John Byrne, la superestrella de los 80: John Byrne (I)

Podríamos decir sin mucha discusión que los años 60 los marcó Jack Kirby y que los 70 ya fueron de John Buscema. Sin embargo, con los 80 ya habría más debate, porque el género se diversifica y la invasión inglesa hace que la cosa se difumine un poco, por no hablar de que Frank Miller pegó muy fuerte. Sin embargo, creo que si a un lector de cómics de los 80 le preguntaras cuál es el autor de la década, probablemente te daría el nombre de John Byrne.

Conocido en su día como John «The Best» Byrne, hoy en día envilecido por algunos como el señor mayor que grita a las nubes.

Y eso que ya por aquel entonces estaba asociado a la polémica, tanto en lo personal como en lo artístico; y es que si hoy en día tiene esa imagen de ermitaño encerrado en su cuevaforo y vive enfadado por todo, en tiempos John Byrne era la temperamental superestrella que pasaba por cada serie como un vendaval y ponía todo patas arriba, provocando que ningún lector quedara indiferente. En una época en la que todavía había lugar al debate sobre si lo importante era el personaje o el autor, Byrne era un valor seguro para las editoriales, porque fuera a donde fuera arrastraba a multitud de lectores que lo seguían a cualquier serie que hiciera. Y es que la crítica de la época podía estar más a favor de Alan Moore, Claremont o Frank Miller, pero la superestrella era John Byrne.

Claro que si me pones a elegir entre esto y Watchmen, elijo a los dos. Pero a mamá más.

John Lindley Byrne nació un seis de enero de 1950 en West Bromwich, Inglaterra, y su familia emigró a Canadá ocho años más tarde. Para entonces John ya había conocido a Superman mediante la serie de televisión, con lo que para él el nuevo continente vino a traducirse en cómics, montones de cómics. El Superman de Curt Swan, el Batman de Dick Sprang -aunque él pensaba que era de Bob Kane, ya sabemos por qué- el Tarzán de Joe Kubert… Byrne llegaba también justo a tiempo para presenciar el inicio de la edad de plata, con las primeras apariciones de Barry Allen, Hal Jordan y lo que vendría a ser la Liga de la Justicia, pero lo que realmente le volaría la cabeza llegaría unos años más tarde cuando cayó en sus manos el número cinco de The Fantastic Four, la primera aparición del Doctor Muerte y el primer cómic de la serie firmado por el tandem de Stan Lee, Jack Kirby y Joe Sinott.

Eligió un buen cómic para empezar a leer la serie, pardiez.

Sin embargo, y a pesar de que Byrne se volvió loco por aquel cómic -para él era inconcebible que Superman y Batman se pelearan tal y como lo hacían la Antorcha Humana y la Cosa- pero para los 15 acabó cansándose de ellos cuando la portada del número 32 de la serie le prometió que jamás adivinaría la identidad del villano de la historia y él la descubrió en la cuarta página. Ya fuera por esto o por las presiones de unos padres que se creían las mamarrachadas de Wertham, Byrne decidió que ya estaba mayor para los cómics y se pasó a El Señor de los Anillos, Star Trek y a leer ciencia ficción en general. Afortunadamente la tontería no le duró más de cinco años y gracias a un golpe de suerte en una tienda de segunda mano, John pudo ponerse al día con los 4 Fantásticos, el Spiderman de Ditko o los Vengadores; en aquel momento ya no había vuelta atrás, la idea de hacer cómics se le empezó a meter en la cabeza y, dejando de lado alguna incursión desafortunada, podría decirse que realizó su primer cómic antes de terminar sus estudios de arte: The Death’s Head Knight, un cómic de veinte páginas hecho a golpe de viñetas de doble página en el que, según el propio Byrne, se ve su versión «más pura, una anterior a la influencia de Jack Kirby, John Buscema o Neal Adams».

Venga va, adivinad quién es el Hombre Invencible, venga, a que no lo adivináis…

Tras terminar sus estudios empezó a trabajar en publicidad mientras trataba de meterse en los cómics mediante fanzines, etapa durante la que conocería a Roger Stern o Bob Layton, creando al personaje de Rog 2000 que acabaría haciendo que se fijara en él el editor Nick Cuti de la Charlton y le propusiera publicarlo como complemento de E-Man, logrando así su primera serie regular, tras la que vinieron otras series de la editorial como Doomsday +1 o Space: 1999. Y así es como se acabó fijando en el un tal Chris Claremont, que por aquel entonces guionizaba Iron Fist y andaba necesitado de dibujantes después de que «el gato de Pat Broderick vomitara sobre el número anterior o algo» -palabras literales de Byrne, yo me lavo las manos-. Para entonces Byrne solo había tenido una colaboración puntual con Marvel en una historia de El Hombre Cosa que hizo para Tony Isabella, pero fue con Iron Fist con lo que llegó a Marvel y comenzó la progresión que lo llevaría a convertirse en la estrella de la editorial.

