Mi Edad de Oro de los Comics: Los Años 90 – 1º Parte.

Antes de seguir adelante he de comentar que las opiniones reflejadas en el siguiente post son las que mantenía en el lejano pasado, desde entonces mis gustos han cambiado y no me gustan necesariamente el mismo tipo de comics que entonces, en aquella época era joven e impresionable. Así que una vez aclarado esto veamos porque los años noventa en el comic eran tan jodidamente molones.

Los años 90 fueron una época de cambios en el mundo del comic, eso no lo discute nadie. Fueron los años en los que artistas como Jim Lee, Todd McFarlane o Rob Liefeld revolucionaron el medio con su estilo moderno y atrayente. Consiguieron que las ventas de los comics en los que trabajaban subiesen como la espuma. Ahí quedan las cifras de ventas de los primeros números de X-Men (8.1 millones de ejemplares), X-Force (1 millón) o Spider-Man (3 millones). Todo eso para un crio de dieciséis años fue la ostia. Series olvidadas que no compraba desde hacía años como los Nuevos Mutantes volvieron de cabeza a mi lista de la compra con la llegada de Cable, y no fui el único, en Estados Unidos cada número de los nuevos Mutantes de Liefeld triplicaba en ventas al anterior. La nueva Marvel acababa de nacer.

Pero claro, viendo que sus trabajos eran literalmente una mina de oro, ellos y otros artistas más  decidieron que era mejor montárselo por su cuenta y quedarse todos los beneficios para ellos, así fue como abandonaron Marvel Y DC para fundar Image. Esto obviamente afecto a las grandes editoriales que se lanzaron en una alocada huida hacia delante para competir con la nueva editorial que acababa de nacer, por lo que se les dio rienda suelta a los autores que les quedaban y se entregaron colecciones a cualquiera que pasase por allí, lo importante era publicar más y mejor que Image. Así fue como surgieron personajes y series como Vigilante Nocturno o Solo.

Los héroes de Image eran tipos duros, violentos, con armas. De los que disparaban primero y a lo mejor después se acordaban de preguntar. Para poder competir con todo eso los héroes de Marvel y DC tuvieron que sufrir una transformación, muy atrás quedaron los tiempos de Stan Lee y Jack Kirby. Así fue como pudimos ver como de pronto la mayoría de los superhéroes dejaron de afeitarse, comenzaron a llevar cazadoras de cuero sobre sus uniformes y a combatir de forma brutal a sus enemigos. Llego un momento en el que los métodos de los héroes y los villanos se difuminaron de tal forma que a veces costaba distinguirlos y eso solo hacía que tuviésemos ganas de mas.

Ya nada era sagrado. En los 4 Fantásticos Sue Richards comenzó a vestir como un putón, Reed murió y se añadieron al grupo personajes inolvidables como Nathaniel Richards, Kristoff Vernard, Lyja, El Hombre Hormiga…Seguían llamándose los 4F pese a que en muchas ocasiones parecía haber siete u ocho miembros en activo al mismo tiempo, y si, ellos también empezaron a llevar cazadoras de cuero sobre sus uniformes. Los Vengadores comenzaron a matar, el Capitán América les abandono, a sus filas se unieron miembros como Grito de Muerte, Magdalena o el nuevo Espadachín. Incluso Héroes clásicos como Hércules abandonaron sus clásicas vestimentas para llevar la ubicua cazadora de cuero. Y si el León del Olimpo modernizo su Imagen, su hermano de armas Thor no se podía quedar atrás y acabo vistiendo un traje de cuero negro con cadenas digno de cualquier club de sadomasoquismo.

El mundo de lo sobrenatural no se quedo atrás. El Dr. Extraño fue despojado de su titulo de Hechicero Supremo y dividió su esencia dando nacimiento al ser conocido solo como Extraño. Un hechicero violento heredero de la estética de personajes como Spawn. El Motorista Fantasma volvió a montar sobre su moto, pero era un nuevo personaje. Vestido de cuero negro y con pinchos y cadenas, este Motorista no se limitaba a quemar con su fuego infernal a sus enemigos, les destrozaba de forma brutal con su cadena partiéndoles en pedazo. Y no cabalgo solo, Johnny Blaze volvió del limbo de los personajes olvidados armado con una escopeta que disparaba fuego del infierno y más tarde fue convertido en un cyborg exterminador de demonios. Los hijos de la medianoche estaban entre nosotros. Volvieron nuevas versiones más violentas de personajes setenteros como Morbius y Blade y parecía que las existencias de cuero negro en el universo Marvel debían estar a punto de agotarse.

Mañana seguiremos con este viaje por la nostalgia y asistiremos al auge y caída de la estética noventera.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Diógenes Pantarújez
Admin
17/11/2010 15:48

MARVEL ZOMBIE!!!

Pedro Alvarez Fotografía
22/11/2012 21:24

Que gratos recuerdos!!!