Capa y Puñal pidiendo casito: Los Nuevos Mutantes de Bill Sienkiewicz (VI)

Pues… Hoy no voy a hablaros de un cómic, si no de dos. Sí, porque la cosa empieza a complicarse, y si bien en números anteriores lo más «incomprensible» había sido el cameo de Rachel Summers o el de Magneto quedándose sin asteroide M porque Warlock se chocaba con el según llegaba a la Tierra -que bien nos habría venido Warlock en 1991- la saga que empieza en The New Mutants 22 hace referencia a un Annual de Marvel Team Up de 1983, el número seis:

Que el annual este gran cosa no es, así que tampoco os hagáis ilusiones.

No hay mucho que contar más allá de que viene escrito por Bill Mantlo y dibujado por Ron Frenz y Kevin Dzuban, y en el se viene a contar de una forma bastante machacona quienes son Los Nuevos Mutantes y quienes son Capa y Puñal, dos adolescentes a los que inyectaron una droga experimental que les convirtió en sendos avatares de la Luz y la Oscuridad (¿no es algo terrible y maravilloso?). En aquel momento ambos grupos eran las nuevas apuestas de Marvel, con lo que no era de extrañar que Mantlo, como creador de Capa y Puñal, decidiera promocionar a estos últimos junto a la nueva sensación mutante en un Annual con nuestro amigo y vecino Spiderman. Sin embargo, en los dos años desde la publicación de dicho annual la suerte de ambos títulos había sido un tanto distinta; Los Nuevos Mutantes habían triunfado como se esperaba del primer spinoff de X-Men, mientras que Capa y Puñal habían tenido que pasar primero por una serie limitada hasta conseguir su serie regular, con lo que no es de extrañar que las cabezas pensantes de Marvel quisieran repetir la jugada promocional del annual y volver a mezclar a Capa y Puñal con Los Nuevos Mutantes. Solo que esta vez el crossover iba a pasar por las manos mucho más competentes de Chris Claremont y Bill Sienkiewicz…

Hay pique, ¿eh?

El número 22 de The New Mutants empieza -como viene siendo habitual- con más rutina, mostrándonos a Rondador Nocturno y Coloso entrenando a algunos miembros del grupo. Es una de las contadísimas ocasiones en las que veremos a Sienkiewicz dibujando a «los mayores» durante esta etapa y tiene su aquel ver su interpretación porque es la Patrulla X de los tiempos de Romita Jr, la de Tormenta punk perdiendo sus poderes y todo aquello. Lo que es peor, tanto Uncanny 188 como el número siguiente se cruzan al contar la trama paralela de como Magneto es rescatado por Lee Forrester y vuelve a la isla cthuliana en la que se enfrentó a los X-Men allá por su número 150, sin que los lectores de la época supieran muy bien a santo de que venía todo aquello. Pero claro, nosotros lo entendemos perfectamente porque sabemos que Magneto acabaría siendo el mentor de los Nuevos Mutantes cosa de un año más tarde.

Por no hablar de «los cabos sueltos» de Claremont, con la presentación de Selene y su entrada en el Club Fuego Infernal… Que supuestamente iba a ser importante para Nuevos Mutantes pero acabó teniendo más protagonismo en X-Men. Uno va a haciendo unos planes y luego…

Sin embargo, la aparición de estos personajes sirve para poner en contexto a personajes como Rahne respecto a mutantes de aspecto «peculiar», porque al fin y al cabo entre los nuevos mutantes lo más parecido a algo así hasta ese momento -exceptuando a Warlock- había sido la propia Rahne, con lo que cuando ella y su fundamentalismo cristiano se cruza con un tipo que tiene el aspecto del mismísimo demonio -y que encima comete la herejía de ser católico, oiga- pues como que vemos en acción todos sus prejuicios y la basura que el reverendo McCaig le había metido en la cabeza. Y es especialmente interesante esta escena, porque nos sirve para detenernos en el hecho de que si hasta entonces la caracterización de Rahne había sido un poco la de «niña chiquillo», Sienkiewicz empieza a dibujarla como lo que es, el miembro más joven del grupo y la más aniñada, mientras que otros miembros del grupo como Roberto, Dani o Sam si que muestran más edad. Todo esto con un añadido interesante en estos cómics, porque Sienkiewicz dibuja una versión «adulta» de Rahne, primero una versión idealizada de cuento de hadas y luego una provocada por la trama principal de todo esto. Pero igual nos estamos adelantando un poco, mejor detallaros de que va todo esto.

Es triste que Rahne aquí sea una niña y los planes fueran que creciera hasta ser adulta, pero la dejaron tapón porque sí.

Más arriba os comentaba que esto venía a ser una continuación del annual aquel de Mantlo con Capa y Puñal. Bien, pues aquella historia nos contaban como unos narcotraficantes desaprensivos trataban de recrear la droga que dio sus poderes a Capa y Puñal y se la inyectaban a Roberto y Rahne, los cuales acabarían convertidos en versiones chungas de luz y oscuridad que volverían a la normalidad gracias a la intervención de Capa y Puñal (más que nada porque Mantlo de los Nuevos Mutantes no controlaba mucho, que no veáis lo que se nota en esa historia). Esta continuación muestra como esa normalidad es solo temporal y Roberto empieza a tener cambios de comportamiento y fisiológicos que le provocan primero pasarse de frenada durante una clase con Coloso y en el número siguiente trasnformarse en una especie de criatura monstruosa de oscuridad que le mete una paliza al pobre mutante ruso. Y a todo esto, cachondeo con Rahne…

Aquí Sienki se quedó a gusto, fijo que le dijo a Claremont que el también quería un cuento de hadas y así colaron esto.