Rog 2000 demostraba que John Byrne tenía sentido del humor.

La historia de Puño de Hierro hasta ese momento había sido una de dolor y sufrimiento, con el pobre Daniel Rand siendo creado por Roy Thomas y Gil Kane en el número 15 de Marvel Premiere para pronto acabar en manos de Tony Isabella, que arrastró al personaje a lo largo de siete números infumables hasta que Claremont se hace con la serie -uno de sus primeros trabajos como guionista, ya que hasta entonces solo había desempeñado labores editoriales- junto al ya mencionado Pat Broderick hasta el número 25 con la llegada de Byrne. Estamos ante un John Byrne primerizo que se centra en los planos cortos, que parece apresurado a pesar de que por entonces ya era un dibujante capaz de dibujar tres series al mes.

No dibujaba fondos, pero ya demostraba tenía algunos de sus recursos «made in Byrne» tan característicos.

John Byrne suele describir su experiencia junto a Chris Claremont como un matrimonio de cinco años que terminó con un divorcio en el que Claremont se quedó con los niños y Byrne con la casa. Pero mientras duró el matrimonio… ¡Que pedazo de matrimonio! Los dos autores se consagraron juntos profesionalmente, y es en Iron Fist como se les ve pasar de un estilo más «amateur» a consolidarse como los autores que conoceríamos posteriormente. Claremont en aquel momento está explotando en X-Men junto a Dave Cockrum y Byrne empieza a mirar la serie cual Gollum a su tesoro, diciéndole a Claremont que si Cockrum deja la serie y no lo llaman a él «habrá sangre», con lo que para cuando Dave Cockrum demuestra una vez más su mayor punto débil -sus problemas con las fechas de entrega- ahí está Byrne para demostrar una vez más que es uno de los dibujantes más rápidos del negocio.

A Byrne no le acababa de gustar la idea de empezar su colaboración en X-Men con una viñeta en la que los personajes le dan la espalda al lector, pero…

Para entonces Claremont y Byrne ya se conocen de sobra y están en mitad de su luna de miel, compartiendo la nueva cabecera de Iron Fist en solitario, Marvel Team-Up y ahora X-Men. Sin embargo, y a pesar de que el trabajo de ambos en Iron Fist ha ido mejorando, el cómic es cancelado en el número 15 y obliga a Claremont y Byrne a cerrar tramas en dos números de Marvel Team-Up, dejando los dos autores al personaje definitivamente con tres números de Powerman en los que Luke Cage e Iron Fist se conocen y acaban compartiendo cabecera. Todo es felicidad, Claremont y Byrne están juntos en X-Men y su nuevo editor es un viejo amigo de Byrne, Roger Stern; X-Men despegará en ventas de forma estratosférica y el dúo va a recibir todo el reconocimiento que merecen… Y justo con ese éxito se romperá el feliz matrimonio.

78
Deja una respuesta:

avatar
10 Hilos
68 Respuestas
11 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
13 Autores de comentarios
Diógenes PantarújezTom FrenzlucasM'Rabo MhulargoStravinkay Modelarus Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Ismamelón Sobrino
Invitado
Ismamelón Sobrino

Sea o no el rey de los ochenta, ahora mismo esa frente tan despejada está pidiendo a gritos una buena cresta ósea estilo klingon.

Meisenhauser
Invitado
Meisenhauser

Coñe, aunque sabía de su trabajo en la Charlton antes de Marvel y ya imaginaba lo de su fogueo en fanzines, desconocía su «Rog 2000». La portada mola XD. ¿Guiño al Robotman de los años 70 (que en su retorno tenía un diseño parecido)? Sabiendo que Byrne conocía bien a la Doom Patrol…

Roger
Invitado
Roger

Byrne dibujó un número de Doom Patrol en los 80.

Meisenhauser
Invitado
Meisenhauser

Lo sé, lo sé, por no hablar de su propia etapa como autor completo en la serie, el vol.4 entre lo de John Arcudi y el relanzamiento de Keith Giffen.
Por eso mismo lo decía XD, porque en su etapa del vol.4 hacía lo típico en él de pasar de los anteriores autores y volver a los orígenes porque estos le molan, así que parecía que lo hacía por ser fan de la etapa original de los 60.

