El Nuevo Universo Marvel VS Jack Kirby: Starbrand #9

Hace poco en los posts de John Byrne hablábamos un poco sobre el Nuevo Universo Marvel, aquel experimento que se montó Jim Shooter para celebrar el 25 aniversario del Universo Marvel y que acabó como el rosario de la aurora. Contábamos en aquel post que Starbrand era una serie muy personal para Shooter, y que tras su despido fue Byrne el que tomó las riendas de la serie para dar rienda suelta a todo su rencor y odio hacia su antiguo jefe. En lo que no nos paramos mucho es que entre el despido del uno y la llegada del otro hay unos cuantos números de relleno o «fill-in»s, que estaban guionizados por Cary Bates y que el número 9 está dibujado por Keith Giffen. Giffen imitando a Jack Kirby.

El Nuevo Universo Marvel hecho por Kirby ya tiene un nombre: Universo Marvel. Y punto.

El pensar en Cary Bates como sustituto de Jim Shooter es apelar a la historia, porque al final tanto Shooter como Bates eran dos de los «niños guionistas» que se buscó Mort Weisinger allá por los 60. En un acto que solo puede calificarse como explotación infantil, el editor y dueño y señor de DC por aquellos tiempos enseñó el oficio a los dos chavales, tanto en lo bueno como en lo malo, y por eso sobre el papel Bates parecía el sustituto adecuado para Shooter. Otra cosa es que Bates nunca fuera tan bueno como Shooter, y que sus historias no sean muy allá, pero creo que el número nueve de Starbrand es digno de rescatar porque lo que hacen Bates y Giffen en él es enfrentar la tradición del Nuevo Universo a la del antiguo, reinterpretando a Starbrand al estilo Jack Kirby y dejando claro que igual, solo igual, las comparaciones son un poco odiosas…

Esta mala leche es tan Giffen que yo ya no sé que pensar…

El cómic empieza dibujado al estilo «normal» de Giffen y con Kenneth dándole la paliza a Myron, su amigo psiquiatra en un acto digno de Epi y Blas, «si yo no puedo dormir pues tu tampoco». Kenneth le cuenta que había conocido a un chavalillo llamado Tad que estaba fastidiadillo del corazón por un defecto de nacimiento creado por el suministro de agua contaminada por unos vertidos industriales. A Ken le cae bien el chico, por lo que le enseña sus poderes de Starbrand, se lo lleva volando y esas cosas, con lo que Tad acaba diciéndole lo normal, que es un superhéroe y que debería estar luchando contra el crimen y los vertidos industriales que le habían hecho enfermar antes de nacer. Kenneth, que lleva como ocho números siendo un egoista por consejo de su psiquiatra, le dice que no va a hacerlo porque no puede dejar que el mundo conozca sus poderes, pero el chaval no entiende nada y tal es el disgusto que debió pillarse, que se queda en coma.

Myron tiene el cielo ganado, de verdad.

Y claro, Kenneth siendo Kenneth de la misma se va al vertedero y desintegra todos los vertidos, volviendo al hospital del niño -al que el coma debió de durarle bien poco- para decirle lo superguay que es. Tad se pone la mar de contento, pero aun así Ken acaba teniendo que ver como ni todo su poder es capaz de salvar al chaval que al poco tiempo muere. Y claro, desde entonces se siente culpable, tiene pesadillas y tal, por lo que le pide ayuda a su amigo Myron para que deje de hacer esa tontería de dormir y le ayude a dormir a él. Y Myron lo manda a la consulta de Nightmask, otro personaje del Nuevo Universo.

El Nuevo Universo era tan realista que sus personajes hasta pillaban la gripe. Claro, que nadie les avisó de que Spiderman también la pillaba de vez en cuando…

Nightmask es una creación de Archie Goodwin y es un tipo llamado Keith Remsen que tras el evento blanco adquirió la capacidad de meterse en los sueños de los demás. Como el hombre tiene que sacarse un dinerillo, trabaja para un psiquiatra amigo suyo haciendo «curas de sueño», o lo que es lo mismo, meterse en los sueños de los demás y arreglarle los traumas, solucionar crímenes y cosas así. En el caso de Kenneth, Keith se mete para solucionar el trauma y se encuentra… ¡Que está soñando en un cómic de Jack Kirby!

«A hokey costume» dice, y el tio en su serie tampoco es que se vistiera muy normal…

Claro, siendo el niño muerto tan fan de los buenos tebeos, los sueños de Ken sobre él están enmarcados en ese estilo, y Giffen se lo pasa de maravilla imitándolo. De entrada tenemos que el niño aquí es un superhéroe llamado True Believer y su aspecto se parece mucho al de Sprite de los Eternos, y ha sido capturado -junto al pobre Nightmask, que le pilla por medio- por el perverso Doctor Foom. Que por supuesto lleva casco y armadura. Y en esto que suelta su típico discurso de supervillano latveriano y los va a achicharrar, cuando suelta lo que nunca debería decirse en estos casos, aquello de «nada podra salvaros de mi ira, ni siquiera tu salvador cósmico… ¡Star Brand!». Y claro, llega Starbrand. Pero llega Starbrand con unas pintas entre Ikaris y Orion que lo flipas, oiga:
Después de liberarse del villano y mostrarnos que en el sueño Kenneth tiene un concesionario de coches -mientras que en el mundo real no tiene donde caerse muerto- y que aquí ha «adoptado» a Tad cual Batman y Robin, Nightmask decide enfrentarse de nuevo junto a Tad al malvado Doctor Foom y así liberar a Ken del trauma; y es que durante el forcejeo con el pillo se descubre el pastel cuando Tad consigue quitarle el casco y revelar su auténtica identidad: El Doctor Foom no es otro que el auténtico Ken Connell, el de la vida real, que intenta arrancar a Star Brand de su mundo de fantasía y hacerlo ver la realidad. Y así es como Bates y Giffen aprovechan para lanzarle unos cuantos dardos a Shooter:

Debían estar de lo de los «tebeos realistas» hasta no te digo donde, oye.

