La enésima revolución: X-Men de Jonathan Hickman (II)

Sí, seguimos contando como Jonathan Hickman va a llegar este verano para arreglar a los mutantes, primero con dos series limitadas este verano y luego con una serie regular desde la que supervisará toda la línea mutante tal y como debería haber hecho Chris Claremont los últimos veinte años. En el artículo de hoy vamos empezar poniendo el foco sobre la idea del cambio por el cambio, si después de veinte años de reboots y relanzamientos lo que nos hace falta a los lectores es que nos vuelvan a prometer que nos van a poner todo patas arriba cuando precisamente en X-Men lo que nos interesaba era otro tipo de cambio…

Decía Byrne que Claremont odiaba a los centinelas, y aunque no me lo creo -Chris los utilizó a la primera oportunidad que tuvo- la verdad es que me carga un poco eso de que cada vez que alguien haga una revolución en los mutantes los saque. Cansinos.

El problema principal viene de que el cambio en X-Men nunca fue algo rupturista y ruidoso, venía por desarrollo de los personajes. Ni siquiera la gran revolución que supuso el Giant Size X-Men 1 fue algo arbitrario o no meditado, acudía perfectamente al desarrollo de personaje de Cíclope y el resto del grupo original; todos ellos habían continuado sus vidas por otra parte y hasta el propio Scott parecía querer jubilarse ya con Jean, pero se quedaba en el grupo como una forma de prepararlos para poder pasarles la antorcha. Hickman llega prometiendo una ruptura parecida a la de Morrison -que tuvo un salto temporal generoso, retconeos a mansalva y hasta burlas al pasado del grupo- en un momento en el que corporativamente a Marvel lo que se le demanda es que nos de una versión clásica del grupo, quintaesencial, para que pueda ser adaptada más fácil al cine. Que ojo, Hickman era precisamente el que estaba haciendo Vengadores mientras se empezaba a gestar la segunda película del grupo y algunos de los personajes de su etapa acabaron asomando en Infinity War, ¿pero tiene sentido empezar una revolución justo cuando toca definir quienes son los X-Men del siglo XXI?

No lo olvidemos, ahora mismo en Marvel Studios están intentando pergeñar una nueva película de X-Men que realmente sea «quintaesencial» y no una bastardización como la de Fox. A ver.

Hickman se carga todas las series de la línea -y cuando digo todas es absolutamente todas- y las sustituye por dos series limitadas de seis números de las que se conoce muy poco, Powers of X y House of X, y es justo aquí donde empieza el rasgar de vestiduras, porque el guionista ya hace una declaración de intenciones contrapuesta a todo lo que ha funcionado la serie hasta entonces y tremendamente continuista a los 7 reboots casi anuales que terminaron fracasando: «no creo que el incrementalismo funcione en los universos de ficción, y por eso creo que todo gran cambio de una franquicia tiene un punto de inicio definido. Quiero decir que eso funciona, y por eso la industria abusa de ello como mecanismo de venta.» Se te pide que hagas algo distinto, que pruebes cosas nuevas y lo primero que haces es exactamente lo mismo que todos los demás. Lógico.

¡Eh, pero Hickman es diseñador gráfico y le va a dar un aspecto más moderno al cómic! ¡No es lo mismo que ya hizo Morrison hace veinte años!

Que alguno de vosotros me dirá que Hickman no puede llegar en el número 32 de Uncanny y seguir como si no pasara nada, pero resulta que Hickman llegó a Fantastic Four en el número 570 de la serie y acabó marcándola para un futuro, le creó una serie paralela con FF y le dió un éxito de ventas notable y una relevancia que la serie -tristemente- no había tenido desde hacía más de diez años. Hickman no necesita hacer exactamente lo mismo que hizo Morrison ni ninguno de los malos imitadores que ha tenido a lo largo de los últimos veinte años, pero estoy convencidísimo de que esto no ha venido por decisión exclusivamente suya -ojo con el señor del dedazo, que volvió a Marvel cuando elevaron a las alturas a Alonso y la decadencia de la calidad de los cómics empezó justo ahí- y que al final le han contratado para que traslade el modelo que siguió entre Avengers y New Avengers a los mutantes. Y eso hará y si fracasa el que se inmola es él, no el señor Dan Buckley.

