BWAH-HA-HA-HA: La Historia de la JLI – 11º Parte (Y fin)

Y retomamos la historia de la Liga de la Justicia Internacional en esta última entrega de la misma. Ya habíamos visto que Jud Winick había tomado las riendas en solitario de Justice League: Generation Lost y la mala pinta que tenía eso. A continuación veremos que esa mala pinta estaba más que justificada y como puede, solo puede, haya un microscópico rayito de esperanza al final de este largo y oscuro túnel.

 Mmm, a quien podria matar yo ahora…

El argumento era sencillo. Maxwell Lord había vuelto de la muerte tras los sucesos de Blackest Night y tenía algún plan malvado en marcha. Este, por razones realmente confusas, reunía en secreto a todos estos héroes y una vez juntos decidían darle caza como a un perro. Pero Max se guardaba un as en la manga, había usado su poder para que todo el planeta olvidase su existencia y se negase a aceptar cualquier prueba de la misma. Podías enseñarle a cualquiera una foto o un video de Max y no verían nada. Por causas desconocidas los miembros de la JLI fueron inmunes a esto y otros como Power Girl o Batman lo eran a ratos, con explicaciones tan confusas como muchos de los argumentos de esta serie. Como esa de que si estaban todos juntos sus recuerdos se reforzaban mutuamente y no olvidaban a Max pero si se separaban se les iba de la cabeza en segundos.

 Que bonito es reencontrarse con los viejos amigos

Así que durante 24 números tuvimos a esta JLI dando tumbos de aquí para allá y a Max fabricando clones, robots asesinos y cosas así. Un día reprogramaba a los Metal Men para que les atacase, otro clonaba a Power Girl en unas instalaciones de Cadmus en las que el Profesor Ivo  (Que juraría que estaba muerto) le estaba fabricando superclones, o se paseaba por los cielos de la ciudad en una nave gigante con forma de caballo de ajedrez. Sin olvidar su manipulación de Magog para que destruyese una ciudad y culpar así al Capitán Atom, muriendo Magog en el proceso, lo que debió ser lo único bueno de esta serie. Y al final resulto que el propósito final de todos esos planes aparentemente sin sentido de Max resulto ser el crear un Super-Omac destinado a matar a Wonder Woman, a la que odiaba por haberle matado. Si, 24 números para eso.

 ¿Que quien es Wonder Woman? Nadie lo sabe y a nadie le importa

Lo único bueno que tuvo esta serie fue el crossover con la serie de Booster Gold, escrito por Keith Giffen y J.M. DeMatteis y en el que Booster viajaba al pasado a buscar pruebas de la existencia de Max, lo que le llevaba a vivir unas cuantas aventuras junto a Blue Beetle, Míster Miracle, Barda y compañía. Historias que no desmerecían en nada a la etapa original del grupo y que dejaban aun más en evidencia el lamentable trabajo que estaba haciendo Winnick con los personajes. Aquí las historias eran divertidas, los personajes parecían ellos mismos y pese a todo había toques de dramatismo que nos recordaban que no todo era un chiste, incluido lo que parecía una despedida definitiva al bueno de Ted Kord.

 Esto si que es una JLI como dios manda

En el ultimo numero de la serie veíamos como Lord se veía obligado por el Capitán Atom a devolver a toda la humanidad los recuerdos sobre su persona y tras esto desaparecía solo para reaparecer semanas más tarde arreglándoselas para quedarse al cargo de Checkmate y lavar su imagen de cara al público quedando como un héroe incomprendido y hablando maravillas de los grandes héroes de la JLI. Esto provoco que Batman le propusiese a Booster Gold reunir de forma oficial a la JLI con la misión de mantener a raya a Max, terminando así este despropósito de serie, al menos hasta el momento.

 Y que esto transmita mal rollo en lugar de esperanza…

Ya se ha confirmado que habrá serie regular y los rumores apuntan a que la serie podría acabar en manos del equipo original o que podrían dárselo de nuevo a Winnick, aun no hay nada seguro, pero viendo el rumbo de la actual DC me temo que será esto último y los personajes volverán a caer en las garras de Jud Winnick quien sin duda se ocupara de que ya no levanten cabeza nunca más.

 ¡Es malvado y quiere destruir nuestras ilusiones y esperanzas!

Y aquí termina por fin este larguísimo repaso a la vida y muerte de la Liga de la Justicia Internacional. Igual con suerte en unos meses podemos dar la noticia de que los personajes han vuelto a manos de quienes de verdad saben tratarlos o igual es con su certificado de defunción con lo que vuelven, sea como sea ya lo contaremos por aquí. Y con suerte será en un solo artículo.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Eme A
03/06/2011 12:07

¡Los rumores están anticuados! El anuncio oficial es que se la van a dar a Dan Jurgens. Repito, DAN JURGENS. Los noventa han vuelto. http://dcu.blog.dccomics.com/2011/06/02/the-new-justice/

Hans Haraldrad
Hans Haraldrad
14/08/2011 04:56

No entiendo cuál es el mecanismo que siguen los editores para permitir semejantes barrabasadas argumentales. Ya Giffen y Dematteis habían logrado poner orden respecto al lío simbólico que acarreaba trabajar con personajes que no eran los más famosos, y gracias a ellos tuvieron una identidad perdurable. Ahora bien, nuevos guonistas, con el viejo criterio de hacer vendible tiñen de amarillismo y golpes bajos la serie, y abusan (como siempre pasa en los comics americanos) del recurso de dar muerte a un personaje. ¿Algún Giffen vendrá a salvarnos? Creo que esos son los auténticos héroes: los que, con su inteligencia, saben… Leer más »

trackback

[…] La Historia de la JLI – 9º Parte BWAH-HA-HA-HA: La Historia de la JLI – 10º Parte BWAH-HA-HA-HA: La Historia de la JLI – 11º Parte BWAH-HA-HA-HA: La Historia de la JLI – […]