Foros de internet que nos dan miedo: Supervivientes 1º parte.

La fauna en los foros de Internet es tan amplia como en la misma tierra, con la diferencia de que en los foros tenemos a todos esos subgrupos de la  humanidad en pequeños compartimentos estancos y es más fácil analizarles con detenimiento. 

En los foros podemos encontrar de todo, comiqueros, otakus, filatélicos, fuerzas de seguridad, maquetistas… Pero hoy vamos a centrarnos en los foros de Armas Blancas y Supervivencia.

En estos foros podemos distinguir dos grupos básicos de usuarios. Esta la gente normal que  se va de excursión y solo quiere recomendaciones sobre que botas para montaña son mejores, el que busca en su ciudad una tienda en la que comprarse una buena mochila a buen precio, los coleccionistas que tratan de identificar alguna navaja rara y antigua que han encontrado, etc. Y luego están los otros, los que dan miedo, los “Supervivientes”.

Sobreviviendo a lo mas grande desde hace siglos.

La imagen clásica que tiene uno de los supervivientes es lo que vemos arriba, Sir Richard Burton, el famoso explorador británico, primero en traducir al ingles el Kamasutra. Miguel de la Cuadra Salcedo, nuestro aventurero más famoso, responsable de que muchos de nosotros fantaseásemos con lo mucho que se debía follar en la ruta Quetzal allí en la jungla, rodeado de jovencitas (¡Todos lo pensábamos!)

En los 80 nos llego el superviviente americano por excelencia, John Rambo, que armado con su cuchillo multiusos y sus cojones de acero se convirtió en el ídolo de los foreros que hoy nos ocupan. Y por ultimo pero no por ello menos importante, el otro ídolo de la foreria survivalista. Bear Grills, un ex-militar británico protagonista de su propio programa de supervivencia, programa que en la práctica consiste en verle ir por ahí comiendo mierda. Seguro que seria capaz de comerse incluso un plato de cocina creativa de Ferran Adria. También se dedica a vender su propio cuchillos a 390 € la unidad, en estos tiempos de crisis eso sí que es sobrevivir.

Eso sí, los supervivientes que nos ocupan son exactamente así. “Spain is different” y todo eso. Nuestros supervivientes castizos son más bien algo como esto…

Superviviente castizo, la boina viene de serie.

El forero superviviente medio es un varón de mediana edad, con sobrepeso, vive en un pisito en la ciudad, tiene un trabajo sedentario, está convencido de que con sus conocimientos adquiridos en Internet podría sobrevivir a lo que fuese y su mayor contacto con la naturaleza consiste en ir los fines de semana al pueblo a comer en casa de sus padres.

Son los típicos que en cualquier situación cotidiana en el trabajo, como el tener que abrir un paquete de folios, un envío de correo que acabe de llegar a la oficina, cortar unas cuerdas, etc, al ver que nosotros, pobres ignorante vamos a utilizar unas tijeras o un cutter, aparecerán corriendo con su navaja de última generación en la mano dispuestos a echarnos una mano y repitiéndonos que no estamos preparados. Son los típicos que siempre repiten que ya se acordaremos de ellos cuando llegue el fin del mundo y necesitemos sus conocimientos, aunque yo lo veo más como “Vaya, ahora que nos ha dado por el canibalismo para sobrevivir a esta catástrofe global que bien nos hubiera venido la compañía del tío raro gordito que no le caía bien a nadie”

Hierros, Fierros, no importa el nombre, importa lo que corten.

Otra cosa que les caracteriza es que a sus navajas y cuchillos no las llaman así, eso es para la plebe, ellos hablan de “Hierros” o “Fierros” y raro será que te dejen utilizar los suyos. Las navajas, como las pollas, no se puede dejar que las manosee cualquiera.

Y eso por no hablar de su pasión por el cine, una película sobre catástrofes en la que puedan “aprender” trucos para sobrevivir o una en la que salgan peleas a cuchillo y que les permita dedicarse en el foro a tratar de identificar cada modelo de cuchillo utilizado en ella les proporcionara horas y horas de diversión sin igual.

Dentro de la fauna de estos foros de supervivientes nos encontramos con dos vertientes algo diferentes:

– Supervivientes de ciudad: Estos pasan el día buscando más y mejores formas de vivir preparados para enfrentarse a los peligros de la jungla urbana y que en caso de catástrofe global se quedarían en las ciudades resistiendo a lo que venga.

Superviviente Urbano castizo, el modelo sin boina.

