El día de Junji Ito – 04: The Hanging Balloons/Los Globos Ahorcadores 1º Parte

Nueva cita con Junji Ito, el “maestro” del terror y el horror Japonés. La historia que vamos a analizar hoy tiene todos los elementos habituales en las historias de Ito. Un punto de partida absurdo, un desarrollo en el que no sabes si reír o llorar y un final de lo más trágico. Junji Ito además responderá a una pregunta que desde siempre ha atormentado al a humanidad, bueno, solo a él. ¿Y si los globos fuesen asesinos? Eso es lo que nos encontraremos en “The Hanging Balloons” (Los Globos Ahorcadores)

Globos peludos y asesinos. Portadas así son las que venden de verdad

La historia comienza con Kazuko, una chica que está encerrada en su casa, aunque pese a encontrarnos en Japón no se trata de una de esas Hikikomoris con miedo a salir al exterior. Kazuko tiene motivos realmente validos para estar encerrada desde hace semanas y estar muriéndose de hambre, o al menos esa es la impresión que da. Desde fuera una voz la llama para que salga, su propia voz ¿Qué es lo que está sucediendo? Nada mejor que un flashback para averiguarlo.

No, si no alucino, solo me estoy llamando a mi misma desde fuera.

Todo comenzó hace un mes, con el trágico suicidio de Terumi Fujino. Terumi se había ahorcado colgándose de los cables que pasaban junto al a ventana de su apartamento y el peso de su cuerpo casi le había arrancado la cabeza. Si, a Junji Ito le gusta recrearse en esos detalles. Terumi aparte de una suicida era una modelo y estrella de la televisión, por lo que su muerte causo un gran revuelo mediático. Pero también afecto y mucho a sus amigos del instituto, especialmente a nuestra protagonista y a Shiroishi, el ex novio de Terumi.

Esto es como si aquí se ahorcase la Esteban, una tragedia nacional

Este además de sentir la pérdida de Terumi tiene que lidiar con los fans locos de esta, que como buenos fans enajenados le culpan del suicidio de su adorada estrella y tratan de lincharlo. Kazuko y algunas amigas son testigos de esto y tratan de evitarlo, pero los fans están muy locos y amenazan con pegarles también a ellas. Por suerte,  como buenos delincuentes, son cobardes y supersticiosos y ante la amenaza de las chicas de gritar hasta que aparezca la policía salen huyendo con el rabo entre las piernas. Shiroishi se ha salvado de la paliza, pero no de la culpa que siente por la muerte de Terumi.

Gritare y gritare y a la policía avisare

A partir de aquí es cuando la cosa se pone rara. Los fans de Terumi comienzan a suicidarse de la misma forma que ella. Muchos otros simplemente desaparecen y se da por sentado que están colgados por ahí. A todo esto se suman los rumores de que el fantasma de Terumi esta rondando la ciudad, pero lo hace de una forma de lo más peculiar. Una versión gigante de la cabeza de Terumi esta flotando sobre la ciudad dejándose ver por los aterrados ciudadanos. Si, una cabeza gigante flotando…

Y no es el Desfile del día de Acción de Gracias de Macy’s

En principio las autoridades achacan todo esto a una histeria colectiva, sus fans estaban muy locos y ven alucinaciones. No era una mala teoría, el problema fue cuando empezaron a haber pruebas fotográficas de los avistamientos. La gente comenzaba a estar realmente asustada, algunos preferían creer que se trataba de un fotomontaje, pero otros estaban convencidos de que se trataba del fantasma de Terumi, que se había convertido en un globo gigante…

Yo apuesto a que es verdad – ¡Y yo apuesto a que estáis todos locos!

La cabeza flotante además ha comenzado a acosar a Shiroishi, se planta en su jardín trasero y le mira con ojos tristes. Pero Kazuko no le cree, piensa que debido a todo lo que está sufriendo el también tiene esas alucinaciones. Pero esa misma noche Shiroishi la llama por teléfono y le pide que acuda a un templo cercano, la cabeza flotante de Terumi esta sobrevolándolo, Ella corre hacia allí pensando que no puede ser cierto solo para descubrir con horror que era todo verdad. Terumi se ha convertido en un globo gigante con la forma de su cabeza decapitada.

Ostia puta, que no estaban todos locos

Shiroishi está allí también, se ha subido a un árbol y suplica a Terumi que le perdone. Entonces, de forma inesperada una soga con un lazo corredizo aparece de la nada y ahorca a Shiroishi. El viento comienza a soplar y Kazuko contempla incrédula como esa soga está unida a un segundo globo gigante que en esta ocasión es idéntica a la cabeza del propio Shiroishi. Ambos globos gigantes se juntan y se besan con pasión mientras el cuerpo del pobre Shiroishi se balancea como una marioneta con los hilos rotos.

El amor esta en el aire…

¿Cómo terminara todo esto? ¿De dónde salen estos globos? ¿Qué pretenden? ¿Esta Junji Ito  tomándonos el pelo (Otra vez)? Todo eso y más en la segunda parte de este articulo mañana mismo más o menos a esta misma hora.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
lord anal
lord anal
03/11/2011 00:51

te corrijo: si se ahorcase la esteban (lo pongo en minúscula, no me merece más respeto ese ser infecto) no sería una desgracia nacional sino un desahogo nacional

Diógenes Pantarújez
Admin
03/11/2011 21:31
Responde a  lord anal

Alivio sí, pero si apareciera un globo gigante en el cielo con la jeta de la esteban, moriríamos todos de hemorragia ocular e infarto cerebral.