Venecia a través de los ojos de Jiro Taniguchi

Hoy toca hablar de un mangaka por cuyo trabajo siento un aprecio enorme y quien se echa muchísimo de menos, Jiro Taniguchi, a través de una de sus obras mas especiales, Venecia. Un cuaderno de viajes en forma de cómic con el que Taniguchi compartió con el lector la visión de un extranjero paseando por una de las ciudades mas fascinantes de Europa en el que sin duda es uno de sus trabajos mas logrados a nivel gráfico. Así que nada mejor para recordar a este grande que nos dejó demasiado pronto que embarcarnos con el en este viaje.

Todas las guías de viaje deberían ser así

Tras encontrar entre las pertenencias de su madre una pequeña caja llena de postales pintadas a mano y viejas fotografías sobre la ciudad de Venecia, un turista Japonés viaja hasta la ciudad Italiana tratando de descubrir algo mas sobre ese capitulo desconocido para el sobre su familia y esos abuelos a los que nunca conoció. Un viaje en el que poco a poco van surgiendo respuestas a algunas de esas preguntas que quedan eclipsadas ante la belleza de la ciudad que se abre ante el.

Quien pudiera pasear por allí

Venecia forma parte de una serie de libros que la compañía Luois Vuitton comenzó a publicar en 2013 y en la que diferentes autores de cómics de todo el mundo retrataron ciudades que les resultaban ajenas, para que estas se viesen a través de los ojos de gente que las descubría por primera vez. Así en esta colección titulada Louis Vuitton Travel Book podíamos encontrar la visión de Hawai que tenia el Croata Esad Ribic, lo que encontró el Italiano Lorenzo Mattotti en Vietnam, el retrato de México realizado por el Francés Nicolas de Crécy y por supuesto esta Venecia vista a través de la mirada del Japonés Jiro Taniguchi. Una tarea para la que Taniguchi se desplazó a la propia Venecia para experimentar la ciudad de primera mano y poder ofrecer un retrato lo mas autentico posible.

Cuanto se le añora

La tenue historia que guía este manga no es mas que una excusa para que su protagonista pueda perderse como el propio Taniguchi por las callejuelas y canales de Venecia, sorprendiéndose a cada paso de lo que encuentra y sintiéndose fascinado antes una ciudad como esta que no se parece a nada en el mundo. Sin diálogos y con apenas unos pocos textos de apoyo para hilar la historia de este protagonista anónimo, Venecia podría haberse convertido en manos menos hábiles en una simple sucesión de estampas, muy hermosas eso si. Pero la maestría de Taniguchi a la hora de narrar sin palabras consigue en esta obra, que le debe mucho a su Caminante, sumergir al lector de tal forma en la obra que uno casi puede sentir estar acompañándole en este viaje.

Uno acaba olvidándose de que esta pasando paginas

A nivel gráfico. estamos ante lo que para mi es uno de los trabajos mas logrados y mas hermosos de Taniguchi. El retrato que hace de Venecia tiene una fuerza tan grande que es difícil no pensar que la realidad lo tiene complicado para estar a la altura de sus dibujos. Un retrato que no se limita simplemente a poseer ese nivel de meticuloso detalle tan propio del autor, su Venecia es una ciudad viva, que respira y que se mueve, a medida que uno pasa sus paginas casi puede sentir los sonidos de esta, la presencia de sus habitantes y visitantes. Lejos de ser una sucesión de imágenes estáticas es casi como si Taniguchi hubiese podido captar con sus lápices y acuarelas pequeños momentos de su viaje y atraparlos en el papel.

Es como asomarse a la realidad

Una obra en la que además podemos disfrutar de algo de lo que apenas habíamos podido disfrutar en toda la trayectoria de Taniguchi como mangaka, el uso del color. La habilidad de este con las acuarelas, su capacidad para dotar a esta obra de una atmósfera casi de ensueño, hace que lamente profundamente que prácticamente toda su obra se realizase en blanco y negro. Lo que hace aquí Taniguchi en ese sentido es casi magia, arte en estado puro, como era capaz de convertir simples manchas de color en algo vivo y fluido que casi podemos sentir. Un color con el que da la impresión que buscaba mas el transmitir sensaciones que reflejar una realidad que me reitero en que lo tiene complicado para ser tan bella como esta Venecia de Taniguchi.

Con su muerte se nos fue uno delos mas grandes

Como buena parte de su obra, Venecia fue editada aquí en España por Ponent Mon, y es una lectura (o experiencia visual mas bien) que recomiendo sin dudar a quienes busquen desconectar de todo durante un buen rato para dejarse llevar por este apasionante viaje en el que Taniguchi, de forma pausada pero segura, es capaz de transportarnos de esta manera a otro lugar.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Grande Jiro (me lo quería cambiar por Jordi el corrector) Taniguchi. Siempre.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Trabajo menor (como el del Louvre), pero muy bonito (como el inacabado El bosque milenario … Por cierto, que desgraciadamente a lo largo de su carrera acumuló unas cuántas obras inacabadas).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Con El bosque milenario me hubiese gustado leer por donde iba a tirar.

Make Mine Marvel
Make Mine Marvel
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Me encantó el caminante y esta obra me llama la atencion