Estimado George RR Martin: Jubílate cuando quieras

George RR Martin es un señor mayor que está disfrutando de la vida. Un tipo que se ha ganado su posición despues de años de sufrir unas y otras cosas, de pegarse con las circunstancias. Un señor que, en definitiva, se ha ganado a pulso donde está y se lo merece.

Por eso sus fans deberían callarse la puta boca.

Luis Ciges era uno de los mejores actores del cine español, como Carlos Casaravilla y tantos actores que han pasado a mejor vida sin recibir el reconocimiento que realmente merecían. George RR Martin era uno de esos tipos que, por lo visto, iba a acabar igual. Nunca destacó como novelista, si como editor, pero no como guionista. Era un señor muy friki que se llevaba bien con la gente, se pegaba con los estudios y le rechazaban proyectos. Un señor que, de repente, escribe una novela que funciona, las ventas suben por las nubes y de repente se transforma en un semidios de cuarentaytantos años. No se puede decir que el éxito le llegara tarde, le llegó, que ya es bastante. A raíz del éxito se convierte en un tipo reconocido, «oh, sí, yo ya veía su serie esa de Linda Hamilton haciendo el idiota con el jorobado de El Nombre de la Rosa, claro que sí» cuando la daban en la ETB y no la veía ni el tato. Hasta Wildcards, uno de esos experimentos raros que intentan hacernos creer que las novelas de superhéroes son posibles, empieza a vender.

Pero este hombre la cagó en una cosa, su éxito no viene de una serie de televisión, de un relato, de un cómic, no. Viene de una serie de novelas, lo que los pijos llaman ahora «novela río» y la gente humana llama «culebrón»: Canción de Hielo y Fuego.

Algo como la Canción de Hielo y Fuego es una puñalada trapera al cerebro humano. No digo que sea mala, ni que este mal escrita, no. Es un asesinato creativo para George RR Martin, porque este hombre lleva veinte años escribiendo estas novelas, con miles de páginas tiradas a la papelera por el camino, con tramas secundarias, con situaciones y demás dando vueltas por la cabeza calva de un tipo que, aunque esta disfrutando como un niño su éxito y las adaptaciones que hacen del mismo, parece que mucha gente quiere obligarlo a encadenarse al ordenador y a escribir hasta que le sangren los ojos.

Pues muy bien, señores mios. A partir de aquí, reclamo el derecho del señor Martin a escribir cuando le de la gana lo que le de la gana. Él es el primero que quiere acabar las novelas, os lo aseguro, y estará encantado de firmaros vuestro ejemplar cuando llegue el momento. Pero no ahora.

Tiene unos 62 años, está a 3 de la jubilación antigua, 5 de la jubilación postcrisis, 8 de la de Tierra 1. Haced el favor, dejadle en paz. Sé que este weblog no lo lee ni el tato, pero también se que las búsquedas de google muchas veces acaban desembocando aquí (¡hola!) Asi que para todos los que estais buscando «cuando saldra la última novela de canción de hielo y fuego» o «de que color es la ropa interior de Jaime Lannister», os digo que sí, probablemente os quedeis cortados, porque el pobre señor mayor no va lo suficientemente rápido como para completar estas novelas antes de cumplir los 90 años. Que, lo mismo nos sorprende y llega a los 120 y te hace hasta una precuela con el gitano Manuel enseñandole a tocar la bandurria al abuelo de Eddard Stark, pero este señor se va al hoyo.

Asi que, como dicía el fan de Britney… LEAVE GEORGE ALONE!

(…)

¿Que qué opino de las novelas?

(…)

¡Ja! ¡Como que os lo voy a contar tan facilmente! ¡Brainstomping ha pasado a ser territorio conquistado, asi que ahora no tengo ni que guardar las apariencias!

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Mindersh
Mindersh
26/07/2010 15:10

Como George RR Martin se me muera sin terminar Canción De Hielo Y Fuego, te juro por Dios que me voy a EEUU a quemar el Pentágono. ¿Por qué? No lo sé, porque suena malvado.

trackback

[…] a la serie de tv y que me he leído como un poseso enganchado en menos de una semana. Diógenes ya hablo en su día un poco por encima del Autor y su trabajo, pero como ese hombre es un soso (Diógenes, no George […]