Jor-El y Jonathan Kent: Dos tontos muy tontos – 1º Parte

Que Superman haya llegado a la edad adulta con los padres que tuvo es casi un milagro, al menos en la etapa actual del personaje. Lo que no es de extrañar teniendo en cuenta que entre sus “padres editoriales” se encuentran un Morrison que en cuanto no le interesa demasiado un proyecto los escribe con la chorra y unos editores en jefe como Didio o Lee de los que poco queda ya por decir. Pero en esta ocasión nos vamos a centrar solamente en sus padres dentro del comic, en Jor-El, su padre biológico y en Jonathan Kent, el hombre que le crio como a un hijo, cuyas mujeres debían ser unas santas, porque estos dos han demostrado que sus versiones en el New 52 son cualquier cosa menos espabilados.

Y vamos a contar una vez más su origen, porque nadie se lo sabe de memoria…

Empecemos por el principio, por Jor-El. Morrison aquí ha ido a lo básico y ha recuperado la versión más clásica del personaje. Esa en la que cuando se entera de la destrucción de Krypton le da por construir un prototipo de nave de escape en la que no cabe un adulto…. Vamos a ver, si en el mundo real en el que vivimos los lectores, cuando se construye un prototipo de un avión este suele ser lo bastante grande para que quepa un piloto y en ocasiones hasta un copiloto ¿Cómo es que con la tecnología que hay en Krypton este tipo no es capaz de hacer una nave un poquito más grande? Que con que la haga del tamaño de una pequeña furgoneta ya podría haberse salvado el, su mujer, su hijo e incluso el perro.

¡Ni siquiera han querido ver una demostración de su cohete de juguete!

Que otros guionistas en el pasado se molestaron en convertir esa escena en algo con sentido. Byrne en su Man of Steel, se molesto en dar una explicación coherente a por que Jor-El no había construido una nave mayor o algo así. La radiación de Krypton había envenenado a todos sus habitantes, aunque consiguiesen salir del planeta morirían igualmente en poco tiempo, solo Kal-El se había salvado ya que se encontraba aun en la matriz de gestación, que le escudaba de la radiación, así que Jor-El se limito a acoplar un cohete a dicha matriz y le envió a la tierra para salvarle, fin. Una solución elegante para explicar esa pequeña incoherencia.

Y por eso este es hasta la fecha la mejor versión del origen de Superman

Es verdad que Morrison se molesta en dar una explicación de por qué Jor-El no se molesto en hacer una nave mas grande, y es que tenía un plan alternativo de salvarse, es solo que ese plan es aun mas gilipollas que lo de construir una nave miniatura… Su plan consistía en refugiarse en la Zona Fantasma y vivir allí convertidos en “fantasmas” por toda la eternidad… Vamos a ver, supongamos por un momento que somos Jor-El, somos los creadores de esa prisión, hemos enviado allí a docenas, quizás cientos, de los peores criminales de Krypton ¿Y se nos ocurre que el lugar donde estaremos a salvo con nuestra esposa e hijo recién nacido es allí? ¿En una prisión eterna en la que todos nos odian y quieren hacernos sufrir? Porque como es lógico en cuanto se abrió el portal allí le estaban esperando todos esos criminales amenazándole con todo lo que le harían a su familia ¡Algo que sorprende a Jor-El! ¿Es que eres tonto?

En cuanto entres aquí te vamos a hacer de todo ¿A que no te lo esperabas?

Así que nada, Jor-El volvió a su plan de utilizar el cohete pequeñito, ese que había construido para que viajase solo un animal dentro… Vamos, que en Krypton debían tener un nivel tecnológico a la altura del que tenían los soviéticos en los años cincuenta si solo podía construir algo así. El caso es que Kal-El salió disparado hacia la tierra, Jor-El y Lara murieron juntos en Krypton y todo comenzó de nuevo. Eso sí, no olvidemos que mientras todo eso pasaba, su hermano Zor-El creaba un campo de fuerza que envolvía toda la ciudad de Argo, se la llevaba al espacio y salvaba no solo a su familia, sino a todos los habitantes de la ciudad. Está claro cuál de los dos era el hermano tonto de la casa de El…

Mi sitio está contigo porque no quepo ahí, que si no te morías tu solo por imbécil

Pero aun nos queda por ver como llego el pequeño Kal-El a la tierra y como allí se encontró con un nuevo padre, que si no superaba en imbecilidad a Jor-El, al menos le igualaba. Pero eso lo veremos mañana en la segunda y última entrega de los padres tontos de Superman en el New 52.

Deja una respuesta:

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
Notifícame de