Para que lo sepais, éste es Dan Buckley. Nada que ver con el otro Dan, que ese trabaja en DC y tiene bigote.

Aun así, y durante la única entrevista que ha dado Hickman al respecto, las reflexiones del guionista no dejan de ser un tanto interesantes, sobre todo desde el momento en el que alude al «gazpacho de opresión» del que hablábamos hace poco y comenta que en muchas ocasiones esa metáfora significa cosas distintas para cada lector, dándole al significante un significado personalizado a cada uno. Eso, dice, ha provocado que en cierto modo la editorial no quiera pillarse los dedos y por eso se mantenga en un bucle de retroalimentación por una temporada o lo que es lo mismo, que llevamos desde 1991 viviendo en el día de la marmota mutante por imperativo editorial y por miedo a no cumplir las expectativas de un fandom heterogéneo, dando como resultado que todos cuenten historias de X-Men sobre otras historias de X-Men. Dice que cree saber cómo llevar esto adelante, y que espera saber como salir de semejante atolladero.

Los detractores de Hickman dirán que a el no le hace falta que lo metan en emolaos, que ya se mete en ellos él solito, ¡y vaya si tienen razón!

Y tengo que darle la razón a Hickman, más allá del imperativo comercial, gran parte del estancamiento de la franquicia ha venido de tomar la parte por el todo, de creer que la metáfora de opresión es más importante que cualquier otra consideración. Millar pensó que era más importante mostrarlos como una minoría asediada, Morrison creyó que eran más importantes los personajes que cualquier otra consideración -aunque los personajes no fueran exactamente los que le dieron, si no una interpretación suya- mientras que Brubaker y Fraction se basaron excesivamente en la experiencia de ciertos grupos oprimidos determinados y acabaron perdiendo el norte. En cambio, Aaron y Gillen, y más tarde Rosenberg si que entendieron el concepto del personaje como el verdadero engranaje que mueve el drama, y construyeron sus etapas a partir del conflicto entre los personajes y no como un elemento reactivo a una historia que no tenía nada que ver con ellos o que directamente se habían traído del mundo real. Pero no tengo muchas esperanzas de que Hickman vaya en esta dirección…

Aaron fue muy nostálgico a ratos, pero lo que no se puede negar de su etapa junto a Gillen es que construyó sobre lo que habían escrito sus antecesores y llevó el barco a nuevas latitudes.

Porque las historias de Hickman siempre se han basado en el entorno contra el personaje. No cuida a los protagonistas ni se preocupa mucho por ellos, porque su estilo como escritor es el de detallarnos situaciones, ambientes y lugares que puebla de criaturas y elementos con los que reacciona el protagonista sin gran solución de continuidad. Así, nos puede poner a los 4 Fantásticos en la Zona Negativa y detallarnos los habitantes de la misma, pero no acaba de ser consciente de que Reed Richards tiene una personalidad determinada que le permite subvertir las expectativas del propio relato. Esto último lo pongo como un ejemplo hipotético, pero resulta que si que hay un ejemplo bien claro de Hickman poniendo a los personajes detrás de la historia; sin miedo a spoilear a nadie una historia de hace casi diez años, solo diré que a muchos se os debe venir a la cabeza el reencuentro de cierto personaje fallecido con su familia y que Hickman y Epting solucionaron con una sola viñeta, sin darle ningún tipo de espacio para la emotividad. Porque no nos engañemos, fuera de toda discusión sobre lo reactivo o proactivo de sus personajes, Hickman es un escritor… «Soviético».

¡Con Spiderman fue más emotivo!