Ismamelón Sobrino
Invitado
Ismamelón Sobrino

¡Existe libro español dedicado específicamente a este asunto! (No lo tengo, lo desconozco todo el superhombre byrnoniano, pero el libro parece estar bien documentado sobre la base de los propios cuadernos originales; que creo están vendiendo a través de Chollocolección.)
Me suena tener una historieta completa de Rog 2000 en español perdida por algún fanzine teórico.

Ismamelón Sobrino
Invitado
Ismamelón Sobrino
Tom Frenz
Invitado
Tom Frenz

Si sirve mi testimonio, yo me animé a leer DC -Zinco porque Byrne se fue allí. Reconocí su arte en la portada y compré el num. 2 de «Legends»
A partir de ahí, me animé a probar más series y me quedé hasta que Zinco cerró

Antonio Jota Comu
Invitado

Perdón por el ‘off-topic’, pero hablando de Byrne y demás me he acordado… La viñeta del Doctor Muerte sentenciando «My greatest flaw. I sorround myself with idiots», ¿de dónde procede? No he identificado ningún origen claro, y he llegado a pensar que es algo de internet, más que proceder realmente de algún cómic.

Kaulso
Invitado
Kaulso

Pues sí procede de un cómic, de la novela gráfica «Emperador Muerte» 😉

Roger
Invitado
Roger

Asi como tras décadas de idolizar a Stan Lee se reivindicó a Jack Kirby, a veces deseo que se reivindique a Byrne y no se de todo el mérito a Claremont en los X-Men. Aunque tiene grandes virtudes, Byrne no ha sido nunca muy alabado, me parece. QUizá se debe a que ha sido siempre un hombre de la compañía y un gran artesano, pero no un artista de vanguardia. Es injusto que a veces se valore más una «flor de un día» que a un hombre que con su trabajo continuo hizo las bases de muchas colecciones Marvel y… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

No sé si Byrne necesita reivindicación. La gente suele olvidar a Claremont si no se trata de sus colaboraciones con Byrne, Davis y Jim Lee como si sus etapas con Cockrum, Smith y Romita Jr. no tuvieran nada destacable. Mientras que nadie olvida lo hecho por Byrne (o Miller), solo que se les hace notar lo mucho que se han arruinado solos y no porque Shooter te reviva a Jean Grey o Harras te eche de tu casa y se quede con tus hijos. Y a fines de los ’70 comienzos de los ’80 Byrne definitivamente era de vanguardia, no… Leer más »

Roger
Invitado
Roger

Esa es una opinión muy negativa del asunto…
Pues yo opino que en Avengers West Coast Byrne estaba en su mejor momento como dibujante, que ALpha Flight supuso un antes y un después, y que después hizo el crossover Capitán América/Batman, que me encanta, y Batman/Superman generations, que es muy buena (por lo menos las dos primeras miniseries).

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

La única opinión en mi comentario es «aquí si que lo borda como nadie» con respecto a su Man of Steel. El resto son cosas que hizo, no mi opinión sobre su obra. Para reivindicar se necesita re-visitar esa misma obra y ver todas sus partes. Especialmente si es para reivinidicar a Byrne sobre Claremont, cuya obra tras Días del Futuro Pasado es de las cosas menos reivindicadas del cómic estadounidense prefiriéndose muchas veces incluso las etapas de Silvestri y Jim Lee sobre Paul Smith y Romita Jr. (algo que no entiendo en lo más mínimo). Por cierto, más abajo… Leer más »

Meisenhauser
Invitado
Meisenhauser

Euh… ¿Sus «Next men» para Dark Horse?

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

¿Sovereign Seven? xD. Está en lista de espera. Es de la época de su Namor. Cuando esencialmente renegó de colaborar con otra gente (Claremont también se dedico a novelas, que eran los ’90 y estaba lleno de malos editores y peores dibujantes). Hasta donde sé acabó de forma poco ceremoniosa cuando simplemente dejó de dar ganancia. Algo que le pasa a Byrne por hacer tanto en los ’80; para los ’90 ya estaba más que visto y el no estirar el musculo justamente colaborando con alguien como Claremont en vez de Mackie le atrapó aún más en un rincón del… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

Oh, por supuesto. Por eso mencioné que se fue a hacer novelas. En realidad iba por el poco impacto que las dos obras, hechas por dos personas que supieron ser los juggernauts de la industria, tuvieron en su época y hoy en día. A lo mejor S7 se recuerda más por salir en DC, no sé. Y tampoco digo que Byrne fuera malo en los ’90, que a eso iba mencionando su Namor que sí conozco y que está muy bien para haber salido de una idea de Tom DeFalco.

Juan Rafael Bisono
Invitado
Juan Rafael Bisono

Me gusto mas en superman

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

Byrne es, de las estrellas de los ’80, el del estilo más accesible; moderniza a Kirby y comparte con él algo muy importante para ser una estrella del cómic: la velocidad. Estaba en tres series a la vez mientras Cockrum tenía problemas con X-Men, Miller tenía que dejar que Klaus Janson hiciera cada vez más en DD y Simonson se volvía más angular y sketchy (con resultados impresionantes) en Thor hasta dejar a Sal Buscema al dibujo. Alan Davis hace una entrada tardía con Excalibur. Marshall Rogers regresa también tarde y solo con Englehart en Estela Plateada (¿qué le pasó… Leer más »

Roger
Invitado
Roger

Que conste que leí lo que hizo en los NUevos Vengadores en los 80-90 y no me gustó que «matara» a la Visión, y lo de la Bruja Escarlata fue muy cruel… Pero creo que no se le puede dar la culpa de las paridas de Bendis.
Byrne para mi es un gran fan que consigue su objetivo de seguir el camino de Kirby.
Estoy de acuerdo contigo en general, aunque no se bastante de historia de los cómics como para opinar sobre todos esos artistas…

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

Nah, yo no lo culpo de eso. Sería terriblemente injusto (y culpo más a Brevoort incluso que a Bendis).
Pero si voy a mencionar voy a mencionar todo cuanto pueda y no quedarme con lo bonito. Más con una figura repleta de luces y sombras como Byrne (que yo le defiendo y le critico por igual).

Lord_Pengallan
Invitado

Yo prefiero a BWS!! Byrne tuvo la mala suerte de compartir década con Miller y Moore. Es peor que ellos pero a la vez mejor porque es un autor completo notable en todos los aspectos mientras que Miller en el dibujo es solo apañado y Moore directamente no dibuja. O sea, que sí, Byrne es el dibujante de los 80, pero al final ninguna de sus obras está entre las mejores de los 80. Es que el tipo también tuvo que competir con Eclipse y con First que tienen cosas muy majas como American Flagg. Y Byrne fue tan vanguardista… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

Moore y Miller también (y Moore lo reconoce) rechazaban al lector más juvenil de buenas a primeras en sus historias. Mientras que Byrne era más Pixar, dejando cosillas para los más grandes mientras los niños disfrutan del espectáculo. Llegarle a más audiencia es parte de ser una estrella. Y Miller no es apañado, sino que es, junto con Chaykin, el precursor de «feistas» como Gaydos o Latour. O por lo menos a mi me lo parece, que cosas como Ronin, The Dark Knight Returns y 300 están impecables en lo gráfico (que también le podemos echar la culpa a Lynn… Leer más »

Lord_Pengallan
Invitado

Miller es apañado porque es un mal dibujante así que tiene que apostar por todo lo demás. Un dibujante mainstream tiene que dominar la anatomía porque vive de dibujar gente desnuda en acción y eso Miller no puede. Por tanto no es feísta sino que hace lo que puede. Feísmo es una opción. El talento dibujístico de Miller es cortito y para él no hay opción.

Gerber más que sitcom creo que hizo sátira. Pero me vale. El asunto es que hasta él con Hulka o hasta la JLI eso no se vuelve popular de verdad.

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

Desde ahí pues si, que tampoco es ni Sienkiewicz ni Romita Jr. que les sobra pruebas de que pueden dibujar tan parecido a Neal Adams como quieran.
Yo me refería más a sus Defensores, que a Howard el Pato y el Hombre Cosa. Aunque también se les puede considerar sátira (como sus Guardianes de la Galaxia).

lucas
Invitado
lucas

diría «que lastima que byrne y claremont se separaron» pero la verdad que xmen siguió en excelente nivel y cae recién en la etapa australiana (cuanto seria cinco años?? uds me dirán) y byrne tuvo etapas geniales en los ff y cuanta coleccion pasó en Marvel y dc hasta que de a poco empezó a tropezarse con su propia leyenda para mi en su segunda etapa en dc ww los New gods etc. aún así el tipo tiene obras muy reseñables en los últimos 15/20 años: las tres miniseries de generaciones (la tercera está muy vilipendiada pero sirve de muy… Leer más »

Tom Frenz
Invitado
Tom Frenz

No se por qué extraña asociación mental, me he acordado de John Ostrander : ahora demasiado pero nunca leí nada suyo que no fuera entretenido