Invocando el Lado Oscuro de la Fuerza (I): El despertar de la Fuerza

Ésta semana es cuando se lía, porque se estrena Rise of Skywalker y nos han prometido que eso va a ser la madre del cordero, el cierre de la trilogía de trilogías -aunque yo no descartaría un hipotético episodio X, que ya somos demasiado viejos para creernos estas cosas- y que pase lo que pase, sea la película genial o un desastre, vamos a cerrar el año con una bronca de las buenas. Para no variar.

Yaya, ¡pero os cargasteis a Han Solo!

Si en 1983 las opiniones negativas girarón alrededor de los Ewoks y el poderoso Imperio Galáctico cayendo bajo sus pedradas, mientras que en 2005 el horror quedó eclipsado por el alivio de ver terminadas las precuelas, en 2019 la división es total y absoluta. Están los que reniegan absolutamente de las secuelas, los que reniegan solo de la última película y ven a JJ Abrams como el gran redentor y luego están los que creen que The Last Jedi bastante buena era después del estropicio que hizo Abrams. Y luego están los clientes modelo de Lucasfilm que están encantados con todas y están que trinan porque hay mucha gente quejándose de lo que a ellos les gusta, con lo que también se meten al barrizal como un cochino en primavera. Eso sí, todo esto sin olvidarnos de Solo, Rogue One o hasta El Mandaloriano, que aunque este último parece que tiene menos detractores, alguno habrá y estará que trina. Así que previniendo lo que se nos viene encima y como luego me tocará ser un tipo cabal que piensa las cosas, hoy he decidido ponerme a ver El Despertar de la Fuerza y The Last jedi siendo el malo, soltar todo lo malo que tiene la película. Esto no quiere decir que me desdiga de todo lo bueno que he dicho de ella durante los últimos años, simplemente voy a hacer que Brainstomping se convierta en el nido de maldad y mal rollo que muchos queréis y escribiré con toda la mala leche necesaria para preparar el advenimiento de Nuestro Señor Palpatine I de la Galaxia, Emperador de todo lo que existe y lo que no existe. Asi que sacamos el bluray de su caja de chapa y empezamos…

La primera frase de la película era «esto empezará a poner las cosas en su sitio», y es que en el momento del estreno de esta serie veníamos de dieciseis años de discutir sobre las precuelas, unos preguntándose como podían ser tan malas y otros preguntándose como había gente que no reconociera su genialidad. Con El Despertar de la Fuerza nos encontraríamos con los «defensores del legado de George Lucas», gente que es fan de precuelas y trilogía y considera aberraciones las secuelas, con lo que no señor Max Von Sydow, esto no puso las cosas en su sitio, si no que las descalabró más todavía.

Visualmente y para bien o para mal, Star Wars ha perdido gran parte de su identidad visual y se ha banalizado un poquillo.

Me imagino a George Lucas viendo esta película y tirándose de los pelos porque aunque Abrams se corta muchísimo más en meter sus característicos destellos de lente, ya en esta primera escena el uso de la luz es totalmente contrario a lo que había metido Lucas hasta entonces, con focos de luz blanca/azulada cortando el plano y vertiginosos movimientos de grúa que Lucas se habría reservado para los domingos y las fiestas de guardar (no hay más que comparar el plano en el que se muestra Mos Eisley por primera vez con el de la llegada de Finn al Asentamiento Niima o la presentación de la cantina de Mos Eisley y la de Maz Kanata). La cuestión es que, si bien no es algo que vaya a notar el espectador medio, la película ya se nota bien distinta a las que produjo Lucas desde un primer momento. Y sí, en esta primera escena ya podíamos ver que esto va a ser una repetición de La Guerra de las Galaxias, con los malos atacando a los buenos y pegándoles una paliza, el héroe/heroina entregando el macguffin a un androide que se lo lleva a un desierto… En ningún momento lo disimulan y creo que hasta están buscando esa complicidad con el espectador, ese guiño de «eh, pero tu querías esto, ¿verdad?». Había auténtico pánico en Disney con esta película, porque al fin y al cabo existía la posibilidad de que la película se pegara el batacazo y se extendiera la idea de que Star Wars sin George Lucas ya no es lo mismo o peor todavía, que la gracia estaba en la trilogía original y ya.

