Solidaridad con el Papus: 44 años después algunas cosas no han cambiado

Hace (casi) cuarenta y cuatro años la organización terrorista fascista “triple a” (alianza apostólica anticomunista) decidió que lo que publicaba la revista satírica El Papus era algo intolerable, por lo que colocaron una bomba en sus oficinas con la que asesinaron al portero del edificio, Joan Peñalver, e hirieron a diecisiete personas. Como señal de repulsa ante este crimen repugnante setenta y tres editoriales y un montón de autores de cómics unieron fuerzas para crear un álbum especial con el que demostrar que no les iban a callar y cuyos beneficios se destinaron a las victimas del atentado. Y como a veces la historia tristemente parece que se repite hoy es un día perfecto para reseñar este especial.

Por suerte aun nos quedan humoristas dispuestos a no dejarse amedrentar

A lo largo de las ochenta paginas de las que consto este álbum algunos de los mejores autores de la época volcaron lo que sentían sobre la pagina, dolor, impotencia, incluso esperanza, pero sobre todo mucha rabia por un crimen irracional que se cobro una victima mortal y que podrían haber sido muchísimas mas simplemente porque a un puñado de fascistas nostálgicos no les gustaba ver que la sociedad y las libertades estaban avanzando sin que pudiesen hacer nada para evitarlo.

Si, para algunos es tan grave hacer humor como el poner una diana sobre otros

Con un numero tan amplio de enfoques como de autores nos encontramos con viñetas, pequeñas tiras e ilustraciones que van desde un humor aparentemente blanco digno de Bruguera al humor negrísimo pasando por imágenes que simplemente reflejaban el terrible dolor que estaban sufriendo en la sociedad por este crimen tan horrible.

Y cuatro décadas después aun nos sentimos así demasiado a menudo

Mensajes que dejan claro cual era el problema entonces y que prácticamente podemos aplicar palabra por palabra a nuestro presente, que hay determinados grupúsculos para quienes los avances sociales son algo aterrador y que están deseando conseguir con todas sus fuerzas un “revival” de una época que ni siquiera vivieron.

Y décadas después estas palabras de Esteban Maroto son igual de vigentes que en su momento

Grupúsculos que no podrían existir, o lo harían solo de forma marginal, si no contasen con el beneplácito o incluso el apoyo directo de muchos que desean hacernos retroceder socialmente a épocas mas oscuras. Algo en lo que hoy en día también son cómplices demasiados tontos útiles que creen que apoyando a escoria no muy diferente de la que trato de acabar con el Papus conseguirán sacar algún rédito.

Solo que hoy en vez de pagar para poner bombas pagan para tener a sus monigotes y sus menajes de odio en los medios

Pero también nos encontramos con mensajes de que aunque tristemente hoy en día parece que como entonces el humor es una profesión de riesgo, quienes se dedican a ella no están dispuestos a dejarse amedrentar o amordazar por el miedo.

Una profesión como esta no debería ser de riesgo

Un miedo que en el fondo lo encontramos en ellos, en esa panda de cobardes a quienes cosas tan simple como gente viviendo sus vidas libremente, luchando para mejorar la sociedad o simplemente haciendo humor, les aterra tanto que no dudan con lanzarse como perros rabiosos (de esos pequeñitos a los que no puedes ni mirar) o en señalar con el dedo a quienes consideran enemigos de un país que solo existe en sus podridas cabezas.

Es absurdo que para algunos palabras como esas puedan darles tanto miedo

También podemos darnos cuenta leyendo este especial como cuatro décadas después hay cosas que apenas han cambiado o que lo están haciendo demasiado lentamente, y que muchos de los problemas a los que se enfrentaba la sociedad de la época también los estamos sufriendo nosotros nosotros hoy en día de una forma u otra.

Esto casi podría haberse dibujado hoy mismo

Un especial que tristemente tuvo que hacerse eco de que los compañeros de profesión de la revista Punto y Hora de Euskal Herria también habían sufrido un atentado con bomba por parte de la misma organización de asesinos fascistas, aunque por suerte en este caso aunque las oficinas quedaron completamente destruidas esos asesinos no consiguieron cobrarse ninguna victima.

Por eso a gentuza así hay que pararla antes de que vayan a mas

Y este especial además de servirnos de triste recordatorio debería servirnos también como advertencia de que hay actitudes que no pueden volver a ser toleradas, que a gentuza como la que perpetro este atentado, a quienes ayudaron a crear el caldo de cultivo que animo a estos asesinos a cometer atentados y también a quienes les defendieron y vieron con buenos ojos sus actos, hay que ponerlos en sus sitios.

