo.
En el Escuadrón Suicida original Waller se equivocaba no pocas veces. Y eran sus ayudantes los que tenían que mantenerla en el buen camino.

Roger
Roger
6 días han pasado desde que se escribió esto

Como se dice aquí y ya he dicho en muchas ocasiones, el problema de Waller es que le han quitado la esencia y la han convertido en la encarnación del lado hijoputa maquiavélico del Estado. Se han quedado solo con lo manipuladora y cruel que puede llegar a ser.
En el principio Waller era una marginada y una outsider en la comunidad de inteligencia. Una mujer negra, de clase obrera, viuda y con mala leche. No encajaba en el modelo de Mad Men de la CIA: muerdepuros exmilitar tipo duro rollo Nick Furia.
Y por eso solo podía dirigir a los marginados del Escuadrón Suicida en el sótano de una cárcel. Y solía avergonzar a los Old Boys de Washington. Incluso tras salvar al país de Kobra (Janus Directive) solo consiguió ser degradada por no respetar la cadena de mando.
El problema es que Waller tuvo tanto éxito como personaje que lo ascendieron a tótem del Gobierno, y perdió su lado contestatario.
Creo también que un problema es que ha faltado recambio generacional. En los 2000 hubieran debido crear personajes rollo Dick Cheney, cabrones demagógicos que lo arreglan todo invadiendo países y torturando con waterboarding. Personajes como Sarge Steel parecen demasiado de los 80. Pero en cambio una mujer negra sigue pareciendo moderno, porque aun es extraño que haya alguna mandando algo.