Que sí, que vale, que este duo cómico funciona cuando el resto de la película le deja.

Hay una escena que deja claro uno de los mayores males de la película, y es cuando Poe Dameron es capturado por la Primera Orden y es conducido por el hangar del Destructor. Poe mira a los lados sorprendido, y el espectador no sabe muy bien a santo de que pone esa cara, porque damos por hecho que Poe vive en ese mundo y eso debería formar parte de su «normalidad». Si la película le hubiera dejado claro desde un primer momento al espectador que en el momento en el que empieza la historia se supone que la Primera Orden son cuatro taraos que juegan a cosplayearse de fascistas espaciales y no tienen ni de lejos la infrastructura ni el poder económico para montarse un numerito así, la cara de Poe Dameron estaría justificada y el espectador lo habría entendido a la primera. Pero no, se supone que teníamos que haber leído Aftermath y todos los libros, cómics y demás asociados que se suponía que nos preparaban para la película y que ni aun así nos dejaron muy clara la situación. Poco después, cuando la Primera Orden «destruye la República», el desbarajuste se consuma del todo, porque el espectador se pregunta como es posible que cargándose un planeta se carguen toda la República del tirón y dónde están los ejércitos de la República para defenderla. Porque claro, por ningún lado nos han contado que la Nueva República ni mucho menos es lo que esperábamos y tiene menos poder que la Unión Europea, así que lo que ha hecho Kylo Ren es cargarse la capital del país al que le tocaba la presidencia de turno de la Unión. Sí, un pelín triste.

La teoría más difundida es que Palpatine poseyó el casco de Vader y es lo que ha estado manipulando a Kylo Ren desde el minuto uno. Y como Abrams quiere darle al público lo que quiere, pues eso va a ser.

Y es en ese momento en el que te das cuenta de que en realidad este Episodio VII tiene muchísimo que ver con el primero, por aquello de pasar de puntillas por todo el trasfondo de la historia hasta el punto de no explicarte de que va la vaina; si aquí hacen lo de la República y la First Order, en La Amenaza Fantasma te hablaban de un bloqueo de rutas comerciales y un fregao en el Senado de la República que se hacía un pelín raro pero que en realidad era el centro de toda la historia, con Palpatine malmetiendo para que los nemoidianos invadieran Naboo y el poder hacerse la víctima ante el Senado y así poder trepar con su carrera política. Si comparamos esto con la escena de La Guerra de las Galaxias en la que Tarkin nos explica que el Emperador se ha cargado el senado y que ahora manda él, como que nos queda claro que esta no es una serie de películas muy interesada en las menudencias de la geopolítica galáctica, pero por lo menos en la trilogía original te contaban lo suficiente para que las cosas te cuadraran y poder seguir fijándote en lo que te gusta de verdad, las lucecitas de colores. En el Episodio VII en cambio te dicen «uala, ¡se han cargado la República!» y tu te quedas mosqueado hasta que Han Solo hace otra de las suyas. Y bueno, con eso igual te puede valer, pero para lo que va a durar el pobre Han…

La historia de Rey en esta película se parece mucho a la de todos los Zeldas, con la diferencia de que en este caso no está buscando a la princesa si no a su hermano…

¿Y que podemos decir de Rey? La primera frase de Rey en la película es en un galimatías alienígena igual que el de Anakin; y es que Rey en el fondo es otra esclava, una chatarrera que trabaja por comida. Y sí, también vive en un desierto de arena tosca que se mete por doquier que odia y no sabe quién es su padre -ni su madre-. Así que podría decirse que Rey tiene más cosas en común con Anakin que con Luke, aunque a diferencia de Anakin Luke si se pregunta cosas sobre sus verdaderos padres. De hecho, el verdadero problema para los fans del Episodio VII al ver el VIII está en que la primera pone mucho hincapié sobre el misterio de los padres mientras la segunda deja claro que no son nadie, con lo que mucha gente se desilusionó y le entraron ganas de romper su carnet de socio del club de Star Wars, y ahora mismo tienen la esperanza de que Abrams retconée eso durante las dos horas y pico que supuestamente le quedan a la historia de Rey. Que esa es otra, se supone que esto es el fin de la historia de los Skywalker, pero nadie ha dicho que no vaya a haber otra trilogía sobre Rey…

El problema es que la Rey «inexperta» siempre será más interesante que la Rey «ya enseñada».

