El día en que Alan Moore salvó a DC (XXX): Conclusión

Cuando empezamos hace cosa de treinta semanas esta serie de artículos sobre todo lo que publicó DC el mes en el que Alan Moore llegó a la editorial, lo que intentábamos era ver si realmente todo lo que publicaba DC en ese momento era de inferior calidad a lo que se publicaba cinco años después, cuando Moore se fue llamándolos de todo. Lo que nos hemos encontrado es que con contadas excepciones, lo que se publicaba en DC era todo morralla, y que la culpa de la calidad lamentable del producto final venía en muchos casos más por política editorial que por las capacidades de los autores. Muchos de ellos, de hecho, parecía que cuando se quedaban libres de obligaciones del pelo «los comics de fulanoman tienen que ser para niños de 5 años» ni siquiera sabían que hacer. En otros casos hemos encontrado como Marv Wolfman era capaz de hacer pestiños lamentables en el número 2 de una serie que el mismo acababa de crear, Vigilante.

Alan Moore, un tío entrañable al que siempre querremos. Aunque siempre acabe enfadado con todo el mundo.

Sin embargo, ¿cómo era la DC que dejaba Alan Moore? Pues era la DC posterior a Millenium y a Crisis, con un nuevo universo y todo patas arriba, pero con el importante detalle de que ya no había series 100% «infantiles», y se intentaba que todas las historias tuvieran sentido en el mismo mundo; así, la voz cantante la llevaba John Byrne con Superman, y justo ese mes es en el que el Hombre de Acero hace una película porno con Big Barda. Batman por su lado ya había pasado por el Dark Knight Returns y el Year One y trataba de ampliar su hueco en el mercado con Mike W Barr y Max Allan Collins, el de Camino a la Perdición. Blue Beetle y Booster Gold tenían serie propia, pero lo importante es que eran miembros de la nueva Liga de la Justicia, la de Giffen, DeMatteis y Maguire, uno de los mejores cómics que ha publicado jamás esa editorial. Capitán Atom era una de las series más atroces jamás publicadas, perpetrada por Cary Bates y Pat Broderick; algunas cosas seguían igual en la editorial.

Giffen, DeMatteis y Maguire. Tres cracks a los que DC casi les debe más que a Alan Moore. Casi, porque no les ha robado…

El mismo equipo de guionistas de la Liga de la Justicia recuperaba al Dr Fate, mientras Paul Kupperberg, el mismo que escribía las moribundas Supergirl y Superboy en octubre del 83, sacaba un número 1 tratando de recuperar a la Doom Patrol, una serie que habría pasado sin pena ni gloria de no ser por la llegada de un tal Grant Morrison para ponerla patas arriba. Dan Mishkin y Richard Howell continuaban torturando al pobre Hawkman hasta lo indecible, Green Lantern ni siquiera tenía serie propia y tenía que conformarse con la genérica «Green Lantern Corps». Flash, ya protagonizada por Wally West, iniciaba su nueva serie con una injustamente olvidada etapa de Mike Baron & Jackson Guice que apenas fue publicada por Zinco (tengo que hacer un post sobre esta serie y lo injusto que es que atribuir todo el mérito a Mark Waid e ignorar a Messner-Loebs). Mike Grell nos mostraba al verdadero Oliver Queen, Infinity Inc seguía en su cuesta abajo con la etapa de McFarlane, la Legión de Levitz también iniciaba su lento fundido en negro y Ostrander nos traía el Escuadrón Suicida. me dejo por el camino al Vigilante, ya sin Wolfman ni Alan Moore pero con Kupperberg, a los Titanes sin Pérez (porque esta en Wonder Woman) o a la excelente Question de O’Neil y Cowan. Y la Sombra de Bill Sienkiewicz y Andy Helfer…

Question de O’Neil y Cowan. LEEDLO.

¿Estaba viviendo DC una segunda edad de oro? Yo iría más allá, yo diría que vivía su edad de oro. En nada aparecería Sandman, se consolidarían las Ligas de la Justicia y DC en general tendría una posición robusta en el mercado tanto como editorial de superhéroes como editorial de cómic más independiente. Esa herencia no es sólo de Alan Moore, los propios editores de DC son responsables de haber visto que camino debían seguir y la era Levitz, Berger y demás creó a la DC tal y como la conocíamos hasta que la desmanteló el triunvirato Didio/Johns/Lee. Es verdad que a la editorial le tocó la loteria con Moore y se volvió hacia Gran Bretaña de cara a sacar un «nuevo Alan Moore», empezando a sacar una serie de títulos «a su estilo» fundando sellos como Piranha Press o el actual Vertigo. Sin embargo, ya en el 83 DC veía a su alrededor el auge del undeground y la línea Epic de Marvel y hacía sus pinitos con comics como Thriller o Vigilante, que al margen de la calidad que tuvieran ya intentaban ir a por un publico más alternativo, pero otra de las cosas a las que contribuyó el trabajo de Alan Moore fue de cara a romper la «burbuja de seguridad» en la que vivía Superman dibujado eternamente por Curt Swan, aunque a esto contribuyó enormemente el hecho de que Marvel en ese momento publicara cosas como el Daredevil de Frank Miller o que «exiliados de DC» como Denny O’Neil demostraran que podían hacer cómic adulto y seguir vendiendo en la segunda etapa alcohólica de Tony Stark en Iron Man.

El que tuvieran aciertos no quita que no tuvieran este híbrido de Amethyst con La Visión y la Bruja Escarlata con el Hawkman de Dan Mishkin y Richard Howell. (Que ojo, no es TAN malo…)

La conclusión a la que llego es que Alan Moore tiene razón cuando dice que DC «le imita», pero lo que creo que no acaba de ver Moore es que DC siempre ha «imitado» algo o a alguien. En los 30 y 40 imitó a Superman hasta la saciedad. En los cincuenta imitaba a Bob Kane y a la serie de TV de Superman, en los 60 se trató de imitar a si misma mientras hacía extraños experimentos con Doom Patrol tratando de imitar a Marvel, en los 70 directamente contrató a todos los que pudo de Marvel y les puso al mando, y para cuando llegó Alan Moore a la editorial, estaban en plena era Len Wein/Roy Thomas/Marv Wolfman, que tenían poderes absolutos en la editorial y su mayor éxito fue Crisis. Posteriormente, han imitado a Alan Moore todo lo que han podido en todo lo que no era la linea de superhéroes principal, en la que se pusieron a repetir periodicamente Crisis en cuanto tenían una oportunidad. Pero no se les puede culpar de ello, porque para entonces Marvel ya estaba haciendo algo parecido… La cuestión es que DC siempre ha tenido una «presencia corporativa» mucho más marcada, y eso la ha forzado creativamente a «imitar» algo constantemente, con el lastre que eso le supone; no es que DC viva un idilio permanente con Alan Moore, es que simplemente es el mejor guionista que se habían encontrado hasta entonces y se veían necesitados de seguir publicando algo parecido para mantener su cuota de mercado.

Ni diez años habían pasado y ya estaba reseteando cosas otra vez.

Se me queda en el tintero hacer un repaso de la Marvel de aquellos tiempos, que en plena era Shooter tenía bastante más calidad en todos sus títulos; puede que lo haga algún día con más calma, porque tal vez lo más justo sería hablar también de Eclipse, First y demás editoriales independientes. Lo importante es haber extraido la idea principal de estos posts; lo que esta pasando ahora mismo en DC es lo mismo que pasaba hace treinta años, la editorial esta bajo una maquinaria corporativa que no es capaz de ver que es lo que tiene que hacer con ella, y que tiende a poner al cargo de la misma a gente que sigue a rajatabla siempre las mismas ordenes; probablemente el encargo que han hecho a Dan Didio es que haga que se hable de DC tanto o más que de Marvel, y eso es lo que está haciendo. Con esto tampoco estoy diciendo que la gestión de Levitz a partir de los 80 fuera perfecta, el mismo Levitz se cargó Authority «porque no le gustaba», pero en el global su trabajo se tradujo en una DC más coherente, más agradable de leer y con menos clichés editoriales sin ningún sentido que permitió a autores como Moore, Gaiman o Morrison algunos de los mejores trabajos de su carrera. Aunque, eso sí, fue con él en el cargo cuando se cometió el robo de Watchmen y V de Vendetta…

Y no olvidemos que el principal obstáculo para que se realizara Before Watchmen fue el propio Levitz, que debía de darse cuenta de que el robo ya estaba bastante feo como para añadirle el escarnio de sacar tajada con precuelas apócrifas.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
AnonimusUser
AnonimusUser
11/09/2012 13:17

Eso, eso, un especial sobre el regimen del «terror» de Shooter en Marvel. Y por que no un analisis de las alarmantes similitudes de Dan Didio y Bill Jemas.