Y digo soviético en el sentido de que en el caldo creativo que elabora las emociones no suele tenerlas mucho en cuenta, y eso es algo tremendamente importante en una serie como X-Men cuyos mayores hitos se basan precisamente en la montaña rusa de emociones a las que sometió Chris Claremont a los personajes y a sus lectores durante sus etapas junto a Byrne, Paul Smith, Romita Jr o Dave Cockrum. Las habilidades de cada uno de los dibujantes para plasmar el drama y las emociones de los personajes fueron las que nos dejaron ciertas viñetas den la retina, pero la capacidad de Claremont para elaborar un tapiz emocional a lo largo de años fue lo que hizo de Uncanny X-Men la serie más vendida del cómic estadounidense durante veinte años. Vigile las emociones de sus personajes señor Hickman, porque le van a hacer falta.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

36 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Tom Frenz
Tom Frenz
21/05/2019 08:28

Los mutantes deberían ir a la nevera 2-3 años, como los 4F o Thor en su momento. Y volver a empezar como, no sé, comedia de adolescentes con poderes.

Tom Frenz
Tom Frenz
21/05/2019 12:49

1 comedia a lo «Hulka», con los estudiantes de Xavier yendo al Instituto y Peter Parker de profe.

Tom Frenz
Tom Frenz
21/05/2019 12:55
Responde a  Tom Frenz

Matt Murdock de tutor legal de 1 de ellos, en conflicto con Xavier por sus métodos.
Miles Morales de compañero de estudios.
Danny Rand, mentor de Jean Grey
Voy mal, ¿verdad?

DrFabius
DrFabius
21/05/2019 15:22
Responde a  Tom Frenz

Pues mira, me parecen ideas cojonudas… por lo menos dar variedad al entorno mutante, que los X-Men llegaron a un punto en el que se volvieron muy clasistas= o eres mutante o te miro mal (mira sino la etapa que Spiderman fue profesor de la escuela Xavier y Tormenta y Rachel Grey le miraban con cara de asco). ¿ Porque no hacen una trama en la que crean un programa de integración de mutantes (4 alumnos por ejemplo: Sharkgirl y otros tres «famosos» mutantes» preadolescentes) en una escuela normal a ver si el plan funciona y así integran a los… Leer más »

Vizh
Vizh
21/05/2019 17:02
Responde a  DrFabius

Yo admito que nunca he entendido ese clasismo entre los que desarrollan los poderes en la adolescencia y quienes los adquieren por causas externas.

Salvo que la idea sea que la adquisición de poderes sea el equivalente marveliano de la «apropiación cultural», y entonces ya sí que sería mejor apagar la luz e irse.

Meisenhauser
Meisenhauser
21/05/2019 17:09
Responde a  DrFabius

Muy cierto todo. De hecho, en realidad los Vengadores han dado más muestras de integración y aceptación que nadie. Ya desde los 60 sus formaciones mezclaban tanto humanos «corrientes» (así entre comillas) como dioses, mutantes (y mutantes públicamente conocidos como terroristas: la Bruja Escarlata y Pietro, que venían de estar con Magneto cuando este no era más que un supervillano sin el trasfondo que se le dió después), alienígenas, androides-sintozoides, etc. Leñe, ya solo centrándonos en los mutantes que han sido Vengadores, cuando aceptaron a la Bestia fue cuando su apariencia se había transformado en la de una bestia auténtica.… Leer más »

CapitánPescan0va
CapitánPescan0va
21/05/2019 19:23
Responde a  DrFabius

Vaya, debería haber leído más comentarios antes de contestar arriba xD

Justo lo que dices de Tormenta y Rachel mirando con asco a Spiderman nunca lo he entendido. Puedo creerme que Lobezno se lleve mal con él (sobretodo al principio de su etapa en los Vengadores de Bendis), pero era un caso concreto con un tipo con mal carácter, ¿pero el resto de los X-Men?

DrFabius
DrFabius
21/05/2019 20:03

Mirala!!!, Tormenta mirándolo con cara de «¿Quién coño a dejado entrar a este tío?, si los alumnos se portan mal les mandamos a combatir a mutantes terroristas, no los colgamos de las paredes, maldito no-mutante araña».