Iba a decir algo sobre la persecución por Niima y el primer encuentro entre Rey y Finn, pero se supone que estoy invocando al Lado Oscuro y no es cuestión. Lo importante es que es al final de esa carrera, al acabar la primera media hora de película, cuando por fin aparece el Halcón Milenario y Abrams empieza a capitalizar esa nostalgia. Cualquier otro habría preferido empezar por contar una historia de los anteriores protagonistas e ir introduciendo a los nuevos poco a poco, pero en este caso y como ya tienen a los espectadores con el culo encima del asiento, el Episodio VII se explaya con los nuevos personajes y casi que parece que mete a los viejos cuando ya no tiene más remedio. Eso sí, se suponía que originalmente el personaje de Max Von Sydow al principio de la película iba a ser Wedge Antilles, el único piloto aparte de Luke que sobrevivió a la primera Estrella de la Muerte, así que Abrams tan «valiente» no era.

Fanservice puro, lo llamaron algunos. Lo que no entiendo es por qué Disney no fue consciente de que tenía que darle una trilogía al personal para que tuviera lo que le diera la gana en vez de destruir todo y a todos los personajes que amamos.

Y al final de la escena con los TIE Fighters y antes de que aparezca Han Solo tenemos otra de las papeletas gordas para el Episodio IX: Rey y Finn funcionaban juntos, pero esa química apenas se ha explotado. Apenas hemos visto a Poe, Rey y Finn juntos, con lo que seguramente el Episodio IX sea la primera película en la que veamos juntos a los tres; y es que se nota mucho que originalmente Poe Dameron no sobrevivía al principio de la película, porque la química entre los dos personajes es mucho mayor, y curiosamente hasta la suma del nombre de Rey y Finn es Ren, el nombre del malo de la película. Es como si originalmente se quisiera ir en una dirección pero a mitad del guión se decidió ir por otro, como si Michael Arndt hubiera escrito un guión y Abrams hubiera tenido que completarlo a última hora para completar la fecha del estreno… Que, tristemente, es precisamente lo que pasó.

Han entra en el Halcón y suena el tema de Luke. Porque Han nunca tuvo un tema para el Solo.

Y probablemente el mayor problema que tiene la película -y la trilogía entera- es lo mucho que eclipsa la presencia de Han Solo al resto de personajes. Han, Leia y Chewie nos resultan muchísimo más importantes, con lo que la hora y media de película restante se va quedando más y más coja porque insiste en destacar a Finn y Rey a pesar de que no queremos verlos, queremos a Han. Y claro, para cuando aparece Leia, la Resistencia, los nazis de palo haciendo su rave y tal, solo queremos ver a ese Han constantemente cabreado haciendo de la suyas y es justo entonces cuando… Lo matan.

¿Que más me dan estos dos si me habéis matado a Han Solo?

Lo decía Mark Hamill con una tristeza conmovedora y oirlo te parte el alma, en el momento en el que leyó que Kylo Ren mataba a Han, se dió cuenta de que una de las mayores ilusiones que tenía para esta nueva trilogía se desvanecía del todo; nunca podría volver a hacer una escena con Harrison, nunca podrían volver a ser juntos Luke y Han. Y esto era un sentimiento compartido por absolutamente todos los fans, todos querían volver a ver el reencuentro entre Luke y Han. Su muerte es demoledora para los espectadores, sí, pero la película ni siquiera se detiene en ello, ni siquiera nos muestra el momento en el que Chewie se lo dice a Leia, nada. Vemos a Chewie de fondo haciendo sus cosas y Rey se abraza a Leia, fin; ¿que clase de director puede hacer una chapuza así? ¿Por que no respetan el duelo de una audiencia que conoce al personaje desde hace más 30 años?

Mañana seguiremos con Los Últimos Jedi, que en esa también hay telita que cortar…

 

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

13 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
16/12/2019 09:39

Esperare al final de los posts pero no veo mucho Lado Oscuro de la Fuerza. El mayor problema de la Primera Orden es que de buenas a primeras no impone y toda la valentía que gente como Leia tenía desde el minuto 1 en la trilogía original se desvanece. Es un problema que también tienen las precuelas; la villanía del Imperio jamás fue alcanzada de nuevo y nadie se fijo en lo importante que era para nuestros héroes que la maquinaria que les cayera encima fuera gigantesca. El mayor problema de Rey es JJ Abrams y sus cajas misteriosas, saca… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
16/12/2019 18:08

El problema del quiero y no puedo de la Primera Orden es que Kylo se carga a su padre y la base Starkiller se carga más planetas y más inocentes que la Estrella de la Muerte original. Y luego casi anula a la rebelión en VIII. Lo que no importaría tanto si no fuera porque el padre de Kylo Ren es el mismísimo Han Solo y la líder de la rebelión es Leia, gente que ha ido contra el original y salido vencedora. Hasta ahora el equilibrio entre amenaza y farsa no lo han encontrado en las dos películas. Y… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
16/12/2019 20:11

Pues eso, que en la actualidad hay montones de casos es innegable, pero la película el mensaje no lo transmite claramente porque en parte no lo entiende; el fascismo evolucionó de la disensión silenciada al apoyo silencioso y/o sin repercusiones en la que opiniones repudiables se hacen públicas sin pudor. Star Wars sigue jugando con el fascismo de antaño de los discursos desaforados y la maldad no recubierta en «estaba bromeando» y «ellos también lo hacen y/o lo harían». Solo toman ciertas facetas de la ineptitud del nuevo fascismo y acaba teniendo un efecto en todo el equilibrio de la… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
16/12/2019 20:34

Perdón, que a lo mejor no se entiende porque lo escribí como un tonto; quise decir que el fascismo fue de silenciar la disensión a tener un apoyo silencioso como el que es la falta de repercusiones.

Pepito Pérez
Pepito Pérez
16/12/2019 17:48

Siento que las precuelas tienen buenas ideas en general pero con una ejecución en su mayoría pobre, pero esta trilogía (bueno, las primeras dos, al menos) son ideas que no me convencen para nada con una ejecución de igual calidad que dan como resultado un cúmulo de cosas que son un desperdicio total, y que hacen evidente la sensación de disney de imponer «sus» personajes para no depender de los clásicos, por el motivo que sea, tanto económico com narrativo, lo cual es entendible en algún punto pero imperdonable en otro punto. Es decir, ¿por qué no hay aunque sea… Leer más »

Ziggy
16/12/2019 18:18

Recuerdo que fui a ver la Star Disney Wars con un amigo y mi reacción fue «pero esto es un refrito de la original». A {el le gust{o, a mi me dejó frío. Bueno, me dije, sera para reencantar a los fans. Luego viene los ultimos Jedi (o el ultimo Jedi, malditos anglos que no saben diferenciar plurales). Me habia gustado Jumper de Ryan M. Johnson, asi que pensé que esto podría tener giros interesantes y novedosos. Le daré una oportunidad. SI, tenia giros, si eran novedosos. Pero digamos que hace unas semanas esta la pelicula de Ryan M. Johnson… Leer más »

Ziggy
16/12/2019 20:36

Los caballitos? No te olvides de los p*tos porgs que con su mirada transformaron a Chewacca en vegano y el Halcon Milenario en una mina de guano.

lucas
lucas
17/12/2019 17:57

uff que difícil, mi me gusto esta película cuando la vi. toda la parte en jakku está directamente inspirada en miyazaki (laputa por ej) y la escena en la que muestran el halcón la gente se paró a aplaudir en las tres veces que vi la peli en cines. pero con el nefasto episodio 8 ya consumado mi entusiasmo se enfrió sobretodo porque quedó manifiesto que la idea es reemplazar a los personajes clásicos por los nuevos que salgo quizás rey + bb8 jamás calaron en los fans. pero volviendo a esta película lo de han me lo vi venir… Leer más »