Cosas así podemos encontrarlas hoy en día en demasiados foros, redes sociales y similares, buscando reclutas para «su causa»

No se puede seguir tratando a esta escoria como a ciudadanos mas, compartiendo o consintiendo los mensajes de odio que publican en sus medios de comunicación, redes sociales, memes o en el día a día en centros de trabajo, de estudio o el bar de la esquina, criminalizando todo aquello que no encaja en su imagen de un país “puro”. Hay que impedirles que sigan ganando dinero a base de explotar nuestra indignación sin que les importe que la basura que esparcen este haciendo que lo peor de la sociedad se sienta crecido y con permiso para atacar todo aquello que les ofende. Y también hay que dejar de pasearles por los platós de televisión, estudios de radio y redacciones de prensa o incluso pactar políticamente con ellos como si fuesen unos demócratas mas, porque no lo son y lo demuestran cada día. Porque si no empezamos a hacer eso ya un día vamos a tener otros especial como este en nuestras manos.

Pero también debemos recordar que en el fondo no dejan de ser esto, mierda a la que hay que poner en su sitio
Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

11 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Roger
Roger
07/07/2021 09:02

Bueno, quizá no sepáis lo más triste. Al pobre portero no le consideraron víctima del terrorismo. Con lo cual su familia no pudo conseguir las ayudas. Hasta que por fin lo consideraron «accidente laboral».
No hubo ninguna detención ni apenas investigación.

Roger
Roger
07/07/2021 09:19
Responde a  Roger

Corrijo lo dicho: sí hubo condenas, pero no por asesinato.

Diógenes Pantarújez
Admin
07/07/2021 12:39
Responde a  Roger

Era una época de «perdonar y olvidar»… Pero unos tenían que hacerlo más que otros.

Roger
Roger
07/07/2021 14:26

Ya. Lo malo es que el olvido parece que tenga que ser eterno…

Diógenes Pantarújez
Admin
07/07/2021 12:42

Lo curioso de este especial es que fue una fotografía de lo mejorcito del tebeo de la época, demostrando el talentazo que había en aquel momento. Muchas veces se habla de la decadencia de la industria en los 80/90, pero nunca fue por falta de talento, si no porque en aquel momento no hubo editores con la suficiente habilidad para llegar al público con un producto adecuado; de ahí que esa generación se formara fundamentalmente en superhéroes y manga.

Roger
Roger
07/07/2021 14:44

Lo del Papus fue tan malo como Charlie Ebdo. Estoy leyendo sobre esa época y me horrorizo. Hubieran podido morir docenas de personas. ¡Encima un juez dijo que era culpa de la revista!
En España en los 80 había talento a puñados… Faltaba dirección editorial. Aunque algunos, como Toutain, hicieron lo que pudieron. Hay grandes obras de la época como Rocco Vargas, Torpedo (genial), o Pere Vidal (en catalán). Por cierto se acaba de republicar KRAKEN, que tiene una mala leche similar a Juez Dredd. Animo a todos a comprarlo!

Diógenes Pantarújez
Admin
07/07/2021 16:35
Responde a  Roger

Yo es que precisamente creo que fueron editores como Toutain los que la cagaron a lo grande en todo esto, empeñados en los mismos formatos, en pensar que con la teta y el culo ya compensaban la parte comercial de cualquier proyecto y en rechazar de pleno al público femenino y a los críos.

Diógenes Pantarújez
Admin
07/07/2021 20:23
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Sí, el modelo era vender serializado en revistas «de retales» y luego vender los álbumes. Hoy en día Norma ha aprendido la lección bastante bien, cosa que aplaudo.

Zatannasay
Zatannasay
07/07/2021 15:22

Esto es un retrato tremendo de su época.

Lo peor, es que basta una crisis económica cualquiera para que algunos inicien la regresión a la infancia que es el fascismo. Así que estamos cada x tiempo volviendo a ver lo mismo.

España Una, Grande, Libre de Carlos Gimenez, es la gran referencia de los años de la transición. Que se lea.

Y sí, talento no faltaba.

Diógenes Pantarújez
Admin
07/07/2021 16:33
Responde a  Zatannasay

Y seguimos viendo como corren a justificar lo injustificable, pero es lo que tiene el cáncer, que si te despistas vuelve y acaba pudriendo el cuerpo entero.