Se trata de personas “preparadísimas” que se pasan el día elaborando complicados kits de supervivencia que meten en jaboneras, cajas de metal, fiambreras, etc. Cualquier recipiente les sirve, en ellos incluyen todo lo que se puede necesitar en el día a día en una gran ciudad. Y no se trata solo de tener el kit por si lo necesitas, hay que exhibirlo en el foro, organizar concursos, intercambiar ideas. Lo que sea con tal de estar mejor preparados.

¿Porque a quien no le ha pasado que va al trabajo o a la universidad tranquilamente y de pronto ha necesitado una sierra, pastillas potabilizadoras o señalizadores radiactivos? ¡A mí me pasa constantemente!

¡Si no llevas todo esto en la ciudad estas muerto!

Y aunque parezca sencillo, elaborar uno de estos kits es toda una ciencia, casi un arte. Pongamos como ejemplo una lista extraída de uno de estos foros con todo lo que debe llevar encima un buen superviviente urbano en la ciudad:

* Bolsillo izquierdo:

– 1 CRKT M-21 (Clip modificado sale abierta al tirón)

* Cinto lado derecho. (En funda doble)

– Una multifunción de las grandes y una linterna de 9 leds.

* Mochila. En Un pequeño tapper un poco más grande que una jabonera. Contiene:

– 1 Vic. executive.

– 1 Maglite solitaire

– 1 mt. de alambre fino.

– 4 mts. de cinta adhesiva.

– 10 mts. de paracord.

– 3 imperdibles.

– 2 ganchos quirúrgicos.

– 1 pequeña piedra de afilar

– Hilo y aguja

– 2 botones.

– 1 mascarilla.

– 1 par de guantes de latex.

* En envase aparte:

– 2 unidades de todos los remedios que tomo a diario,

– un frasquito con agua oxigenada,

– algodón,

– apósitos

* En otro sector de la mochila:

– Un saber-batón, que viene a ser una especie de cachiporra de caño de acero que dentro lleva una hoja de 20 cmts. tipo tanto

– 1 móvil con buena carga.

– 1 paraguas de los pequeños.

¡Y yo solo llevo la cartera, las llaves y el móvil! ¡Voy a morir en cualquier momento! ¡No estoy preparado!

Si, eso son llaveros que la gente lleva a diario en sus bolsillos.

Aunque tratándose de personas de huesos anchos, no siempre tendrán sitio en sus pantalones para introducir uno de esos kits o no podrán llevar mochila. Pero no importa, para eso se inventaron los llaveros de emergencia. Llaveros que además de las llaves de casa y del coche tienen… pues prácticamente de todo. Que desnudo me siento al ver mis tristes tres llaves…Y que miedo debe dar que te lancen uno de esos a la cara.

Pero claro, no se trata solo de ir bien equipado, también cuenta la actitud. Una persona normal, cuando va a coger el coche, se acerca, lo abre, se sienta, lo cierra y s epone el cinturón de seguridad. Pero ellos son especiales, ellos saben cómo hay que acercarse de verdad a un coche, porque nuestro vehículo, aunque no lo sepamos, puede ser una trampa mortal.

“Observo el coche desde lejos mientras me acerco, nada más subir cierro puertas y seguro, compruebo que llevo mi spray defensivo al alcance de la mano (siempre llevo uno en el coche). Después me pongo el cinturón y arranco.”

“Yo, en cuanto hábitos de conducción tengo la manía de que en los semáforos, stops, colas de coches, etc.. intento mantener una distancia prudencial con el vehículo de delante; motivos:    poder realizar una maniobra evasiva y poder salir de la cola sin muchas maniobras en un momento dado”

Y yo que solo tomo autobuses y el metro no se qué coño hacer para sentirme seguro.

La muerte de un cuchillo, algo tragico cuando te has gastado un par de billetes verdes en el.

Estos personajes además, no se conforman con estar sentados en su sofá viendo en la tele “El Último Superviviente” mientras manosean uno de sus cuchillos de combate sacado de su vitrina. Ellos necesitan más, tienen que probar sus fierros, y para eso inventaron los bastonazos, básicamente consiste en salir a un descampado, clavar el cuchillo en un tronco y aporrearlo de mil formas posibles para ver cuánto aguanta. El resultado en la mayoría de los casos consiste en un cuchillo doblado o partido, demostrando así que gastarse más de cien euros en algo así igual no fue tan buena idea.

Pero estos supervivientes además son unos gourmets de lo más exquisitos, y mientras que nosotros los pobres mortales cuando vamos a comer fuera nos conformamos con la cubertería del restaurante, ellos no, ellos llevan sus propias navajas a los restaurantes, siempre pidiendo recomendaciones en sus foros para escoger algún modelo elegante y discreto que no acojone al resto de los comensales y camareros. Dudo que lo consigan.

Y mañana analizaremos a los Supervivientes extremos, a los de la naturaleza.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

97 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios