De cuarentena con La Mascara de la Muerte Roja de Edgar Allan Poe

En estas semanas de encierro de incierta duración no todo van a ser cómics y series de televisión, también hay un hueco para los clásicos de la literatura y nada mas clásico que un grande como Edgar Allan Poe. Este publicó en 1842 un relato corto titulado La Mascara de la Muerte Roja/The Masque of the Red Death, uno de sus relatos mas famosos y que ha inspirado infinidad de adaptaciones a lo largo del ultimo siglo y medio, y que como no podía ser de otra forma guarda alguna que otra similitud con la situación en la que nos encontramos ahora mismo. Así que toca ponernos nuestras mejores galas, acudir a un baile de disfraces de esos que no se olvidan y descubrir como es que mas de un siglo después de su muerte Poe sigue siendo un maestro del horror.

El paso del tiempo es inevitable

La Muerte Roja ha devastado el país de un extremo a otro, pocos son los que se han librado de su mortal garra y no han sucumbido aun a esa mortífera enfermedad capaz de acabar con cualquiera en cuestión de minutos y dejando en el rostro de sus victimas su siniestra marca. Pero el Príncipe Prospero aun resiste y se niega a dejarse derrotar por la enfermedad, para ello ha reunido a sus amigos en su aprovisionado castillo, ha sellado todas las entradas y se dispone a resistir el embate de la enfermedad en medio de un desenfreno de lujo y decadencia…

Y como no, contó con una adaptación a cargo de Roger Corman y Vincent Price

Desde que de niño cayeron en mis manos unos ejemplares de las Aventuras de Arthur Gordon Pym y una selección de sus Narraciones Extraordinarias he sido un rendido admirador de la obra de Edgard Allan Poe (y era difícil ponerme a leer después cosas de Barco de Vapor o las demás lecturas recomendadas del colegio…). Su talento para mantener al lector en tensión hasta la ultima pagina y esa habilidad para transmitir autentico terror en unas pocas paginas es admirable, y la historia que hoy nos ocupa es un perfecto ejemplo de ello.

Un grande entre los grandes

En unas pocas frases Poe nos pone en situación y nos va describiendo un escenario decadente al mismo tiempo que opresor, donde un Príncipe quiere resistir ante lo inevitable (y es admirable que decida encerrarse en su casa sin que tenga que decírselo nadie) rindiéndose al lujo. Pero aunque los invitados de Prospero pasan largos meses entregados a la opulencia de los festejos que les ofrece su anfitrión, ese mismo paso del tiempo les oprime con funestos recordatorios de su inevitabilidad mientras a tensión sigue creciendo hasta un final que no por esperado es menos aterrador.

Por mal que suene decirlo ahora, hay cosas de las que uno no se puede esconder

Aunque esta historia de hoy sea quizás un poco mas malrollera que el resto de mis artículos de esta cuarentena y como siempre no sera del gusto de todos, no deja de ser un grandísimo relato que ha inspirado a multitud de creadores de todos los ámbitos demostrando que los grandes creadores en cierto modo viven para siempre a través de su obra. Por ello ademas de aprovechar este relato para esta cuarentena temática que me he montado, quiero aprovechar la ocasión para recomendar la lectura de su obra en estos tiempos en los que a muchos nos hace falta llenar horas libres. En el Proyecto Gutenberg se puede encontrar su obra para descargar libremente, en ingles solamente me temo, pero no creo que a nadie le cueste mucho encontrar por ahí las versiones traducidas de su obra, que en Google hay de todo, y este es un momento tan bueno como cualquier otro para descubrir a uno de los mas grandes de la literatura universal.

10
Deja una respuesta:

avatar
3 Hilos
7 Respuestas
3 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
4 Autores de comentarios
ZatannasayM'Rabo MhulargoRogerDiógenes Pantarújez Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Roger
Invitado
Roger

Mas que la muerte roja, wn la foto parece queblos visite la menstruación…
El relato no quería felicitar a nadie por encerrarse como un ceporro, sino criticar mas bien al aristócrata que vive de espaldas a la realidsd y deja que su gente muera como perros mientras él se divierte.

Diógenes Pantarújez
Admin

Cuando dice «admirable» creo que se refiere a que se encierra en su casa sin que le tenga que obligar el gobierno.

Roger
Invitado
Roger

Pero si el gobierno es él! Que es el quiek manda!

Diógenes Pantarújez
Admin

MÁS MALROLLERA QUE EL FIN DE LA CIVILIZACIÓN? Desde luego, a ti no te hace falta una pandemia para ponerte enfermo, PORQUE YA ESTABAS FATAL DE LA PUTA CABEZA!!!

Roger
Invitado
Roger

Buf, cuanta tension sexual no resuelta entre Diogenes y M’Rabo! A ver si aprovechais el confinamiento debidamente, que nos teneos a los demás en un sinvivir!

Zatannasay
Invitado
Zatannasay

Aprovecho para recordar la revisión que Oesterheld y Lalia hicieron en Nekrodamus.

Vuelta de tuerca al tema, con una de las nejores presentaciones a la situación que se haya hecho jamás.
Joyaza del cómic que si no habeis leido, ya tardáis.