DrFabius
DrFabius
21/05/2019 20:05
Responde a  DrFabius

Y Bestia como «¿Pero que cojones?»

carlos
carlos
21/05/2019 09:46

Hickman es de esos que les gusta romper a los personajes de formas horripilantes. Menos a sus favoritos claro , ten por seguro que a Sunspot, Cannonball y Smasher les va dejar como los heroes de la historia

Carlos
Carlos
22/05/2019 09:50

Pues no se, teniendo en cuenta que la etapa actual es solo una preparación para Hickman y han matado a varios nuevos mutantes no creo que tenga mucho interés más allá de Robert, Cannonball y Magik
No me extrañaría que le hubiera pasado a Rosemberg una lista de personajes que no le interesan para darle libertad de cargárselos como más le gustase.

The main man
The main man
21/05/2019 09:51

La verdad es que no espero mucho de esta etapa, los mutantes llevan bastantes años dándome pereza, creo que lo último que leí fue lo de Aaron, Le daré una oportunidad a esta etapa porque aunque hickman sea más frío que ice cube me suelen gustar sus etapas, en fin habrá que ver que sale de esto

Katarholhol
Katarholhol
21/05/2019 15:55

En mi humilde opinión lo mejor que podrían hacer en Marvel con los mutantes es cerrar todas sus series sine die. De hecho es lo que les tendría que haber pasado tras el X-Men #3 de Claremont. Y que fueran apareciendo esporádicamente como guest stars aquí o allá o en crossovers o eventos y algunos de sus miembros como integrantes de otros grupos tal que Logan en Vengadores o Tormenta en Pantera Negra. Así durante años al igual que cuando cerraron su serie (O mejor dicho, se convirtió en un contenedor de reediciones) y enviaron a la Bestia a los… Leer más »

Vizh
Vizh
21/05/2019 16:59
Responde a  Katarholhol

El problema es que poner en barbecho a los mutantes no es lo mismo que hacerlo con los 4F, por ejemplo, ya que supondría cerrar muchísimas series y seguramente poner en peligro el liderazgo de Marvel en ventas.

Por no mencionar que contradeciría la actual estrategia de la editorial, que es inundar el mercado (Marvel publica ahora el doble de títulos que DC, cuando hace unos años iban casi a la par).

Enrique Jaramillo
31/05/2019 19:42

Que maravilla es encontrar otros enamorados de los X Men Claremontianos. Donde vivo no tengo amigos Que manifiesten la devoción que le tengo yo a la etapa de Claremont. La mayoría de mi generación se subió al bus mutante con las Liefeladas y Leeadas.
Abrazos entusiastas, don Diógenes.

Save
Save
21/05/2019 17:24

«hasta burlas al pasado del grupo»

Como olvidar a ese Logan contento de no llevar su traje clásico, ese que llevaba porque le daba la gana.

Por cierto, ¿son los New X-Men de Morrison los que iniciaron la corriente de copiar las películas o venia de antes la cosa?

Pepito Pérez
Pepito Pérez
21/05/2019 18:28
Responde a  Save

No soy un experto en este tema y estoy casi seguro que alguien más aquí podrá contestarte con más pruebas, pero me parece ver que las series de televisión y las películas sí influenciaron al cómic en épocas anteriores, tal como sucede por demás en esta era. Hoy en todo caso será más obvio, también a comienzos de este siglo, pero creo que la influencia de un medio a otro, para bien o para mal, siempre existió.

Lord_Pengallan
22/05/2019 03:13

Sólo voy a decir que menos mal que no soy fan de los mutis.

Enrique Jaramillo
31/05/2019 19:47

Noto en os comentarios, así como en el post de don Diógenes, una nostalgia acusada por tiempos pasados. Será que lo nuevo siempre tendrá que cargar con la losa de nuestro inmenso cariño (en muchos casos poco objetivo) por la etapa de Claremont? En fin, con el cariño que le tengo a los mutantes, solo les deseo lo mejor, esperando que me sigan dando tantos momentos de dicha como en el pasado. Si la administración lo permite y no lo considera intromisorio, dejo por aquí mis filias personales que explican mi devoción por los X Men de Calremont. http://coleccioncomicsenrique.blogspot.com/2018/05/los-x-men-del-pasado-y-del-futuro.html Espero… Leer más »