Porque tras tener un gesto muy feo con Rondador Nocturno, Rahne se vuelca en escribir un cuento de hadas sobre una princesa licántropa que trata de salvar a su príncipe azul, que ha sido atacada por una bruja plateada y su malvado caballero negro. Tras un enfrentamiento de la princesa Alystraea con ambos, la cosa se vuelve bastante chunga cuando la princesa no solo no acepta la petición de clemencia de ambos si no que la emprende a dentelladas con ellas, momento en el cual termina el cuento y la Rahne del mundo real acaba el cómic con un misterioso colgante entre sus dedos…

¡Capa y Puñal son gentuza!

La semana que viene seguiremos con mutantes, mutantes con drogas, mutantes no tan mutantes con drogas y comprobaremos como Rahne de mayor debería haber sido como Karen Gillan y no como Maisie Williams.

28
Deja una respuesta:

avatar
6 Hilos
22 Respuestas
7 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
7 Autores de comentarios
ZatannasayDiógenes PantarújezStravinkay ModelarusRogerManolin Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
M'Rabo Mhulargo
Admin

Respeta a Capa y Puñal!

MAKE MINE MARVEL
Invitado
MAKE MINE MARVEL

Capa y puñal son lo mejor ¡Y lo sabes ! Son una gran creación de Bill Mantlo que pocos autores han sabido tratar bien además del anteriormente citado. Los 90 y 00 no les sentaron bien pero eran unos correctos secundarios lujo.

Lo que ya no me queda claro es si son mutantes o no. En aquel anual daban a entender que sí y en nuevos mutantes más o menos.

Manolin
Invitado
Manolin

Mi Loba Venenosa preferida era la del Factor-X de Peter David , la que estaba «salida» literalmente , pues David explicaba que estaba «en celo» y que esto era ….¿ por su programación genoshana o por sus poderes lupinos combinados con su entrada en la adolescencia y dicha programación ? I don,t remember . Justo después de este número se iba David y la serie caía en las garras del puto Lobdell, y después en las de De Matteis , que tristemente contagiado del deprimente ambiente de la época en vez de tirar de su registro mas humorístico de la… Leer más »

Zatannasay
Invitado
Zatannasay

Hay mucho que escribir. Uno de los temas centrales de Los Nuevos Mutantes es el miedo a crecer y al futuro. Con el anual de Alan Davis y Mojo se vieron versiones adultas ultraidealizasas de Sam, Magik, Magma y Dacosta. Y también un vistazo a un futuro chungo de la mano de Brett Blevins. Al lio. Que Rahne era la más desubicada del grupo y que tenía un follón mental de pasar de una aldea escocesa axfisiante donde casi la linchan a una mansión llena de bichos raros de los que tenía miedo. Porque Magik, otro tanto como Rondador, y… Leer más »

Manolin
Invitado
Manolin

Ok. Zatannasay, gracias por aclararme como era todo el culebrón aquel de la relación Alex Summer y Rahne Sinclair. La cosa es que creo que en la etapa de De Matteis se rompía ese vínculo y Rahne volvía a su ser. Recuerdo perfectamente a Rahne dibujada por Jun Durseema , ya mas «crecidita» ( con tetas y culo , para entendernos) pero con su caracteristico pelo corto naranja y piel blancucha de chiquilla escocesa. La cuestión es que después en un Excalibur de Warren Ellis y cia si volvía a aparecer con su aspecto «marronaceo» y lupino. No se si… Leer más »

Zatannasay
Invitado
Zatannasay

En la etapa posterior a Peter David ya no se si fue DeMatteis u otro. El personaje que era la versión en tia de Bastión, (no me acuerdo de su nombre, ni ganas) se ofrece para curar a los mutantes. A Rahne la cura del proceso de modificación genoshano, ya puede volverse humana; lo intenta de seguido con Madrox para curarlo del virus del legado y se le muere entre las manos. Por ahí yo deje de leer cómics de superheroes y me refugie en el europeo y otras cosas. Cosas de los noventa. Así que mi conocimiento de lo… Leer más »

Roger
Invitado
Roger

No es que Capa y Puñal sean los mejores personajes de Marvel, pero tienen su qué. Supongo que por su simbolismo, el tema de las drogas (lo de sacar héroes ex ionquis debió ser rompedor en los 80), etc. La verdad me sorprendió que les sacaran serie con actores, aunque no está mal.
Lo malo es que los guionistas no suelen saber qué hacer con ellos. Salvo usar a Capa de taxista teleportador en algunos eventos.

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

Pues, supongo que estoy con Diógenes en que Capa y Puñal no son especialmente especiales. Desde su creación casi al grito de «nosotros somos los héroes que luchamos contra las drogas» en épocas de Nancy Reagan, junto con Mantlo haciéndoles en su primera mini amigos de un cura y una policía, además de explorar lo menos posible la relación entre drogas y sociedad, pues, muy «sistema» y poco de los personajes siquiera (alguien que me diga que hace interesante a estos dos?). Y no existirán malos personajes (excepto que sí, y la mayoría los creó Rob Liefeld), pero estos aún… Leer más »