The Adam Project – Viajando al pasado en mas de un sentido

Aunque yo suelo ser mas de series que de películas de vez en cuando hay algún estreno que tiene algo que me impulsa a verla ya, que es justo lo que me sucedió con The Adam Project. Una película que si me hubiese guiado solamente por su premisa la hubiese descartado sin dedicarle ni un segundo mas de atención, pero el trailer de la misma tenia algo que consiguió atraparme, algo que me hizo sentir de nuevo como un crio. Y afortunadamente esa sensación no se quedo en el trailer sino que se traslado a toda una película que ha conseguido hacérmelo pasar de miedo.

Si uno lo mira bien tenemos ahi a Masacre, Gamora, Hulk y Elektra

En el opresivo y poco habitable año 2050 el piloto Adam Reed ha robado su avión temporal para realizar una misión de rescate no autorizada. Por desgracia para el su superior no ha visto con buenos ojos dicha misión y en sus intentos por detenerle han provocado que se estrelle algo alejado de su objetivo. Atrapado en el 2022, perseguido por un ejercito e incapaz de arreglar su avión para proseguir con su misión, a Adam no le quedara mas remedio que recurrir a un recurso desesperado… la ayuda de su yo de doce años.

Aqui es Reynolds quien se estrella a bordo de una nave futurista, pero no le da ningun anillo a nadie

 

Si, la premisa de la película es un poco tontorrona y no especialmente original, pero como se suele decir a veces importa mas como te cuentan algo que lo que te cuentan. Y la forma en la que The Adam Project cuenta su historia es una que no hubiese desentonado para nada en esa década maravillosa que no se reivindica lo suficiente, los años 80. Porque aunque esta película no tenga precisamente una estética ochentera (después de todo el pasado de Adam es nuestro presente) ni llene su banda sonora con los grandes éxitos de la época, hay algo en como se cuenta la historia que al menos a mi me ha recordado inmediatamente a esa época.

Da gusto ver que hay cosas que nunca cambian del todo

En buena medida se trata de su sencillez y ausencia de pretenciosidad, aquí nadie trata de reinventar el genero ni de demostrar ser mas inteligente que los espectadores y la critica. La ciencia-ficción aquí es solo una excusa para sacar cacharros espectaculares y permitir los desplazamientos por el tiempo, los buenos son muy buenos y habilidosos, los malos son malos porque son ambiciosos y les importa mas su beneficio personal que el estado del mundo, cuando estos mueren lo hacen de forma limpia y sin sangre, los viajes temporales funcionan gracias a la “ciencia” y sale un niño haciendo cosas que cualquier crio que vea la película desearía poder hacer. Ni mas ni menos, y eso es mas que suficiente.

Y no, por supuesto que eso no es un sable de luz, que va

 

Un armazón algo endeble en apariencia que en manos de otro equipo podría haber sido un desastre de película, pero que en manos de Shawn Levy (director también de Freeguy y de la próxima Deadpoool 3) y especialmente gracias a la enorme química existente entre Ryan Reynolds y el jovencisimo Walker Scobell, se convierte en una película familiar entrañable y muy divertida. Reynolds aquí casi se podría decir que hace de si mismo, o mas bien de esa versión de si mismo que ha convertido en un personaje mas y que utiliza en sus apariciones publicas, simpático, sin tomarse demasiado en serio a si mismo, siempre con una respuesta sarcástica en la punta de la lengua e incapaz de mantener la boca cerrada.

Debe ser de las pocas peliculas que no tienen un multiverso hoy en dia

 

Aunque quien mas me ha sorprendido aquí es Walker Scobell, quien a sus trece años ha demostrado ser un actor bastante competente que ha sido ha sido capaz de mantener el tipo ante Reynolds y resultar muy convincente como una versión juvenil suya. Consiguiendo ademas evitar el convertirse en uno de esos personajes infantiles insoportables que a veces tenemos que aguantar en la ficción y a los que nos gustaría patear, siendo justo todo lo contrario. Un actor que como ha mostrado alguna que otra vez parece ser un gran fan de Reynolds y de sus anteriores películas, por lo que no le ha debido costar demasiado meterse en ese papel que de una forma u otra Reynolds interpreta a menudo y transmitir a la pantalla lo bien que parecen llevarse.

Ryan Reynolds ha creado un monstruo…

Y con estos dos protagonistas lo que nos encontramos es una divertida película de aventuras para toda la familia en la con el destino del futuro de la humanidad en juego las dos versiones de Adam tienen que aprender un poco de su otro yo para seguir adelante. De su yo mas joven e inocente Adam aprende, al rencontrarse cara a cara con ese pasado que no es exactamente como su memoria había distorsionado con el tiempo, a dejar atrás esa rabia y amargura que le han consumido durante tanto tiempo. Y el joven Adam por su parte aprende a valorarse un poco mas a si mismo al encontrarse con que aunque su presente le parezca algo lamentable le espera un futuro espectacular aunque este sea a veces un poco imbécil.

Estos han llevado lo de aprender de uno mismo hasta el extremo

Pero aunque la película es muy divertida si que tiene un par de puntos negativos. El mayor para mi sin duda el desaprovechamiento del personaje de Zoe Saldaña. Sin entrar demasiado en detalles para no destripar la película, ella es aquí Laura, otra piloto del futuro como Adam quien tiene una misión algo mas compleja e importante que la de este. Pero pese a que estamos ante una enorme actriz y su personaje tiene bastante potencial, esta aparece demasiado poco en la película. Y aunque entiendo que quisieran centrar la película en la dinámica entre las dos versiones de Adam, resulta un poco decepcionante que ella no tenga un protagonismo mayor.

Se merecia haber salido mas, pero que se le va a hacer

Y otro punto negativo lo encontramos en el apartado técnico. Porque aunque los efectos especiales en su mayor parte son mas que decentes, aunque limitados a alguna pelea aérea que otra, algunos decorados y no mucho mas, hay un elemento que da algo de vergüenza ajena y que deberían haberse ahorrado. Uno de los personajes de la película aparece en sus versiones de 2050 y 2022, pero en lugar de utilizar a dos actores diferentes como en el caso del protagonista han querido recurrir al rejuvenecimiento digital que tanto esta utilizando Disney últimamente en todas partes pero sin los recursos técnicos de estos. El resultado de eso ha sido algo en ocasiones chapucero que conseguia sacarme de la historia demasiado a menudo. Mejor les hubiera ido contratando a alguien joven para ese papel y utilizar maquillaje para el envejecimiento, que seguro que el resultado hubiera sido mas satisfactorio.

Mejor quedarse con las cosas que no les han quedado mal

Pero dejando eso a un lado The Adam Project ha resultado ser una sorpresa de lo mas agradable con la que me lo he pasado muy bien, divertida, entrañable y emotiva y que de forma sorprendente cierra todas sus tramas sin dejar un final abierto para una secuela, algo un poco sorprendente en estos tiempos que corren en los que parece que hay que franquiciarlo todo. Así que quienes quieran pasar un buen rato sin complicaciones, esta es la película indicada.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

7 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios