Legión y los poltergeist ochenteros: Los Nuevos Mutantes de Bill Sienkiewicz (X)

Hay algo que no entiendo del debut de Legión en New Mutants 26, y es que el personaje en realidad apareció por primera vez en el número anterior en un pinup con spoilers por todas partes. Si bien Claremont ya había revelado que Legión era hijo de Xavier en el número uno de la serie, Claremont y Sienkiewicz decidieron -vete tu a saber por qué- recordar que Legión era el hijo Xavier y un antiguo amor suyo, algo que en el propio Xavier no llegaba a saber hasta el número 27. Pero vamos, que si los autores decidieron que el lector debía conocer esa información de antemano, pues como que yo no soy nadie para discutírselo…

¡A ver como haces esto con el Clip Studio, so vago!

Tras los apretones del tramo final de la historia con Capa y Puñal, volvemos a tener ese Sienkiewicz juguetón, que experimenta un poco más con el formato de las viñetas y hasta con las onomatopeyas. Y es que en estas primeras páginas, aparte de ver como Claremont no se ha olvidado de Corsi y Friedlander, el policía y la enfermera que transformó el Oso Demonio unos números atrás, vemos una mezcla de onomatopeyas y caos viñetístico que presagia los maravillosos excesos que veríamos en proyectos posteriores de Sienkiewicz, además de dejarnos claro que estos van a ser unos cómics en los que las leyes de la realidad van a ser puestas patas arriba.

Sienkiewicz no paraba quieto, cada nueva historia tenía un experimento nuevo.

Y después volvemos a la «normalidad», con la llegada de Xavier y los Nuevos Mutantes a la Isla Muir. Llama la atención que ésta es la primera historia de Warlock como miembro del grupo, con el personaje todavía en un estado «informe» y usando pictogramas para comunicarse con el SR71 Blackbird de los mutantes -sí, me sé el nombre entero del avión porque en otra vida me interesé bastante por los aviones, que le vamos a hacer-. Mientras los personajes se ponen al día entre sí y nos presentan a Gabrielle Haller y todo el desaguisado que ha montado Legión en un arranque de los suyos, podemos fijarnos en como Sienkiewicz ha empezado a usar tramas mecánicas, algo que no llegará a usar mucho tiempo porque no dejaban de ser un pobre sucedaneo utilizado más porque los pobres sistemas de impresión de la época no le dejaban otra solución que otra cosa; para el que no lo sepa, estas tramas mecánicas eran una suerte de «calcomanías» que se vendían en las librerías y que tenías que recortar y pegar en el dibujo con la forma que te interesara. Altísima tecnología que les encantaba a los japoneses pero que quedaría obsoleta en unos seis o siete años con los cambios de calidad en el papel y la llegada del color informático, justamente cuando John Byrne empezó a usarlas en sus etapas de Namor y Nextmen.

Aquí Xavier traumadísimo porque en su día abusó de sus poderes.

Pero como decía, el uso de estas tramas en el trabajo de Sienkiewicz es casi anecdótico, porque el dibujante siempre prefirió usar texturas a plumilla o directamente diluir los negros si el papel y sistema de impresión se lo permitía. Porque no nos engañemos, puede que Sienkiewicz sea un maestro con la tinta, pero siempre le ha tirado muchísimo el pintar sus cómics y eso se notaría en sus trabajos posteriores. Pero esto no deja de ser lo comido por lo servido, porque el hecho de que Bill se pasara tantos años trabajando con la cuatricomía y dejándolo todo en la tinta, le permite ser capaz de hacer unos tebeos pintados con un dinamismo que para sí ya querrían otros pintores de hoy en día. Pero en fin, que estábamos hablando de Legión…

Doble uso de tramas mecánicas, una para crear los «ladrillos» y otra para crear esa cara «gris». Y ya que estamos, ese «HA-HA-HA» de la última viñeta luego sería usado y abusado en algunos cómics del Joker, ¡menos mal que no hay patentes de recursos visuales!

Pues resulta que a Legión le diagnosticaron un autismo surgido a través de un trauma, algo que se me hace raro porque que yo sepa esto es algo con lo que se nace, pero supongo que ellos sabrán lo que se dicen. En realidad todo viene a ser una excusa para que Claremont y Sienkiewicz cuenten una historia de poltergeist del estilo de esas que estaban tan de moda por la época, con adolescente hablando lenguas que supuestamente no había aprendido, objetos volando por toda la casa y todo eso. Eso, y que se intente humanizar a Charles Xavier hablando de su relación con Gabrielle Haller, dejando claro que hubo un tiempo en el que sus límites éticos con respecto a sus poderes no los tenía tan bien delimitados y su vergüenza por haber abusado de ellos con Gabrielle en el pasado. Después de lo que vimos la semana pasada, se agradece ver a este Xavier un poco más persona; sabemos que es un espejismo y que no durará porque Xavier es así de imbécil, pero de lo malo malo lo tenemos relacionándose con alguien que no es mutante, algo que sería impensable en los tiempos racistas de hoy en día. En serio Marvel, ¿que mierdas te ha pasado?

Oh vaya, ¡si esta gente se conoce!

No me gustaría acabar este post sin recordar al personal que, como bien se ve en este cómic, Rahne Sinclair es la hija adoptiva de Moira McTaggert, algo de lo que parece que el personal se ha olvidado por completo en los últimos treinta años. Y sí, estoy hablando de Louise Simonson en adelante…

La semana que viene seguiremos con más Legión, más Moira y más mutantes que nos caen bien.

7
Deja una respuesta:

avatar
1 Hilos
6 Respuestas
2 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
4 Autores de comentarios
ZatannasayDiógenes PantarújezM'Rabo MhulargoKaulso Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Zatannasay
Invitado
Zatannasay

Ese poster yo creia que era fallo de Forum el haberlo puesto ahí. En plan que lo habían sacado de algún lado y lo metieron donde les cabía, antes de conocerse la trama de Legión destripando la sorpresa.

Lo volveré a leer un dia de estos, a ver si varía la manera de percibir la historia.

Por cierto. Ha muerto Uderzo. Cualquier palabra que yo escriba será poca cosa.