«The world outside your window» era el slogan con el que se promocionaba el Nuevo Universo, y al final lo que estamos viendo en este cómic es el enfrentamiento entre lo que sería Star Brand en manos de Kirby -caricaturizado, eso sí- y lo que es bajo la óptica «edgy» del Nuevo Universo. Creo que no hace falta decir que en aquel momento el personal estaba en mitad de su celebración del despido de Shooter, y que cuando John Byrne decidió hacer un muñeco de Shooter para quemarlo durante una fiesta, lo lleno de tebeos del Nuevo Universo por algo. El conflicto se resuelve de forma abrupta, con los dos Star Brand enfrentados hasta destruir «el sueño», con lo que en la última página nos vienen a contar que Kenneth se ha curado y aquí no pasa nada.

¡Esto es como meter al Capitán América de Kirby en mitad de los Ultimates de Millar!

Uno no acaba de saber muy bien qué es lo que quería decir Cary Bates con esta historia -cosa que no es rara en su trayectoria, no nos olvidemos que Bates es el responsable de barbaridades como el Juicio de Barry Allen o todo lo que hizo con Major Force en Captain Atom- pero te deja la sensación de que nadie estaba muy a gusto con el Nuevo Universo ni echaba mucho de menos a Shooter. Lo peor y más descarado estaba por venir con Byrne, pero creo que merecía la pena recuperar este cómic, aunque solo sea para ver a Giffen dibujando a lo Kirby años antes de que lo plagiomenajeara en The World’s Greatest Comic Magazine.

24
Deja una respuesta:

avatar
7 Hilos
17 Respuestas
7 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
8 Autores de comentarios
Diógenes PantarújezTom FrenzlucasStravinkay ModelarusMatias Nahuel Mendoza Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Melter
Invitado
Melter

«Bates es el responsable de barbaridades como el Juicio de Barry Allen o todo lo que hizo con Major Force en Captain Atom»

¿Podéis explicar esto un poco más en profundidad? Recuerdo de crío leer aquella etapa del Capitán Átomo y disfrutarla, mientras que el juicio de Flash es practicamente lo único que he leído del personaje pre-Crisis y me pareció interesante, aunque por momentos daba la sensación de improvisación. Claro que mis bagaje de DC es muy bajito…

Matias Nahuel Mendoza
Invitado
Matias Nahuel Mendoza

Me gustaría saber también

Roger
Invitado
Roger

He visto en otros cómics (no de Byrne) alguna otra referencia burlesca a Shooter. En Legends por ejemplo Guy Gardner pelea con un villano (no recuerdo como se llama el fulano) lleno de humos, que se acaba incinerando un brazo por gañán. En un comic de 4F de Marv Wolfman, Alicia Masters ha hecho una estatua de un rey con corona y cetro y en el pedestal pone «Shooter». Realmente el hombre tuvo su época, pero no dejó buen sabor de boca. La verdad es que Star-Brand tuvo momentos entretenidos, y este parece uno de ellos. Con todo parecía que… Leer más »

Tom Frenz
Invitado
Tom Frenz

Capitan Atom era 1 especie de telefilm

Zatannasay
Invitado
Zatannasay

¡Otia! Estos cómics tienen mucho más interes por lo que habia detras que por lo que contaban.

Keith Giffen siempre tuvo una estetica de Kirby, sus Defensores y sus Omega Men eran buena prueba. Seguramente ya lo escogieron exprofeso para ese número.

Tom Frenz
Invitado
Tom Frenz

El Capitán Atom de Bates es bastante mejor que su Flash. Carmine Infantino es el horror mientras que Pat Broderick es torpe solo a ratos

lucas
Invitado
lucas

el juicio de Barry Allen el propio bates dijo que estiró la saga infinitamente porque ya dos años (o tres) se venía la crisis y sabía que Barry moría. la serie del cap atom estaba muy bien y creo que soporto muy bien el paso del tiempo en muchos sentidos pero recordemos que el co guionista fue Greg weisman que luego se convirtió en pope de la animación (young justice es su hijo por ej) si la barbaridad fue tratar de usar al mayor Force como un héroe cuando era un violador y asesino, bueno eso era una fachada gubernamental… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

De Stan Lee y Roy Thomas se reía Kirby en DC. Wein, Wolfman y Conway duraron un suspiro y aún así Starlin los pone como payasos en Warlcok. Sí, Stan Lee era repudiado por Ditko mientras Kirby se burlaba de él y Thomas por cuestiones más allá que las puramente artísticas, pero EiC sigue siendo un título conectado casi que intrínsecamente con el asalto y la burla por parte de quienes fueran editados. Junto con eso hay que notar que existe una diferencia enorme entre las épocas de Stan Lee y las de Shooter; mientras uno soltaba a gente como… Leer más »